¿Cuándo veremos un protagonista gay en un juego de gran presupuesto?

POR CARLOS CARABAÑA

Carlos Carabaña es periodista. Puedes seguirle en @ccarabanya

Lucien Soulban es un guionista de videojuegos fuera del armario. Hace un par de años, en una entrevista en el blog de Ubisoft, se preguntaba: «¿Cuándo vamos a ver un protagonista gay en un juego de gran presupuesto?». Quitando Ellie, la chica de The last of us, no parece que vaya a pasar pronto. El motivo, para Soulban, estaba claro: el posible impacto en las ventas. Aunque hay bastante gente dentro la industria que es abiertamente homosexual, cuando se repasa la lista de los personajes LGTBQ en los videojuegos, este colectivo no ha tenido mucha suerte en su representación.

Dejando de lado honrosas excepciones, los primeros tiempos fueron los más oscuros. Cuando llegó a EEUU el videojuego Final Fight, la filial estadounidense de Capcom decidió convertir a dos enemigas, Poison y Roxy, en transexuales. Les parecía mal ejercer la violencia contra las mujeres.

Según el manual del juego Super Mario 2, Birdo, un dinosaurio rosa con lacito, es un travesti que «prefiere ser llamado Birdetta». Otras veces, los personajes LGTBQ son los villanos. En Resident Evil: Code Veronica, el antagonista Alfred Ashford se traviste como su hermana Alexia, y en Final Fantasy IX, Kuja, el villano principal, es amanerado, de postura y vestido femenino.

Sin embargo, desde la década del 2000, poco a poco se fueron introduciendo personajes más complejos y menos estereotipados. El primer juego de Knights of the Old Republic permitía al protagonista tener un romance con una jedi gay llamada Juhani. Esta, además, tiene el honor de ser la primera lesbiana del universoStar Wars.

En sagas como Mass Effect o Dragon Age, ambas de Bioware, el jugador puede mantener relaciones homosexuales con sus compañeros de equipo. Gay Tony, un criminal del oscuro mundo de Gran Thef Auto, se presenta como un personaje realista. Sin ser un ejemplo a seguir como modelo de vida, sí lo es como caracterización. Un goteo en forma de secundarios y opciones, pero casi ningún papel protagónico.

Es en los videojuegos indies, realizados por estudios pequeños con menos presupuesto pero mayor libertad creativa, donde se pueden encontrar protagonistas abiertamente gays. Y Longstory es uno de los últimos en sumarse a la lista. Este juego podría ser definido como un simulador de instituto con un misterio a resolver.

El jugador, que puede escoger ser chico o chica, vuelve a EEUU después de un año en Francia. Al abrir su nueva taquilla, se encuentra con un extraño mensaje del anterior dueño. Al ser un simulador social, hay que sobrevivir en un centro lleno de adolescentes mientras se trata de solventar el enigma. Por el camino, podrán establecer relaciones amorosas con cinco secundarios: dos chicas, dos chicos y un transgénero.

«Escogimos hacer que Longstory fuera un juego ‘LGTBQ friendly’ porque creemos que es importante crear una plataforma donde los individuos de esta comunidad pueden ser ellos mismos y sentirse representados», explica por correo electrónico Madison Downey, la coordinadora de mercadotecnia de la desarrolladora. «Muchos de nuestros guionistas, especialmente los que son LGTBQ, se basaron para realizar la historia del juego en lo que a ellos les hubiera gustado vivir en el instituto».

Longstory-1024x576

Este juego, como Gay Tony, tiene un valor importante: la falta de estereotipos. Todos los personajes parecen gente común, sin que importe su orientación. A diferencia de juegos recientes como My Ex-Boyfriend the Space Tyrant o Gay Fighter Supreme, huye de la representaciones humorísticas y se centra en la realidad.

«Es cierto que los estereotipos pueden ser un gran problema en la representación de los colectivos LGTBQ», razona Downey, «pero existen varios juegos además del nuestro que incluyen perspectivas positivas». Life is strange es para ella un gran ejemplo. Es una aventura episódica que pone al jugador en el papel de Max Caulfield, una estudiante que tiene el poder de viajar a través del tiempo. La trama gira en torno a «la relación entre dos mujeres y enseña cómo, poco a poco, van explorando su sexualidad».

