Iruñea recuerda al joven Ekai y critica la “transfobia de la sociedad”

Cientos de personas piden que la diversidad sea “un valor”

El menor de Ondarroa se encontraba a la espera de recibir un tratamiento hormonal y se quitó la vida el pasado jueves

IRUÑEA. Varios centenares de personas han participado este domingo en una concentración, convocada por Kattalingorri, en homenaje a Ekai, el joven de 16 años de Ondarroa que se encontraba a la espera de recibir un tratamiento hormonal y que se quitó la vida el pasado jueves.

La concentración, que ha tenido lugar a las 12.00 horas en la Plaza del Ayuntamiento de Pamplona bajo el lema ‘Ekai, Nafarroa zurekin. Navarra contigo’, ha comenzado con diez minutos de silencio alrededor de una gran bandera transgénero que ha culminado con los aplausos y ofrendas florales por parte de los asistentes. Entre las personas que han acudido al homenaje se ha podido ver a los concejales del Ayuntamiento de Pamplona Laura Berro (Aranzadi),Patricia Perales y Aritz Romeo (EH Bildu), el secretario general de Podemos Navarra,Eduardo Santos, el parlamentario de Geroa Bai,Koldo Martínez;y la directora del Instituto Navarro de Igualdad (INAI), Mertxe Leranoz.

Dos representantes de Kattalingorri y Transkolore han leído un manifiesto en el que han transmitido su “cariño y apoyo” a la familia y allegados de Ekai y han lamentado el “duro suceso” de Ondarroa “por causa de la sociedad tránsfoba en la que todavía nos toca vivir”. “Esto nos crea mucho dolor y una gran sensación de injusticia” porque “tenía toda la vida por delante”, ha continuado.

Asimismo, han destacado que “esto no es un hecho aislado sino que es parte de un sistema opresor el cual impone maneras rígidas de ser”. Por ello, han reclamado “leyes que nos amparen, sistemas educativos y sanitarios que nos atiendan y la eliminación de todo tipo de trabas administrativas que nos impidan autodeterminarnos y vivir como somos libremente”.

Han reconocido que “la sociedad va cambiando y existen familias maravillosas como la de Ekai que se esfuerzan por comprender y acompañar a sus hijos e hijas”. “Aun queda un largo recorrido para que todas quepamos en esta sociedad”, han reconocido. “Queremos construir una sociedad más justa, donde la diversidad sea un valor y no algo a combatir”, han concluido.

Al finalizar el acto ha tomado la palabra el cantante Kai Etxaniz que ha destacado que “Kai hay en todos los sitios” y “no quiero que lloremos más Ekai y para eso todo el mundo tiene que hacer cosas, la sociedad y las instituciones”. “Esto no es cuestión de banderitas sino de personas que se cansan de esperar y no pueden más”, ha remarcado Etxaniz que se ha dirigido a “la gente que os sentís así” para decirles que “no estáis solas” y les ha instado a “buscar ayuda”.

Cientos de personas homenajean a Ekai en Ondarroa y piden más ayuda para los transexuales

El joven de 16 años acabó el jueves con su vida al no haber conseguido un tratamiento hormonal que frenase su pubertad. Ayer su pueblo le brindó una emotiva despedida

Cientos de personas arroparon en la tarde de ayer en la plaza del Ayuntamiento de Ondarroa a los padres de Ekai Lersundi, el joven transexual de 16 años que acabó con su vida tras una larga lucha por sentirse comprendido en una sociedad que no reconocía su verdadera identidad sexual. Sus familiares portaron una pancarta con el lema ‘Ekai, maite zaitugu’ (Ekai, te queremos), en una concentración silenciosa que se prolongó durante 30 minutos.

Pasada la primera mitad del homenaje, eso sí, un representante de la asociación Chrysallis Euskal Herria leyó un comunicado en el que aseguró que van «a seguir luchando por la memoria de Ekai, por una ley que proteja a los que vengan detrás, y por una sociedad informada que comprenda y acepte la diversidad». Tras la lectura del texto, se vivieron momentos de «intenso dolor» al tiempo que sonaba la canción Txoria txori de Mikel Laboa como homenaje al joven vecino de Ondarroa.

El Ayuntamiento de la localidad pesquera, que colocó la bandera del arco iris en su balcón, además, elogió la actitud que han mantenido sus padres al haber apoyado y protegido al chico, pese a lo difícil que, en una situación como la del joven, puede resultar para algunas familias «romper las normas sociales» y ayudar a sus hijos.

