Hazte Oír podrá circular con su nuevo lema pero es denunciada por llevar publicidad

El Gobierno esperará a la resolución judicial sobre el autobús de la plataforma para que Interior proceda a revocar o no la utilidad pública de esta asociación

 

La autocaravana que forma parte de la campaña de Hazte Oír contra la transexualidad y que ha salido este mediodía con un lema mínimamente cambiado puede seguir circulando pero la Policía Municipal de Madrid les ha denunciado por contravenir la ordenanza de publicidad.

“Nos acaba de denunciar la Policía Municipal. Nos acusan de violar la ordenanza municipal de Publicidad, que en el artículo 2 prohíbe los vehículos que lleven publicidad”, ha relatado el presidente de la plataforma, Ignacio Arsuaga, quien ha indicado que aún no les han multado. Si al final hay sanción, la recurrirán, ha avanzado.

Arsuaga ha respondido al Policía que les ha parado en la plaza de Cibeles citándole el artículo 1,3 de la misma Ordenanza que, según ha asegurado, permite que las organizaciones sin ánimo de lucro puedan “lanzar campañas de concienciación en vehículos” como es ésta.

Utilidad pública

El portavoz del Gobierno y ministro de Educación, Cultura y Deportes, Íñigo Méndez de Vigo, ha indicado que hay que esperar a la resolución judicial sobre el autobús de la plataforma HazteOir para que el Ministerio del Interior proceda a revocar o no la utilidad pública de esta asociación. “En cuanto a la cuestión de utilidad pública, es competencia del Ministerio de Interior; somos un Estado de Derecho, por tanto, si hay una resolución judicial en ese sentido, esperamos, el Ministerio del Interior procederá según sea la resolución judicial, pero hay que esperar a que exista”, ha precisado Méndez de Vigo este viernes 3 de marzo, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Así se ha pronunciado después de que el grupo parlamentario socialista anunciara este viernes que pedirá al ministro del Interior, José Ignacio Zoido, explicaciones en el Congreso sobre la declaración de utilidad pública

otorgada a la organización Hazte Oír; y después de que en Comú Podem registrara este jueves una proposición no de ley por la que insta al Gobierno a revocar “de manera inmediata” esta orden ministerial.

Además, Méndez de Vigo ha reiterado que el Gobierno está a favor del respeto a la diversidad y en contra de cualquier discriminación, en referencia al lema del autobús de HazteOir. “El Gobierno está, por convicción y porque son obligaciones internacionales -quiero recordar aquí la Carta Europea de Derechos fundamentales-, a favor del respeto a la diversidad y en contra de cualquier discriminación de género, por tanto nuestra posición es clara”, ha insistido, en línea con sus declaraciones de este jueves tras su visita a AULA y Spainskills -olimpiadas de Formación Profesional-.

 

Arcópoli denuncia una nueva agresión en Chueca

Concentración contra la homofobia en Madrid. OLMO CALVO

La asociación Arcópoli para la defensa de los derechos y libertades LGTB ha denunciado una “agresión homófoba grave”, con insultos, amenazas y golpes, perpetrada en la madrugada del 27 de febrero pasado contra una persona en el barrio madrileño de Chueca.

Según una nota de la asociación, que dice tener registrados 32 incidentes de odio solo en la Comunidad de Madrid desde el pasado 1 de enero, esta última agresión fue sufrida por un hombre gay, J.L., de 45 años, que, como consecuencia de los golpes recibidos, tiene una fractura y hematomas en la cara.

La víctima tuvo que ser atendida en un hospital e interpuso este jueves una denuncia acompañado por personal de Arcópoli.

En la fecha del suceso, el hombre salía de un local de ambiente gay en Chueca cuando un desconocido le gritó “maricón” y luego, le tiró un vaso de cristal en la cara con el que le ocasionó heridas de diversa consideración, y luego lo empujó y lo hizo caer al suelo.

Debido al empujón y a la caída, la víctima se fracturó el hueso cúbito del brazo derecho.

