El acoso escolar: un obstáculo más para los menores transexuales

Un 90% de estos menores se sienten discriminados, un 40% ha pensado en el suicidio y un 20% lo ha intentado, según datos del Colectivo LGTB

Todavía hay institutos en los que adolescentes gritan “¡Viva Franco!”. Todavía hay jóvenes que creen que “la transexualidad es una enfermedad que se cura”.

Estas opiniones no desentonaban en los años en los que Mané Fernández Noriega empezó a luchar por los derechos LGTB. Ahora, es el portavoz de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales y hace talleres sobre transexualidad en institutos. La intolerancia sigue ahí y Fernández Noriega lamenta que la política no ayude a erradicarla: “No podemos tener comunidades donde las personas transexuales tengan reconocidos algunos derechos y comunidades autónomas donde las personas transexuales no tengan reconocido ningún derecho. Todas las personas transexuales en España tenemos que tener los mismos derechos“.

Una sociedad que no se preocupa por los derechos de los transexuales es cómplice de la transfobia. Así lo cree Eugeni Rodriguez, Presidente del Observatorio contra la Homofobia de Cataluña: “Esa insuficiencia hace que se banalice la transfobia. Existe esa España de pandereta donde en todos los colegios hay un ‘mariquita’ o un transexual del cual nos reimos y no pasa nada”.

Los datos del Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid le dan la razón: un 90% de estos menores se sienten discriminados. Un 40% ha pensado en el suicidio y un 20% lo ha intentado. Otros ni siquiera piden ayuda. Ese porcentaje es el que preocupa a Isidro García, trabajador social y sexólogo de la Fundación Daniela: “Solamente un 17% de los chavales que sufren acoso escolar se lo cuenta a a un adulto. Ahí está el problema. Es complicado identificar el problema e intervenir“. La Fundación Daniela trabaja con más de 150 familias y más de 70 jóvenes. Son afortunados porque tienen apoyo familiar y profesional para conseguir que se reconozca su identidad sexual. Pero eso no quita que los adolescentes trans vivan con preocupación el acoso en las aulas. Allí se suspende en tolerancia.

Fallece a los 83 años Robert Spitzer, el psiquiatra que sacó la homosexualidad del listado de trastornos mentales

Robert Spitzer

Hasta el año 1973 la homosexualidad fue considerada una “perturbación sociopática de la personalidad”. Pero un psiquiatra, empeñado en clasificar empíricamente las enfermedades mentales, la sacó de la lista. El doctor Robert Spitzer, el hombre que trabajó para que la homosexualidad no fuera diagnosticada como una enfermedad mental, falleció este pasado viernes, 25 de diciembre, a los 83 años de edad. Fue su propia esposa y compañera de trabajo, la profesora emérita de la Universidad de Columbia, Janet Williams, quien comunicó que el psiquiatra murió debido a problemas cardiacos. Spitzer estaba involucrado en múltiples ediciones del Manual de Diagnóstico y Estadísticas de los Trastornos Mentales, o DSM según sus siglas en inglés; el libro que enumera y recoge los principales trastornos.

En 1973, después de reunirse con activistas gays, el doctor Spitzer expuso a sus colegas la necesidad de sacar la homosexualidad del listado de la DSM. Entre las razones que argumentó, el psicólogo explicó que “el deseo por alguien del mismo sexo no puede ser una enfermedad mental si las personas LGBTI no tienen problemas por aceptar su propia sexualidad y se sienten cómodos al igual que los heterosexuales”. Así, Spitzre planteaba la necesidad de asumir públicamente que la homosexualidad es buena para la salud.

En lugar de apelar a la autoridad de Freud (padre del psicoanálisis), el doctor Spitzer, en una entrevista que le hicieron en la revista New Yorker en 2005 planteaba las siguientes incógnitas sobre si la homosexualidad era un trastorno psicológico: “¿Existen estudios?, ¿qué pruebas hay de que lo sean?”.