Según glosan en su web, Longstory ha recibido comentarios realmente positivos de su audiencia. «Solo quiero deciros que este juego me ha ayudado mucho. No vivo en las mejores circunstancias, pero me siento feliz cuando lo juego», «Vale cada centavo, detectives+personajes cercanos+comunidad LGTBQ+guion realista=perfección», «como trans creo que es un gran paso, hacen falta más juegos así». Downey explica que este tipo de respuestas son muy importantes para ellos.

Una muestra de la importancia que los videojuegos pueden tener para parte de esta comunidad se ve en el documental Gaming in Color. Estrenado en 2014, retrata tanto a la comunidad LGBTQ en los videojuegos como la anomalía que supone que haya tramas y personajes de esta temática en la gran industria o los eventos especializados que empiezan a realizarse. Entre estos destaca GaymerX, una convención de videojuegos que ya va por su cuarta edición y que se centra en la representación de la diversidad y las políticas inclusivas en los videojuegos.

Pero Longstory, como Life is Strange o Dragon Age, son granos de arena en un desierto. David Gaider, guionista de este último, lo explicaba muy bien en un post. «La presencia de cualquier contenido gay en un juego hace que determinada gente lo llame el ‘juego gay’», escribe, «es la misma gente para la que la mera existencia de un personaje gay, un argumento que tenga que ver con un asunto gay o algo que les fuerce a reconocer que la homosexualidad existe, es un insulto personal».

Hay ojos muy sensibles. Conviene recordar que el inocente videojuego The Sims 4fue catalogado para mayores de 18 años en Rusia. La razón que llevó a las autoridades a esta clasificación era que en el simulador social se podían mantener relaciones y celebrar matrimonios homosexuales. Una afrenta terrible.

Hollywood en lucha contra la discriminación sexual

Estudios y actores amenazan con boicotear los rodajes en Georgia si el Estado sigue adelante con una ley homófoba

Imagen de 'Ant-Man', rodada en Georgia

Imagen de ‘Ant-Man’, rodada en Georgia.

La falta de diversidad racial le sacó a Hollywood los colores durante los pasados Oscar. Pero en la lucha contra la discriminación sexual, esta misma industria no se deja pisar el terreno enzarzada en una batalla que no ha hecho más que empezar. Así lo dejaron claro estrellas como Anne Hathaway, Julianne Moore, Matt Bomer, Aaron Sorkin o Ryan Murphy, entre los 30 actores y directores que amenazaron esta semana con boicotear al estado de Georgia si su gobernador, el republicano Nathan Deal, ratifica una polémica ley contra los homosexuales.

No hay postureo en sus palabras. Su indignación contra un proyecto de ley que permite que organizaciones o negocios nieguen sus servicios a la comunidad gay si consideran que contravienen sus creencias religiosas está avalada con sus acciones. Tanto los estudios Walt Disney, los primeros en levantar la voz, como 21st Century Fox, NBC/Universal, Time Warner, AMC, Viacom, Sony Pictures, Marvel, Discovery, Lionsgate, Starz o The Weinstein Company han dejado claro que si Deal ratifica esta iniciativa ya aprobada en las cámaras estatales boicotearán un estado que en los últimos años se ha convertido en el nuevo Hollywood.

Durante el pasado año en Georgia se rodaron cerca de 250 producciones de cine y televisión. Gracias a sus incentivos fiscales el estado del sureste de los Estados Unidos se ha convertido en el tercer destino más popular de la industria del entretenimiento, solo por detrás de California y Nueva York en el número de rodajes que allí se filman. Una industria que el pasado año dejó en Georgia 1.520 millones de euros gracias a sus rodajes y cuyo impacto total en la economía del estado puede llegar a los 5.300 millones de euros según cifras oficiales del departamento de desarrollo económico.

Ese dinero desaparecerá si la legislación conocida como la HB757 entra en vigor. “Aunque hemos tenido grandes experiencias rodando en Georgia, nos trasladaremos a otro lugar si se convierte en ley cualquier legislación que permita prácticas discriminatorias”, aseguró a la prensa un portavoz de Disney, estudio que ha rodado allí algunas de sus grandes producciones como Ant-Man, la nueva entrega de Captián América: Guerra Civil o la próxima de Guardianes de la Galaxia.

La lucha de Hollywood contra la discriminación sexual se extiende a otros estados como el casi limítrofe de Carolina del Norte. Aquí la voz de Rob Reiner, realizador Algunos hombres buenos, se ha dejado escuchar de forma tajante: “No volveré a rodar nada en Carolina del Norte hasta que esta odiosa legislación sea abolida y la comunidad de lesbianas, homosexuales, bisexuales y transexuales sea tratada con la dignidad que se merece”, anunció el cineasta en un mensaje difundido en las redes sociales por la Campaña en favor de los Derechos Humanos.