La Policía acudió al local de inmediato pero no consiguió identificar al agresor, que huyó de la zona, mientras que los médicos del SAMUR atendieron a la víctima y le trasladaron en ambulancia al hospital.

El coordinador de esta asociación, Yago Blando, dice en la nota que “las agresiones y los incidentes de odio al colectivo LGTB se siguen produciendo con total sensación de impunidad de los agresores, sobre todo los más jóvenes”.

“Son necesarias medidas de sensibilización para erradicar esta lacra, especialmente en el campo de los centros educativos”, dice Blando.

Hazte Oír incluye los signos de interrogación en el lema de su autocaravana para cumplir con lo dictado por el juez

El nuevo vehículo de la plataforma Hazte Oír. EL MUNDO – EUROPA PRESS (Vídeo) // JOSE S. GUTIÉRREZ (Foto)

Hazte Oír ha presentado este viernes la autocaravana con la que continuará con su campaña contra la transexualidad y que cambia el lema anterior incluyendo los signos de interrogación para cumplir con lo dictado por el juez que ha paralizado el primer autobús por poder incurrir en delito con el mensaje que portaba.

En el kilómetro 27,5 de la A-1, en un aparcamiento, se encontraba la autocaravana, también con los colores naranjas de la organización y con un nuevo lema, muy similar al anterior: ‘No permitas que manipulen a tus hijos en el colegio. Infórmate con el libro que no quieren que leas. Interrogación. ¿Los niños tienen pene?¿Las niñas tienen vulva?’.

De este modo, se elimina el ‘Que no te engañen’ que acompañaba a ‘Los niños tienen pene’ y ‘Las niñas tienen vulva’, escritas a modo de afirmación.

El presidente de la organización, Ignacio Arsuaga, va a conducir la autocaravana hasta Cibeles, y ha defendido que “en absoluto es un desafío” sino “un ejercicio ciudadano de la libertad de expresión”. Además, ha explicado que esta misma mañana han presentado un recurso de 32 páginas en el que explican por qué les parece “absolutamente ilegal” esa decisión.

“Hemos decidido salir con otro eslogan, con un signo de interrogación para poder ejercer nuestro derecho a la libertad de expresión”, ha explicado, al tiempo que ha dicho que “en absoluto” se están riendo del colectivo transexual.

Por otro lado, ha adelantado que el día 12, a mediodía, se manifestarán por la libertad de expresión, y que denunciará a la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, al socialista Pedro Sánchez, y a los dirigentes de Podemos, Pablo Echenique e Íñigo Errejón por “insultarlos” en las redes sociales.

Asimismo, ha dicho que si ahora, en el camino a Cibeles, la Policía Municipal procede a inmovilizar la caravana, se querellará contra la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena.

Hazte Oír pone en marcha una autocaravana con un nuevo lema contra “el adoctrinamiento sexual”

 

l autobús que este jueves el juzgado prohibió que circulara. EFE

A las 12.00 horas la asociación Hazte Oír pondrá en marcha un nuevo vehículo después de que un juzgado de Madrid decidiera este jueves prohibir la circulación del autobús transfobo hasta que no retire el mensaje contra la transexualidad.

Según un comunicado de la asociación ultracatólica, “será una autocaravana con un lema impactante que circulará por Madrid y alrededores y recordará de nuevo que existe un adoctrinamiento sexual obligatorio en 10 comunidades autónomas españolas”.

Hazte Oír asegura que el nuevo vehículo “convivirá con #ElBusQueNoMiente que permanece secuestrado por un auto judicial y será modificado la semana que viene para volver a recorrer las calles”.

El Juzgado de Instrucción Número 42 de Madrid acordó este jueves como medida cautelar la prohibición de circulación del autobús desplegado por Hazte Oír. En su escrito, se decreta la prohibición de circular de este autobús, al entender que su mensaje “no se limita a exponer” el ideario del colectivo, sino que se dirige a personas con una orientación sexual “distinta” para lesionar su “dignidad”.

