Entradas

La muestra de Azcona sigue con la parte polémica pero sin las formas sagradas

 

La polémica muestra ‘Desenterrados‘, de Abel Azcona, volverá a abrir este miércoles a las 18.00 horas con las fotografías en las que aparece el artista formando la palabra ‘pederastia‘ con hostias consagradas, que, según aseguró él mismo, robó en misas de Madrid y Pamplona. Sin embargo, no se repondrán las formas sagradas que formaban parte de la exposición y que Azcona denunció que habían desaparecido de la sala en la que se encontraban. El Ayuntamiento de Pamplona constató este martes “la desaparición de las hostias que formaban parte de la obra ‘Amén'” y precisó que “se había puesto en contacto con el autor y ambas partes habían acordado que estos elementos no se iban a reponer y se habían mostrado de acuerdo en que la exposición continuase adelante“.

El martes por la mañana, el alcalde de Pamplona, Joseba Asiron (EH Bildu), instó al “sosiego” de todas las partes implicadas en la polémica sobre la exposición, piezas que no estaban inventariadas en el pliego de la muestra, según explicó, y aseguró que el gobierno municipal “velará por que la exposición se realice en los términos en los que está autorizada”.

Antes de la apertura de la sala de la Plaza Serapio Esparza (antes Conde Rodezno), unas 400 personas se congregaron este martes a las puertas y rezaron un Rosario en el exterior. Posteriormente, un grupo de unas 100 personas entró para continuar el rezo junto al espacio de Azcona.

Entre los asistentes destacaba el número de jóvenes y de personasmayores. Reinó en todo momento un ambiente de calma y tranquilidadante una muestra que ha generado una considerable controversia.

Durante el rezo en el interior de la sala, el ermitaño de Nuestra Señora de Arnotegui (Obanos), Lázaro, que conducía la oración, instó a “no entrar en el juego de la provocación“. “Sólo hemos venido a rezar”, manifestó.

Azcona no asistió a la inauguración. Sí estuvieron presentes varios agentes de la Policía Municipal.

La expectación ante las puertas fue notable y numerosos medios de comunicación acudieron a la apertura, así como decenas de curiosospara realizar fotografías

La muestra de Azcona continúa pese a ‘desaparecer’ parte de la polémica obra

pederastia-abel azkona

Azcona escribe la palabra ‘pederastia’ con hostias consagradas. (Cedida)

PAMPLONA. Las hostias consagradas que formaban parte de la exposición de Abel Azcona en Pamplona han desaparecido de la sala en la que se encontraban, suceso tras el que el artista ha aceptado no reponerlas, según informa el ayuntamiento de la ciudad en un comunicado.

La exposición “Desenterrados”, instalada en una sala de gestión municipal de Pamplona, incluía la exhibición de hostias consagradas con las que se formaba la palabra “Pederastia”, lo que suscitó la intervención ante la Fiscalía de la Delegación del Gobierno en Navarra, y las críticas de partidos, colectivos católicos y el Arzobispado de la ciudad.

El Ayuntamiento de Pamplona señala en un comunicado que ha constatado “la desaparición de las hostias que formaban parte de la obra ‘Amén'”.

El consistorio precisa que “se ha puesto en contacto con el autor para comunicarle este hecho y ambas partes han acordado que estos elementos no se van a reponer y se han mostrado de acuerdo en que la exposición continúe adelante”.

Este mediodía, el alcalde de Pamplona, Joseba Asiron (EH Bildu), ha instado al “sosiego” de todas las partes implicadas en la polémica sobre la exposición, piezas que no estaban inventariadas en el pliego de la muestra, según ha explicado.

La emisión del comunicado municipal sobre la desaparición de las hostias se ha producido poco después de que un centenar de personas se concentrase ante la sala de Conde Rodezno de la ciudad, donde está la exposición, para rezar un rosario por el uso de las hostias en la muestra.