Su protesta, que se espera sea secundada por otras figuras y estudios en Hollywood, es una llamada de atención contra la iniciativa transfóbica que el gobernador republicano Pat McCrory firmó en Carolina del Norte y que dicta el uso de los baños en las escuelas, universidades y otros edificios públicos según el sexo biológico que aparece en el certificado de nacimiento, desoyendo la identidad u orientación sexual del individuo. El gobernador además vetó la pasada semana cualquier iniciativa en contra de esta ley a nivel municipal imponiendo su mandato de forma estatal.

Aunque Carolina del Norte no es un destino tan popular para Hollywood como Georgia, el impacto de este boicot se dejaría notar en series como el remake deDirty Dancing para televisión que tiene previsto el comienzo de su rodaje en este estado. Además la cadena deportiva ESPN o la NBA de baloncesto han anunciado su intención de buscar otra sede para las competiciones que tenían previstas en Carolina del Norte si esta legislación “discriminatoria” entra en vigencia.

El homosexual marroquí agredido y exhibido desnudo, condenado a dos meses de prisión

Dos homosexuales en Marruecos

Dos homosexuales en Marruecos. ELENA CALVO

Uno de los dos homosexuales marroquíes agredidos y exhibidos desnudos y ensangrentados por sus agresores ha sido condenado por un tribunal de Beni Melal (centro de Marruecos) a dos meses de cárcel por el artículo 489, que castiga la homosexualidad.

Según explicó este lunes el representante en Beni Melal de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos, la agresión se produjo el 9 de marzo y el juicio el 15, pero no se ha conocido hasta el pasado fin de semana, cuando un vídeo en las redes socialesmostraba cómo dos jóvenes son sacados de la cama, golpeados y obligados a salir desnudos a las calles mientras son insultados.

Uno de los dos jóvenes regentaba un pequeño comercio en Beni Melal, que tenía aneja una habitación. Un día, cuando ambos se encontraban en la cama, un grupo de vecinos forzaron la puerta, irrumpieron en la habitación y comenzaron a golpearlos hasta hacerles sangrar, antes de echarlos desnudos a la calle. La agresión quedó entonces impune y sólo uno de los jóvenes homosexuales fue detenido por la policía, presentado ante el juez y condenado a dos meses de cárcel y una multa de 500 dirhams (unos 45 euros), mientras que el otro consiguió huir.

A partir del pasado viernes, el vídeo comenzó a circular en las redes sociales y el segundo homosexual se presentó voluntariamente ante la policía, que lo detuvo mientras el juez completa la investigación del sumario. Pero el escándalo generado por el vídeo hizo que la policía también investigara a los agresores hasta dar con uno de ellos, un joven ya fichado por la policía por un delito anterior que será ahora juzgado por la agresión.

En Marruecos, la homosexualidad está expresamente castigada con hasta tres años de cárcel por el Código Penal en su artículo 489, que persigue la “comisión de actos contra natura con individuos del mismo sexo”. La homosexualidad también sufre de una gran reprobación social.

El pasado verano, un joven travesti vestido con ropa femenina fue identificado por un grupo de jóvenes en la ciudad de Fez, sacado de un taxi y golpeado y pateado por una turba hasta que logró zafarse y huir. En aquella ocasión, el ministerio de Justicia advirtió de que nadie debía tomarse la justicia por su mano y “suplantar a la justicia o las fuerzas del orden”.

«LAS AMIGAS DE MI HIJA YA SABÍAN QUE ERA UNA NIÑA»

Hay niñas con pene y niños con vulva. Puede que para muchos sea una contradicción, pero hay quien lo tiene muy claro. Esta será la primera generación de niñas y niños en situación de transexualidad que podrá vivir como son, sin que nadie se lo cuestione ni una vez más.