El suicidio de Ekai, un adolescente transexual que llevaba años peleando por poder mostrarse como se sentía, ha conmocionado a la sociedad vasca pero especialmente a las familias de la asociación Chrysallis Euskal Herria, que desde 2015 luchan por una ley que proteja y reconozca los derechos a los menores y jóvenes cuyo «sexo registral» no coincide con su género. «Estaba al límite y cuando llegó la adolescencia no pudo soportarlo», explicaba Bea Sever, la portavoz de la asociación. Se ha marchado «sin hacer ruido» y temen que no sea el único caso. «En la asociación tenemos cuatro o cinco chavales que también están en una situación insostenible, algunos incluso tomando antidepresivos porque no pueden más».

Ekai se sentía descontento con su cuerpo, hasta tal punto que ni se miraba al espejo. Estaba siendo sometido a seguimiento en la Unidad de Género del Hospital de Cruces, pero, a pesar de la pelea de sus padres Ana y Elaxar por conseguir un tratamiento hormonal que frenase su pubertad, no lo habían conseguido. «El protocolo es muy estricto y está condicionado por el dictamen de médicos y psiquiatras. Normalmente, se autoriza a partir de los 16 años, pero para Ekai ya llega tarde», denuncian desde la asociación, que demandan que el inicio del tránsito de estos chavales a su verdadera identidad no esté condicionada por criterios médicos. Como tampoco llegó a tiempo la formación que los responsables del Gobierno vasco habían prometido dar a docentes y alumnos del instituto donde estudiaba Ekai para evitar situaciones de acoso, malentendidos y humillaciones. «Se comprometieron en febrero del año pasado y aún no habían hecho nada».

Tímido y retraído

Gracias a su lucha sin denuedo y a la de sus padres, Ekai había conseguido que sus compañeros y profesores le llamasen por el nombre con el que se identificaba, aunque en su DNI apareciese el que le pusieron al nacer. Precisamente, a finales de noviembre Ekai se prestó a aparecer con su padre Elaxar en un informativo de La Sexta para dar su testimonio, a raíz de que el pleno del Congreso aprobase los trámites para que los menores transexuales pudiesen cambiar su nombre y sexo en el Registro Civil sin necesidad de presentar informes médicos. «Explicar a todo el mundo que eso no es así, que esos documentos están mal, te hace pasar muy malos ratos», explicaba ante las cámaras Ekai. Tampoco pudo cumplir este deseo.

Demasiadas batallas para un adolescente. De carácter tímido y retraído, Ekai veía como su cuerpo cambiaba, sentía la incomprensión de la sociedad, y no pudo soportarlo más; estaba cansado de tanto pelear en su todavía corta vida. Su familia había presentado una queja ante los responsables médicos de Osakidetza, pero, según Bea Sever, no sirvió para adelantar un tratamiento que quién sabe si hubiese evitado lo ya irremediable.

«Nos queda la sensación de fracaso, de no haber estado a la altura, de no haber sabido adelantarnos a los acontecimientos. Nos queda la rabia y una tremenda impotencia, pero también la necesidad de seguir luchando. Detrás queda la colección de quejas ante el Hospital de Cruces, las preguntas incomodas y los items que no se cumplen. Detrás queda una familia destrozada. Detrás quedan los anhelos de un gran artista y una vida frustrada», explica en un emotivo comunicado la asociación Chrysallis. Tras lamentar su muerte, Save the Children, ha recordado que «como colectivo especialmente vulnerable, los menores transexuales merecen una protección especial por parte de las administraciones públicas».

Cientos de personas protestan en Pamplona contra la transfobia tras el suicidio de Ekai

La concentración, en homenaje al joven de 16 años que se quitó la vida cuando estaba a la espera de recibir un tratamiento hormonal, ha servido para exigir garantías de protección para las personas trans

Homenaje al joven Ekai y contra la transfobia en la sociedad. / EUROPA PRESS

La concentración en homenaje a Ekai que ha tenido lugar este domingo ha estado colmada de centenares de personas. El encuentro tenía como fin recordar al joven de 16 años de Ondarroa, que se encontraba a la espera de recibir un tratamiento hormonal y que se quitó la vida el pasado jueves, y reivindicar la lucha contra “la sociedad tránsfoba en la que todavía nos toca vivir“.

Así lo han comunicado a través de la lectura de un manifiesto las organizaciones Kattalingorri y Transkolore, responsable de la convocatoria, que han querido trasladar “cariño y apoyo” a la familia y allegados de Ekai y han lamentado el “duro suceso”. “Esto nos crea mucho dolor y una gran sensación de injusticia” porque “tenía toda la vida por delante”, han continuado.