El Ayuntamiento de Madrid ya procedió a la inmovilización del mencionado autobús que pretendía recorrer las calles de la ciudad con el mensaje “Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre,. Si eres mujer, seguirás siéndolo”.

El presidente de HazteOir.org, Ignacio Arsuaga, ha declarado que la campaña “es a favor del derecho fundamental de las familias a educar a sus hijos en libertad, de acuerdo con sus valores. Pero, debido al secuestro de autobús, se ha convertido también en una campaña por el derecho a expresar nuestras ideas en los espacios públicos”.

En su declaración ante el Juzgado, Arsuaga reconoció que su eslogan puede ser “provocador” pero rechaza que conlleve un “rechazo” a la transexualidad o a la homosexualidad. A su vez, expuso que la iniciativa es un ejercicio de la “libertad de expresión”.

La Policía denuncia ahora a la caravana de Hazte Oír, que estudia sacar más autobuses a la calle

La Policía Municipal de Madrid ha denunciado, por incumplir la ordenanza municipal de publicidad, a la autocaravana fletada por la organización Hazte Oír con los mensajes tránsfobos que hoy ha vuelto a circular por la capital tras añadir unos signos de interrogación al mensaje original.

Hazte Oír ha sacado hoy a las calles una autocaravana rotulada con los mismos mensajes que su autobús, salvo que, para sortear la prohibición del juez, le ha añadido unos interrogantes: ¿Los niños tienen pene? ¿Las niñas tienen vulva?.

Fuentes municipales han confirmado que los agentes han parado el autobús en torno a las dos de la tarde cuando circulaba en las inmediaciones de la plaza de Cibeles, donde está ubicada la sede del Ayuntamiento de Madrid.

Las mismas fuentes han explicado que la Policía ha parado el autobús, ha denunciado a los promotores y ha permitido que el vehículo siga circulando, dado que la orden judicial dictada ayer no es válida al haber cambiado el mensaje y al tratarse de otro vehículo.

La ordenanza municipal aplicada prohíbe la publicidad en cualquier tipo de vehículo o remolque en circulación o estacionado excepto la que se realice en los vehículos destinados al transporte público. La sanción administrativa deberá ser determinada por el Área de Desarrollo Urbano Sostenible y al menos será de 600 euros, aunque podría tratarse de un importe mayor.

Fuentes de Hazte Oír, sin embargo, aclaran que la misma ordenanza exime de su cumplimiento a los vehículos de colectivos sin ánimo de lucro como el suyo. “Así lo hemos reflejado cuando nos han presentado la denuncia”, señala un portavoz, que precisa que ante las peticiones y apoyos de ciudadanos que están recibiendo estudian sacar más autobuses a la calle. Asimismo, señala que el autobús inmovilizado, que sigue en el garaje de la carretera de Coslada, saldrá presumiblemente el lunes con un eslogan nuevo.

La autocaravana, que ha partido de un aparcamiento ubicado en la carretera A-1 Madrid-Burgos, ya se encuentra circulando por el centro de Madrid y, poco antes de las 14,00 horas, entraba en la madrileña Plaza de Cibeles.

El juez de Instrucción número 42 de Madrid acogió ayer la petición de la Fiscalía al prohibir circular al autobús, aunque descartó su tesis de que los eslóganes que exhibía fueran constitutivos de un delito de incitación al odio, aunque sí denigran a los menores transexuales.

Considera que los rótulos con las frases “Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo” discriminan a los que “que ejercitan su identidad sexual de forma diferente a la heterosexual, que la entidad Hazte Oír defiende como única”.

Esta mañana, Hazte Oír presentó un recurso ante la decisión judicial aclarando que no se puede inmovilizar el autobús “porque no hay afirmación alguna sobre identidades sexuales. El texto del recurso sostiene que la campaña informativa no ha reflejado en el lema del autobús ni afirmación a favor ni afirmación en contra de la identidad sexual” supuestamente menospreciada”.