2016-03-21, Donostia. Chrysallis elkartearen inguruko elkarrizketa. 21-03-2016, San Sebastián. Entrevista en torno a la asociación Chrysallis. Aingeru MAYOR

Chrysallis. Aingeru MAYOR

La hija pequeña de Aingeru Mayor lo tenía claro desde que aprendió a hablar. Ella era una niña, una niña con pene. «Apo no, apa», les dijo una vez a sus padres antes de que supiera hablar bien. Ese fue el primer signo que recuerdan sus padres, aunque en ese momento no le dieron importancia. Mayor y su pareja pensaban que tenían una niña –que ahora tiene 13 años– y un niño –que ahora tiene 8–, pero estaban equivocados: tienen dos niñas. Cuando la menor cumplió 7 años decidieron dar el paso de presentarla como lo que siempre ha sido. Mayor es sexólogo y esto le ayudó a comprender mejor esta situación, pero como a cualquier padre, le costó.

Él es el presidente de la asociación Chrysallis en Euskal Herria, que desde hace un año presta apoyo a las familias. La información abre las puertas de una vida mejor a esos niños que ven como, de repente, les encajan todas las piezas. «Si cuando un niño empiezan a trasladar su disconformidad porque los demás le llaman ‘niña’ y él dice ‘yo no soy niña, soy niño’, habitualmente se les corrige: ‘tu no puedes ser un niño porque no tienes pene’. A partir de ahí comienza el malestar con sus cuerpos, cuando los demás les niegan lo que son por lo que tienen entre las piernas», asegura el sexólogo.

La forma más efectiva para saber si los pequeños son niños o niñas es escucharles. «Hay niños a los que les gusta ponerse vestidos de princesa, pero tienen claro que son niños. No dicen que son niñas. A veces lo que sí dicen es ‘me gustaría ser una niña’, y si dicen eso es porque la gente les mira mal, así que lo que quieren es que les dejen en paz», explica. Por el contrario, una niña con pene dirá que es niña, no que le gustaría serlo. «Es muy importante explicar que hay niñas que tienen pene y niños que tienen vulva, porque si un niño al que le gusta ponerse vestido lo escucha no le dará importancia, en cambio si lo escucha un niño o una niña en situación de transexualidad se le dibuja una sonrisa enorme en la cara porque se identifica», asegura.

Los niños lo entienden muy bien

El transito suele hacerse poco a poco, no porque sea mejor para los niños sino porque para los padres no es fácil de sobrellevarlo. «Ellos quieren que sea rápido porque es como poder respirar, porque cuando no pueden ser quien son se sienten ahogados», comenta el padre. A la hora de hacer frente al día a día es importante enseñarles que «son diferentes porque todos lo somos». En el caso de la familia Mayor, ponen en valor las diferencias de cada uno. Así, a su hija pequeña le dicen que ella tiene la suerte de poder orinar de pie y que eso es algo que muchas mujeres desean.

En cuanto al resto de la gente, quienes mejor se toman los cambios son los niños. «Las amigas de mi hija ya sabían que era una niña, lo que pasa es que todos la presentábamos como un niño. Cuando dijimos que era una niña les cuadraba más porque ella se expresaba como una niña». Como anécdota, cuenta que cuando decidieron dar el paso de hacer público que su hija era niña hicieron una reunión con los padre del colegio. Una madre se le acercó y le dijo: «No hace falta que a mi me digas nada. Mi hija un día me dijo, ‘ama, que sepas que hay algunas niñas que tienen pene’».

Si tienen que dar un toque de atención a alguien es a las administraciones. Tanto Nafarroa como la CAV fueron pioneras a la hora de establecer leyes que amparan a las personas transexuales a nivel estatal y europeo, pero estas necesitan ser revisadas. En ese sentido, Lakua prometió en 2012 un documento acreditativo donde saldría el nombre y el sexo de los niños, para que cuando vayan, por ejemplo, a apuntarse a la piscina no tengan que dar explicaciones. Recientemente se han topado con que el carnet solo incluirá el nombre, por lo que no les sirve para nada.

Graban una brutal agresión a dos homosexuales dentro de una casa en Marruecos

Imágenes del vídeo de la agresión a dos gays en Marruecos

Dos jóvenes homosexuales fueron agredidos por varias personas dentro de una casa en Beni Melal, en el centro de Marruecos, según un vídeo del que este sábado se hacen eco medios digitales locales.

Las imágenes, aparentemente grabadas con un teléfono móvil, muestran a los dos homosexuales desnudos en un domicilio con la cara ensangrentada, mientras los agresores tratan de quitarles la sábana que les cubre y luego les sacan desnudos a la calle.

Los medios subrayan que no se sabe cuándo se grabó el vídeo y añaden que los dos homosexuales fueron agredidos con armas blancas por un grupo de individuos.