UPN dice que Asiron “trata de engañarnos a todos una vez más” sobre la “ofensiva” exposición de Abel Azcona

El grupo municipal de UPN en el Ayuntamiento de Pamplona ha afirmado en relación a la polémica sobre la “ofensiva” exposición de Abel Azcona que el alcalde, Joseba Asiron, “está tratando de engañarnos a todos una vez más ocultando su responsabilidad con maniobras y una falta de sinceridad preocupante”. Así lo han expuesto los regionalistas en un comunicado “después de escuchar al autor de la exposición que ha negado que el Ayuntamiento desconociera el contenido de la muestra y ha afirmado que la única comunicación del Ayuntamiento hasta esta tarde ha sido un correo electrónico diciendo que tenían que tomar un café”. “Estas declaraciones contradicen totalmente las explicaciones dadas por Asirón durante estos dos días y demuestran que Bildu no ha sido sincero en este asunto”, han afirmado desde UPN. En su opinión, la noticia de no reponer parte de los contenidos de la exposición “es sólo una artimaña más para evitar asumir responsabilidades y no cambia nada”. “Además, el autor lo hace, según afirma en redes sociales, porque ‘con doscientos radicales dentro se me acaban y las necesito'”, han señalado los regionalistas. En este sentido, han exigido a Asiron que “deje de escabullirse y actúe como alcalde de todos los pamploneses, defendiendo a las decenas de miles de vecinos de nuestra ciudad que se han visto ofendidos gratuitamente por una exposición pagada además por el Ayuntamiento”. “Es inaudito que el Ayuntamiento colabore en insultar a sus propios ciudadanos, que no haga nada para evitarlo y que encima intente engañarnos”, han apuntado. Por todo esto, UPN ha exigido que “se elimine de la exposición todo contenido referente a las formas consagradas sin trucos, ni trampas” y ha lamentado “el flaco favor que esta ofensa buscada hace a la pieza principal de la muestra, que pretendía honrar la memoria de las víctimas de la guerra civil”.

Asiron afirma que la pieza ‘Amén’ no estaba prevista en la exposición de Azcona y aboga por su retirada

pintada realizada en la madrugada del lunes al martes en el límite entre Barañáin y Etxabakoitz contra la exposición 'blasfema' del navarro Abel Azcona

Pintada realizada en la madrugada del lunes al martes en el límite entre Barañáin y Etxabakoitz contra la exposición ‘blasfema’ del navarro Abel Azcona. (Mikel Saiz)

PAMPLONA. El alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, ha defendido este martes, a raíz de la polémica con la exposición de Abel Azcona, la libertad de expresión, pero ha manifestado que “hay margen para no llegar a la ofensa” por lo que se ha mostrado favorable a retirar la parte de la muestra, las formas consagradas formando la palabra ‘pederastia’, que a él personalmente no le gusta “en absoluto”.

encuesta sobre retirada obra de azkona

En una multitudinaria rueda de prensa en el Ayuntamiento de Pamplona, Asiron ha mostrado su “compromiso irrenunciable” con la libertad de expresión, que “incluye la libertad de creación artística”. “¿Esto quiere decir que nos guste parte del contenido expuesto? En absoluto. Es más, hay partes que no nos gustan, pero creemos que nuestro compromiso con la libertad de expresión tiene que ir más allá que nuestros propios gustos“, ha dicho.

Asiron ha señalado que a él personalmente no le gusta “en absoluto” parte del contenido de la muestra porque “puede cruzar la línea de lo que pueda resultar ofensivo a determinadas sensibilidades”.

Se ha mostrado “convencido” de que “hay espacio para la crítica, también crítica a la jerarquía religiosa, sin llegar a la ofensa, a lo que puede molestar a determinadas sensibilidades”.

El alcalde ha querido aclarar que esta parte del contenido de la polémica, las formas consagradas formando las palabras ‘pederastia’, “no estaba previsto ni comisariado en la exposición”. “No nos constaba que formara parte de la exposición y es nuestro deseo que se retirara”, ha aseverado.

Ha manifestado así que desde el Ayuntamiento están intentando contactar con el autor de la muestra, Abel Azcona, para “hablar, negociar y para llegar al compromiso de que se elimine de la exposición”. “Que sea una crítica que redunde en la convivencia de la ciudad y no tienda a quebrar o molestar a parte de la sociedad”, ha pedido.

Asiron ha hecho un llamamiento a los agentes políticos, sociales y religiosos a “obrar con prudencia y con sosiego” porque “en temas tan sensibles como estos agitar a la opinión pública no puede traer nada bueno”. “Queremos hacer un llamamiento a trabajar todos juntos por la convivencia de la ciudad”, ha indicado.

