Francisen oroimenez, Ehgamek zebrabidea pintatu du homofobiaren aurka

zebrabidea2

 

http://errenteriagorria.blogspot.com.es/2014/07/manana-pintaran-en-errenteria-el-paso.html

 

zebrabidea 2014-16

 

Leer más

Altxu ya tiene su calle en Gaztaño

Numerosos vecinos participaron ayer en el homenaje en el que se descubrió una placa

El barrio de Gaztaño rindió ayer un homenaje póstumo a su ilustre vecino Xanti Vicente Altxu, con motivo de la colocación del letrero de la calle que lleva su nombre, Altxu Kalea, por decisión adoptada hace varios meses de manera unánime por la Corporación de Errenteria.
El acto dio comienzo a las 12 del mediodía con la presencia de numerosos vecinos, amigos y familiares de Altxu.
En un primer momento se celebró en la zona antigua de Gaztaño un homenaje que comenzó con el sonido de la txalaparta y una breve introducción tanto del programa del acto como de la biografía de Xanti Vicente.
Debido al mal tiempo se tuvo que suspender la subida al retoño del árbol de Gernika que estaba comtemplada en origen dentro del programa.
Acto seguido se pudo escuchar la voz de Altxu, gracias a la reproducción de un fragmento de un programa radiofónico grabado por éste cuando estaba en Zintzilik Irratia.
Los participantes también tuvieron la oportunidad de entonar la canción ,’Un novio en Alsasua’ , acompañadas de una guitarra ya que era una pieza musical que gustaba mucho a Altxu.
Seguidamente se contó con la participación de sus familiares directos. Un hermano de Altxu agradeció a los presentes todas sus muestras de solidaridad y de simpatía y reservó unos minutos para hacer un homenaje personal a la figura íntima y pública de su hermano.
Placa
El homenaje se completó con unos bertsos entonados por un representante de la Xenpelar Bertso Eskola, con el fondo musical de Peio Zabaleta. A continuación los participantes se trasladaron hasta la misma calle que lleva el nombre de Altxu en unas viviendas nuevas recientemente construidas en Gaztaño. Tras el baile de un aurresku y el lanzamiento de varios cohetes, a un lado de la calle se descubrió una placa con una imagen grabada de Altxu, su fecha de nacimiento, su nombre completo de Xanti Vicente Altxu y el apodo con el que se le conocía popularmente ‘Madelón’ y la leyenda ‘Agradecida, emocionada, solamente quiero decir, gracias por venir’. El programa finalizó con un ágape entre todos los presentes.

El obispado critica la muestra sobre san Sebastián

El vicario general de San Sebastián, Joseba González Zugasti, mostró ayer a través de una carta su queja con San Sebastián. De lo sagrado y lo profano, la última exposición de la sala Kubo-Kutxa donostiarra, que mezcla representaciones tradicionales del santo con otras más contemporáneas. “Obras respetuosas y obras que quiebran el buen gusto se suceden indiscriminadamente”, aseguró.

Zugasti opina que la muestra no sólo “palidece” lo religioso, sino también la propia “humanidad” de una víctima de la violencia, “de hace diecisiete siglos, pero víctima al fin y al cabo”. Además, el vicario donostiarra recalca que la admiración por san Sebastián “no es algo pretérito”. “Para hablar del significado de un cristiano asesinado, hay que usar el presente, y para referirse a la relevancia de San Sebastián para los cristianos que aún vivimos, también”, añadió.

Zugasti tituló su misiva al igual que una campaña de Amnistía Internacional en 1992 para captar socios: ¿No hay nada sagrado? De esta manera, el vicario recoge el ejemplo de Gyalpo, un monje tibetano acribillado por un policía chino en 1988. Zugasti afirma que una exposición que expusiera “variaciones más o menos artísticas” de esta muerte “no tendría cabida” en una sociedad democrática. “¿Durante cuánto tiempo se puede guardar la memoria viva de una víctima”, cuestiona.

El Kursaal se ilumina con el lazo rojo de solidaridad hacia las personas afectadas por el Sida

Con motivo del Día Mundial del Sida se han programado una serie de actividades junto con diversas asociaciones, como se lleva a cabo desde hace 14 años

 