El colectivo Akaliyat, en el que se integran activistas homosexuales, dio detalles sobre los hechos y denunció que los dos jóvenes “fueron atacados en su domicilio por cinco individuos que residen en el mismo barrio”.

Añadió que los agresores grabaron a los dos homosexuales mientras les atacaban y publicaron después el vídeo en las redes sociales.

Akaliyat deploró la “inseguridad en las ciudades marroquíes que se refleja en la multiplicación de graves ataques contra homosexuales” y pidió a las autoridades abrir una investigación sobre lo ocurrido y despenalizar la homosexualidad.

Las redes sociales marroquíes revelan ocasionalmente ataques homófobos ocurridos en diferentes ciudades del país, pero el caso más mediatizado fue el del pasado junio cuando un joven travesti estuvo a punto de ser linchado por una turba en una calle en Fez (centro), que lo pateó y golpeó en el suelo, hasta que pudo zafarse y buscó refugio en un centro comercial.

Tras este incidente, el Gobierno marroquí advirtió con perseguir judicialmente a quienes pretendieran tomarse la justicia por su mano (“sustituir a la justicia o las fuerzas del orden”, dijeron entonces).

La homosexualidad en Marruecos no solo está castigada con penas que llegan hasta los tres años de cárcel, sino que además es objeto de una gran reprobación social.

Agreden brutalmente en su casa a dos gays en Marruecos y los sacan a la calle desnudos y ensangrentados

Al menos cinco hombres irrumpieron en casa de la pareja, en la ciudad de Beni Melal, y publicaron un vídeo en redes sociales. La homosexualidad en el país está castigada con penas de hasta tres años de cárcel y cuenta con gran reprobación social.

Imágenes del vídeo de la agresión a dos gays en Marruecos

Imágenes del vídeo de la agresión a dos gays en Marruecos

RABAT.- Dos jóvenes homosexuales fueron agredidos por varias personas dentro de una casa en Beni Melal, en el centro de Marruecos, según un vídeo del que hoy se hacen eco medios digitales locales y que ha sido condenado por distintas asociaciones contra la homofobiay por los derechos de los homosexuales.

Las imágenes, aparentemente grabadas con un teléfono móvil, muestra a los dos homosexuales desnudos en un domicilio con la cara ensangrentada, mientras los agresores tratan de quitarles la sábana que les cubre y luego les sacan desnudos a la calle.

Los medios subrayan que no se sabe cuándo se grabó el vídeo y añaden que los dos homosexuales fueron agredidos con armas blancas por un grupo de individuos.

El colectivo Akaliyat, en el que se integran activistas homosexuales, dio detalles sobre los hechos y denunció que los dos jóvenes “fueron atacados en su domicilio por cinco individuos que residen en el mismo barrio”.

Añadió que los agresores grabaron a los dos homosexuales mientras les atacaban y publicaron después el vídeo en las redes sociales.

Akaliyat deploró la “inseguridad en las ciudades marroquíes que se refleja en la multiplicación de graves ataques contra homosexuales” y pidió a las autoridades abrir una investigación sobre lo ocurrido y despenalizar la homosexualidad.

Ataques frecuentes en el país

Las redes sociales marroquíes revelan ocasionalmente ataques homófobos ocurridos en diferentes ciudades del país, pero el caso más mediatizado fue el del pasado junio cuando un joven travesti estuvo a punto de ser linchado por una turba en una calle en Fez (centro), que lo pateó y golpeó en el suelo, hasta que pudo zafarse y buscó refugio en un centro comercial.

Tras este incidente, el Gobierno marroquí advirtió con perseguir judicialmente a quienes pretendieran tomarse la justicia por su mano (“sustituir a la justicia o las fuerzas del orden”, dijeron entonces).

La homosexualidad en Marruecos no solo está castigada con penas que llegan hasta los tres años de cárcel, sino que además es objeto de una gran reprobación social.

MARRUECOS Agreden a dos homosexuales en su casa y los ‘pasean’ desnudos y ensangrentados

Dos homosexuales en Marruecos

Dos homosexuales en Marruecos. ELENA CALVO

Dos jóvenes homosexuales recibieron una paliza dentro de una casa en Beni Melal, en el centro de Marruecos, según un vídeo del que hoy se hacen eco medios digitales locales.

Las imágenes, aparentemente grabadas con un teléfono móvil, muestran a los dos homosexuales desnudos con la cara ensangrentada, mientras los agresores tratan de quitarles la sábana que les cubre y luego les sacan desnudos a la calle.