Preguntado por las misas de reparación organizadas por el arzobispo de Pamplona, el alcalde ha señalado que “no sé si forman parte de un ceremonial de desagravio de determinadas ofensas o con ello se pretende algún tipo de movilización; quiero pensar que no”. “Espero de mi amigo el arzobispo Francisco, y estará de acuerdo conmigo, que lo que tenemos que hacer entre todos es promover el sosiego y la convivencia”, ha añadido.

EN LA EXPOSICIÓN El alcalde ha explicado que esta exposición, que “versa sobre los fusilamientos“, se solicitó el 8 de octubre y la autorización del Consistorio fue el 9 de noviembre. “Se contemplaba en el pliego la posibilidad de que el autor incorporara obras de carácter retrospectivo, y es aquí donde entra el contenido polémico“, ha expuesto.

Asiron ha señalado que “las fotografías que se incluyen no se han realizado aquí ni ahora, sino que forman parte de esa obra retrospectiva”. “Son reproducciones que se hicieron y que se han expuesto antes en otras ciudades”, ha explicado, para mostrar su “extrañeza” de que “se levante ahora una polvareda que antes no se ha levantado“.

Ante la polémica suscitada en Pamplona, el alcalde ha señalado que esperan contactar con el autor de la muestra y ha indicado que “comprenderá perfectamente, desde su responsabilidad como artista y como ciudadano, que todos tenemos que remar en la dirección correcta, y la dirección correcta en este caso es favorecer la convivencia”.

Joseba Asiron ha dicho que “nosotros tenemos que velar por que la exposición se realice en los términos en los que fue autorizada”. Y preguntado sobre qué harán si el autor se niega a retirar la parte polémica, el alcalde ha señalado que “esto es algo que va evolucionando de minuto a minuto y veríamos a ver“.

“El Gobierno municipal es cuatripartito, tenemos previstas reuniones de trabajo por otras cuestiones y es mi trabajo sondear la opinión del resto de grupos”, ha dicho, para añadir que “queremos que la libertad de expresión esté por encima de cualquier otra consideración siempre que no cruce la línea de la ofensa o el insulto porque hay margen suficiente“.

OBRA ROBADA Sobre el robo de parte de una de las piezas de la muestra, el primer edil de Pamplona ha precisado que “hemos autorizado una parte de la exposición y ahí tenemos una responsabilidad con las obras artísticas en el interior”. “Si una parte ha sido sustraída se harán las gestiones, se investigará; si hay una parte no comisariada que ha sido sustraída hablaremos con el autor para ver los términos y supongo que él si así lo estima pensará poner una denuncia”, ha agregado.

“El Ayuntamiento tiene una responsabilidad sobre las obras expuestas”, ha precisado el alcalde, que ha añadido que “hasta donde yo sé no ha habido sustracción de obras artísticas”. “Estamos pendientes de localizar al autor para hablar con él”, ha dicho, para exponer que “hasta el momento no nos consta ninguna denuncia”.

tweet abel azkona

tweet contra azkona

 

Desaparecen las hostias de la exposición de Azcona, que acepta no reponerlas

La exposición ‘Desenterrados’, instalada en una sala de gestión municipal de Pamplona, incluía la exhibición de hostias consagradas con las que se formaba la palabra ‘Pederastia’

pederastia-abel azkona

Abel Azcona coloca las hostias para formar la palabra ‘Pederastia’ / Twitter @abelazcona

Las hostias consagradas que formaban parte de la exposición de Abel Azcona en Pamplona han desaparecido esta tarde de la sala en la que se encontraban suceso tras el que el artista ha aceptado no reponerlas, según informa el ayuntamiento de la ciudad en un comunicado.

La exposición “Desenterrados”, instalada en una sala de gestión municipal de Pamplona, incluía hasta esta tarde la exhibición de hostias consagradas con las que se formaba la palabra “Pederastia”, lo que suscitó la intervención ante la Fiscalía de la Delegación del Gobierno en Navarra, y las críticas de partidos, colectivos católicos y el Arzobispado de la ciudad.

El Ayuntamiento de Pamplona señala en un comunicado que ha constatado “la desaparición de las hostias que formaban parte de la obra ‘Amén'”.