Un trastorno médico debe estar asociado a angustia subjetiva, sufrimiento o discapacidad de la función social. ¿Realmente la homosexualidad es genética?”, explicó Spitzer al Washington Post.

En 2001, publicó un estudio de apoyo a las “terapias reparativas”, una teoría que defendía que la sexualidad se podía cambiar. Pero en 2012, se disculpó por este trabajo en un artículo que se publicó en el New York Times. “Al leer estos comentarios (sobre el estudio) yo sabía que esto era un problema, un gran problema, y no podía responder. ¿Sabe de alguien que haya cambiado realmente de orientación sexual?”, se planteaba el psiquiatra. Spitzer aseguró que esa investigación era lo único que lamentaba de su carrera.

El doctor Allen Frances, profesor emérito de psiquiatría en la Universidad de Duke y editor de una edición posterior del DSM, dijo al New York Times ‘”Spitzer fue de lejos el psiquiatra más influyente de su tiempo. Sus miles de pacientes avalan su trabajo y, a excepción de una crisis de credibilidad, elevó sus estándares científicos y los rescató de la arbitrariedad y de las opiniones sin fundamento”. “El hecho de que hoy se permita el matrimonio gay se lo debemos en parte a Bob Spitzer”, asegura el psicoanalista Jack Drescher.

Antes del DSM, un diagnóstico variaba de un especialista a otro. La redacción de un manual basado en información empírica como el que desarrolló Spitzer es “el mayor hito de la profesión”, le dijo Janet Williams, su mujer y colega a la agencia de noticias AP.

Dolorosa despedida a Alan, joven transexual que se suicidó por el acoso escolar

Pot Informativos Telecinco

Se llamaba Alan y hoy su familia se despide él. Tenía 17 años y hacía un mes desde que había conseguido que su DNI reconociera su identidad masculina; una identidad que sus compañeros de clase al parecer no aceptaban. El acoso escolar que sufría le había sumido en una depresión que no ha conseguido superar. “No pudo con la presión de la sociedad y nos ha dejado para siempre”, manifestó su madre en un comunicado. El joven estaba ingresado en el Hospital Clínico pero le habían dado el alta hospitalaria para que pasara las fiestas en familia. Una familia que siempre le ha apoyado. Ellos pensaban que iba a estar mejor con el DNI, pero muchas cosas seguían sin solución y el acoso continuó, algo que motivó que Alan terminara suicidándose. Esta tarde se han convocado concentraciones en toda España en su recuerdo.

Concentración en la Plaza Mayor de Burgos por el trágico suicidio de Alan

alan-burgos
Alan ha sido acosado durante mucho tiempo en el Instituto por sus compañeros de centro por su transexualidad, llegando al ingreso en el hospital por depresión.
El bulling le ha perseguido continuamente a pesar de cambiar de Instituto a la salida del hospital.
Había estrenado recientemente su DNI, con su cambio de nombre autorizado por un juez pese a que la legislación solo considera el cambio de nombre en el DNI a mayores de edad, y eran las primeras Navidades que vivía de acuerdo a su identidad.
Pero la presión y el miedo, la persecución continuada en el ámbito escolar por su condición sexual han podido con Alan, y esta noche se ha suicidado.
Para Eduardo Nabal, del colectivo LGTBI de Burgos, el trasfondo del trágico suicidio de Alan en Barcelona es una sociedad binaria y heterosexista que recorre el mundo y que cuesta romper, tras casos como este está la crueldad del bullyng estudiantil y la indiferencia de los mayores de colegios e institutos que mientras ensayan otros sermones se olvidan de la educación en la diversidad y de la diversidad en la educación, echando para atrás las iniciativas renovadores bajo presupuestos reaccionarios que refuerzan el acoso, o al menos lo dejan en un vacío, un entorno hostil e indiferente.

