‘Chemsex’, el «preocupante fenómeno» del sexo con drogas

El primer estudio realizado en España cifra en un 37% de varones que practican estas conductas con hombres infectados por VIH

laboratorio-vih-sida

‘Chemsex’ (que viene del inglés, chemical sex, sexo químico) es el nombre bajo el que se esconde «un preocupante fenómeno»: tomar drogas para practicar sexo, una moda instalada en países como Reino Unido o Estados Unidos y que se ha popularizado en el Estado en los últimos dos años. El primer estudio que explora la magnitud de la utilización de drogas durante las relaciones sexuales en España cifra en un 37% el número de hombres que tienen sexo con hombres infectados por el VIH, una conducta de riesgo porque «el uso de alcohol y drogas durante las relaciones sexuales se asocia a un aumento de la práctica de conductas sexuales desprotegidas», han alertado los especialistas.

El informe, elaborado en 22 hospitales madrileños con la participación de 40 investigadores, ha sido presentado hoy por el expero en infecciones del Hospital Infanta Leonor, Pablo Ryan; la investigadora del Hospital La Paz, Alicia González, y el representante de la asociación Madrid Positivo, Jorge Valencia, en el marco del Congreso Nacional de GeSida que se celebra en Donostia.

Se conoce por ‘chemsex’ al uso de drogas psicoactivas durante las relaciones sexuales en hombres que tienen sexo con otros hombres, han explicado. Las sustancias relacionadas con esta práctica suelen ser estimulantes como mefadrona o metanfetamina y desinhibidoras como GHB o Ketamina. Los expertos han alertado de que estas prácticas «pueden favorecer conductas sexuales de riesgo con la posibilidad de contagio de infecciones como el VIH o la hepatitis C, así como otras infecciones de transmisión sexual». Hasta la fecha, se sabía que el fenómeno se había extendido en el país pero se desconocía su magnitud.

En este sentido, el U-sex Study realizado por Gesida es la primera aproximación a este fenómeno. Los resultados preliminares del estudio, realizado a partir de encuestas anónimas, arrojan datos relativos a una muestra de 511 pacientes con VIH que practican sexo con hombres. El perfil fue el de hombre nacido en España (74% de los casos), con una edad media de 39 años, estudios universitarios (en más del 60% de los casos), con empleo estable (más del 65%) e ingresos superiores a más de 1.000 euros (más del 70%). Dos de cada diez refirió haber tenido más de 20 relaciones con parejas distintas y el 30% haber utilizado preservativo en menos del 50% de sus encuentros sexuales. El 70% de la muestra reconoció haber consumido drogas alguna vez en la vida, y de ellos, la mitad (54%) dijo haber utilizado drogas durante las relaciones sexuales (‘chemsex’) en el último año.

«La curación del sida no llegará antes de 10 ó 20 años»

Daniel Kuritzkes, investigador de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, asegura que ve una «tenue luz» al final del túnel, pero invita a no lanzar «falsas promesas» y advierte que el camino será «largo y difícil»

kuritzkes-i-en-el-viii-congreso-nacional-gesida

Kuritzkes (i), en el VIII Congreso Nacional GeSIDA. / EFE

Pionero en la investigación sobre la erradicación del virus VIH, Daniel Kuritzkes ha participado en una de las conferencias inaugurales del congreso nacional que se celebra estos días en el Kursaal de Donostia bajo el título ‘On the road of cure’ (En el camino hacia la cura). Este profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard y director del departamento de Enfermedades Infecciosas del Brigham and Women’s Hospital de Boston asegura ver una «luz al final del túnel» en la búsqueda de la cura del sida. Hoy se celebra el día mundial de la lucha contra esta enfermedad.

¿Cuánto se ha avanzado en ese camino hacia la erradicación del sida?

Lo peor que podemos hacer es predecir cuándo llegará esa cura. Aún estamos al comienzo de un camino de investigación que será muy largo. Aunque se ve una leve luz al final de este túnel, considero que esa cura no llegará antes de un plazo entre 10 a 20 años.

¿Cuáles son los avances que se están dando en investigación?

Se está trabajando con diferentes técnicas. Estamos probando con un medicamento antiinflamatorio que se aplica para enfermedades intestinales. Se trata de un anticuerpo monoclonal y parece que puede reducir el reservorio. Esto ha abierto una nueva línea de ensayos clínicos. También estamos investigando con fármacos procedentes de la oncología, que se utilizan para tratar el cáncer de piel o el linfoma. Se ha comprobado que estos podrían debilitar el virus y estimular la respuesta inmunológica ante células infectadas. Ambas técnicas se han probado en el laboratorio o en ensayos con monos, y hemos visto cómo el virus se controla y se reduce el reservorio. Aunque todavía no se ha probado en humanos, se trata de descubrimientos muy ilusionantes.

En sus conferencias habla sobre los «siguientes pasos en la erradicación del VIH». ¿Cuáles son?

Necesitamos tres cosas. Uno, maneras más eficaces de reactivar el virus para desarrollar mejores marcadores de la persistencia viral. Dos, actuar de forma efectiva y segura para redirigir la respuesta contra las células infectadas por el virus. Y tres, necesitamos mejores test para poder medir ese virus que se esconde.

¿Cómo se consigue?

Va ser necesario abordarlo a través de combinaciones de diferentes técnicas. Porque cuando el virus es silencioso, el sistema inmunológico no puede reconocerlo y no sabe qué células tiene que atacar. Tenemos que ser capaces de reactivar el virus para que esas células sean reconocibles para el sistema, pero a su vez tenemos que estimular el sistema inmunológico.

¿Cuáles son las técnicas a combinar para obtener resultados positivos?

A día de hoy no sabemos qué combinaciones probar, cuál será la ganadora, la que obtenga éxito. Estamos buscando una variedad de diferentes posibilidades, y el reto es encontrar la respuesta más adecuada de toda esa cantidad de combinaciones posibles.

