Entradas

Maricas, lesbianas, bisexuales y trans, siempre en el punto de mira

El reputado periodista del The Guardian Owen Jones se levantó el otro día, en plena entrevista, de un plató de Sky News donde dos de sus colegas de profesión negaban la naturaleza homófoba del reciente atentado en el club gay de Orlando. Se largó visiblemente indignado, como lo estamos todas las personas con dos dedos de frente ante el negacionismo que hemos tenido que soportar tras la masacre del Pulsar. Esas voces que niegan la relación entre el crimen y la opción sexual o la identidad de género de las víctimas, que niegan la evidencia de que el ataque se produjera en un club gay, ¿no establecerían relación alguna en el caso de que el asesino hubiera abierto fuego en, por ejemplo, el interior de un iglesia católica llena de fieles? El propio Jones, que pertenece a la comunidad LGTBI, ha usado una comparación semejante.

La cuestión tras el atentado de Orlando no solo pone de manifiesto la obviedad de que la comunidad LGTBI estuviera en el punto de mira de Omar Mateen, sino que deja patente que los maricas, las lesbianas, las bisexuales, los trans están siempre en el punto de mira de una sociedad homófoba. Tan homófoba que cuando matan a 49 personas que están en un club LGTBI se niega lo determinante de esa circunstancia para, como insistía la periodista que compartía tertulia con Owen, defender que se trata de “un atentado contra la humanidad”. Con la patraña de la universalidad se incurre en la falacia de una presunta defensa de la comunidad LGTBI que, sin embargo, evita su visibilidad.

Pero lo del Pulsar no es nuevo. Maricas, lesbianas, bisexuales y trans han estado y están en el punto de mira: el tercer Reich metió en los hornos a personas LGTBI por el hecho de ser personas LGTBI; las cárceles franquistas estaban llenas de personas LGTBI por el hecho de ser personas LGBTI; la dictadura militar argentina asesinó y encarceló a personas LGTBI por el hecho de ser personas LGTBI; el ISIS defenestra personas LGTBI por el hecho de ser personas LGTBI; en Arabia Saudí y Emiratos Árabes las personas LGTBI pueden ser condenadas a muerte, así como en Irán, Afganistán y varios países africanos; en Irak y Siria han sido decapitadas miles de personas LGTBI por el hecho de ser personas LGTBI; muchos de los refugiados que llegan a Europa o que se han ahogado en el Mediterráneo tratando de llegar son personas LGTBI que han huido de la persecución por el hecho de ser personas LGTBI.

Lo de Pulsar no es nuevo, no: los hooligans rusos son homófobos y Putin los jalea; el Vaticano rechaza por homofobia a un embajador y Francia se lo permite; el obispo Cañizares vomita declaraciones homófobas y no se le aparta de su ejercicio público. Todo ello significa que maricas, lesbianas, bisexuales y transexuales están cada día, todos los días, en el punto de mira, en muchos puntos de mira. La discriminación familiar y escolar por el hecho de ser una persona LGTBI es un punto de mira: incapaces de soportarlo, con frecuencia son los propios adolescentes quienes disparan contra sí mismos. La discriminación laboral y profesional por el hecho de ser una persona LGTBI es un punto de mira transversal que obliga a obreros o a directivas a esconder su orientación sexual o su identidad de género.

En el Informe de Delitos de Odio que publicó recientemente el Ministerio del Interior los ataques homófobos están en cuarto lugar, aún teniendo en cuenta, como denuncia la FELGTB, que el 70% de los mismos no son denunciados. Esto significa que el colectivo LGBTI está permanente amenazado, incluso en los países, como España, donde sus derechos han avanzado más. Negar que las personas LGTBI están en un punto de mira permanente, puesto que la homofobia es una lacra social, es un insulto a las víctimas de Orlando, que se encontraban en el Pulsar por ser o por estar en compañía de maricas, lesbianas, bisexuales y transexuales. Y es un insulto a todas las personas LGTBI que son discriminadas a diario por el hecho de serlo. La homofobia encuentra su caldo de cultivo en el radicalismo islamista, sí, pero también en el radicalismo católico, en la nueva ultraderecha europea y norteamericana, en la educación heterosexista, en la publicidad heterosexista, en los medios de comunicación heterosexistas, en las oficinas, en los colegios, en los bares, en los estadios de fútbol, en las comunidades de vecinos, en los partidos políticos.