La concentración ha tenido lugar a las 12.00 horas en la Plaza del Ayuntamiento de Pamplona bajo el lema ‘Ekai, Nafarroa zurekin. Navarra contigo’, y ha comenzado con diez minutos de silencio alrededor de una gran bandera transgénero que ha culminado con los aplausos y ofrendas florales por parte de los asistentes. Entre las personas que han acudido al homenaje se ha podido ver a los concejales del Ayuntamiento de Pamplona Laura Berro (Aranzadi), Patricia Perales y Aritz Romeo (EH Bildu), el secretario general de Podemos Navarra, Eduardo Santos, el parlamentario de Geroa Bai, Koldo Martínez; y la directora del Instituto Navarro de Igualdad (INAI), Mertxe Leranoz.

“Esto no es un hecho aislado sino que es parte de un sistema opresor el cual impone maneras rígidas de ser”, han denunciado desdela organziación. Por ello, han reclamado “leyes que nos amparen, sistemas educativos y sanitarios que nos atiendan y la eliminación de todo tipo de trabas administrativas que nos impidan autodeterminarnos y vivir como somos libremente”.

Asimismo, han reconocido que “la sociedad va cambiando y existen familias maravillosas como la de Ekai que se esfuerzan por comprender y acompañar a sus hijos e hijas”. “Aún queda un largo recorrido para que todas quepamos en esta sociedad”, han insistido. “Queremos construir una sociedad más justa, donde la diversidad sea un valor y no algo a combatir”, concluían.

Al finalizar el acto ha tomado la palabra el cantante Kai Etxaniz, que visibilizó su transexualidad y el comienzo de un tratamiento hormonal en el 2016. “No quiero que lloremos más Ekai y para eso todo el mundo tiene que hacer cosas, la sociedad y las instituciones” ha declarado el cantante. “Esto no es cuestión de banderitas, sino de personas que se cansan de esperar y no pueden más”, ha remarcado Etxaniz, que se ha dirigido a “la gente que os sentís así” para decirles que “no estáis solas” y les ha instado a “buscar ayuda”.

Margen Izquierda Margen derecha Duranguesado Costa Nervión Ibaizabal Álava Gipuzkoa Miranda Haro El suicidio de Ekai conmociona Ondarroa, que hoy le ha recordado con una concentración

La asociación Chrysallis Euskal Herria denuncia que el menor «llegó a su límite» al no haber conseguido un tratamiento hormonal que frenase su pubertad

Ekai Lersundi, con su padre, apareció a finales de noviembre en un informativo de La Sexta para dar su testimonio. / La Sexta

La localidad vizcaína de Ondarroa será este sábado escenario de una concentración en recuerdo de Ekai, el joven transexual de 16 años que acabó con su vida tras una larga lucha por sentirse comprendido en una sociedad que no reconocía su verdadera identidad sexual. Su madre le encontró muerto el jueves en su habitación de la vivienda familiar de Ondarroa.

El Ayuntamiento de Ondarroa, que hoy ha colocado la bandera del arco iris en su balcón, ha animado a los vecinos a participar en la concentración mediante un comunicado en el que lamenta las trabas que encontró el joven a la hora de poder llevar a cabo su cambio de sexo. Además, ha elogiado la actitud que han mantenido sus padres al haber apoyado y protegido al chico, pese a lo difícil que, en una situación como la del joven, puede resultar para algunas familias «romper las normas sociales» y ayudar a sus hijos.

El suicidio de Ekai, un adolescente transexual que llevaba años peleando por poder mostrarse como se sentía, ha conmocionado a la localidad ondarresa especialmente a las familias de la asociación Chrysallis Euskal Herria, que luchan por una ley que proteja y reconozca los derechos a los menores y jóvenes cuyo «sexo registral» no coincide con su género. «Estaba al límite y cuando llegó la adolescencia no pudo soportarlo», explica Bea Sever, la portavoz de la asociación. Se ha marchado «sin hacer ruido» y temen que no sea el único caso. «En la asociación tenemos cuatro o cinco chavales que también están en una situación insostenible, algunos incluso tomando antidepresivos porque no pueden más».

Ekai se sentía descontento con su cuerpo, hasta tal punto que ni se miraba al espejo. Estaba siendo sometido a seguimiento en la Unidad de Género del Hospital de Cruces pero, a pesar de la pelea de sus padres Ana y Elaxar por conseguir un tratamiento hormonal que frenase su pubertad, no lo habían conseguido. «El protocolo es muy estricto y está condicionado por el dictamen de médicos y psiquiatras. Normalmente, se autoriza a partir de los 16 años pero para Ekai ya llega tarde», denuncian desde la asociación, que demandan que el inicio del tránsito de estos chavales a su verdadera identidad no esté condicionada por criterios médicos. Como tampoco llegó a tiempo la formación que los responsables del Gobierno vasco habían prometido dar docentes y alumnos del instituto donde estudiaba Ekai para evitar situaciones de acoso, malentendidos y humillaciones. «Se comprometieron en febrero del año pasado y aún no habían hecho nada».