El Kursaal de San Sebastián se iluminará con el lazo rojo de solidaridad hacia las personas afectadas por el Sida, con motivo de la conmemoración este miércoles del Día mundial del Sida .
En un comunicado, el Ayuntamiento donostiarra ha explicado, a través de la Casa de la Paz y los Derechos Humanos y las asociaciones Acasgi, Ehgam, Gehitu y Harri Beltza, Onusida y el departamento de Sanidad y Consumo, han programado una serie de actividades para conmemorar el Día Mundial del Sida.
‘Light for Rights’
De este modo, San Sebastián será una de las 100 ciudades del mundo que se suma a la campaña ‘Light for Rights’, que consiste en iluminar monumentos de especial relevancia para recodar a nivel mundial la importancia del respeto de los derechos de las personas afectadas o vulnerables al VIH. Otras ciudades que se han sumado a esta campaña en el estado español son Madrid, Barcelona, Mérida, Sevilla o Valencia.
Este martes el Kursaal quedará en la oscuridad 10 minutos antes de las siete de la tarde, momento en que se iluminará con el lazo rojo, que permanecerá en la fachada durante varias jornadas.
Desde hace 14 años
Asimismo, con motivo del Día Mundial del Sida, se han programado una serie de actividades junto con diversas asociaciones, como se lleva a cabo desde hace 14 años, para informar, concienciar y movilizar a la sociedad para la protección de los derechos de las personas con VIH.
De este modo, el miércoles a las 19.30 horas habrá una concentración en la plaza Teresa de Calcuta, junto al memorial del Sida . El mismo día por la mañana habrá mesas informativas en el Boulevard y se colocarán carteles con lazos rojos en la fachada del Ayuntamiento y en diferentes transportes públicos.

El gay atacado por cuatro militares dice que vive atemorizado desde entonces

Los acusados relatan en el juicio que fueron insultados por el militante de Zutik

“Quiero saber por qué me golpearon, si tenían algo contra mí por mi condición homosexual” preguntó en dos ocasiones Mikel Martín, de 50 años, militante de Zutik y miembro del colectivo gay EHGAM, durante su comparecencia en el juicio que comenzó ayer en los juzgados de San Sebastián contra un cabo y tres soldados, dos de ellos ya fuera del Ejército, que supuestamente le propinaron una brutal paliza el 13 de enero de 2005.

Martín, conocido por su activismo en EHGAM desde hace 32 años, recordó ayer: “Desde ese día no he vuelto a ser la misma persona”, aseguró en el juicio. La agresión le supuso 137 días de convalecencia hospitalaria y ocho meses de tratamiento psicológico. “Tengo miedo. Ahora soy más desconfiado porque esa brutalidad no la había vivido. Nunca me había cambiado de acera por temor a que alguien se me acercara y ahora lo haría”, explicó ayer por teléfono a EL PAÍS tras prestar declaración. “Siempre he pensado que todo el mundo es bueno hasta que se demuestre lo contrario”, agregó.

Entre otras lesiones, Martín sufrió varios traumatismos en el cráneo y la cara, heridas en el labio superior que le han dejado una cicatriz, policontusiones, el desgarro parcial de la cabeza del peroné y una fractura en la rodilla izquierda. Un testigo protegido aseguró que vio cómo los militares, que se encontraban en esos momentos de maniobras en el cuartel de Loyola, le propinaron más golpes de los que el activista gay recuerda.

Martín relató que la noche de los incidentes salía de un restaurante chino y se dirigía a un bar de ambiente cuando cuatro jóvenes “con cara de pocos amigos” se le acercaron y le increparon: “Tú seguro que eres uno de los que estás de acuerdo con ETA”.

El hombre intentó evitar el altercado y huir, pero dos de los militares acabaron golpeándole mientras los otros dos miraban. Martín recordó que se despertó ya en el hospital.

Los procesados, dos de los cuales ya no pertenecen al Ejército, relataron en el juicio una versión completamente opuesta. Según su testimonio, caminaban por la calle después de salir de un bar atemorizados porque los parroquianos les habían identificado como militares. Emtonces, uno de ellos se dio cuenta de Martín estaba vitoreando a ETA y les insultaba, siempre según la declaración de los acusados. Uno de ellos comenzó a perseguir entonces a Martín hasta que le alcanzó y le pegó “un puñetazo y un manotazo”. Los cuatro militares corrieron hasta coger un taxi del que se bajaron antes de llegar al cuartel y se separaron por parejas para pasar desapercibidos.

La fiscalía reclama un año y medio de prisión para los dos supuestos autores directos de la agresión y multas para los otros dos. Tanto la acusación particular, que ejerce Martín, como la popular, que representa a Zutik y a EHGAM piden tres años de cárcel. El juicio continuará el próximo lunes con la declaración de varios peritos.

Un juicio por «delito común» impregnado de trasfondo político

Los pasillos del Juzgado de Donostia se encontraban ayer muy concurridos, entre otros por amigos y compañeros de militancia del miembro de Zutik y portavoz habitual de EHGAM Mikel Martín. Fueron a apoyarlo en el juicio contra cuatro militares españoles acusados de haberle agredido brutalmente hace casi seis años.