El club Pulsar está en Orlando, Florida. Un Estado donde la comunidad LGTBI no podía donar sangre. Hasta que fue tiroteada por un presunto islamista. Queda todo dicho. Queda bien claro por qué Owen Jones se levantó de un plató donde se negaba la homofobia del ataque. Los atentados homófobos lo son contra los derechos humanos universales, sí. Pero por homofobia. Porque las personas LGTBI están siempre en el punto de mira.

El colectivo LGBT lo califica de «infame atentado terrorista»

Considera que el Estado Islámico y el islamismo radical constituyen en la actualidad la mayor amenaza internacional para ellos

Flores en las cercanías del lugar en el que se ha producido la matanza.

Flores en las cercanías del lugar en el que se ha producido la matanza. / EFE

Colegas-Confederación LGBT ha mostrado este domingo su más enérgica condena por la matanza ocurrida en el club gay Pulse de Orlando (Florida), que ha causado 50 muertos y 53 heridos y que la Policía investiga como “un acto de terrorismo”.

Colegas ha enviado una carta de condolencias al embajador de Estados Unidos en España, James Costos, por este “infame atentado terrorista”, y ha mostrado su solidaridad con los amigos y allegados de las personas muertas y heridas en la masacre.

El colectivo LGBT ha convocado una concentración a las 20.00 horas a las puertas de la Embajada de Estados Unidos en apoyo a las víctimas y ha animado a la ciudadanía a depositar flores y velas ante la sede diplomática.

“Desde Colegas consideramos que el Estado Islámico y el islamismo radical constituyen en la actualidad la mayor amenaza internacional contra la población LGBT, convirtiendo las zonas ocupadas de Oriente Medio en un auténtico gaycidio, ante el silencio y la complacencia del mundo”, subraya el presidente de Colegas, Francisco Ramírez.

En un comunicado, Ramírez hace un llamamiento a “actuar con contundencia” frente a los islamistas que pretenden “exportar el terror hacia Europa y otros países de Occidente, imponer su fundamentalismo religioso y exterminar a todos aquellos que no piensen como ellos”.

Aprovecha la ocasión para felicitar al Parlamento canario por haberse convertido en la primera Cámara legislativa del mundo en reconocer que la persecución penal de personas LGBT es un crimen de lesa humanidad.

Ramírez anima a otras comunidades autónomas, al Gobierno español y a otros países a seguir el ejemplo y promover una causa contra el gaycidio ante la Fiscalía de la Corte Penal Internacional, de forma que tanto el Estado Islámico como otros países y personas sean debidamente investigados, encausados y condenados.

“El mundo no puede cometer de nuevo el mismo error cuando ignoró a Adolf Hitler mientras comenzaba uno de los mayores crímenes perpetrados contra la humanidad. Ya dijo el pensador irlandés Edmund Burke que para que el mal triunfe, sólo es necesario que los buenos no hagan nada”, apunta Ramírez.

Omar Mateen, un joven con vínculos yihadistas y homófobo vigilado por el FBI

Omar Mir Sediq Mateen

Omar Mir Sediq Mateen. / Facebook

El autor de la matanza de esta madrugada en el club Pulse de Orlando (Florida), Omar Mir Sediq Mateen, es un joven de 29 años de edad, de origen afgano y residente en la localidad de Port St. Lucie (también Florida).

Mateen fue investigado en dos ocasiones entre 2013 y 2014 por el FBI, por su posible vinculación a grupos terroristas.

Según el agente Ron Hopper, fue investigado en 2013 por comentarios a favor del grupo terrorista Estado Islámico en su cuenta en redes sociales, y en 2014 por aparentemente querer cometer un ataque suicida, aunque las autoridades consideraron la investigación “no concluyente”.

Asimismo, el FBI ha desvelado que el tirador podría haber tenido “vínculos” con la causa islamista. Sin embargo, el padre del sospechoso asegura creer que su hijo estaba motivado por el odio a los gays, no por su religión musulmana.