​Ese vacío irremplazable que ha dejado el joven Alan. No son suicidios, o no solo suicidios. Pueden evitarse.

El Observatorio contra la Homofobia pide respuestas ante el suicidio del joven transexual Alan

Los asistentes a la concentración han formado el nombre de Alan con camisetas y velas

Los asistentes a la concentración han formado el nombre de Alan con camisetas y velas JOSÉ LUQUE

El Observatorio contra la Homofobia ha pedido al Síndic de Greuges (el Defensor del Pueblo catalán) que investigue las circunstancias en que se produjo el suicidio del joven transexual Alan, el día de Navidad. El portavoz de este observatorio, Eugeni Rodríguez, lo ha dicho al final del acto de recuerdo a Alan, que tenía 17 años, y de solidaridad con los suyos que se ha celebrado esta tarde de domingo, en la plaza de Sant Jaume, en Barcelona, al tiempo que en otros puntos del Estado convocado por colectivos LGTBI. Rodríguez ha reclamado responsabilidades políticas: “Tenemos que pedir explicaciones a la Generalitat y a los departamentos correspondientes para que digan qué han hecho en este caso y depurar las responsabilidades que correspondan”.

Rodríguez reconoce que la legislación catalana en materia LGTBI es avanzada pero lamenta que no se aplica adecuadamente: “Hay que tratar la transfobia como lo que es: una lacra que se debe erradicar. Hemos pedido una reunión extraordinaria del Consejo Nacional LGTBI para que la Generalitat nos diga qué piensa hacer, qué hizo en este caso y si se podría haber evitado la muerte de Alan”.

Los padres de Alan no han asistido a la concentración que ha sido convocada por la asociación Chrysallis, que reúne una quincena de familias catalanas con menores transexuales y unos 150 padres y madres en todo el Estado, y colectivos LGTBI. Natalia Aventín, la presidenta de la asociación a nivel estatal ha pedido, en su nombre, “una protección mayor a toda la diversidad, especialmente a los menores. Es necesario que haya más formación en los centros educativos y sanitarios y una legislación que los proteja y se aplique. Hacer leyes que no se desarrollan no sirve de nada”.

En el Manifiesto que se ha leído al final de la concentración se ha recordado que esta era la primera Navidad que Alan vivía de acuerdo con su identidad y con un DNI recién estrenado con su nuevo nombre: “Trágicamente ha sido la última. Sufrió mucha transfobia en el ámbito escolar y a lo largo de su vida. Lo que ha pasado no ha sido responsabilidad de una sola persona sino que cada día, durante años, alguien se encargó de que supiera que su diversidad no era aceptada. No ha sido un suicidio, sino un asesinato social”.

La muerte de Alan se ha producido después de que la dirección del instituto donde estudiaba pospusiera hasta pasadas las vacaciones la reunión en la que se debía tratar el acoso que sufría.

Lucas Platero, sociólogo especialista en cuestiones de género y autor del libroTrans*exualidades explicaba, en una entrevista en El Diari de l’Educació que no basta con saber que la transexualidad existe: “Hay que dar un paso más allá, hay que denunciar la transfobia y la discriminación que todavía existen. Debemos facilitar que las personas adquieran más habilidades para entender y convivir con las personas trans* de una manera respetuosa, enfrentándose a sus ideas erróneas y a los mitos existentes”.

Petición al Síndic para que investigue el acoso que empujó a Alan al suicidio

SOCIEDAD ALAN TRANSEXUAL QUE SE HA SUICIDADO CAPTURAS DE LA WEB DE CHRYSALLIS ASOCIACION DE FAMILIAS DE MENORES TRANSEXUALES

Alan, el menor que se quitó la vida, con su madre.