Los medios subrayan que no se sabe cuándo se grabó el vídeo y añaden que los dos homosexuales fueron agredidos con armas blancas por un grupo de individuos.

El colectivo Akaliyat, en el que se integran activistas homosexuales, denunció que los dos jóvenes “fueron atacados en su domicilio por cinco individuos que residen en el mismo barrio”.

Akaliyat deploró la “inseguridad en las ciudades marroquíes que se refleja en la multiplicación de graves ataques contra homosexuales” y pidió a las autoridades abrir una investigación sobre lo ocurrido y despenalizar la homosexualidad.

Las redes sociales marroquíes siempre se hacen eco de los ataques homófobos. El caso más mediático fue el del pasado junio, cuando un joven travesti fue pateado y golpeado en el suelo, hasta que pudo zafarse y buscó refugio en un centro comercial.

Tras este incidente, el Gobierno marroquí advirtió con perseguir judicialmente aquienes pretendieran tomarse la justicia por su mano.

La homosexualidad en Marruecos no solo está castigada con penas que llegan hasta lostres años de cárcel, sino que además es objeto de una gran reprobación social

El futuro de los juguetes eróticos

Más allá del placer, el juguete erótico mas exitoso de todos los tiempos, el vibrador, puede convertirse en el instrumento ideal para tratar algunos de los problemas de disfunción sexual más extendidos.

juguetes sexuales

El primer dildo de la historia apareció en la Antigua Grecia, en el año 500 a.C. Eran de madera y las mujeres se los regalaban a sus amigas cuando sus maridos se iban a la guerra. Solían untarse en aceite de oliva para conservarse más y mejor.

Mucho ha pasado desde entonces, pero a día de hoy ocho de cada 10 mujeres utiliza habitualmente juguetes eróticos a la hora de practicar sexo, según una encuesta que realizó Sex Place en el año 2014.

Más allá del placer, el juguete erótico mas exitoso de todos los tiempos, el vibrador, puede convertirse en el instrumento ideal para tratar algunos de los problemas de disfunción sexual más extendidos. Hombres y mujeres con casos de anorgasmia, vaginismo o acortamiento de pene, encuentran en este aparato un aliado para progresar en su vida sexual, y por tanto, también en su salud.

Un remedio contra la “histeria”

Fue un médico británico, Joseph Mortimer Granville, quien inventó en la década de 1880 el primer vibrador a baterías.

El objetivo era usarlo en el consultorio médico como herramienta terapéutica para combatir lo que en la época victoriana se conocía como “histeria femenina”.

En 1952, la Asociación Americana de Psiquiatría declaró oficialmente que ésta no era una enfermedad, sino un mito anticuado. Fue entonces cuando estos aparatos pasaron a ser considerados simples juguetes sexuales.

Desde ese instante, los vibradores han evolucionado en cientos de formas y diseños, y más allá de proporcionar placer, se han convertido en prácticos instrumentos clínicos para luchar contra las disfunciones sexuales, ya sean propiciadas por anorgasmia, vaginismo o trastornos del deseo sexual.

¿Cómo serán los juguetes eróticos en el futuro?

Mucho ha cambiado el mundo de la juguetería erótica desde que crearon el primer vibrador hace ya muchos años. La gran mayoría de los juguetes eróticos actuales están hechos de silicona biocompatible y son recargables vía USB.

El mercado erótico español está experimentando unos cambios muy notables, debido a una transformación significativa de los hábitos de consumo y del perfil del consumidor de sex toys. Gracias a la superación de tabúes sociales, la mujer y las parejas se han convertido en los principales compradores.

Haciendo un ejercicio de ciencia ficción podemos imaginarnos juguetes de todo tipo: con tentáculos para estimular diferentes partes del cuerpo de ambos (actualmente uno llamado Deca-ring está en fase de desarrollo); con materiales sostenibles y recargables mediante energía solar, algo parecido a una hoja verde y grande, además es 100% biodegradable (actualmente existe algo parecido que se llama Ecogasm); con materiales revolucionarios, como es en este caso un material parecido a la plastilina, pero irrompible y que puede moldearse y adaptarse al clítoris de cada mujer, siendo totalmente hipoalérgico (llamado Klitorius Maximus)…

En el ámbito online la mayoría de sex shops siguen pecando de contenidos excesivamente anticuados. Existe, por tanto, un nicho en el que unas pocas empresasestán comenzando a despuntar. Ya no se compra de la manera tradicional, se valora igualmente la confidencialidad y que el paquete sea discreto. Al igual que se valora nuevas modalidades de pago como el PayPal, que estas empresas están ofertando ya. No sólo compras un juguete erótico, compras todo lo que hay alrededor.