Su padre, un simpatizante talibán

“Esto no tiene nada que ver con la religión”, ha dicho Mir Seddique a la cadena NBC, al afirmar que su hijo recientemente le había expresado la ira que le causó ver a una pareja gay besándose en el centro de Miami, y ha sugerido que el incidente pudo haber disparado la tragedia.

El padre de Mateen había salido en un programa de televisión en numerosas ocasiones, entre ellas en una en la que expresó su apoyo a los talibán de Afganistán.

Identificado por el diario ‘The Washington Post’ como Seddique Mateen, había participado en un programa de nombre ‘Durand Jirga Show’, en el canal Payam-e-Afghan, que emite desde California. El término ‘Durand’ hace referencia a la línea fronteriza que separa Afganistán de Pakistán.

Expresándose en persa darí, una de las dos lenguas oficiales de Afganistán, Seddique Mateen trata numerosos asuntos políticos de Afganistán y su relación con Pakistán. En uno de los vídeos, publicado en la plataforma YouTube el 24 de mayo de 2015, Mateen anuncia su candidatura a la Presidencia de Afganistán.

El número de teléfono y el código postal que normalmente se publican en pantalla durante el programa han sido rastreados, y llevan directamente a la vivienda de Florida de Mateen, quien además tiene una organización sin ánimo de lucro denominada Durand Jirga.

En uno de sus vídeos, Mateen expresa directamente su gratitud a los talibán afganos, al tiempo que denuncia al Gobierno paquistaní. “Nuestros hermanos en Waziristán, nuestros hermanos guerreros en el movimiento talibán y los talibán afganos se están levantando”, asegura.

Una esposa maltratada

Por su parte, la exmujer del supuesto autor de la matanza, Sitora Yusufiy, ha declarado que no era una “persona estable” y que la maltrataba.

“No era una persona estable”, ha declarado la exesposa al diario ‘The Washington Post’ bajo condición de anonimato porque teme por su seguridad tras la masacre supuestamente cometida por su exmarido.

“Me golpeaba. Venía a casa y empezaba a golpearme porque la colada no estaba acabada o cosas así”, ha afirmado la mujer, que conoció al sospechoso hace ocho años en internet y decidió mudarse a Florida para casarse con él en marzo de 2009.

Al principio de los pocos meses que estuvieron casados, “él parecía un ser una persona normal” hasta que se tornó violento, ha indicado, al precisar que su marido no era muy religioso y hacía ejercicio en el gimnasio con frecuencia.

Según la exesposa, el presunto asesino no dio nunca señales de haberse radicalizado, poseía una pistola de bajo calibre y trabajaba como guardia en un centro de delincuentes juveniles. También ha asegurado que su exmarido quería ser agente de la Policía y había presentado una solicitud para entrar en la academia, según declaraciones recogidas por el diario ‘Los Angeles Times’.

De acuerdo con la mujer, la familia de Mateen procedía de Afganistán, pero él nació en Nueva York y se mudó posteriormente a Florida con sus familiares.

El Rey insta a permanecer «unidos» frente a ataques como el de Orlando

El monarca ha enviado mensajes de pesar al presidente de EE UU, Barack Obama, y al gobernador de Florida, Rick Scotto

Homenaje a las víctimas de la masacre de Orlando.

Homenaje a las víctimas de la masacre de Orlando. / Efe

El rey Felipe VI ha instado este lunes a permanecer “unidos” frente a ataques contra la convivencia democrática como el perpetrado por un ciudadano estadounidense de origen afgano en un local de ambiente gay en la ciudad de Orlando (EE UU). El suceso que ha dejado un saldo de 50 víctimas mortales y medio centenar de heridos.

En declaraciones a Telecinco desde Toulouse, donde el monarca asiste al partido que la Selección española de fútbol disputa contra República Checa, el Rey ha recordado que ha enviado sendos mensajes de pesar tanto al presidente de EE UU, Barack Obama, que visitará España en julio, como al gobernador de Florida, Rick Scotto, tras este ataque “terrible”. “Hay dudas sobre cómo se desarrollaron los hechos, pero hay muchas personas afectadas, muchos heridos, y debemos estar unidos contra las agresiones“, ha declarado el monarca.

Horas antes, el Rey Felipe condenaba con toda firmeza el ataque en un telegrama de pésame a Obama, a quien ha reiterado el “firme compromiso” de España de “seguir colaborando estrechamente” con EE UU “en aras de alcanzar la paz y la prosperidad” para sendas naciones y pueblos.