Tratamientos de efectos seguros

¿En qué medida pueden aplicarse sus investigaciones en ensayos con humanos?

Lo más difícil es que tienen que ser tratamientos de efectos seguros, así que cualquier forma de abordar la cura tiene que ser menos peligrosa que los tratamientos que tenemos hoy en día. Tenemos que garantizar la seguridad de los pacientes con los que probamos estos tratamientos, y sobre todo tenemos que ser muy cuidadosos y no lanzar falsas promesas sobre encontrar la cura.

Usted fue uno de los artífices del transplante de médula ósea de los conocidos como ‘pacientes de Boston’.

Estos pacientes padecían un linfoma y necesitaban un transplante con células madre. Durante el procedimiento se les mantuvo el tratamiento antirretroviral, pero la única forma de saber si se habían curado era eliminando ese tratamiento. En un principio pensamos que era así, ya que el virus era indetectable, pero finalmente volvió a aparecer. En uno de ellos a los tres meses y en otro a los ocho meses de dejar los anntirretrovirales.

¿Qué aprendieron de aquellos resultados?

Lo primero es que efectivamente el transplante reduce el depósito de células infectadas. Las células madre atacan y destruyen a las infectadas, y permite a los pacientes tener un período de remisión libre de tratamiento. Pero por otro, nos sirvió para darnos cuenta de que el VIH puede ser tan sigiloso que aunque sea indetectable no se elimina totalmente. Nuestros ensayos actuales no son lo suficientemente sensibles como para detectar las células raramente infectadas que persisten y pueden provocar recaídas. Y ese es el principal reto que tenemos que afrontar en este campo.

El paciente de Berlín, el único que ha conseguido erradicar la enfermedad totalmente, también lo hizo gracias a un trasplante de médula ósea.

Este paciente, Timothy Brown, recibía atención por VIH cuando le diagnosticaron leucemia, por lo que en 2007 le practicaron un trasplante de médula ósea en Alemania. A diferencia de los de Boston, su donante fue un paciente con una mutación celular muy poco común, que tan solo afecta al 1% de la población blanca, y que hace que esas células sean resistentes a la infección de VIH. En su caso dicho tratamiento resultó positivo para ambos padecimientos, ya que esas células madre del donante regeneraron su sistema sanguíneo curando el cáncer, y a su vez le protegían de contraer de nuevo el virus. Por eso se curó.

¿Cabe deducir entonces que el transplante es por ahora la única solución para encontrar una posible cura?

No, en ningún caso puede ser la alternativa para el tratamiento generalizado porque este tipo de operaciones entrañan riesgos muy elevados. Solo puede probarse en caso de pacientes que como los mencionados necesitaban el transplante para tratar una leucemia o linfoma. Sin duda, casos como el del paciente de Berlín han estimulado la investigación para encontrar esa cura.

En cuanto a los tratamientos actuales, defiende el acceso universal a la profilaxis pre-exposición.

Desde luego. Estamos solo empezando a comprender cómo desarrollar estrategias para la cura del VIH, y que el camino para la completa curación va a ser largo y difícil, por lo que es fundamental continuar los esfuerzos para asegurar el acceso universal al tratamiento retroviral y el acceso al tratamiento anterior a una exposición de riesgo de todos aquellos que realmente la necesiten.

¿Se ha avanzado también en el tipo de tratamientos?

Hace treinta años que se descubrió la primera medicación antirretroviral, y hace veinte que se aplicó la primera terapia efectiva contra el VIH. Hoy en día existen más de treinta medicamentos o combinaciones de ellos que están disponibles para el tratamiento. Muchos de ellos son una simple pastilla que los pacientes toman una vez al día con una alta efectividad y razonablemente seguras. Pero todavía hay muchos pacientes que quieren una cura, porque esa pastilla que toman cada día les recuerda que tienen el virus.

En el mundo hay 34 millones de personas que tienen el virus VIH. ¿Es posible asegurar su tratamiento de por vida?

El problema es si el sistema va a ser capaz de proporcionar medicamentos a tantos pacientes durante tanto tiempo. Además, hay que tener en cuenta los posibles efectos secundarios, ya que después de décadas es difícil saber qué tipo de enfermedades podrían emerger. Por ello, la búsqueda de una cura definitiva está totalmente justificada, tanto por la cantidad de personas que la necesitan como para eliminar el estigma que sigue existiendo hacia los pacientes con VIH.

Habla de un plazo entre diez o veinte años, pero, ¿llegaremos a ver una cura contra el sida?

Como he dicho, aunque soy optimista veo una luz muy tenue al final de un túnel muy largo. Se trata de un camino que acabamos de empezar a andar y será un proceso largo y difícil.

Daniel Zulaica : “Como el VIH ya no mata, la gente ha perdido el miedo y ha bajado la guardia”

En febrero de 1985, Zulaica atendía su primer paciente de sida. Dedicado en cuerpo y alma a luchar contra el VIH, se retira, a sabiendas de que la enfermedad está bajo control

zulaica-se-jubila-el-31-de-diciembre

Zulaica se jubila el 31 de diciembre.Foto: Jose Mari Martínez

BILBAO – Se jubila por todo lo alto, con un congreso de sida en Donostia, su ciudad, que reúne a lo más granado de la especialidad .

-Sí, estos días se reúnen más de 700 expertos de este campo y eso ya indica la relevancia. Además lo hemos podido hacer coincidir con el 1 de diciembre, el Día Mundial del Sida.

Pero la OMS acaba de decir que en la zona europea ha habido un 7% más casos de VIH. ¿Se está revertiendo la tendencia? o ¿nos las prometíamos demasiado felices?