El arcoíris se asoma al cielo islámico de Bangladesh

La homosexualidad está penada por ley en el país asiático. El islam que profesa la mayoría de la población lo considera pecado, pero en los últimos años una generación de activistas se ha planteado una revolución silenciosa y de momento ha conseguido ciertos logros.

Desfile improvisado del orgullo gay en Dacca, en abril de 2015, durante la celebración del Año Nuevo bengalí

Desfile improvisado del orgullo gay en Dacca, en abril de 2015, durante la celebración del Año Nuevo bengalí. – SHAMS SUHAIB / ROOPBAAN

DACCA.- Cada vez que pisan el acelerador reivindicativo surgen amenazas. En forma de mensajes de móvil, llamadas o ataques a través de las redes sociales. La cautela es imprescindible en un lugar donde los integristas solucionan a veces las diferencias de ideas a machetazos, en un país de 160 millones de habitantes y mayoría musulmana en el que la religión dominante determina que las relaciones entre personas del mismo sexoson pecado y donde la ley las tipifica como delito. Pero lo peor no es el temor a convertirse en el próximo objetivo.

La comunidad homosexual en Bangladesh no se guía por el miedo. En los últimos años se ha atrevido a dar pasos importantes. Lo más doloroso es que hay gente que se odia a sí misma por ser lo que es. Y eso es lo que una joven generación de activistas está dispuesta a cambiar. No son muchos, ni demasiado visibles, pero mediante un trabajo constante y sigiloso se están abriendo camino.

Organizaciones como Bandhu han trabajado desde hace dos décadas por ofrecer cobertura sanitaria a las minorías sexuales en Bangladesh poniendo el foco en asuntos como la atención a pacientes de VIH/sida. Ahora, hay voces en el colectivo que quieren ir más allá y empiezan a reivindicar el aspecto identitario.

Eclosión de plataformas

En 2014, nació Roopbaan, la primera revista del colectivo de Lesbianas, Gais, Bisexuales y Transexuales (LGBT) de Bangladesh. A finales del año pasado se lanzó una campaña de concienciación en todo el país utilizando como punta de lanza Dhee, el primer cómic con un personaje lesbiano. Y tanto en 2014 como en 2015 se organizaron improvisados desfiles del orgullo en el marco de la celebración del Pohela Boishakh, el Año Nuevo bengalí, una iniciativa que será replicada este año a mediados de abril si nada lo impide.

“En los últimos cinco años se ha producido una mayor visibilidad en nuestro movimiento. La comunidad LGBT tiene mayor valentía. Quiere dejar de esconderse. Han surgido pequeñas plataformas, grupos en redes sociales… La eclosión de internet y de los smartphones ha permitido que más gente tenga acceso a información y pueda conocer lo que sucede en otros lugares”, explica Rajeeb, responsable de Boys of Bangladesh (BoB), uno de los principales foros homosexuales del país y motor tras algunas de las propuestas recientes.

Si uno entra un día cualquiera en Bangladesh en la red social de Grindr, la más popular entre los gais en Occidente, seguramente se encontrará con cerca de un centenar de personas conectadas. Otros portales como Planet Romeo y foros privados en Facebook son también muy exitosos. Y los integrantes de Roopbaan se reúnen mensualmente para maquinar actividades como libros con poemas de autores gais o bailes benéficos de drag queens.

Dobles vidas y pseudónimos

Sin embargo, mientras el arcoíris brilla con fuerza en los submundos bangladesíes, en la superficie todavía arrecia tormenta. Los homosexuales siguen refugiándose en pseudónimos, como el de Rajeeb, en el anonimato y en dobles vidas. La aceptación es algo que se limita a entornos reducidos, de confianza. “Todo el mundo tiene segundas identidades digitales”, razona Jehangir, activista de Roopbaan, que se utilizan básicamente para facilitar el encuentro con adeptos y amigos homosexuales.