Concentración de apoyo a Mikel Martin que sufrió una paliza a manos de cuatro militares el día en el que comienza el juicio contra los cuatro acusados.

Concentración de apoyo a Mikel Martin que sufrió una paliza a manos de cuatro militares el día en el que comienza el juicio contra los cuatro acusados.

Cuando la ujier comenzó a llamar a los convocados, los cuatro encausados se acercaron a la puerta junto a su abogado, si bien se retiraron a una esquina de los pasillos en cuanto confirmaron su presencia. Sin embargo, no pudieron evitar el tenso cruce de miradas con el agredido, que les reconoció enseguida. «Son ellos», aseguró un tanto afectado por los recuerdos que, a buen seguro, afluyeron a su mente.

Al acceder a la sala se escuchó alguna que otra frase como «ahí están los fachas», pero la vista empezó sin mayores contratiempos. En las cuestiones previas, la juez de la Sala de lo Penal nº 5 aceptó varios documen- tos propuestos por Miguel Castells, abogado de la acusación particular, pero rechazó otras peticiones por «innecesarias» o «improcedentes».

En general, la magistrada se mostró bastante estricta en cuanto al procedimiento. Tanto es así que, una vez comenzada la vista, no dejó acceder a nadie a la sala y prohibió a los asistentes abandonarla debido a que el letrado de los acusados no aceptó dicha posibilidad. La juez dejó bien claro que no permitiría que cuestiones de procedimiento como ése provocaran la nulidad del juicio.

«Acojonados»

Una vista cuya celebración tardía fue invocada por la defensa para reclamar, en vano, el sobreseimiento de la causa. Cristian Rivera fue el primero en declarar. El ex militar negó que aquel 13 de enero de 2005 hubieran abordado al agredido tras toparse con él, después de dejar un bar «en el que nos trataron hostilmente cuando se dieron cuenta de nuestra condición de militares». Es más; aseguró que fueron «perseguidos por un grupo de personas» y que su pretensión era «largarse cuanto antes porque estábamos acojonados». No obstante, reconocía que había agredido a Martín porque éste «profirió insultos como txakurra o hijo de puta» contra ellos.

Exculpó a sus compañeros manifestando que Alberto Luengo se acercó para retirarle y que los otros dos -Daniel Carrillo y José Antonio Rodríguez Herrero-, acusados de no actuar para evitar la agresión, no intervinieron en la misma. Las versiones de estos tres acusados coincidieron, globalmente, con la de Rivera.

La fiscal, el abogado de la acusación particular y el que representa a la acusación en nombre de Zutik, Enrique Lertxundi, intentaron conocer la razón por la que, tras los hechos, los encausados, que habían tomado un taxi, no retornaron al cuartel «si tan asustados estaban» y se dividieron en dos grupos al apearse del vehículo. Todos ellos respondieron que tienen «la or- den» de no revelar el destino del cuartel y de bajar en calles de las cercanías.

Para quitar intencionalidad al hecho de que se separasen, el abogado de los paracaidistas adujo que «en su práctica militar funcionan por binomios».

Un lío con las calles

Mikel Martín ofreció una versión bien diferente, según la cual fue abordado violentamente mientras le increpaban diciendo que «seguro que eres de los que apoyan a ETA».

La declaración de un testigo protegido fue coincidente, aunque el desconocimiento del letrado de la defensa de la ciudad donostiarra y las preguntas de la fiscal sobre la exacta ubicación de los protagonistas en las calles casi terminaron por hacerle un lío. No tanto, sin embargo, como para dejar claro que fue una agresión «salvaje». Rondando las tres de la tarde, la juez fijó para el 11 de octubre la siguiente sesión del juicio.

Arantxa MANTEROLA

Juicio a cuatro militares por dar una paliza a un homosexual

Cuatro militares acusados de propinar en 2005 una paliza a un izquierdista militante de una asociación de homosexuales en San Sebastián serán juzgados hoy en un Juzgado de lo Penal de la capital guipuzcoana, según informó ayer el colectivo Egham.

Dos de ellos están acusados de ser los autores materiales de la agresión, mientras que los otros dos están imputados por no evitar la paliza ni asistir al herido, Mikel Martín, miembro del partido político Zutik y de Egham. Este sufrió numerosas heridas y estuvo convaleciente durante un total de 137 días.

El juicio fue suspendido en mayo de 2007, después de que la defensa revelase en las cuestiones previas de la vista que uno de sus clientes prestó declaración sin ser asistido por un abogado. Ello obligó a repetir las diligencias. El fiscal reclama un año y medio de prisión para cada uno de los dos presuntos agresores y multas para los otros dos.