-Los datos de la OMS hablan de todo Europa e incluyen Rusia, Ucrania… que son países con muchos consumidores de drogas, que no utilizan las medidas preventivas que se usan en Europa Occidental. Pero si consideramos nuestro entorno más cercano, la tendencia está estabilizada desde hace diez o quince años. En el conjunto del Estado hay unas 3.000 nuevas infecciones cada año y en Euskadi alrededor de 150.

Sin embargo un tercio de los vascos no sabe que son portadores del VIH.

-Bueno el porcentaje oscila dependiendo de las estadísticas. Pero lo cierto es que hay muchas personas que desconocen que son portadores. A través de ellos se puede transmitir el virus y conocer que se está infectado por el VIH permite ponerte en tratamiento cuanto antes y que tu organismo se deteriore menos.

Ahora ya casi no se habla de sida como en los 90 cuando había tantos fallecidos. Pero el VIH sigue ahí.

-Sí por eso decimos que es importante el diagnóstico precoz, que las personas que estén infectadas lo sepan. Y en Euskadi tenemos muchos medios y se han puesto muchos recursos para ello. Por ejemplo desde hace seis años están los test rápidos de las farmacias. Vas a las siete de la tarde a una farmacia y en 15 minutos ya tienes el resultado.

¿Se ha bajado la guardia con el sida y se cree que es algo del pasado?

-Yo creo que sí. Que como el VIH ya no mata, la gente le ha perdido el miedo, ha bajado la guardia y ha relajado los hábitos. Este es un daño colateral de los tratamientos porque siempre que hay terapias eficaces, se da el mismo fenómeno. Un paso adelante en los tratamientos son dos pasos atrás en la prevención. Pero como dicen los afectados, a pesar de que el VIH se haya convertido en una enfermedad crónica, es mejor no estar infectado.

¿Imaginaban la progresión de los tratamientos?

-Hace 30 años no había medicación y la media de vida de los pacientes era de 60 días desde que eran diagnosticados. El antes y el después en los tratamientos lo marca 1996.

¿Qué pasó aquel año?

-Aparecieron los nuevos antirretrovirales. Y además se descubrió que asociándolos de tres en tres -porque se iban descubriendo cada vez más familias-, se conseguía más éxito. Porque aunque el virus mute se hace resistente a uno de ellos pero a tres es muy difícil.

¿Los nuevos diagnósticos corresponden a personas jóvenes?

-No, entre los jóvenes no hay más casos. La edad media de los nuevos infectados ronda los 37 años. Mientras que hace 20 años los afectados eran las personas que consumían drogas intravenosas, ahora el colectivo de hombres que tienen sexo con hombres es el que contabiliza más del 50% de las nuevas infecciones. Por eso Osakidetza quiere incidir en este colectivo gay con la adopción de estrategias preventivas.

En los últimos tiempos, usted se ha hecho cargo también de la estrategia para la hepatitis C. Y todo con el común denominador de que los tratamientos para las dos enfermedades son caros no, carísimos.

-Pues sí, en su día, los tratamientos del VIH también eran muy caros pero progresivamente fueron apareciendo genéricos y se han abaratado. Con la hepatitis C, Osakidetza ha hecho un gran esfuerzo y se ha tratado a aquellos pacientes que lo necesitaban. La diferencia es que el tratamiento de la hepatitis cura y el del sida es de por vida.

Así es como muchos homosexuales fomentan el racismo contra negros y asiáticos

imagen-de-archivo-de-una-marcha-lgtb

Imagen de archivo de una marcha LGTB EFE

El racismo es un serio problema dentro de la comunidad LGTB y hay que abordarlo. A pesar de la determinación de muchas personas que pertenecen a minorías étnicas dentro de la comunidad LGTB por hacerlo, esto no está sucediendo. “¿Cómo puedo ser un intolerante cuando yo mismo pertenezco a una minoría oprimida?”, es una respuesta muy común entre algunas personas LGTB blancas. Pero otra razón mucho más perniciosa es que el mundo LGTB gira en torno a los hombres gays blancos y excluyen al resto. La bandera del arcoíris es más blanca de lo que parece.

“Me tratan como a un objeto sexual por el color de mi piel y nunca me tratan como a una persona”, cuenta Saif. “La comunidad está acostumbrada a aceptar a hombres gays blancos, masculinos y musculosos. El resto de nosotros no somos aceptados realmente o “no somos uno de los suyos”. No es que eche la culpa al individuo, sino a ser condicionado por una comunidad que venera la “imagen sexual del hombre gay blanco”.

Según una investigación elaborada por FS magazine, un sorprendente 80% de hombres negros, un 79% de hombres asiáticos y un 75% de hombres de sur de Asia han experimentado racismo dentro del ambiente gay.

Esto se manifiesta de muchas maneras. Algunos son rechazados por su etnia o es la misma etnia la que hace que sean tratados como objetos. En las webs de citas y en las apps, abundan perfiles que especifican “no asiáticos” o “no negros”, excluyendo como si nada a grupos étnicos enteros. Es como una versión reducida de ‘no se permiten perros, no se permiten negros, no se permiten irlandeses”, como dice Anthony Lorenzo.

“En aplicaciones como Grindr”, escribe Matthew Rodríguez, “los hombres gays blanden sus preferencias raciales para citas con la misma arrogancia y falta de complejos que los hombres heterosexuales cuando eligen a los jugadores para su equipo de béisbol ideal”.

Homi me explica que tiene origen persa y que “a veces le confunden con un griego, un italiano o un español”. Una vez, en una discoteca, otro cliente le estuvo persiguiendo implacablemente. Al final, este le preguntó de dónde era. Cuando Homi respondió que era de India, el otro hombre respondió horrorizado: “Perdona, no lo hago con indios. Los indios no son mi tipo”.

Y esto no solo sucede en Occidente. Luan, un periodista brasileño, me contó que su país tiene una “imagen de belleza eurocentrista” y que hay un “culto al hombre blanco que es absurdo, dado que más de la mitad de la población es negra o mulata”. Otros cuentan también cómo en alguna ocasión han sido rechazados a las puertas de algún local LGBT por el propio personal.