En el mismo documento precisan que la discrepancia ideológica está permitida en España. “Perseguir a quien disiente de una determinada ideología, en este caso la de género, sería algo así como perseguir a la disidencia, algo que en las sociedades democráticas se supone que no se puede hacer”.

Además, el colectivo considera que no hay siquiere apariencia de delito “porque expresarse libremente no es delito”, “En los mensajes no se hace referencia a identidad sexual alguna. Por otra parte, el objeto de la campaña informativa es la concienciación sobre determinadas leyes educativas a través del regalo de un libro que, habiendo sido ha sido objeto de estudio por diversas fiscalías, no ha recibido denuncia alguna por lo que es absolutamente legal”.

Oídos sordos

Así que no queda sino navegar la contradicción, recordando que la ley es solo el último recurso

Autobús de HazteOir en el Parking de Arjona en la carretera Coslada Vicalvaro. © VÍCTOR SAÍNZ

Una sociedad que escoge la libertad como principio rector expone a sus miembros a cosas que no les gustará ver. Es inevitable, porque dicha elección implica aceptar que todo consenso es parcial y temporal. A veces, ciertas posturas llegan a poner a prueba los límites del sistema. Puede ser en Twitter, en la portada de una revista satírica, en la letra de una canción, o en un autobús que circula por nuestra ciudad.

Hay dos maneras extremas de enfrentar estas situaciones. La primera es prohibir los mensajes que ofendan a una persona, institución o grupo, al considerar que rompen las normas de libre convivencia. El problema de esta aproximación es que abre la puerta a que los ofendidos se aprovechen para eliminar aquellas ideas con las que, sencillamente, no comulgan.

Para evitarlo es posible optar por la solución opuesta, de apertura completa. Pero no resulta práctico permitir la circulación de mensajes que articulan o planean una acción directa contra la libertad. Así que la posición intermedia en la que solemos recaer los espíritus cautos es la de una limitación moderada, circunscrita a los discursos que llamen a la violencia.

Pero ni siquiera esa es zona segura, pues los incitadores del odio emplearán discursos sutiles, y tras el ataque argumentarán que se enfrentan a una caza de brujas. Funciona: en EE UU, la lucha contra lo “políticamente correcto” se ha convertido en un polo de atracción para ideas excluyentes. En Holanda, el apoyo a Wilders se incrementó después de que fuese condenado por ciertas declaraciones xenófobas.

Así que no queda sino navegar la contradicción, recordando que la ley es solo el último recurso. Antes hay otros, más efectivos. La fuerza de la evidencia combinada con un relato ideológico en positivo y atractivo funciona, por ejemplo, cuando el tema en cuestión es poco conocido para la mayoría de la población. Y sí, la transexualidad en la infancia cumple tal requisito. Hay espacio para hilvanar un debate civilizado y, al mismo tiempo, libre. Que se enriquecerá si tiramos del penúltimo recurso, que nos brinda el refranero español: a palabras necias, oídos sordos. @jorgegalindo

Pene y vulva en Beirut

A Líbano, desde donde transmitimos este cable, llega con urgencia la última polémica española. Según los datos de que disponemos, un juzgado de Madrid habría prohibido la circulación de un autobús rotulado con esta advertencia: “Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen”. Sospechamos que semejante autobús circularía por Beirut cosechando la más perfecta indiferencia, pues los árabes son desde Averroes muy aficionados a la lógica y no encontrarían en la tradicional descripción de los atributos sexuales de nuestra especie otro argumento que el de la más tediosa tautología. Sin embargo en España, donde la presencia árabe queda cada vez más lejana en el tiempo, el autobús ha levantado una polvareda considerable, a caballo entre el delito de odio y la lección de anatomía.