Solidaridad mundial con los homosexuales tras la matanza en Orlando

La Torre Eiffel se iluminará con los colores del arcoíris y ciudades como Londres, Madrid o Sídney han organizado concentraciones en protesta contra el atentado

El puente de la bahía de Sídney, con los colores de la bandera arcoiris

El puente de la bahía de Sídney, con los colores de la bandera arcoiris. / Efe

La Torre Eiffel se iluminará con los colores del arcoíris y ciudades como Londres o Sídney han organizado concentraciones este lunes en solidaridad con los homosexuales un día después de la matanza en un club gay de Orlando.

“París está con Orlando. Esta noche, la Torre Eiffel se iluminará con los colores LGBT”, anunció en Twitter la alcaldesa de la capital francesa, Anne Hidalgo, en referencia a la bandera arcoíris que representa a las lesbianas, gais, bisexuales y transexuales. “Queremos mostrar nuestra resolución de no callarse, de vivir, y de luchar contra los oscurantistas y el terrorismo”, explicó.

El mismo sentimiento se extendía en Londres, Hong Kong o incluso Bangkok y Seúl, donde se esperaban concentraciones durante el día en homenaje a las víctimas de la peor matanza de la historia de Estados Unidos, reivindicada por el grupo yihadista Daesh.

En la noche del sábado al domingo, 49 personas murieron y unas cincuenta resultaron heridas cuando Omar Seddique Mateen, un estadounidense de origen afgano de 29 años, abrió fuego en el interior de un emblemático club nocturno entre la comunidad gay de Orlando, en Florida. En solidaridad con la comunidad homosexual, el puente del puerto de Sídney fue adornado con los colores del arcoíris, mientras que el ayuntamiento de la ciudad se teñía de rosa fuerte. Cientos de personas se concentraron con velas en la mano para pedir en especial el fin de las discriminaciones.

De manera espontánea, pequeñas concentraciones tuvieron lugar el domingo por la noche en París, Madrid, Guadalajara en México y por supuesto en Orlando, donde cerca de 300 personas rezaron y cantaron en memoria de las víctimas. Este lunes, los ciudadanos depositaban flores ante la puerta de Brandenburgo en Berlín y en Washington las banderas se encontraban a media asta.

Los dirigentes del mundo entero condenaron un “acto de terror y de odio”, según las palabras del presidente estadounidense Barack Obama, y un “crimen bárbaro”, según su homólogo ruso Vladimir Putin. El primer ministro británico David Cameron se mostró “horrorizado” y el papa Francisco repudió “esta nueva manifestación (…) de un odio sin sentido”. El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, condenó en su cuenta Twitter el “deleznable ataque” e instó a seguir “defendiendo unidos la libertad frente la barbarie y el odio”.

En Colombia, el presidente Juan Manuel Santos tuiteó “su repudio a cualquier acto terrorista” y el Gobierno de Chile indicó que “la violencia y el terror (…) no tienen fundamento en sociedades libres y diversas”. Todos ellos expresaron sus condolencias y su “solidaridad” a los allegados de las víctimas y al pueblo estadounidense. A pesar de la “tristeza (…) estamos firmemente decididos a continuar con nuestra vida abierta y tolerante”, señaló la canciller alemana Angela Merkel en China, donde se encuentra de visita. Igualmente, las asociaciones de defensa de los derechos de los homosexuales mostraron su determinación de continuar su lucha.

Con el hastag “#loveislove” los internautas quisieron rendir su homenaje publicando mensajes “contra la homofobia” y fotos de hombres o mujeres besándose. Pero las redes sociales, que apenas consiguen filtrar los contenidos homófobos, estaban llenas de ambigüedades este lunes. “Acabo de leer #jesuisgay… no cuentes conmigo, hermano”, tuiteaba por ejemplo una joven.

El controvertido Donald Trump, candidato del partido republicano para las presidenciales estadounidenses se congratuló por haber tenido razón sobre el radicalismo islámico, atrayendo la ira de los internautas que le acusaron de querer sacar provecho de este drama. “El Islam aborrece las matanzas contra gente inocente”, declaró Najib Razak, primer ministro de Malasia, país de mayoría musulmana. Ashraf Ghani, el presidente de Afganistán, el país de origen de la familia del presunto asesino, aseguró en Twitter que “nada puede justificar matar a civiles”.