“No pareces gay, sucio paki”

Michel, un hombre procedente del sur de Asia, me contó que le echaron porque “no parecía gay” y, además, le llamaron “sucio paki” (término insultante contra las personas de origen paquistaní). Asegura también que todo se ha complicado todavía más desde  la matanza del club de Orlando porque el atacante era musulmán.

Y también está la otra parte de la ecuación: la cosificación. Para Malik, algunas de sus experiencias son muy cercanas al “fetichismo” de raza. El rechazo a las personas por su etnia ya es bastante malo, comenta, “pero todavía puede ser peor cuando alguien te reduce a tu etnia, sin permiso, cuando tienes una cita o tienes un rollo”. Su origen árabe es estereotipado por algunos aspirantes a amantes, e incluso presumen de su papel sexual.

Cuando el Royal Vauxhall Tavern –un conocido local LGTB de Londres– organizó un acto en el que un actor blanco (Charlie Hides) simulaba ser negro, Chardine Taylor-Stone inició una campaña contra el espectáculo. La campaña se llamó Stop Rainbow Racism (Paremos el racismo en la comunidad LGTB). El actor “exageraba y perpetuaba ciertos estereotipos racistas, hacía comentarios soeces”, explica. Tras iniciar una campaña de recogida de firmas para poner fin al espectáculo, recibió amenazas. “Las personas blancas LGTBIQ que verdaderamente quieren luchar contra el racismo tienen que hacerse fuertes y hacerse cargo de lo que está sucediendo en su comunidad”, escribe.

Las publicaciones LGTB también son culpables. Históricamente, han sido cosa de hombres blancos, han desatendido los asuntos raciales, y han retratado a los hombres blancos como objetos de belleza. Dean dejó de comprar revistas gays convencionales hace dos años. “Las únicas veces que escriben sobre personas negras es cuando han hecho algo homófobo. Los medios gays son completamente blancos”.

Sin embargo, según me cuenta un periodista gay negro ha habido un cambio positivo en los últimos meses. Pero este cambio se debe solo al trabajo de personas que pertenecen a una minoría étnica LGTB que “llevan por su cuenta revistas, inauguran sus propios clubes dentro del ambiente” y utilizan redes sociales, blogs, podcasts y llevan a cabo boicots para forzar el cambio.

Las apps fomentan el racismo y la baja autoestima

Mientras que la gente LGTB es mucho más propensa que la gente heterosexual a sufrir angustia psicológica, esto aumenta entre las minorías étnicas. Indudablemente, el racismo juega un papel muy importante en todo esto. Tal y como cuenta Rodríguez, ver perfiles en las apps de citas que rechazan a ciertos grupos étnicos enteros hace que “el racismo se internacionalice, que se dañe el autoestima y también que se produzca estrés psicológico”.

Muchos de los derechos y de las libertades que consiguió la comunidad LGTB llegaron de la mano de la lucha de negros y minorías étnicas. Los disturbios de Stonewall, por ejemplo, no fueron protagonizados por blancos. Lo menos que puede hacer la gente blanca LGTB es devolver este tipo de actos y enfrentarse al racismo dentro de sus propias filas. Shangela, un actor, me cuenta que el racismo dentro de la comunidad LGTB “duele más porque proviene de gente con la que comparto una alianza”.

La extrema derecha que se abre paso en Occidente está intentando, muy conscientemente, incluir las campañas proderechos LGTB en sus propias agendas. Retratan a los musulmanes como una amenaza existencial para la gente homosexual, particularmente después de lo sucedido en Orlando. Algunos solo hablan sobre los derechos LGTB si es para fustigar a los musulmanes o a los migrantes en su conjunto. Ahora algunas  webs estadounidenses seguidoras del nacionalismo blanco venden banderas del orgullo combinadas con banderas confederadas.

La semana pasada, Milo Yiannopolous –un homosexual que busca atraer la atención y que se ha convertido en un icono gay de la extrema derecha– estuvo en el centro de la polémica porque se le retiró una invitación a dar una conferencia en su antigua escuela. En Países Bajos, la derecha antiinmigrantes fue liderada por un hombre gay (Pim Fortuyn) hasta que fue asesinado. Al parecer, en Francia, hasta un tercio de las parejas homosexuales que se han casado apoyan al partido ultra Frente Nacional.

Por supuesto que la lucha contra el racismo tiene que estar dirigida por gente negra que sufre las consecuencias. Tenemos el ejemplo de Black Out UK, que lucha por ser una organización por los hombres negros homosexuales, o de Media Diversified, que lleva a cabo campañas para conseguir representación de las minorías en los medios. Pero si la gente blanca LGTB no escucha las voces de los marginados, poco cambio va a haber.

Que a ti te opriman no te legitima para oprimir a otros: nada más lejos de la realidad. La gente LGTB ha tenido que luchar contra la intolerancia y la opresión durante generaciones. Es trágico  que ellos mismos causen e ignoren la injusticia que se está produciendo en sus propias filas.

Traducido por Cristina Armunia Berges

Una plataforma ultracatólica envía a todos los centros educativos un folleto “homófobo” y “fascista”

CCOO exige a la consejera de Educación de Murcia que dicte instrucciones para “no dar publicidad a este texto que insulta y veja a toda la comunidad educativa, con especial atención al alumnado y profesorado LGTB”

la-portada-del-folleto-de-hazteoir-tiene-elementos-fascistas

La portada del folleto de HazteOír tiene elementos fascistas

La plataforma ultracatólica HazteOír está mandando masivamente a los centros educativos públicos, concertados y privados un folleto con el título ‘¿Sabes lo que quieren enseñarle a tu hijo en tu colegio?’, en el que alerta de que las leyes autonómicas que pretenden luchar contra la homofobia y defender los derechos del colectivo LGTBI son “una amenaza real” para las libertades, y anima a los padres a denunciar los libros que “premian la conversión de individuos en homosexuales”. Un texto que sindicatos como CCOO no han dudado en calificar de “homófobo” y “fascista”.