Tímido y retraído

Gracias a su lucha sin denuedo y a la de sus padres, Ekai había conseguido que sus compañeros y profesores le llamasen por el nombre con el que se identificaba, aunque en su DNI apareciese el que le pusieron al nacer. Precisamente, a finales de noviembre Ekai se prestó a aparecer con su padre Elaxar en un informativo de La Sexta para dar su testimonio, a raíz de que el pleno del Congreso aprobase los trámites para que los menores transexuales pudiesen cambiar su nombre y sexo en el Registro Civil sin necesidad de presentar informes médicos. «Explicar a todo el mundo que eso no es así, que esos documentos están mal, te hace pasar muy malos ratos», explicaba ante las cámaras Ekai. Tampoco pudo cumplir este deseo.

Demasiadas batallas para un adolescente. De carácter tímido y retraído, Ekai veía como su cuerpo cambiaba, sentía la incomprensión de la sociedad, y no pudo soportarlo más; estaba cansado de tanto pelear en su todavía corta vida. Su familia había presentado una queja ante los responsables médicos de Osakidetza pero, según Bea Sever, no sirvió para adelantar un tratamiento que quién sabe si hubiese evitado lo ya irremediable.

«Nos queda la sensación de fracaso, de no haber estado a la altura, de no haber sabido adelantarnos a los acontecimientos. Nos queda la rabia y una tremenda impotencia, pero también la necesidad de seguir luchando. Detrás queda la colección de quejas ante el Hospital de Cruces, las preguntas incomodas y los items que no se cumplen. Detrás queda una familia destrozada. Detrás quedan los anhelos de un gran artista y una vida frustrada», explica en un emotivo comunicado la asociación Chrysallis, que ha convocado este sábado una concentración a las cinco de la tarde en la plaza de Ondarroa para despedir a Ekai y rendir homenaje a su lucha. Tras lamentar su muerte, Save the Children, ha recordado que «como colectivo especialmente vulnerable, los menores transexuales merecen una protección especial por parte de las administraciones públicas».

Normativa «muy desfasada»

La trágica noticia de la muerte de Ekai ha caído como un jarro de agua fría en el seno de Chrysallis, la asociación que desde hace tres años lucha por los derechos de estos menores y por mejorar su calidad de vida. Llega solo unos días después de que representantes de la asociación compareciesen ante la comisión de Derechos Humanos e Igualdad del Parlamento de Vitoria para presentar los cambios que proponen a la ley vasca de no discriminación por motivos de identidad de género y de reconocimiento de los derechos de las personas transexuales, promulgada en 2012 y que «se ha quedado «muy desfasada». «Requiere con urgencia una adaptación de los diferentes protocolos y normas, principalmente en los sectores educativo y sanitario», denuncian.

Salieron «optimistas» de la comisión, ya que encontraron «receptividad» a sus demandas entre los representantes de todos los partidos. Uno de sus principales caballos de batalla es precisamente, la «despatologización» de la transexualidad. «No es ninguna enfermedad ni ningún trastorno, es simplemente una expresión más de la diversidad humana». Por eso rechazan que se «bloquee y retrase» exclusivamente por criterios médicos la administración de los tratamientos que necesitan para «su desarrollo como personas».

Chrysallis tiene como espejo las leyes aprobadas recientemente por las comunidades andaluza o navarra, que son «más avanzadas y respetuosas con la identidad sexual». Ambas normativas «rechazan de plano» cualquier examen psicológico o prueba médica para acreditar la situación de transexualidad. El protocolo que sigue Osakidetza a la hora de aprobar la administración de tratamientos hormonales a los menores transexuales establece la edad de inicio a los 16 años, atendiendo al consenso actual de la Sociedad Americana de Endocrinología. Sin embargo, en la guía de atención a este colectivo del Departamento de Salud también se reconoce que «esta edad es posterior a la del inicio normal del desarrollo puberal para la mayoría de las personas, por lo que no necesariamente debe establecerse como norma generalizable». «Tenemos comprobado que una persona que inicia el tránsito de identidad en la infancia llega feliz a la edad adulta; si lo hace en la adolescencia o después es mucho más complicado», apunta Bea Sever.

Con respecto a este caso, Equo Berdeak ha señalado que, «una vez más, se pone de manifiesto que la normativa actual queda muy alejada de la realidad y somete a las personas que quieren iniciar un proceso de transición a una serie de obstáculos que, en los casos más trágicos, provocan desenlaces irreversibles». La formación política ha considerado que «la responsabilidad es compartida en estos casos de suicidio, pero las administraciones públicas han de ser más competentes y deben cumplir con sus obligaciones y compromiso para con estas personas». «En pleno siglo XXI las personas trans continúan padeciendo procesos demasiado traumáticos», ha denunciado.