Partiendo del tenor literal de la publicidad busera, el escrito del juez no infiere racionalmente el público fomento de odio, discriminación, hostilidad o violencia alguna, ni en forma directa ni indirecta, pero en cambio sí aprecia menosprecio de las personas transexuales, razón que justifica sobradamente su veto. Técnicamente se trata por tanto de un autobús transfóbico, si esto no es llevar muy lejos la figura retórica de la personificación o prosopopeya.

No puede decirse que la noticia haya sido recibida en Beirut con alguna consternación, pues el grito en el cielo es oficio que aquí se reserva a los muecines. No se nos ocurriría imputar a los libaneses insensibilidad LGTB: aquí a nadie se le juzga por su aspecto, quizá porque para juzgar se necesita energía, tiempo libre o ambas cosas. Hay mujeres cubiertas de pies a cabeza por un tela negra y las hay también que visten a la última moda occidental y lanzan turbadoras miradas desde unos ojos grandes de gato invicto. Beirut es una ciudad donde el escombro se toca con el lujo, la parroquia con la mezquita, los palestinos con los israelíes, los chiítas con los maronitas y 15 años de salvaje guerra civil con la nueva fiebre del pelotazo moro, algo como un Puerto Banús con minaretes. En Beirut, ciertamente, hay que forzar la naturaleza de las cosas para llamar un poco la atención, y eso no se consigue atribuyendo pene a los niños y vulva a las niñas. Ni siquiera estoy seguro de que les impresionara mucho invertir tales atribuciones. Aquí los vecinos han pasado de matarse a tiros a agasajar turistas deseosos de comida especiada y vida nocturna. Barrios de boutiques prohibitivas colindan con esqueletos de cemento que enseñan aún en pie las cicatrices de la metralla. Hay intocables y hay nuevos ricos. Es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja que encontrar clase media en el Líbano, un país del tamaño de Asturias donde por si fuera poco se acaban de establecer millón y medio de refugiados sirios. Sospechamos que el presidente Hariri tiene en estos momentos suficientes distracciones como para ponerse a testar el grado de menosprecio transfóbico de su atribulada nación.

Una estancia en Líbano es una invitación a reflexionar sobre la desigualdad, que sí es un problema real. También a reírse de nuestra admirable España, de sus absurdos soponcios de país pijo que necesita rasgarse las vestiduras de vez en cuando porque languidece de paz y prosperidad desde hace mucho, gracias a Dios. O a Alá.

Así es Ignacio Arsuaga, el hombre detrás del autobús de HazteOir.org

Ignacio Arsuaga, presidente de HazteOir.org

Fiel a sus principios ultraconservadores, Ignacio Arsuaga Rato se ha convertido en uno de los protagonistas de la semana al recorrer algunos colegios madrileños con el controvertido autobús de la asociación HazteOir.org. Es el mismo que ha estado difundiendo el lema “Los niños tienen pene, las niñas tienen vulva. Que no te engañen”, tachado de transfóbico y, para la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, “completamente impresentable”. Una polémica más que acumula este abogado madrileño nacido en 1973, que viene lidiando su propia cruzada anti LGTBL y anti abortista amparándose en el Derecho a la Libertad de Expresión. De hecho, impulsó sendos boicots a El Corte Inglés y a la cadena de restaurantes Vips por mostrar a parejas homosexuales en sus campañas de publicidad.

Poco se sabe de Arsuaga, más que intenta promover lo que él considera como principios cristianos -incluso enfrentándose públicamente a Mariano Rajoy- y que comparte lazos sanguíneos con el recién condenado Rodrigo Rato. En realidad, no es sobrino directo, según indican algunos medios, sino sobrino tercero del ex presidente de Bankia, otrora director gerente del FMI y también ex vicepresidente del Gobierno. Por si acaso, Ignacio ya se ha intentado desvincularse de esa rama de la familia afirmando en petit comité que sólo conoce a Rodrigo Rato de una charla en el ICADE, a la que asistió cuando él era estudiante.