El folleto critica que las leyes aprobadas en diez comunidades autónomas “entrega” la educación de los jóvenes a colectivos de LGTBI (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales) porque “revisarán materiales, impartirán charlas y desarrollarán actividades” en colegios e institutos.

Los ultracatólicos afirman en el folleto que los preceptos recogidos en las leyes evidencian “su carácter promocional de la homosexualidad, pues mientras se facilita y premia la conversión de individuos en homosexuales, se niega y castiga la posibilidad en sentido inverso”. “¿Y en qué se basan estas leyes para decretar fin de cualquier método o terapia que pueda ayudar a las personas a abandonar la homosexualidad?”, se pregunta la plataforma en relación a la prohibición por ley de las terapias de aversión o conversión de modificar la orientación sexual o identidad de género de una persona.

En la Región de Murcia, CCOO Enseñanza denuncia la llegada por correo postal a los centros educativos (públicos, concertados y privados) de este texto (formato carta y libro), “donde se recoge toda una apología de contenidos homófobos y de odio y discriminación contra todos los trabajadores de la enseñanza y sobre todo nuestro alumnado, que tiene una condición sexual diferente a la heterosexual, llegando a afirmar barbaridades como “se instaura por decreto la normalidad de lo presumiblemente anómalo. La investigación clínica sobre cuestiones de homosexualidad y transexualidad…”

El sindicato asegura que “este texto propagado por la organización de carácter ultracatólico y de extrema derecha, como es HazterOír, utiliza el odio a la comunidad LGTBI para expresar unas ideas contrarias a los valores éticos de la Constitución Española, y descalifica las leyes que luchan contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género, como la Ley de la Región de Murcia 8/2016 (BORM del 31 de Mayo)”.

CCOO exige a la consejera de Educación que tome medidas

El sindicato exige a la consejera de Educación de Murcia, María Isabel Sánchez-Mora, que dicte instrucciones para no dar publicidad en los centros educativos a “este texto que insulta y veja a toda la comunidad educativa, con especial atención a nuestro alumnado y profesorado LGTBI, y que se pronuncie públicamente en la defensa de la Ley de Igualdad Social de lesbianas, gais, bisexuales, transexuales, transgénero e intersexual de nuestra Comunidad Autónoma”.

CCOO Enseñanza pide la aplicación precisamente de esta Ley para no amparar “resquicios de odio y prejuicio hacia las personas con una orientación no heterosexual”.

CCOO Enseñanza considera en un comunicado que “es inadmisible que se ataque de “esta manera tan burda las leyes autonómicas de defensa de la dignidad personal, y que se pueda trasmitir al alumnado que el matrimonio entre dos hombres o dos mujeres son el resultado de una ‘nueva ideología’, o que ‘se evidencia el carácter promocional de la homosexualidad, pues mientras se facilita y premia la conversión de individuos en homosexuales, se niega y castiga la posibilidad de sentido inverso’ (frase literal 5º párrafo de la página 27). Así, bajo el título ‘¿Sabes lo que quieren enseñarle a tu hijo en el colegio?’ se ven, por ejemplo, láminas en las que se explica que hay niñas con vulva y con pene, y lo mismo con los hombres”.

CCOO denuncia así mismo la utilización de una fotografía icónica del periodo dictatorial franquista en España para ilustrar “de manera tergiversada la portada de este libro de trabajo escolar, ya que el rostro del dictador fascista es sustituida por la bandera Arcoiris, símbolo universalmente aceptado de defensa de la Libertad, Igualdad y Dignidad de la población LGTBI”.

La Federación de Enseñanza de CCOO explica que está poniendo sus servicios jurídicos a estudiar este “panfleto incendiario y protofascista”, y estudiará todas las acciones jurídicas posibles, usando precisamente la Ley 8/2016 en funcionamiento “para defender a toda la comunidad educativa de un texto tan infecto e inmundo como el que ha hecho llegar la asociación ultracatólica HazteOír”.

Detenida una pareja de hombres y una madre de alquiler que les vendió a su bebé

guardia-civil-detiene-pareja-hombres-por-comprar-bebe

MADRID. La menor se encuentra bajo la tutela de la Junta de Andalucía y los arrestados han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 3 de Arcos de la Frontera (Cádiz), informa la Guardia Civil.

Se trata de la operación Princesita que se ha saldado con las detenciones de estas personas como presuntos autores de un delito contra las relaciones familiares, por alteración de la paternidad, estado o condición del menor.

La operación se inició cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de que la mujer, vecina de Villamartín (Cádiz), podría haber sido pagada como “vientre de alquiler” con 10.000 euros para ceder a su hija recién nacida a la pareja.

Los agentes se entrevistaron con los servicios sociales municipales que informaron de que en una visita reciente que habían mantenido la mujer había manifestado que su bebé había nacido muerto y que ella había donado el cuerpo a la ciencia.

La Guardia Civil solicitó los informes pertinentes al hospital donde había sido atendida la mujer, que determinaron que había ingresado para alumbrar a una niña que nació en condiciones de salud normales y que ambas fueron dadas de alta a los dos días del ingreso en buen estado.

Los investigadores comprobaron que no había sido inscrita en el Registro Civil de la localidad.

Asimismo que la pareja compradora del bebé se desplazó desde la localidad almeriense en la que residen para llevarse a la niña acordando con la madre que en unos días se verían en Almería para inscribirla en el Registro Civil y firmar un documento notarial en el que se hiciera constar que la mujer cedía al padre la tutela de la niña tras una inseminación artificial.