Obama dice que no hay pruebas claras de que la matanza fuera organizada desde el exterior

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha señalado este lunes que no hay evidencia clara de que el autor de la masacre en un club gay en Orlando (Florida) fuera dirigido por un grupo extranjero o formara parte de un plan terrorista de mayor escala.ni que formara parte de un plan terrorista

“Aún no conocemos” las motivaciones del tirador, ha dicho Obama en la Casa Blanca, tras discutir con sus asesores de seguridad sobre el tiroteo. El mandatario ha precisado que el atacante, Omar Mateen, parecía haber absorbido diversos tipos de “información extremista” en internet. “A estas alturas vemos que no hay evidencias claras de que fuese dirigido desde el exterior”, ha apuntado, agregando que la investigación está en su “etapa preliminar”.

“Parece que en el último minuto anunció lealtad al (grupo yihadista) Daesh, pero no Omar Mateense atribuyó el ataquehay evidencia hasta ahora de que de hecho fuera dirigido por ellos“, ha comentado Obama. “Tampoco hay evidencia directa de que era parte de un ataque mayor”, ha incidido.

El Daesh se ha atribuido este lunes el ataque, confirmando lo adelantado el domingo por la agencia Amaq, afín a la organización, y ha presentado a Omar Mateen, como “uno de los soldados del califato en Estados Unidos”.

El ataque perpetrado en el club ‘Pulse’, un emblema de la comunidad gay de Florida, mientras celebraba una ‘noche latina’ el sábado dejó 49 muertos y más de 50 heridos, muchos de ellos con apellidos de origen latino.rastrear el pasado de Mateencontactos con un kamikaze estadounidense

El mundo político estadounidense no tardó en reaccionar a lo ocurrido, con los liberales argumentando la necesidad de mayores controles al acceso a las armas y los conservadores exhortando a un endurecimiento de las medidas antiterroristas. Pero Obama ha argumentado que esas ideas no son excluyentes. “No es lo uno o lo otro, es ambos. Debemos ir tras estas organizaciones terroristas y golpearlas duramente. Debemos contraatacar el terrorismo. Pero también debemos asegurarnos que no sea fácil para alguien que decide hacer daño en este país poder comprar armas“.

El mandatario también ha pedido que el país se una. “Estamos investigando las motivaciones del asesino, pero es un recordatorio que sin importar la raza, religión, fe y orientación sexual, somos todos estadounidenses”, ha manifestado.

Extrema frialdadun agresor frío, que actuó de forma metódica

El FBI, que profundiza su investigación en el lugar del ataque, ha desplegado efectivos para rastrear el pasado de Mateen, un ciudadano estadounidense de origen afgano. “La investigación seguirá esta noche. Hemos probablemente procesado más de cien pistas”, ha dicho este lunes el agente especial Paul Wysopal, a cargo de las pesquisas. “Como saben, después de los atentados del 11 de septiembre, ninguna piedra se queda sin remover (…) Seguiremos las pistas hasta donde nos lleven”, ha añadido. El FBI ha admitido que Omar Mateen, de 29 años, había sido investigado antes debido a sus contactos con un kamikaze estadounidense.

El atacante, empleado de una compañía de seguridad, irrumpió en ‘Pulse’ a las 02.00 horas (06.00) del domingo con un rifle de asalto y una pistola. Tras disparar contra varias personas se encerró con rehenes en los baños y llamó a los servicios de urgencia (911) para expresar su lealtad al Daesh.

Uno de los heridos, Ángel Colón Jr, de 26 años, ha descrito al atacante como un agresor frío, que actuó de forma metódica hasta que irrumpió un equipo de las fuerzas especiales, que se enfrentó al atacante hasta matarlo. “Pasaba delante de cada persona que estaba tirada en el suelo y le disparaba, para asegurarse de que estaba muerta”, ha explicado su padre al salir del hospital Orlando Regional Medical Center.