No solo hay lamentos y condenas por el caso de Alan, también hay preguntas y sospechas. Por eso el Observatori contra l’Homòfobia ha enviado una carta al Síndic de Greuges, Rafael Ribó, en la que le solicita que abra una investigación “para conocer qué medidas y acciones activó la Generalitat ante el acoso que sufría Alan y si los mecanismos indicados en la ley 11/2014 estaban implementados en los colegios en los que estudió el menor”. “Nos tienen que decir cómo ha podido pasar esto”, clamaba este domingoEugeni Rodríguez, el presidente del observatorio.

Rodríguez fue rotundo al criticar la aplicación de la ley 11/2014, laley antihomofobia que el Parlament aprobó hace 14 meses y que en su opinión no se está desarrollando con la premura y los recursos necesarios, de forma especial en el aspecto sancionador: “La Generalitat no ha establecido ninguna, ha derivado denuncias”. Dice Rodríguez que han hecho llegar ocho denuncias y 37 acciones que consideran punibles y lamenta que por ahora no se cuenta con un ejemplo de castigo: “Insultar continúa saliendo gratis”. En su opinión, es imprescindible que en los colegios se explique que eso no se puede hacer, que se den charlas, que se creen protocolos.

PUBLICIDAD

Hoy en día la forma en que un menor transexual pueda encontrarse cómodo en un centro educativo depende en una medida considerable de la sensibilidad que demuestre el colegio. Hay centros que no presentan ninguna traba al cambio de nombre del escolar, aunque el que este quiera utilizar no sea el mismo que figura en el DNI. Pero también hay otros que obligan a emplear el nombre anterior o que dan las notas en blanco.

LEY ESTATAL

La presidenta de Chrysallis, Natalía Aventín, solicitó en la concentración de este domingo que haya más legislación como la catalana en toda España, pero subrayó la necesidad de que estas normas no se queden en papel mojado. Una ley aprobada que no cuente con presupuesto y aplicación no sirve, argumentó. Rodríguez subrayó que la ley catalana prevé actuaciones al respecto de la protección del colectivo LGTBI en la escuela que deberían servir de gran ayuda a los menores transexuales.

Está fijado en el artículo 12, que aborda el aspecto educativo. En sus apartados se determina que hay que combatir las discriminaciones por razón de género, que hay que tener en cuenta la diversidad en los textos educativos, que el respeto a la diversidad se tenga en cuenta en todos los ambientes escolares, que se promuevan planes de convivencia con un énfasis especial en el acoso que puedan recibir personas que integran el colectivo LGTBI.

El punto 6 de ese artículo 12 versa sobre la violencia: “Se tiene que velar por la concienciación y la prevención de la violencia por razón de orientación sexual, identidad de género o expresión de género y ofrecer mecanismos a los centros para que detecten situaciones de discriminación o exclusión de cualquier persona por estas razones”. Rodríguez está convencido de que no se está cumpliendo con ese objetivo e insiste en reclamar explicaciones a la Administración.

También el Front per l’Alliberament Gai de Catalunya colgó un comunicado dedicado a Alan: “El odio de esta sociedad a la diferencia lo ha hecho imposible. Este odio, que como una oscuridad cubre el sistema educativo, incapaz de parar el ‘bullying’, ha conseeguido apagar tu luz”. “Ganaremos la vida por ti”, concluye el texto de la entidad.

Se suicida un transexual menor de 17 años por acoso escolar

Fue uno de los primeros en Cataluña a los que, a principios de mes, un juez autorizó a cambiar su nombre en el DNI

La asociación Chrysallis, que agrupa a familias de menores transexuales, ha anunciado este viernes a través de su página web del suicidio de Alan, un menor de 17 años. Esta asociación atribuye el suceso a «la presión e incomprensión en el ámbito escolar».

El menor fue uno de los primeros en Cataluña a los que, a principios de mes,un juez autorizó a cambiar su nombre en el DNI y en los documentos oficiales, después de un proceso en el que contó con el apoyo de su familia.