Un adolescente transexual de 16 años se suicida en Vizcaya

El menor «estaba al límite» al no haber conseguido un tratamiento hormonal que frenase su pubertad.

Ekai Lersundi, con su padre, apareció a finales de noviembre en un informativo de La Sexta para dar su testimonio.

Tenía solo 16 años y toda la vida por delante pero para él, que se sentía atrapado en un cuerpo con el que no se identificaba, era una condena. Más ahora, que la adolescencia había brotado y hacía evidente lo que él trataba de ocultar. Ekai era todo un luchador, pero la batalla era tan desigual no pudo más y tiró la toalla. Su madre le encontró muerto este jueves en su habitación de la vivienda familiar de Ondarroa.

El suicidio de Ekai, un niño transexual que luchaba porque se le reconociera su verdadera identidad de género, ha conmocionado a las familias de la asociación Chrysallis Euskal Herria, que luchan por una ley que proteja y reconozca los derechos a los menores y jóvenes que han nacido con un género equivocado. «Estaba al límite y cuando llegó la adolescencia no pudo soportalo», explica Bea Sever, la portavoz de la asociación. Se ha marchado «sin hacer ruido» y temen que no sea el único caso. «En la asociación tenemos cuatro o cinco chavales que también están en una situación insostenible, algunos incluso tomando antidepresivos porque no pueden más».

Ekai estaba siendo sometido a seguimiento en la Unidad de Género de Cruces pero, a pesar de la lucha de sus padres Ana y Elaxar por conseguir un tratamiento hormonal que frenase su desarrollo, no lo habían conseguido. «El protocolo es muy estricto y está condicionado por el dictamen de médicos y psiquiatras. Normalmente, se autoriza a partir de los 16 años pero para Ekai ya llega tarde», denuncian desde la asociación, que demandan que el inicio del tránsito de estos chavales a su nueva identidad no esté condicionada por criterios médicos. Como tampoco llegó a tiempo la formación que los responsables del Gobierno vasco habían prometido dar docentes y alumnos del instituto donde estudiaba Ekai para evitar malentendidos y humillaciones. «Se comprometieron en febrero del año pasado y aún no habían hecho nada».

Tímido y retraído

Gracias a su lucha sin denuedo y a la de sus padres, Ekai había conseguido que sus compañeros y profesores le llamasen por el nombre con el que se identificaba, aunque en su DNI apareciese el que le pusieron al nacer. Precisamente, a finales de noviembre Ekai se prestó a aparecer con su padre Elaxar en un informativo de La Sexta para dar su testimonio, a raíz de que el pleno del Congreso aprobase los trámites para que los menores transexuales pusidesen cambiar su nombre y sexo en el Registro Civil sin necesidad de presentar informes médicos «Explicar a todo el mundo que eso no es así, que esos documentos están mal, te hace pasar muy malos ratos», explicaba ante las cámaras Ekai. Tampoco pudo cumplir este deseo.

De carácter tímido y retraído, Ekai veía como su cuerpo cambiaba y no pudo soportarlo más. Su familia había presentado una queja ante los responsables médicos de Osakidetza pero, según Bea Server, no sirvió para adelantar un tratamiento que quién sabe si hubiese evitado lo ya irremediable. Este sábado, la asociación Chrysallis ha convocado una concentración a las cinco de la tarde en la plaza de Ondarroa para despedir a Ekain y rendir homenaje a su lucha.

Ondarroa despide al joven Ekai en una protesta contra la transfobia

Ekai se quitó la vida a la espera de recibir un tratamiento hormonal que nunca llegó

El Ayuntamiento del municipio vizcaíno declara tres días de luto por la muerte del adolescente

Vecinos de Ondarroa (Bizkaia) han recordado a Ekai, el joven de 16 años de edad que se ha suicidado cuando se encontraba a la espera de recibir en la Unidad de Género’ del Hospital de Cruces el tratamiento hormonal que necesitaba.Ana, la madre de Ekai, le encontró muerto el pasado jueves en su habitación de la vivienda familiar. La muerte de Ekai ha impactado con dureza en Chrysallis Euskal Herria, la asociación de familias de menores transexuales, en la localidad de Ondarroa y en la sociedad vasca en general, donde algunos partidos han reclamado a Osakidetza una revisión de los protocolos que aplica a los jóvenes trans.

Beatriz Sever ‘Bea’, portavoz de la asociación, incluso ha advertido de que muchos menores transexuales de la asociación se encuentran en la “cuerda floja”.

En la movilización, desarrollada en silencio en la plaza del Ayuntamiento de Ondarroa y convocada por Chrysallis Euskal Herria, los participantes han dibujado en el suelo con velas un corazón en cuyo interior se leía Ekai. También han situado en el lugar un centro con flores junto con la pancarta ‘Ekai maite zaitugu’ (Ekai te queremos).