Agentes de la Guardia Civil se desplazaron hasta Almería para verificar mediante vigilancia que la niña se encontraba en buen estado de salud y se citaron con la madre para tomarle declaración.

De esta forma obtuvieron evidencias de que se había puesto de acuerdo con la pareja en lo que tenían que declarar, es decir, la manera en la que se conocieron, el inicio de la relación y la negación de cualquier contraprestación económica por la cesión de la niña.

Los investigadores también tomaron declaración a la pareja de Almería y detectaron contradicciones en las que incurrieron los tres implicados.

Averiguaron que la pareja almeriense habría contactado con la joven y con otras más para que a cambio de una cantidad de dinero se sometieran a un tratamiento de inseminación artificial conyugal para cederles al bebé tras el alumbramiento.

Se ha podido constar además que la joven detenida habría accedido a inseminarse para obtener el dinero prometido en dos ocasiones hasta quedar finalmente embarazada, lo que contrasta con la precariedad económica de la mujer, teniendo en cuenta el elevado coste de este tipo de tratamiento.

Las nuevas familias chocan con la burocracia

ana-zaton

Ana Zatón, coprotagonista de esta historia, posa en su domicilio de Gasteiz con su pequeño de cinco meses, cuyo reconocimiento como hijo tanto suyo como de su pareja o su inscripción en el Registro Civil han destapado muchas de las carencias del sistema. Con todo, ahora toca también disfrutar

GASTEIZ – El Estado español cuenta con una de las legislaciones más avanzadas del planeta en materia de reconocimiento de los derechos del colectivo LGTBI, pero a día de hoy son todavía numerosos los agravios comparativos con los que acostumbran a toparse sus integrantes. Un buen ejemplo lo representan las gasteiztarras Ana Zatón y su pareja Ainara, recientes madres de un niño, que durante los últimos meses han sufrido en primera persona los rigores de una burocracia aún inadaptada a las nuevas realidades sociales.

Al igual que sucede con todas las parejas de mujeres que deciden someterse a un tratamiento de reproducción asistida para tener descendencia, Ainara y Ana tuvieron que contraer matrimonio para que, una vez llegado su pequeño al mundo, pudieran inscribirlo en el Registro Civil como hijo de ambas. A partir de ese día tan especial, las dificultades para regularizar su nueva situación han sido también permanentes, al igual que las quejas presentadas por la pareja ante numerosas instituciones por el empleo de lenguaje sexista en los formularios.

La aprobación de la Ley 03/2007 para la igualdad efectiva de mujeres y hombres supuso un nuevo punto de inflexión hacia la equiparación de derechos de las parejas heterosexuales con otras como la formada por estas dos gasteiztarras, ya que recogió por fin la posibilidad de inscribir a sus descendientes como hijos de ambas en el Registro Civil, no solo de la madre gestante. Siempre, eso sí, que estuviesen casadas previamente, un derecho reconocido dos años atrás con la Ley 13/2005 de matrimonio igualitario. Antes, la madre no biológica o no gestante debía iniciar un proceso de adopción, lo cual ya suponía un claro agravio comparativo.

Sin embargo, tanto tiempo después de la aprobación de esta norma, las quejas presentadas por parejas de mujeres lesbianas o bisexuales han sido constantes a la hora de inscribir a sus hijos en los juzgados debido al desconocimiento de estas novedades por parte del funcionariado, por la constante falta de información y por la vulneración de los derechos que esto supone para las familias. Ainara y Ana, que por fin pueden disfrutar de la compañía de su hijo tras haber superado multitud de obstáculos, solo esperan ahora que las nuevas realidades sociales y la burocracia dejen de estar tan desacompasadas. “No quiero que me pidan perdón, sino que ninguna pareja que venga después tenga que pasar por lo que hemos pasado nosotras. Que todo el mundo pueda ir al Registro Civil sin preocupaciones y disfrutar del nacimiento de su hijo y después centrarse solo en su educación. Que no se nos pida ni un requisito ni un papel más que a otra pareja”, sintetiza Ana.

El primer paso obligado que ambas tuvieron que dar fue casarse en el año 2015. Básicamente, como reconoce Ainara, “para poder tener al niño”. Después del viaje de novias, ambas visitaron una clínica privada de reproducción asistida de Bilbao para informarse sobre los pasos que tenían que dar en adelante y, a partir de ahí, todo fue muy rápido. El niño nació hace ahora cinco meses, pero no pudieron inscribirlo en el flamante registro con el que cuentan los hospitales vascos. “No se nos dio ninguna explicación desde la administración del hospital, solo que ni las parejas homosexuales ni extranjeras podían registrar a sus hijos”, expone Ana.

La pareja presentó una queja y, solo dos días después, Ana acudió al Registro Civil para completar el trámite, pero tampoco fue posible. Según el juzgado, porque debían haber manifestado formalmente ante un juez con anterioridad al parto “su voluntad de reconocer su filiación respecto del hijo o hija de su cónyuge”, así como haber presentado la documentación del centro de reproducción asistida en el que constase “el consentimiento” de las dos integrantes de la pareja de iniciar dicho tratamiento. El primero de estos requisitos, por ejemplo, fue eliminado tras la aprobación de la Ley 03/2007. “Salí llorando del juzgado por la falta de reconocimiento de mis derechos y las trabas impuestas por la legislación”, asegura Ana.

Las situaciones discriminatorias se han sucedido con posterioridad, como el hecho de que Ainara, al no ser la madre gestante, tuvo que solicitar la baja y la prestación por paternidad, con p. Las quejas de la pareja ante la Seguridad Social, el Ararteko o el Defensor del Pueblo español, más allá de buenas palabras, no han dado sus frutos hasta el momento. “¿Nadie se ha quejado de esto en once años?”, se pregunta Ana. El debate llegará próximamente al Pleno de las Juntas Generales de Araba.