Tarjetas ‘black’ a un lado, el abogado, que es bisnieto de un General de Artillería de Franco, cuenta con sangre aristocrática: su abuela paterna, Mercedes Echevarría de Meer, era la baronesa de Moncley. Por otro lado, está relacionado con el apellido Arsuaga acaparó hace unos días otros titulares de tipo financiero en la prensa: Luis, hermano de Ignacio, es vicepresidente ejecutivo de Jones LangLaSalle en España, acaba de firmar un acuerdo con Cristiano Ronaldo para abrir hoteles en Ibiza.

El presidente de HazteOir.org está casado desde hace 19 años y tiene cinco niños pequeños -el último en nacer acaba de cumplir un año-, con los que suelen veranear en Conil de la Frontera (Cádiz). También suele pasar días de vacaciones en el municipio guipuzcoano de Fuenterrabía, próximo a San Sebastián, de donde es originario su padre, José Pío Arsuaga Echevarría, un antiguo trabajador del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo.

Ignacio, en una imagen reciente. EM

Preocupa a la Iglesia

Pese a sus fuertes creencias religiosas, Arsuaga ha tenido fuertes fricciones con el Foro de la Familia y con algunos miembros de la Iglesia, dentro los obispados de Getafe y Toledo. Joaquín María López de Andújar, obispo de Getafe, ya le transmitió en público sus preocupaciones sobre su vinculación con El Yunque. “Ha sido un hecho contrastado y acreditado a tenor de la prueba documental y testifical la relación entre alguno de los miembros de HazteOir.org con el Yunque”, le recriminó al abogado en una audiencia privada. Se trata de una organización secreta -o ‘lobby’ ultraconservador, según algunos expertos- que está “dividiendo a los católicos”, tal y como apunta el investigador Santiago Mata, quien también cataloga a El Yunque de “secta”.

Además de presidir HazteOir.org, asociación que disfruta de beneficios económicos y fiscales al ser considerada en 2013 por el Ministerio del Interior como una organización de “utilidad pública”, Ignacio Vicente -su nombre real- está al frente de CitizenGO, “una comunidad de ciudadanos activos que busca promover la participación de la sociedad en la política. Según su propia web, su fin es “defender y divulgar de una forma útil y efectiva la vida, la familia y la libertad a través de peticiones y acciones online”. En los registros mercantiles, Arsuaga aparece como administrador único y socio único de una agencia de publicidad llamada Grass Communications S.L., especializada en medios sociales, además de en la captación y gestión de fondos y bienes, cuyo domicilio social coincide con el de HazteOir.org.

Antes de declararle la guerra pública a “la Inquisición Gay”, Ignacio trabajó como Director de Cumplimiento Normativo en American Express y ejerció de abogado en Garrigues entre 1999 y 2002. Para ello, se licenció en Derecho en ICADE y completó su formación académica con cursos en IE Business School, de Madrid, y en Fordham University School of Law de Nueva York.

“Los niños tienen pene y las niñas vulva”. ¿Y los “Güevedoces”?

Este frío mes de febrero un autobús empezó a recorrer las calles de Madrid con el lema “Los niños tienen pene y las niñas vulva. Que no te engañen”. Un lema, y una campaña, que tiene como objetivo negar la realidad de las personas transexuales.

Mientras en el hermoso y cálido pueblo de Salinas en Republica Dominicana, Punta Salinas se conoce como “el paraíso entre dos playas”, los padres de varios niñas esperan a que estas cumplan los doce años para decidir si definitivamente tienen que vestirles con pantalones o faldas.

En Salinas cada año nacen unos noventa pseudohermafroditas, un 2% de su exigua población, la mayor concentración del mundo junto con Papua Nueva Guinea.

Para ellos son los “güevedoces”, niñas que a los doce años les crecen los testículos.

Algunas de estas personas llegan a la pubertad con penes tan pequeños que se llegan a confundir con grandes clítoris y sus testículos no se desarrollan de manera externa hasta esa edad. A los doce años los cuerpos de algunos niños, que eran considerados niñas hasta entonces, reciben un gran flujo de testoesterona y eso hace que los testículos ocultos de algunos de ellos se desplieguen y que el pene se agrande.