Con la movilización, en la que se han podido ver numerosas banderas con el arco iris, símbolo del colectivo, los convocantes han querido denunciar la situación que viven “niñas, niños y jóvenes a quienes se les está negando una y otra vez su identidad”.

Tras diez minutos de concentración, representantes de la Asociación de Familias de Menores Transexuales han leído un comunicado en el que han indicado que sienten “el corazón roto, dolor y mucha rabia”, pero anuncian que van a seguir trabajando, no desde el sentimiento de rabia y dolor, “sino desde el amor” hacia sus hijas e hijos.

Días de luto
El Ayuntamiento de Ondarroa ha declarado tres días de luto de Ekain y ha colocado a media asta, hasta el domingo, una bandera con el arco iris, símbolo de ese colectivo. También ha lamentado que en los últimos años, por su condición de transexual, el joven Ekai se viera obligado a superar numerosas trabas impuestas por distintas entidades, en una “pelea” en la que se vio involucrada toda su familia.

El Ayuntamiento ha elogiado, en este sentido, la actitud que han mantenido sus padres al haber apoyado y protegido al chico, pese a lo difícil que, en una situación como la del joven, puede resultar para algunas familias “romper las normas” sociales y ayudar a sus hijos.

El Consistorio ha reafirmado su compromiso contra la transfobia y ha anunciado que continuará trabajando para construir un pueblo donde se garanticen los derechos de todas las personas, sin ningún tipo de discriminación.

Ondarroa llora en silencio la muerte de Ekai

Los padres de Ekai, el adolescente transexual de 16 años, durante la concentración llevada a cabo en la plaza del Ayuntamiento de Ondarroa. MIGUEL TOÑAEFE

Vecinos de Ondarroa han recordado este sábado a Ekai, el joven de 16 años de edad que se encontraba a la espera de recibir en la ‘unidad de género’ del Hospital de Cruces “el tratamiento hormonal que necesitaba”, y que este pasado jueves se quitó la vida.

En la movilización, desarrollada en silencio en la plaza del Ayuntamiento de Ondarroa y convocada por la Asociación de Familias de Menores Transexuales, Chrysallis Euskal Herria, los participantes han dibujado en el suelo con velas un corazón en cuyo interior se leía Ekai. Asimismo, han situado en el lugar un centro con flores junto a una pancarta en la que se podía leer ‘Ekai maite zaitugu’ (Ekai te queremos).

Con la movilización, en la que se han podido ver numerosas banderas con el arco iris, símbolo del colectivo, los convocantes han querido denunciar la situación que viven “niñas, niños y jóvenes a quienes se les está negando una y otra vez su identidad”.

Tras diez minutos de concentración, representantes de la Asociación de Familias de Menores Transexuales han leído un comunicado en el que han indicado que sienten “el corazón roto, dolor y mucha rabia”, pero “vamos a seguir trabajando, no desde el sentimiento de rabia y dolor, vamos a trabajar desde el amor que sentimos hacia nuestros hijas e hijos”.

Asimismo, ha incidido en la necesidad de garantizar “los derechos de todas las personas, sin ningún tipo de discriminación” y ha resaltado que seguirán trabajando para que muertes como las de Ekai no se repitan.

El Ayuntamiento de Ondarroa ha declarado tres días de luto por la muerte de un adolescente transexual de 16 años, que se ha suicidado en este municipio, y ha colocado a media asta, hasta el domingo, una bandera con el arco iris, símbolo de ese colectivo. En una nota difundida del equipo de gobierno a través de su página web, el Consistorio ha trasladado su pésame y solidaridad a los allegados del menor.

De igual forma, ha lamentado que en los últimos años, por su condición de transexual, este joven se viera obligado a superar numerosas trabas impuestas por distintas entidades, en una “pelea” en la que se vio involucrada toda su familia.

El Ayuntamiento ha elogiado, en este sentido, la actitud que han mantenido sus padres al haber apoyado y protegido al chico, pese a lo difícil que, en una situación como la del joven, puede resultar para algunas familias “romper las normas” sociales y ayudar a sus hijos.

El Consistorio ha reafirmado su compromiso contra la transfobia y ha anunciado que continuará trabajando para construir un pueblo donde se garanticen los derechos de todas las personas, sin ningún tipo de discriminación.

Por último, ha hecho un llamamiento a la población a acudir a la concentración en recuerdo del joven que se celebrará esta tarde en este municipio.

La Asociación de Familias de Menores Transexuales-Chrysallis informó ayer que un adolescente transexual de 16 años en la vivienda familiar de Ondarroa (Bizkaia) y ha denunciado que “se dio por vencido ante tanta pelea y tanta traba“.