El consistorio precisa que “se ha puesto en contacto con el autor para comunicarle este hecho y ambas partes han acordado que estos elementos no se van a reponer y se han mostrado de acuerdo en que la exposición continúe adelante”.

Este mediodía, el alcalde de Pamplona, Joseba Asiron (EH Bildu), ha instado al “sosiego” de todas las partes implicadas en la polémica sobre la exposición, piezas que no estaban inventariadas en el pliego de la muestra, según ha explicado.

La emisión del comunicado municipal sobre la desaparición de las hostias se ha producido poco después de que un centenar de personas se concentrase ante la sala de Conde Rodezno de la ciudad, donde está la exposición, para rezar un rosario por el uso de las hostias en la muestra.

El alcalde de Pamplona defiende la libertad de expresión pero pide “no llegar la ofensa” en la exposición de Azcona

El alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, ha defendido este martes, a raíz de la polémica con la exposición de Abel Azcona, la libertad de expresión, pero ha manifestado que “hay margen para no llegar a la ofensa” por lo que se ha mostrado favorable a retirar la parte de la muestra, las formas consagradas formando la palabra ‘pederastia’, que a él personalmente no le gusta “en absoluto”.

En una multitudinaria rueda de prensa en el Ayuntamiento de Pamplona, Asiron ha mostrado su “compromiso irrenunciable” con la libertad de expresión, que “incluye la libertad de creación artística”. “¿Esto quiere decir que nos guste parte del contenido expuesto? En absoluto. Es más, hay partes que no nos gustan, pero creemos que nuestro compromiso con la libertad de expresión tiene que ir más allá que nuestros propios gustos”, ha dicho.

Asiron ha señalado que a él personalmente no le gusta “en absoluto” parte del contenido de la muestra porque “puede cruzar la línea de lo que pueda resultar ofensivo a determinadas sensibilidades”.

Se ha mostrado “convencido” de que “hay espacio para la crítica, también crítica a la jerarquía religiosa, sin llegar a la ofensa, a lo que puede molestar a determinadas sensibilidades”.

El alcalde ha querido aclarar que esta parte del contenido de la polémica, las formas consagradas formando las palabras ‘pederastia’, “no estaba previsto ni comisariado en la exposición”. “No nos constaba que formara parte de la exposición y es nuestro deseo que se retirara”, ha aseverado.

Ha manifestado así que desde el Ayuntamiento están intentando contactar con el autor de la muestra, Abel Azcona, para “hablar, negociar y para llegar al compromiso de que se elimine de la exposición”. “Que sea una crítica que redunde en la convivencia de la ciudad y no tienda a quebrar o molestar a parte de la sociedad”, ha pedido.

Asiron ha hecho un llamamiento a los agentes políticos, sociales y religiosos a “obrar con prudencia y con sosiego” porque “en temas tan sensibles como estos agitar a la opinión pública no puede traer nada bueno”. “Queremos hacer un llamamiento a trabajar todos juntos por la convivencia de la ciudad”, ha indicado.

Cosas que no se pueden hacer con una hostia consagrada

pederastia-abel azkona

Abel Azcona junto a su obra Pederastia

Abel Azcona explicó que para crear su proyecto Amén consiguió acumular 242 hostias consagradas asistiendo a diversas eucaristías. El objetivo, formar con ellas la palabra “Pederastia”. Se expone en la sala de la plaza Serapio Esparza de Pamplona desde el viernes pasado como anexo, junto a otras obras pasadas del artista navarro, de la exposición Desenterrados, sobre los fusilados durante la Guerra Civil.

En la mañana de este martes, el alcalde de Pamplona, Joseba Asiron (Bildu) ha  declarado que se está intentando contactar con el artista para “hablar, negociar y llegar al compromiso de que se elimine” esta parte de Desenterrados, exposición que se mantiene hasta el 17 de enero. Ha sido tras las protestas de la Asociación Española de Abogados cristianos, quienes han tomado esa apropiación de formas sagradas como una “profanación explícita en máximo grado en una sala de exposiciones sufragada con nuestros impuestos”. Han  anunciado una querella contra el artista y han lanzado una petición en Change.org para la retirada de la obra. La petición, en dos días, ya lleva más de 60.000 firmas. El uso indebido, que en este caso incluye el tráfico de la eucaristía, es una de las mayores ofensas que se pueden dar en el cristianismo y por lo que la Asociación ha llevado a cabo la denuncia.