El polémico primo ‘drag queen’ y cabaretero del primer ministro luso

jose-castelo-branco-primo-del-primer-ministro-portugues-ex-drag-queen-y-actual-maestro-de-ceremonias-de-un-cabaret-neoyorquino

José Castelo Branco, primo del primer ministro portugués, ex drag queen y actual maestro de ceremonias de un cabaret neoyorquino. SIC

Los Reyes de España han sido, en cierta forma, víctimas colaterales de la falta de Gobierno de los últimos 10 meses. Este impasse político impidió que los soberanos pudieran salir durante ese tiempo de viaje oficial. Hasta este lunes 28. La vecina Portugal les esperaba con los brazos abiertos. Primera parada: Oporto. Y el martes por la tarde estarán en Lisboa, donde, entre otras muchas personalidades, podrán verse con el el primer ministro, Antonio Costa.

El jefe del Ejecutivo portugués es un hombre afable, simpático y socarrón que llegó al poder sin ganar las pasadas elecciones. No obstante, fue capaz de lograr una mayoría parlamentaria gracias a un pacto de izquierdas y desbancar al Gobierno de derechas de Pedro Passos Coelho y Paulo Portas. Sin embargo, Costa no es la única “estrella” de su familia. Ni tan siquiera las más brillante.

En la pasada campaña electoral, el hoy primer ministro, contó con la ayuda mediática de su primo José Castelo Branco, una de las mayores celebridades del país vecino. “Zé”, como le llaman en familia, se hizo muy famoso en Portugal a finales de los años 90, aunque su trayectoria empezó en la década anterior. De hecho, mientras su primo Antonio era una simples promesa del socialismo luso, José era la drag queen más famosa de Lisboa, gracias a su alter ego, Tatiana Romanova. Siempre extravagante, actuaba cada fin de semana en la conocida discoteca Trumps.

jose-castelo-branco-y-su-segunda-y-actual-mujer-lady-elizabeth-larner-en-madrid

José Castelo Branco y su segunda y actual mujer, Lady Elizabeth Larner, en Madrid. GTRES

Con el tiempo pareció “sentar la cabeza”. Se casó, tuvo un hijo y se divorció. En 1996 empezó la segunda parte de su vida y con ella, la leyenda. Se volvió a casar, esta vez con una aristócrata inglesa, nacida como Lady Elizabeth Larner, pero conocida en la alta sociedad neoyorquina por su boda y posterior divorcio de un acaudalado empresario judío, ligado al negocio de los diamantes. Elizabeth, Betty, mantiene a día de hoy el apellido de su anterior marido, Grafstein y cuenta ya con 87 primaveras, mientras Castelo Branco, tiene poco más de 50.

Cuando contrajeron matrimonio por lo civil en Lisboa, al tener Betty más de 60 años por aquel entonces, la ley portuguesa les obligó a casarse en régimen de separación total de bienes. Sin embargo, tal hecho no parece haber sido suficiente para que gran parte de la opinión pública siga pensando que la ex drag queen, ahora convertido en millonario y marchante de arte, se haya casado por interés económico.

En ‘reality shows’

Las habladurías han sido constantes, pero los que esperaban un cambio en la conducta del primo del primer ministro se equivocaron. Cierto es que dejó los shows de drag, pero no por ello dejó de dar la nota. Portada de revista cada semana, su vida es un auténtico vodevil. Ya sea por sus peleas con el servicio o por sus constantes retoques estéticos -que han ido cambiando su rostro hasta convertirlo en el sumo exponente de lo andrógino- Ze lleva 20 años siendo noticiaen los media portugueses. Su paso por reality shows, La Granja de los famosos o Perdidos en la tribu -donde el jefe aborigen le obligó a luchar para demostrar que era un “hombre de verdad”- le hicieron famoso en todo el país, a una escala hasta el momento nunca vista.

Su forma de hablar, snob y amanerada, creaba una dicotomía entre rechazo y simpatía, que disparaba las audiencias, siempre que aparecía en pantalla. Con su célebre grito de guerra “São todos umas bichas” -que traducido al castellano significa “sois todos unos mariquitas”– hizo las delicias de una sociedad que empezaba a abrirse y donde el colectivo gay comenzaba a tener visibilidad. Y lo increíble es que Castelo Branco no se cortaba ni un pelo y lo soltaba tanto a Paul McCartney como al presentador del telediario.

Como “gran celebrity” también tuvo sus problemas con la justicia, tras perder un juicio contra una ex empleada del hogar, al que condenaron a hacer trabajos comunitarios. Lejos de avergonzarse, dijo en una rueda de prensa que Naomi Campbell siempre fue para él un referente. Esto no le impidió prestar todo su apoyo a su familia y participar en la campaña electoral del que hoy es el primer ministro de los portugueses.

Con su primo instalado en el Palacio de São Bento, donde el próximo miércoles estarán los Reyes, José decidió que era hora de volver con su esposa a Nueva York.Portugal le empezó a parecer pequeño. En Estados Unidos las cosas le empiezan a ir bien. Actúa cada noche en el selecto club The Box, como maestro de ceremonias del cabaret y acaba de fichar para el programa Mujeres ricas de Nueva Jersey, una de las versiones americanas del mismo programa que se pudo ver con el mismo nombre, versión Miami, en la cadena española, LaSexta. El que espere que la estrella del programa sea su esposa, la multimillonaria Betty Grafstein, se equivoca. Será él quien, al menos en el programa, desempeñe ese rol.

Cadena perpetua para el británico que envenenó a cuatro hombres homosexuales

El cocinero de profesión, Stephen Port, también ha sido declarado culpable de haber drogado o violado a otros siete hombres

el-cocinero-stephen-port

El cocinero Stephen Port. @metpoliceuk

Un cocinero británico que envenenaba a sus víctimas, tras haberlas conocido en aplicaciones de contactos homosexuales, fue condenado a cadena perpetua este viernes en Londres por el asesinato, entre junio de 2014 y septiembre de 2015, de cuatro jóvenes.