Según informa esta asociación en el comunicado, ha sido la madre del menor quien ha informado del suceso a la asociación. «Siento en el alma tener que dar esta terrible y triste noticia. Nuestro hijo Alan se quitó ayer su corta vida de 17 años. No pudo con la presión de la sociedad y nos ha dejado para siempre. Muchas gracias por todo vuestro apoyo recibido».

Por su parte, y ante el suicidio del menor, la asociación Chrysallis culpa a las administraciones de lo ocurrido y ha escrito en su página web que «no hay palabras para acompañar este dolor ni para expresar la indignación, frustración y vergüenza ante unas administraciones que nunca llegan a tiempo, que van siempre por detrás de las necesidades de la infancia y adolescencia transexual».

El comunicado de esta asociación que agrupa a familias de menores transexuales concluye indicando que «desde Chrysallis seguiremos luchando para que la sociedad respete a nuestras hijas e hijos, pero a Alan ya no le servirá».

Alan, uno de los primeros transexuales en lograr cambio de DNI, se suicida por acoso

La asociación Chrysallis, que agrupa a familias de menores transexuales, ha anunciado en su página web el suicidio de un menor de 17 años, Alan, debido a “la presión e incomprensión en el ámbito escolar”.

Ha sido la madre de Alan la que ha informado del suceso a la asociación en un breve comunicado:

“Siento en el alma tener que dar esta terrible y triste noticia. Nuestro hijo Alan se quitó ayer su corta vida de 17 años. No pudo con la presión de la sociedad y nos ha dejado para siempre. Muchas gracias por todo vuestro apoyo recibido”.

Este menor fue uno de los primeros en Cataluña a los que, a principios de mes, un juez autorizó a cambiar su nombre en el DNI y en los documentos oficiales, tras un proceso en el que contó con el apoyo de su familia.

La asociación ha indicado que “no hay palabras para acompañar este dolor ni para expresar la indignación, frustración y vergüenza ante unas administraciones que nunca llegan a tiempo, que van siempre por detrás de las necesidades de la infancia y adolescencia transexual”.

“Desde Chrysallis seguiremos luchando para que la sociedad respete a nuestras hijas e hijos, pero a Alan ya no le servirá”, concluye la asociación de familias de menores transexuales.

Las de Javier Maroto y Alejandro Amenábar, las bodas gays de 2015

RESUMEN DEL AÑO – Una boda multicolor

boda maroto

Javier Maroto y su marido, José Manuel Rodríguez, el día de su boda. GTRES

ace poco más de una década, ni Javier Maroto ni Alejandro Amenábar imaginaban que algún día serían dos hombres casados (con otro hombre). No es que no tuvieran novio o no les hiciera ilusión… sino que en España la ley no contemplaba esa posibilidad. De hecho, el Partido Popular, con Rajoy como líder de la oposición, llegó a presentar un recurso de inconstitucionalidad y, sin embargo, hagamos un flashback hasta septiembre de este año.

El lugar, el restaurante El Caserón, de Vitoria.Los invitados, el propio Rajoy y la plana mayor de su partido: Soraya Sáenz de Santamaría, Dolores de Cospedal, Javier Arenas, Alfonso Alonso, Pablo Casado… todos sonrientes y endomingados. El motivo, la boda de su compañero de partido Javier Maroto, ex alcalde de Vitoria, con otro hombre, José Manuel Rodríguez, su novio desde hace años, con el que había celebrado su despedida de soltero en Bali.