Asiron ha afirmado que la voluntad del consistorio es que sea el propio performernavarro el que acceda a la rectificación. En rueda de prensa, ha defendido la libertad de expresión siempre y cuando esta sea  “sin llegar a la ofensa” y ha confesado que a él personalmente no le gusta “en absoluto”. Desde el Ayuntamiento se mantiene que cuando se dio permiso para la realización de la exhibición no les constaba que en la exposición se incluyese esta obra, que  no es inédita. Por su parte, la Delegación del Gobierno ha trasladado a la Fiscalía un informe sobre la exposición de Azcona.

Abogados Cristianos es la misma organización que hace algo más de un mesdenunció a los médicos que retiraron la medicación a la niña Andrea o que hace un año se querellaron contra el director del Museo Reina Sofía por supuestos delitos religiosos vinculados a la exposición Un saber realmente útil. En su página de Change.org también aparecen, entre otras muchas, peticiones para que la alcaldesa de Madrid Manuela Carmena no retire las calles dedicadas a los “mártires cristianos“, y numerosas iniciativas antiaborto. La Asociación pretende presentar una querella contra Azcona, que se extendería hasta la concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Pamplona si no retirasen inmediatamente la obra. Azcona, por su parte, ha denunciado el robo de diversas piezas en el edificio donde se aloja Desenterrados.

Pederastia, de Abel Azcona

Pederastia, de Abel Azcona

Artista polémico

Las protestas no se han limitado al medio online: anoche un grupo de personas se concentró en la Plaza del Ayuntamiento de Pamplona para rezar un Padre Nuestro como protesta, y esta mañana la capital navarra se ha despertado con algunas pintadas en las que se puede leer lemas como “quita la exposición blasfema, Dios te ama Abel”. Azcona ya ha hablado abiertamente alguna vez de abusos sufridos durante su infancia y de su postura anti Opus Dei, una institución con gran presencia en Navarra.

No es la primera vez que Abel Azcona lleva a cabo una obra polémica. Sus proyectos suelen tener un alto cariz político y reivindicativo. En sus redes socialesha recordado que la cristiana no es la única religión que ha atacado: en 2012 estuvo 6 horas comiéndose un Corán. Tampoco es la primera vez que es noticia por sus performances: en 2013 terminó en urgencias tras 42 días emulando la vida en una placenta.

Rezan un rosario en la Sala que exponía las hostias consagradas

Dentro, la muestra ya no incluye las hostias consagradas que formaban parte de la pieza Amén, que el artista navarro Abel Azcona utilizaba para escribir la palabra ‘pederastia’. Lo único de Amén que sigue expuesto son las fotografías

Un grupo de personas reza un rosario reparatorio en la Sala Conde de Rodezno

Un grupo de personas reza un rosario “reparatorio” en la Sala Conde de Rodezno. (Javier Bergasa)

PAMPLONA. Un grupo de personas, coincidiendo con la apertura a las 18.00 horas de la exposición Desenterrados, se ha reunido en la Sala Conde de Rodezno de Pamplona para rezar un rosario “reparatorio” en las escaleras de la misma. Dentro, la muestra ya no incluye las hostias consagradas que formaban parte de lapieza Amén, que el artista navarro Abel Azcona utilizaba para escribir la palabra ‘pederastia’. Lo único de Amén que sigue expuesto son las fotografías.

Cabe recordar que este martes ya ha amanecido con la aparición de pintadas en varios puntos de Pamplona contra la exposición de Azcona. El texto: “Quita la expo, Dios te ama Abel’.

Desaparecen las hostias del polémico montaje en Navarra

El artista Abel Azcona había recopilado 242 formas en distintas misas para componer con ellas la palabra ‘pederastia’ en una exposición en una sala de Pamplona

La palabra 'Pederastia' escrita con hostias consagradas

C:\Users\JaimeIgnacio\Pictures\E28\20151025

Las hostias consagradas que formaban parte de la exposición de Abel Azcona en Pamplona han desaparecido este martes de la sala en la que se encontraban, circunstancia tras la que el artista ha aceptado no reponerlas, según informa el ayuntamiento de la ciudad en un comunicado.