Stephen Port, de 41 años, también fue declarado culpable de haber drogado o violado a otros siete hombres por el Tribunal Penal de Old Bailey. Las familias de las víctimas recibieron con aplausos el veredicto del juez, quien insistió en el hecho de que el asesino en serie pasaría sus días en prisión.

El juez subrayó que el acusado había asesinado para “satisfacer sus deseos”llevando a cabo actos “retorcidos y monstruosos”.

Cocinero de profesión, Stephen Port invitaba a sus presas, a quienes conocía principalmente a través de la aplicación Grindr, a su apartamento del este de Londres, antes de administrarles dosis mortales de GHB, conocida como “la droga del violador”.

Port abusaba de sus víctimas, todas ellas en la veintena, una vez que se quedaban inconscientes y luego se deshacía de sus cuerpos no muy lejos de su casa.

Los restos de dos de sus víctimas fueron encontrados en el verano de 2014 por la misma persona, mientras paseaba a su perro, con tres semanas de diferencia, en un cementerio situado a unos 500 metros del domicilio del asesino y otro cuerpo fue hallado cerca de un contenedor de basuras.

Para engañar a la policía, Stephen Port colocó una falsa nota de suicidio en la mano de uno de los difuntos.

“Stephen Port es un hombre pérfido, manipulador y egocéntrico que no mostró ni un ápice de arrepentimiento por sus actos”, indicó el miércoles el comandante Stuart Cundy, de la sección criminal de la policía de Londres.

Municipios franceses se niegan a difundir una campaña oficial contra el sida con parejas homosexuales

Hay manifestaciones a favor y en contra del mensaje

una-de-las-imagenes-un-flechazo-un-primer-intento-un-lio-de-una-noche

Una de las imágenes: “Un flechazo, un primer intento, un lío de una noche”

Una campaña de publicidad de prevención contra el sida lanzada por el Ministerio de Sanidad francés ha despertado la polémica por utilizar imágenes de parejas homosexuales. La ministra, Marisol Touraine, anunció este martes que llevará ante la justicia a los ayuntamientos de una quincena de ciudades por “censura”, después de que estos hayan decidido por decisión propia quitar los carteles que desde primeros de noviembre ocupan las marquesinas de los autobuses en todo el país.

Desde hace ya varios días, diversas asociaciones católicas vinculadas al colectivo Manif pour tous, opositores al matrimonio homosexual y defensores de la “familia tradicional“, exigen en los ayuntamientos de las principales ciudades del país la retirada de estos anuncios en los que aparecen diferentes parejas homosexuales, masculinas, con eslóganes como: “Con un amante, con un amigo, con un desconocido”, “Flechazo, primer intento, rollo de una noche” o “Quererse, divertirse, olvidarse”. Llamadas de atención que acompañan al mensaje de prevención de la campaña: “Las situaciones varían, los medios de protección también. Sexo entre hombres: encuentre su forma de protección en sexosafe.fr.

Asociaciones como Sens Commun (Sentido común) aseguran estar recibiendo llamadas de padres “disgustados” y denuncian que se trate de una “institución de la República la que lleve a cabo una campaña subversiva”. La representante de este colectivo en el departamento de los Pirineos-Atlánticos, sugería incluso en un periódico regional que el Ministerio tenía una voluntad de “enfrentar a los franceses” y trataba de escapar a las críticas de homofobia señalando que la campaña “caricaturiza a los homosexuales”, vinculándoles a la enfermedad y banalizando las relaciones de riesgo. Diversas manifestaciones y contramanifestaciones están teniendo lugar en el país estos días.

La campaña, en la que los hombres aparecen vestidos abrazándose o en actitud cariñosa, ha sido un trabajo en equipo entre el Ministerio y asociaciones LGTB que criticaban recientemente que este tipo de acciones no se hicieran en público. Hasta ahora, eran los bares LGTB o la prensa especializada la que divulgaba este tipo de publicidad institucional. Asociaciones como Aides, por la lucha contra el Sida, denunciaba incluso que el Gobierno no divulgara estos anuncios en espacios comunitarios por “intereses electoralistas”, por no enfadar al colectivo católico de Manif pour tous, que se declara aconfesional pero está fuertemente vinculado con medios de la extrema derecha, la derecha y la Iglesia católica.

“Si se tratara de una pareja heterosexual no habría supuesto ningún problema. Hay anuncios, para coches por ejemplo, con mensajes mucho más violentos que este”, denunciaba en Le MondeAurélien Beaucamp, presidente de Aides.

amarse-romper-olvidarse

“Amarse, romper, olvidarse”

La Manif pour Tous con François Fillon

La polémica llega además en una semana de tensión política a tan solo unos días de la segunda vuelta de las elecciones primarias en la derecha, cuyo favorito, François Fillon, que obtuvo en la primera vuelta el 44% de los votos frente al 28,6% de Alain Juppé, ha recibido el apoyo de Manif pour Tous (MPT)

El colectivo se congratulaba en su página web de la fuerte participación en esta elección en la que ha influido la gran movilización de sus simpatizantes. “Este resultado se explica notablemente por su programa [el de Fillon] sobre la familia, la filiación y la educación”, aseguran. Entre las propuestas del candidato conservador destaca la reescritura de la Ley Taubira, aprobada en mayo de 2013, que permite el matrimonio y la adopción en parejas del mismo sexo en la que Fillon quiere realizar modificaciones pero no derogarla.

Al mismo tiempo, MPT denuncia el “doble discurso” que mantiene el contrincante,Alain Juppé, que estaría teniendo igualmente contactos en privado con el colectivo, a pesar de que públicamente tacha a Fillon de “tradicionalista” y asegura estar en la misma línea que el papa Francisco.