Desde la boda de Ana Aznar en El Escorial, el PP no se había visto en otra igual. Tocaba dar imagen de apertura y, aunque el ex alcalde de Vitoria se resistiese en principio, su enlace acabó siendo una muestra de los nuevos aires. Libres de cámaras, los políticos disfrutaron balando (y mucho) en una fiesta donde las mesas habían sido bautizadas con nombres de cantantes de Eurovisión. Antes, Maroto y Josema se habían casado en la intimidad de la casa consistorial de Vitoria, con la madre de Maroto y su amigo Iñaki Oyarzabal como testigos. El éxito amoroso es el refugio de Maroto tras la pérdida de escaños el 20D que le ha dejado fuera del Congreso.

boda amenabar

Alejandro Amenábar y David, firmando los papeles que les convirtieron en maridos. G¡EM

En la intimidad también quisieron mantener su boda Alejandro Aménabar y su novio David. No hubo más fotos que las que algún amigo colgó en Instagram, pero la finca La Reserva, ubicada en Villanueva de la Cañada, acogió una de sus grandes tardes con el enlace del director de Mar adentro el pasado julio. Los novios entraron al ritmo de la banda sonora de Ricas y famosas y a David, apenas pudo acabar el discurso que había preparado por las lágrimas.

Pese a no estar preparado, también Amenábar dio un pequeño speech ante unos invitados entre los que se encontraban famosos como el actor Eduardo Noriega, Alaska, Mario Vaquerizo y toda la troupe de su reality, a los que el director les prohobió grabar. El recuerdo de ese día de cine se quedó para los invitados. Igual que la primera boda gay del PP se quedó para la historia.

Charlie Sheen: alcohol, drogas, sexo y sida

RESUMEN DEL AÑO – El terremoto de Hollywood

Charlie Sheen, cerveza en mano, en una imagen de archivo

Charlie Sheen, cerveza en mano, en una imagen de archivo. CORDON

Ha sido, probablemente, el terremoto del año en el showbiz. Y es que el (último) escándalo protagonizado por Charlie Sheen (50) tiene todos los ingredientes necesarios para convertirse no sólo en portada de medios de todo el mundo (como de hecho fue), sino también en una biografía best seller o una película “basada en hechos reales”. El pasado 17 de noviembre, el actor acudía al programa Today de la cadena NBC para contar que tiene el virus del sida y que, pista sobre su estilo de vida, no sabe cómo lo ha contraído.

No fueron los únicos titulares que el polémico protagonista de Dos hombres y medio concedió en este programa de máxima audiencia: Sheen lleva cuatro años, desde que le fue diagnosticada la enfermedad, siendo extorsionado por personas de su entorno que él creía de confianza. Ha sufrido, asegura, tal nivel de coacción, que ha tenido que vender dos de sus tres mansiones de Beverly Hills para hacer frente a los chantajes.

Desde luego entre esas personas cercanas a Sheen no debían encontrarse la mayoría de sus amantes (exceptuando a sus dos ex mujeres, Denise Richards y Brooke Mueller) pues no habían pasado 24 horas de la dura revelación cuandomuchas de ellas comenzaron a aparecer en programas de radio, televisión y redes sociales para criticar al actor asegurando que no habían sido informadas de la situación antes de mantener relaciones sexuales con él. En teoría, todas tendrían que estar tranquilas en cuanto a su salud pues, según declaró Sheen, sólo había mantenido relaciones sexuales sin protección con dos mujeres y con el absoluto conocimiento de ellas (otro titular). Éstas tampoco tardaron en hablar, claro.

El virus del sida es la gota (envenenada) de la vida llena de excesos de Charlie Sheen que le han llevado a perder el trabajo, a varias clínicas de desintoxicación y, ahora, al VIH. Y aún así, el vaso no ha rebosado. El hijo del también actor Martin Sheen (que se recupera estos días de un cuádruple bypass) no ha dejado sus noches de juerga y alcohol en las que ha llegado a gastar 100.000 dólares en prostitutas (casi 1,5 millones en un año) y 20.000 en cocaína. En algo tenía que ocupar el tiempo de los dos años que asegura haber estado encerrado en su casa tras recibir el horrible diagnóstico. En eso y en visionar una y otra vez sus viejas películas acompañado, eso sí, por actores y actrices porno con los que compartir, además de su tiempo, la droga y alguna que otra orgía.