El presidente Barack Obama, líderes musulmanes de Estados Unidos, el papa Francisco y dirigentes de todo el mundo han condenado el ataque, considerado como el peor acto terrorista en suelo estadounidense desde los del 11 de setiembre de 2001. De forma simbólica, la Torre Eiffel de París se iluminará la noche de este lunes con los colores de la bandera arcoiris, adoptada por los grupos gay.había despertado sospechas en los últimos años

Conducta sospechosaHillary Clintondetectar y prevenir los ataques de los “lobos solitarios”

Nacido en Nueva York en 1986, Mateen es hijo de afganos y vivía en Port St Lucie, Florida, a unas dos horas en coche de Orlando. Su padre ha dicho que su hijo actuó movido por su homofobia. “Esto no tiene nada que ver con la religión”, ha señalado a NBC News.

La exesposa de Mateen, quien se divorció en 2011, ha señalado que él era un abusador y una persona violenta pero no especialmente religiosa. Pero el agente Ron Hopper, del FBI, ha apuntado que su conducta había despertado sospechas en los últimos años. En 2013 fue investigado tras haber hecho comentarios a compañeros de trabajo que daban a entender su relación con el terrorismo. En 2014 volvió a ser interrogado, debido a su relación con Moner Mohammad Abusalha, el primer ciudadano estadounidense que cometió un ataque suicida en Siria y se le consideraba miembro de una organización aliada de Al-Qaida. “Determinamos que el contacto había sido mínimo y en aquel momento no constituía una relación propiamente dicha o una amenaza”, ha dicho Hopper.

Mateen habría visitado en abril el complejo de parques temáticos de Disney World, ubicado muy cerca de Orlando, para estudiar las posibilidades de perpetrar allí un atentado, según ha informado en su edición digital la revista ‘People’, que se basa en declaraciones filtradas de la exmujer de Mateen, Noor Zahi Salman. Esta habría revelado durante un interrogatorio con agentes federales el mismo domingo que Mateen recientemente “exploró Downtown Disney y Pulse para (posibles) ataques”, informa ‘People’. Downtown Disney es un centro comercial rebautizado como Disney Springs en 2015 y que se encuentra en el complejo Walt Dinsey World de Bay Lake, en Florida. Los cuatro grandes parques temáticos de Disney en Florida -Magic Kingdom, Hollywood Studios, Animal Kingdom y Epcot- cuentan con arcos detectores de metales o registro de equipajes y mochilas desde 2015, pero Disney Springs no tiene estas medidas de seguridad.

‘People’ informa además de que Mateen publicó el mismo domingo, poco antes de la matanza, un mensaje en la red social Facebook en el que jura fidelidad al líder del Daesh, Abú Bakr al-Baghdadi: “Que Alá me acepte”.

Arma política

La matanza de Orlando se ha producido en un momento en que se intensifica la campaña de cara a las elecciones presidenciales de noviembre. La virtual candidata demócrata, Hillary Clinton, estima que Estados Unidos debe atacar la “red global que alimenta la radicalización”, afirmando que si es elegida creerá un equipo para detectar y prevenir los ataques de los “lobos solitarios”. Su rival republicano, Donald Trump, se ha apresurado a decir que tenía razón cuando propuso prohibir el ingreso de musulmanes a Estados Unidos.

La masacre recuerda a lo ocurrido la noche del 13 de noviembre pasado en la sala Bataclan de París, donde 90 personas murieron en una toma de rehenes seguida de un asalto de las fuerzas del orden.

El jefe de la policía de Orlando, John Mina, ha descrito a un atacante calmado cuando conversaba con las fuerzas del orden por teléfono, pero después de que Mateen hiciese comentarios sobre “chalecos bomba” y “explosivos”, las fuerzas especiales asaltaron el club. Un blindado policial arrasó una pared e irrumpió en el lugar, y más agentes se sumaron al tiroteo que culminó con la muerte del atacante. “Sabíamos que era la decisión correcta y creemos que previnimos una eventual pérdida de vida y salvamos muchas, muchas vidas”, ha apuntado Mina en rueda de prensa este lunes.

Los testigos han descrito escenas de horror, de cuerpos cayendo y de sangre por todos lados. “Era un completo caos”, ha apuntado uno de ellos, Janiel Gonzalez. “La gente gritaba ‘Ayúdenme, ayúdenme, estoy atrapado’ y se pisoteaba”, ha señalado este joven.