El artista Abel Azcona había recopilado 242 formas en distintas misas para componer con ellas la palabra ‘pederastia’ en la sala de la plaza Serapio Esparza de la capital navarra.

La exposición ‘Desenterrados’, instalada en una sala de gestión municipal de Pamplona, incluía hasta la exhibición de hostias consagradas con las que se formaba la palabra ‘pederastia’, lo que suscitó el lunes la intervención ante la Fiscalía de la Delegación del Gobierno en Navarra, y las críticas de partidos, colectivos católicos y el Arzobispado de la ciudad.

El Ayuntamiento de Pamplona señala en un comunicado que ha constatado “la desaparición de las hostias que formaban parte de la obra ‘Amén'”.

El consistorio precisa que “se ha puesto en contacto con el autor para comunicarle este hecho y ambas partes han acordado que estos elementos no se van a reponer y se han mostrado de acuerdo en que la exposición continúe adelante”. Este martes, el alcalde de Pamplona, Joseba Asiron (EH Bildu), ha instado al “sosiego” de todas las partes implicadas en la polémica sobre la exposición, piezas que no estaban inventariadas en el pliego de la muestra, según ha explicado.

La emisión del comunicado municipal sobre la desaparición de las hostias se ha producido poco después de que un centenar de personas se concentrase ante la sala de Conde Rodezno de la ciudad, donde está la exposición, para rezar un rosario por el uso de las formas sagradas en la muestra.

“Desaparecen” las hostias de la exposición de Azcona, que acepta no reponerlas

El consistorio precisa que “se ha puesto en contacto con el autor para comunicarle este hecho y ambas partes han acordado que estos elementos no se van a reponer” – “Desenterrados” incluía la exhibición de hostias consagradas con las que se formaba la palabra “Pederastia”

2015-11-24, Iruñea. Katolikoek elkarretaratzea egin dute Abel Azkonaren erakusketa salatzeko. 24-11-2015, Pamplona. Protesta de los catolicos parar denunciar la exposición de Abel Azkona  Katolikoen elkarretaratzea , Abel Azkonaren erakusketa salatzeko.Argazki ondoan batzuk errezatzen belaunikoz hasi dira.

Un grupo de personas reza en la sala ante la polémica pieza. Foto: BERGASA

PAMPLONA – El artista local Abel Azcona y el Ayuntamiento de Pamplona han decidido, por mutuo acuerdo, continuar con la exposición Desenterrados en la sala municipal de la plaza Serapio Esparza tras “desaparecer” la parte de la muestra que ha causado gran polémica durante estos días y que congregó ayer por la tarde a, según fuentes de la Policía Municipal, casi 900 personas que rezaron “por el alma” de Azcona. La pieza que falta y “no se repondrá”, perteneciente al trabajo Amén, es un plato que contenía algunas de las 242 hostias consagradas con las que el artista, en una performanceanterior, había escrito la palabra pederastia y ahora mostraba a través de fotografías. La exposición fue abierta nuevamente ayer bajo un clima poco artístico en el que grupos católicos rezaron rosarios, cantaron y gritaron ¡Viva Cristo Rey!.

Esta parte de la exposición, que refleja un trabajo que el artista ya había realizado meses atrás en otras ciudades como Madrid, ya había suscitado el lunes la intervención ante la Fiscalía de la delegación del Gobierno en Navarra, una querella por parte de la Asociación Española de Abogados Cristianos y las críticas de partidos, colectivos católicos y el Arzobispado de la ciudad.

Ante tales acontecimientos, el Ayuntamiento de Pamplona, que en un principio había dado su consentimiento total al artista “para que expusiera lo que considerase oportuno”, destacó Azcona, precisó ayer por la tarde haber acordado con el performancer que los elementos robados “no se van a reponer” y mostró su decisión de que “la exposición continúe adelante”. “Esto no significa que ceda ante las presiones o que censure mi propia obra, pero me parece absurdo volver a reponer una pieza que sé que volverán a robar, así que prefiero guardar las hostias para volverlas a utilizar”, señaló Abel Azcona tras el acuerdo con el Consistorio.