Ekai, que el próximo curso hubiera iniciado el bachillerato artístico en la localidad de Durango, estaba a la espera de un tratamiento hormonal con testosterona en el Hospital de Cruces, según ha indicado dicha asociación.

Chrysallis ha destacado que las “demoras” en los tratamientos se suman a otras dificultades que “dejan al límite” a estos jóvenes y, al final, “vence la desesperanza”.

En recuerdo de este adolescente, la asociación ha convocado una concentración mañana a las cinco de la tarde en Ondarroa.

El Ayuntamiento del municipio vizcaíno ha expresado su solidaridad a la familia y amigos de Ekai y ha invitado a la ciudadanía a “construir un municipio libre de transfobia”.

En una nota difundida a través de la página web municipal, el Consistorio se ha sumado a la concentración convocada para mañana en recuerdo de este adolescente.

La organización en defensa de los derechos de la infancia Save de children ha reclamado para estos menores “una protección especial por parte de la Administración” porque son “especialmente vulnerables”.

En un comunicado, la organización manifiesta su apoyo a la familia y remarca la “necesidad de garantizar la identidad sexual y la no discriminación” de este colectivo.

“Se debe garantizar también la igualdad de trato, la no discriminación y su bienestar mental, ya que, de lo contrario, el aislamiento, la incomprensión, el dolor que sufren pueden llevarles a decisiones tan dolorosas” como la tomada por el joven ondarrés.

Por su parte, la organización en defensa de los derechos de la infancia Save de children ha afirmado sobre el suicidio de Ekai, que estos menores “merecen una protección especial por parte de la Administración” porque son “especialmente vulnerables”.

En un comunicado, dicha organización manifiesta su apoyo a la familia y remarca la “necesidad de garantizar la identidad sexual y la no discriminación” de este colectivo.

Se debe garantizar también la igualdad de trato, la no discriminación y su bienestar mental, ya que, de lo contrario, el aislamiento, la incomprensión, el dolor que sufren pueden llevarles a decisiones tan dolorosas” como la tomada por el joven ondarrés.

Movilizaciones en Bilbo y Gasteiz en recuerdo a Ekai Lersundi

Las capitales de Bizkaia y Araba han acogido esta tarde sendas movilizaciones para recordar a Ekai Lersundi, el joven transexual que se quitó la vida en Ondarroa, y denunciar que «la transfobia mata».

Concentración celebrada este lunes en Gasteiz. (@Transbollomarik)

 

En el caso de Bilbo, la concentración en recuerdo de Ekai ha tenido lugar a las 19.00 en la plaza Arriaga. La cita de Gasteiz, convocada por la red Transbollomarika, estaba fijada para las 20.00 en la plaza de la Virgen Blanca.

Estas movilizaciones, que serán un alegato contra la transfobia, han dado continuidad a las celebradas el fin de semana en Ondarroa e Iruñea.

El caso de este joven transexual de 16 años, que fue hallado sin vida el pasado jueves, ha tenido un amplio eco también en las redes sociales y, de manera especial, ha tenido gran difusión un mensaje difundido por Elaxar Lersundi, padre de Ekai.

«Sé que tu ida no será en vano y, como tú lo decías mil y una veces, en muchas cosas, que al menos sirva para allanar el camino a los que vengan por detrás», señala Lersundi en las líneas dedicadas a su hijo.

Un transexual de 16 años, en espera de un tratamiento hormonal, se suicida: “Se dio por vencido ante tanta traba”

La Asociación de Familias de Menores Transexuales-Chrysallis denuncia que las “demoras” en los tratamientos se suman a otras dificultades que “dejan al límite” a estos jóvenes y, al final, “vence la desesperanza”.

Ekai y su padre Elaxar, en un programa de La Sexta sobre la transexualidad en noviembre pasado

La Asociación de Familias de Menores Transexuales-Chrysallis ha informado este viernes del suicidio de un adolescente transexual de 16 años en la vivienda familiar de Ondarroa (Bizkaia) y ha denunciado que “se dio por vencido ante tanta pelea y tanta traba”.

El menor, que el próximo curso hubiera iniciado el bachillerato artístico en la localidad de Durango, estaba a la espera de un tratamiento hormonal con testosterona en el Hospital de Cruces, según ha indicado dicha asociación, a la que pertenece la familia.

Chrysallis ha destacado que las “demoras” en los tratamientos se suman a otras dificultades que “dejan al límite” a estos jóvenes y, al final, “vence la desesperanza”.

En recuerdo de este adolescente, la asociación ha convocado una concentración mañana a las cinco de la tarde en Ondarroa.