No queda alternativa. La sección 377 del código penal, un anacronismo que data de la época colonial británica y que Bangladesh no ha modificado desde entonces, establece que “cualquiera que tenga relaciones contra natura” puede ser condenado hasta a cadena perpetua. El peso de la ley rara vez cae sobre el colectivo y los casos contra homosexuales no suelen prosperar en los tribunales, pero este marco vigente deja margen a la extorsión que, según los activistas, ejercen a menudo desde miembros de fuerzas del orden a líderes de comunidades y otros grupos.

Muchas cosas son posibles en Bangladesh siempre que se circunscriban a una esfera privada y se alejen del qué dirán. El Gobierno, valora Jehangir, les tolera porque no hacen excesivo ruido o porque guardan una comedida pausa después de generar debate en blogs y medios de comunicación liberales tras alguna de sus iniciativas.

Poca persecución judicial, mucha discriminación

“La discriminación que sufre la comunidad no está muy documentada. Debido al estigma, la gente afectada se limita a pagar sobornos cuando ocurre. La clase desempeña un papel importante. Si eres de un grupo de clase baja es más fácil ser discriminado. La gente de esos segmentos vive generalmente mezclada en una gran familia y no tiene sus propios espacios”, asegura Rajeeb.

De ahí la necesidad de tener una doble vida. Es el caso de Mumtaz, un joven de 27 años, que no ha tenido el valor de explicarles su condición sexual a sus amigos y padres. “No quiero crear problemas, perder amistades”, admite, al tiempo que afirma poder ventilar sus asuntos en compañía de otros homosexuales. Eso es relativamente sencillo en zonas urbanas como Dacca, donde existen círculos empáticos. En cuanto uno se aleja de la zona metropolitana todo se vuelve más complicado. Mumtaz recuerda la historia de un amigo suyo de una zona rural cercana a la capital, al que conoció por Facebook.

“Solía tener relaciones esporádicas con compañeros, pero se casó por presión de la familia y, meses después, me llamó atormentado para decirme que seguía teniendo relaciones con otros hombres”. Se odiaba a sí mismo. Mumtaz le dijo que era inevitable y que intentara pasar más tiempo con su esposa.

El matrimonio, institución insalvable

Y es que el matrimonio es una institución insalvable en Bangladesh. “Es la norma, da igual que seas discapacitado o estés desempleado, que seas pobre o rico. Tienes que casarte”, subraya Rajeeb. Después llegan las consecuencias: visitas al psiquiatra, expulsión del hogar, adicción a fármacos… “Hay quien consigue aguantar en el matrimonio pero no es saludable”, dice el activista, que agrega que una práctica en ocasiones son los matrimonios cruzados por conveniencia entre un gay y una lesbiana, ambos necesitados de poner una fachada de tradición a sus vidas.

En el fragor de la juventud, Mumtaz todavía no lo ve como un problema y asume que probablemente tendrá que casarse. Prefiere pensar en las victorias del momento, en las rendijas que permiten los hábitos sociales locales para desarrollar su identidad sexual en un país donde ver a dos hombres agarrados de la mano es habitual sin que ello implique que sean homosexuales.

Pero también son conscientes de que su activismo puede ser un arma de doble filo y que quizás cuanta más gente sepa de su condición más amenazados se pueden ver sus espacios de libertad tolerada. “Cuando valoramos si llevar nuestras reivindicaciones a una escenario mayor… es complicado”, conviene Jehangir. “Necesitamos toda una generación,que la gente se acostumbre a la homosexualidad como se ha acostumbrado al móvil”.Parece que de momento seguirá la lucha silenciosa. Silenciosa pero incansable. Con el sueño de que un día el arcoíris brille no solo en los submundos, sino también en la superficie.

Empleados de la Comisión Antisida de Araba llevan semanas sin cobrar el sueldo

Noventa trabajadores de la Comisión Ciudadana Antisida de Araba, que están empleados en servicios sociales de Gasteiz subrogados por el Ayuntamiento, informaron ayer de que llevan «semanas sin cobrar» sus salarios. Las personas afectadas trabajan en instalaciones como Aterpe, Casa Abierta, Besarkada Etxea, pisos tutelados y en el dispositivo de alojamiento invernal (DAI). Explicaron que la empresa que les contrata aduce la falta de ingresos por parte del Ayuntamiento. Por ello, exigen al Consistorio que ingrese el dinero necesario para que puedan cobrar. La concejala de Empleo, Nerea Melgosa, que recibió ayer al comité de empresa, dijo que el asunto se solucionará urgentemente y pidió disculpas por la situación.