ASIRON LLAMA AL “SOSIEGO” Por otro lado, el alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, instó ayer al “sosiego” de todas las partes implicadas en la polémica sobre las hostias consagradas expuestas en la sala municipal, unas piezas que, según señaló en una rueda de prensa ayer por la mañana, “no estaban inventariadas en el pliego de la muestra”.

Asiron, que el lunes ya había solicitado al artista que retirara la pieza, se mostró expresamente crítico con la exhibición de algo “extemporáneo y que debería retirarse de la exposición” puesto que, a su juicio, “no puede traer nada bueno”. Asimismo, el alcalde subrayó que en el pliego de la exposición Desenterrados no constaba expresamente la exhibición de las hostias consagradas, objeto de la polémica. Sobre esto, Abel Azcona aseguró: “Aunque en el pliego no se indicaba como tal, el Ayuntamiento me dio su consentimiento para que trajera todas las piezas que considerase oportunas y, además, conocían el contenido de todas las piezas que conformaban la exposición porque estuvieron en su montaje y momentos antes de la inauguración”.

Por otro lado, tras insistir en que las fotografías “no se han realizado ni aquí ni ahora” y mostrar su “extrañeza” porque la muestra haya levantado en Pamplona esta “polvareda” que no existió en las ciudades donde se había exhibido con anterioridad, Asiron defendió su “compromiso irrenunciable con la libertad de expresión”, aunque ya había aventurado que velarían “por que la exposición se realice en los términos en los que está autorizada y la parte de las hostias no lo está”. Por último, agregó, a nivel personal: “No me gustan en absoluto parte de estos contenidos puesto que pueden cruzar la línea de lo que puede resultar ofensivo a determinadas sensibilidades”.

REZOS DENTRO Y FUERA DE LA SALA En torno a las 18.00 horas, momento de apertura de la sala de exposición, cientos de personas se concentraron en la plaza Serapio Esparza con el fin de rezar un rosario, y así lo hicieron, aunque a esta acción siguieron otras como los gritos de ¡Viva Cristo Rey! o comentarios ofensivos por parte de algunas personas, como “dónde están los yihadistas cuando más los necesitamos” o “es horrible que esta exposición esté en un edificio que honora a personas que murieron por una causa noble”.

En sus plegarias, rezadas dentro y fuera de la exposición, algunos de los católicos presentes “perdonaba” a Azcona por el “sacrilegio cometido”, aunque otros mostraban su ira arremetiendo contra algunas piezas expuestas, que sufrieron daños considerados. Asimismo, en un mural que el propio artista habilitó para que todo aquel que quisiera escribiera algún comentario, se pudieron ver mensajes como “ten cojones y haz lo mismo con otra religión”, “yo rezo el rosario por ti” o “viva España”.

Sobre los manifestantes, Azcona indicó que “son un grupo minoritario de la ultraderecha que no representa al total de la ciudadanía católica”, y agregó que “ahora forman parte de la performance, que no es estática y continúa evolucionando con este tipo de acciones”.

LAS HOSTIAS, “CUSTODIADAS” Las redes sociales volvieron a revolucionarse durante toda la jornada de ayer. Entre los tuits, Abel Azcona retuiteó uno en el que afirmaban que las hostias fueron robadas por “un grupo cristiano” y que “están custodiadas en una Iglesia”.

UPN dice que Asiron “trata de engañarnos a todos una vez más” sobre la “ofensiva” exposición de Abel Azcona

El grupo municipal de UPN en el Ayuntamiento de Pamplona ha afirmado en relación a la polémica sobre la “ofensiva” exposición de Abel Azcona que el alcalde, Joseba Asiron, “está tratando de engañarnos a todos una vez más ocultando su responsabilidad con maniobras y una falta de sinceridad preocupante”. Así lo han expuesto los regionalistas en un comunicado “después de escuchar al autor de la exposición que ha negado que el Ayuntamiento desconociera el contenido de la muestra y ha afirmado que la única comunicación del Ayuntamiento hasta esta tarde ha sido un correo electrónico diciendo que tenían que tomar un café”. “Estas declaraciones contradicen totalmente las explicaciones dadas por Asirón durante estos dos días y demuestran que Bildu no ha sido sincero en este asunto”, han afirmado desde UPN. En su opinión, la noticia de no reponer parte de los contenidos de la exposición “es sólo una artimaña más para evitar asumir responsabilidades y no cambia nada”. “Además, el autor lo hace, según afirma en redes sociales, porque ‘con doscientos radicales dentro se me acaban y las necesito'”, han señalado los regionalistas. En este sentido, han exigido a Asiron que “deje de escabullirse y actúe como alcalde de todos los pamploneses, defendiendo a las decenas de miles de vecinos de nuestra ciudad que se han visto ofendidos gratuitamente por una exposición pagada además por el Ayuntamiento”. “Es inaudito que el Ayuntamiento colabore en insultar a sus propios ciudadanos, que no haga nada para evitarlo y que encima intente engañarnos”, han apuntado. Por todo esto, UPN ha exigido que “se elimine de la exposición todo contenido referente a las formas consagradas sin trucos, ni trampas” y ha lamentado “el flaco favor que esta ofensa buscada hace a la pieza principal de la muestra, que pretendía honrar la memoria de las víctimas de la guerra civil”.