El Ayuntamiento del municipio vizcaíno ha expresado su solidaridad a la familia y amigos de Ekai y ha invitado a la ciudadanía a “construir un municipio libre de transfobia”.

En una nota difundida a través de la página web municipal, el Consistorio se ha sumado a la concentración convocada para mañana en recuerdo de este adolescente.

La organización en defensa de los derechos de la infancia Save de children ha reclamado para estos menores “una protección especial por parte de la Administración” porque son “especialmente vulnerables”.

En un comunicado, la organización manifiesta su apoyo a la familia y remarca la “necesidad de garantizar la identidad sexual y la no discriminación” de este colectivo.

“Se debe garantizar también la igualdad de trato, la no discriminación y su bienestar mental, ya que, de lo contrario, el aislamiento, la incomprensión, el dolor que sufren pueden llevarles a decisiones tan dolorosas” como la tomada por el joven ondarrés.

Un transexual de 16 años en espera de tratamiento hormonal se suicida en Ondarroa

Ekai, de 16 años, ha sido hallado muerto por su madre en el domicilio familiar

Ekai y su padre Elaxar, en un programa de La Sexta sobre transexualidad en noviembre pasado

La lucha de Ekai Lersundi por lograr que se reconociese su verdadera identidad de género terminó este pasado jueves de una manera muy trágica. Ekai, un adolescente transexual de 16 años que había solicitado un tratamiento hormonalque “nunca llegó”, fue encontrado muerto en su habitación por su madre. “La peor de las noticias, pero vamos a seguir luchando por la memoria de Ekai y por esas niñas, niños y jóvenes a quienes se les está negando una y otra vez su identidad”, explica Bea Sever, portavoz de la asociación que acoge a familias de menores transexuales.

Ekai, vecino de Ondarroa (Bizkaia), ha puesto fin a la batalla que estaba librando junto a su familia por que se reconociese su verdadera identidad de género. “Explicar a todo el mundo que los datos en tus documentos [oficiales] están mal te hace pasar ratos muy malos”, afirmó en noviembre pasado en un programa de La Sexta, en el que intervino junto a su padre Elaxar, con motivo de la aprobación en el Congreso de los Diputados de los trámites para que los menores transexuales pudiesen cambiar su nombre y sexo en el Registro Civil sin necesidad de presentar informes médicos.

Chrysallys ha expresado este viernes su “inmenso dolor” por el fallecimiento de Ekai. Una muerte cargada de muchísimo simbolismo, pues estaba batallando, asegura Sever, “por lograr el cambio de nombre en el registro”. También estaba reclamando que la Unidad de Género del Hospital de Cruces le proporcionara el tratamiento hormonal que necesitaba y que “nunca llegó”. Ekai, recuerda esta asociación, también quería que los profesores y alumnos de su instituto recibiesen formación sobre la transexualidad y la identidad de género. Quería que en la escuela comprendiese su realidad y fuese respetado. “Demasiadas batallas cotidianas para un adolescente”, añade su portavoz.

“Esta batalla la hemos perdido como sociedad y a Ekai nadie puede devolverle ya la vida”, se apena Server. Una de cada 1.000 personas es transexual en España, según datos de la Asociación de Familias de Menores Transexuales. El número de suicidios entre las personas transexuales durante su adolescencia es alrededor de un 30% más alto con respecto a otros jóvenes de su edad. Estas personas, que atraviesan a esas edades un momento vital de grandes cambios físicos, emocionales y mentales, sufren además en muchas ocasiones el rechazo social por no poder expresar plenamente su identidad.

Ekai estaba viviendo esa batalla consigo mismo y su entorno, hasta que el jueves pasado dijo basta. La asociación Chrysallis advierte de que la muerte de este joven vizcaíno tiene que servir de revulsivo para ganar la batalla de los chicos y chicas que quieren cambiar su nombre, de quienes vez negada su identidad y de muchos que no consiguen recibir el tratamiento hormonal que necesitan para vivir conforme a su género.

En recuerdo de este adolescente, la asociación ha convocado una concentración mañana a las cinco de la tarde en Ondarroa. El Ayuntamiento de esta localidad ha expresado su solidaridad a la familia y amigos de Ekai, y ha invitado a la ciudadanía a “construir un municipio libre de transfobia”.

Save the Children también ha manifestado su consternación y apoyo a la familia, además de exigir la necesidad de garantizar la identidad sexual y la no discriminación de los adolescentes transexuales. La organización no gubernamental recuerda que los menores transexuales son un colectivo “especialmente vulnerable”, por lo que merecen “una protección especial por parte de las Administraciones públicas”. “Esta protección debe estar basada en la igualdad de trato y la no discriminación, su bienestar mental y el respeto de su interés superior”, ha señalado en un comunicado.