La masacre, perpetrada en el mes del Orgullo Gay en Estados Unidos, arrojó dudas sobre el tradicional desfile gay de Los Ángeles que se realizó tal como estaba previsto de antemano pero con una multitud abatida por la tragedia de Orlando.

Siempre es tu Orgullo, hetero

Mientras se sigue dando vueltas a si el atentado de Orlando era islamismo radical, se ignora lo que principalmente fue: terrorismo homófobo, el que sigue ocurriendo cada día de manera silenciada

EE.UU. investiga aún la matanza de Orlando y reabre el debate sobre las armas

EE.UU. investiga aún la matanza de Orlando y reabre el debate sobre las armas EFE

Tómate unos segundos y pregúntatelo: ¿Cuándo hablan de ti las películas, sin dramas ni suicidios provocados por tu manera de vivir? ¿Cuándo no has sido objeto de críticas, por sutiles que sean, por este mismo motivo? ¿Cuándo, en circunstancias cotidianas, no se da por sentado que te relacionas sexual o emocionalmente con alguien de tu mismo sexo?

Las respuestas darán una idea de la representación de la diversidad sexual y nos explicarán el atentado de terrorismo homófobo de Orlando. También nos explicarán la problemática con las donaciones de sangre para las personas heridas debido a que en Florida hay una prohibición manifiesta sobre el colectivo LGTB -con una pequeña concesión a quien mantenga pareja estable desde por lo menos un año-. Mientras dilucidamos si fue terrorismo islámico radical o no, ignoramos lo que sí fue: terrorismo homófobo. Pero no os preocupéis, mientras todos éramos París, aquí solo las maricas somos Orlando. Total, en París también matarían gays y ahí nadie se quejó, ¿no?

Total, solo coincidió con las celebraciones del Orgullo, solo era la gran discoteca y punto de reunión para personas LGTBI. Si ya lo dijo el padre del terrorista: “No tiene nada que ver con la religión”. Como si el fanatismo religioso – o el que se presume menos radical, que también llama a la alerta contra el “imperio gay”– no tuviese nada que ver con la homofobia. Como si toda la sociedad no estuviese sucia de homofobia. Porque si el beso de dos hombres fue realmente la mecha de esa ira, algo hay que hacer con las representaciones de la diversidad en los medios de comunicación, la publicidad, el cine, las calles. No podemos aplaudir por tener la cuota de mariconeo en la serie de moda si luego esa pareja gay tan mona nunca se da un beso en pantalla, ni por conformarnos con lo de “si ya podéis casaros, ¿qué más queréis?”.

Ese problema de las cuotas viene con el fenómeno #prayfor. El #prayfor viene con mensaje del político de turno sumándose a la causa y por supuesto, sin promover ajustes en materia de diversidad sexual. No, espera, que ni eso. El presidente de los Estados Unidos fue el único en hacer una leve mención, mientras que las autoridades oficiales de España no hicieron referencia a la homofobia y solo al terrorismo religioso. Mientras, en las redes sociales sobrevolaban hashtags como #MatarGaysNoEsDelito o #MasMasacresMenosGays.

Mientras en la comunidad LGTB lloramos, “el resto” de la comunidad, con la que no parece ir la historia, se marca un pinkwashing e incita a la xenofobia empleando el atentado como arma arrojadiza, al igual que ocurrió con las violaciones de comienzos de año en Colonia. De la misma manera, siguen estando invisibilizadas las agresiones diarias -tipificadas como delitos de odio, cabe recordar- que sufren las personas diversas y parece que solo podemos sentir protección cuando Mark Zuckerberg nos permite poner nuestra foto de perfil con la bandera arcoíris.

Y todo por un beso. ¿Y aún os preguntáis para cuándo Orgullo Hetero? Si siempre es tu orgullo, hetero, el causante de que no se admitan más formas de diversidad de las que la cuota mínima señala.

EHGAMek gaur arratsaldeko 8etan, Bilboko Arriaga plazan izango den elkarretaratzera deitzen du, Orlandorekiko elkartasunean

Iruñan arratsaldeko 8etan Udaletxe Plazan ospatuko den elkarretaratzera parte hartzera ere deitzen du

Leer más