En Salinas cada año nacen unos noventa pseudohermafroditas, un 2% de su exigua población, la mayor concentración del mundo junto con Papua Nueva Guinea. Para ellos son los “güevedoces”, niñas que a los doce años les crecen los testículos.

Hay que esperar a la edad de doce años para conocer el sexo definitivo de esas personas. La definición de género que normalmente se produce en el vientre materno en estos jóvenes se retrasa hasta la adolescencia. Una mutación genética, carencia de la enzima “5 alfa reductasa”, hace que sus cuerpos tengan un desarrollo sexual más tardío. Y no pasa nada.

Teresa, madre de varios hijos pesudohermafroditas, cuenta con toda naturalidad que a aquellos bebes que al nacer no tenían la vulva muy definida les observaban durante varios meses y luego decidían si les ponían pantalones o faldas. Y no pasa nada.

¿Por qué a algunos les cuesta tanto aceptar la diversidad y la diferencia?

El “güevedoce” más anciano de Las Salinas, Francio Castillo responde a sus setenta años a los periodistas: “Nunca me cuestioné nada. Son cosas de Dios”. No parece que sean cosas del mismo Dios de aquellos que deciden ignorar a los que son diferentes. Si el Dios de los siniestros tipos del frío autobús de Madrid fuera el mismo Dios que el de los tranquilos habitantes de Las Salinas muchos de sus vecinos lo hubieran pasado muy mal. No como Francio que se casó y adoptó a los hijos de su mujer, aunque no pudo procrear. Y no pasó nada.

Si el Dios del frío autobús se hubiera dado una vuelta por Salinas varios de sus habitantes habrían sido vilipendiados, marginados, perseguidos incluso hasta hacerlos desaparecer, como intentaron hacer los nazis con quienes se alejan del ideal de pureza racial que ellos decían representar.

Los científicos explican el mantenimiento de esa mutación genética al aislamiento de la zona y a los enlaces endogámicos, pero se les olvida resaltar lo más importante: la tolerancia mostrada durante cientos de años por esas sosegadas gentes de Salinas con quienes no eran iguales a la mayoría.

En otros sitios tan civilizados como nuestro país tal vez algunos energúmenos les hubieran quemado en la hoguera hace varios siglos, como a criaturas del diablo, simplemente para demostrar que no existían porque no les caben en sus simples y esquemáticas mentes.

‘Valores en Baleares’ pide que el autobús de Hazte Oír visite Palma

Un juzgado prohíbe de forma cautelar la circulación del autobús transfobo de Hazte Oír

‘Valores en Baleares’ ha pedido este jueves que el autobús de Hazte Oír, que ha calificado como “el bus de la libertad”, visite Palma.

Así lo ha expresado el presidente de ‘Valores en Baleares’, Juan José Tenorio, en un comunicado en el que asegura que “la libertad en España se encuentra amenazada bajo el pretexto de perseguir la discriminación por razón de orientación sexual, o de combatir la LGTBIfobia”.

Para Tenorio, las Comunidades Autónomas están aprobando “leyes de adoctrinamiento sexual” que “lejos de promover la igualdad y no discriminación, tratan de imponer una ideología implacable” y atentan “contra la libertad de padres, educadores, periodistas y profesionales de la sanidad”.

Un juzgado prohíbe la circulación del bus

El Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid ha acordado este jueves como medida cautelar la prohibición de circulación del autobús desplegado por Hazte Oír hasta que no retire el mensaje contra la transexualidad, al entender que su mensaje es un menosprecio al colectivo y constitutiva de delito según lo dispuesto en el Código Penal.

Así lo indica el juzgado en un oficio fechado ayer, al que ha tenido acceso Europa Press, tras recibir el escrito de la Fiscalía Provincial de Madrid que solicitaba precisamente esta medida cautelar. Contra la resolución cabe interponer recurso de reforma.