SANGRE Y MATERIAS FECALES (SOBRE LA EXPOSICIÓN DE ABEL AZCONA)

«El domingo, durante un happening frente a un público distinguido, Otto Mühl y Hermann Nitsch presentaron su show «Sangre y Materias Fecales». Con este motivo, unas aves de corral fueron degolladas, la sangre se mezcló con materias fecales para embadurnar el cuerpo desnudo de varios miembros del grupo Mülh»

Así narraba una agencia de prensa una de las más famosas performances del accionismo vienés en 1970. 45 años más tarde, Abel Azcona utiliza unas tácticas análogas para provocar al público pamplonés, cuyo sector más conservador ha reaccionado con una beligerancia que obviamente ha maravillado al artista. El círculo provocación-denuncia-publicidad se ha cerrado como en el mejor de los diseños de una campaña de marketing. Y ese tal vez es el campo en el Azcona es un verdadero «artista», el de la publicidad, el de la fama y el estrellato, al más puro estilo de Lady Gaga o Miley Cirus.


Si muchos de los que convivieron con el accionismo vienés ya eran conscientes de que las obras en sí no eran muy potentes, sí consideraban que en ese momento eran necesarias porque la sociedad vienesa rayaba el fascismo en su conservadurismo. Ahora bien, ¿realmente creemos que a día de hoy las religiones son un enemigo a batir por el arte crítico?

Una de las verdades del arte descansa en su poder para quebrar el monopolio de la realidad establecida, pero las acciones de Azcona, en su espectacularidad y superficialidad, parecen alejarse de este principio. Es evidente ya que en occidente la hegemonía cultural la ostenta el propio sistema capitalista, mucho más allá que la propia religión. Parece hace tiempo claro que la metafísica religiosa está siendo sustituida por la metafísica del capitalismo, del que Azcona es un ferviente creyente como gran emprendedor que es. Es por esto por lo que Azcona solo ataca ese flanco del poder, que parece en franco retroceso. Sus representaciones, que citando a Jameson podríamos decir que se mueven en «lo sublime histérico», no atacan nunca al capitalismo que es donde él pretende ser integrado por la vía del star-system. Parece compartir con grupos como Femen el ser el ariete del sistema contra ese residuo antropológico no regido por la lógica del mercado y que debe ser eliminado por incompatible.

En toda esa ecuación quedan muchas víctimas por el camino. Queda el ayuntamiento de EHBildu, que con toda su buena voluntad y tal vez ingenuidad ha promovido esta exposición en pro de la libertad artística y va a ser brutalmente atacado. Quedan muchos progresistas del entorno de la cultura que han apoyado a Azcona creyendo firmemente en la reivindicación de los derechos de los gays y en la denuncia de actividades terribles como la pederastia o la prostitución impuesta por la violencia o la pobreza. Y quedan sobre todo las propias víctimas de la violencia del sistema, entre las que se encuentra el mismo Azcona.

Es sabido que para cometer cualquier atrocidad, el verdugo tiene que cosificar a la víctima, olvidarse de que es una persona. Decía Theodor Adorno que ante esto, el arte debe entonces actuar como memoria, como recuerdo al dolor de las víctimas. Pero contrariamente a esto, Azcona no recuerda, vuelve a cosificar a las victimas ofreciéndolas al sacrificio del mercado del arte. Poniéndose, por supuesto él, el primero en la fila.