La Fiscalía investigará si el autobús contra los niños transexuales incita al odio

El Ayuntamiento de Bilbao ha mostrado su oposición a que el polémico autocar de la plataforma ‘Hazte Oír’, que siguen inmovilizado en Madrid, visite la ciudad el 9 y 10 de marzo

La Fiscalía Provincial de Madrid ha anunciado hoy la apertura de una investigación urgente respecto a la circulación por las calles de Madrid de un autobús transfóbico fletado por el grupo ultracatólico Hazteoir.org, por si su mensaje fuera constitutivo de un delito de odio.

La Fiscalía ha abierto esa investigación después de que la Delegación del Gobierno en Madrid le comunicara ayer que un autobús rotulado con mensajes contra la transexualidad infantil circulaba por las calles de Madrid. El autocar, que fue inmovilizado este martes por la Policía Municipal de Madrid, tampoco ha sido bien recibido en Bilbao, donde tiene previsto circular el 9 y 10 de marzo. Desde el Ayuntamiento de la villa están «en contra» de esta campaña.

La concejala del área de Igualdad, Cooperación, Convivencia y Fiestas, Itziar Urtasun, ha afirmado que «lo único que hacen este tipo de actividades, por llamarles del algún modo, es incitar al odio». Asimismo, Urtasun ha señalado que «no han recibido ninguna petición» y ha explicado que se desconoce si el autocar «va a realizar un recorrido o va a estar estacionado» en la ciudad. «Haremos todo lo que podamos para que no aparque», ha subrayado para apuntar no estar al tanto de «si se puede evitar» que pase por las calles de la villa.

‘Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo’ son los mensajes que se pueden leer en el autobús naranja que, tras su paso previsto por Bilbao, tiene en su agenda circular por Vitoria el 11 y 12 de marzo. Ante esta situación, el alcalde de la capital alavesa, Gorka Urtaran, ha afirmado que el autobús de la plataforma ‘Hazte Oír’ no encaja «en una ciudad diversa, moderna y tolerante con las distintas opciones sexuales como es Vitoria-Gasteiz. Mensajes de ese tipo no encajan en absoluto con los valores que defiende este Ayuntamiento», ha defendido el regidor.

En este sentido, el alcalde ha anunciado que desde el Consistorio se analizará si legalmente se puede impedir la circulación de ese vehículo, cuya campaña «cuenta con nuestro más profundo rechazo». Además, se estudiarán las posibilidades de intervenir desde Espacio Público.

«Es algo que describe una realidad»

«Decir que los niños tienen pene y las niñas tienen vulva es algo que describe una realidad», ha subrayado la plataforma Hazte Oir.org en una rueda de prensa el presidente de la organización, Ignacio Arsuaga, sobre los mensajes que han rotulado en el vehículo, que ayer empezó a recorrer las calles de Madrid.

Arsuaga ha lamentado la «avalancha» de críticas que ha suscitado esta campaña, con la que la plataforma reclama dos libertades «fundamentales»: la que tienen los padres de educar a sus hijos «conforme a su conciencia» y la de ideología y expresión, «cada vez mas amenazada por el ‘lobby’ gay y sus tentáculos». En ningún caso, ha resaltado Arsuaga, esta campaña discrimina ni ofende a los menores transexuales, de los que ha dicho que «tienen la misma dignidad» que el resto y que por ello condena cualquier tipo de agresión que sufran.

Y menos aún, ha proseguido, puede ser constitutiva de un delito de incitación al odio, como sostienen colectivos como la Plataforma por los Derechos Trans o la presidenta de Madrid, Cristina Cifuentes, que ha trasladado el asunto a la Abogacía de Madrid. «Se corresponde con la trayectoria de Cifuentes, que ha asumido los dogmas homosexuales y que los ha difundido y nos quiere imponer por la fuerza», ha asegurado Arsuaga, que ha arremetido contra la Ley de igualdad y no discriminación regional por ser «profundamente autoritaria».

«Tajante rechazo»

La Delegación del Gobierno en Madrid ha consultado a la Abogacía del Estado si el polémico autobús podría incurrir en «un hecho de relevancia penal» o una «infracción» de la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana. El Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades (IMIO) ha mostrado su «tajante rechazo» al autobús de Hazte Oír y a cualquier otra iniciativa o actuación que «atente» contra el derecho a la igualdad del colectivo LGTB. Asimismo, el sindicato LAB ha reclamado a las administraciones competentes que no permitan que el autobús de la plataforma ‘HazteOir.org’ circule por las carreteras y calles de Euskadi y que se presenten como acusación contra quienes pueden «sembrar odio» con mensajes que «generan violencia».

Por su parte, el Gobierno vasco ha rechazado la campaña ya que «atenta contra los derechos» de los homosexuales y ha pedido respeto a este colectivo. Fuentes del Departamento vasco de Empleo y Políticas Sociales han explicado que el Ejecutivo autonómico está a la espera de ver cómo se desarrolla esta campaña. Varios partidos como el PSOE, EH Bildu, Equo y Ezker Anitza-IU han pedido a la Fiscalía y a las autoridades que impidan esta campaña e incluso el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, la ha tachado de «disparate» ya que no se puede hacer confrontación social con la sexualidad y mucho menos con la de los niños, ha dicho.

Quiénes son HazteOir, los ultracatólicos que han lanzado el bus tránsfobo

El presidente de HazteOir junto al autobús, Ignacio Arsuaga / EFE

Los responsables del autobús tránsfobo son el grupo ultracatólico más activo en España. Fundados en 2001 como respuesta a las protestas ciudadanas contra el Gobierno de Aznar, HazteOir.org ( hoy subsumido en la plataforma CitizenGo tras el rechazo de la jerarquía de la Iglesia católica a apoyar públicamente sus campañas) se convirtió, casi de inmediato, en el lugar de encuentro de defensores a ultranza del catolicismo más ultraconservador.

Al frente de los mismos, Ignacio Arsuaga, sobrino de Rodrigo Rato y un experto en agitación y movilizacion ciudadana a través de la red. Al principio, junto a Arsuaga se encontraban amigos de la infancia y profesionales liberales. Muy pronto, HazteOir consiguió convertirse en la plataforma del conservadurismo más radical en la sociedad española.

Coincidiendo con la victoria de José Luis Rodríguez Zapatero en las elecciones de 2004, HazteOir alcanzó el cénit de su fama, con la convocatoria de marchas multitudinarias en contra del matrimonio igualitario, que logró sacar a la calle, por primera vez en la historia de la democracia, a una veintena de obispos; contra la reforma de la ley del aborto o contra Educación para la Ciudadanía.

En 2007, HazteOir era mucho más que un grupo de jóvenes ultras preocupados por el rumbo de la familia tradicional y la defensa de la vida de los no nacidos. Se habían convertido en el punto de referencia de los grupos más tradicionalistas, hasta el punto de que el cardenal Rouco se apoyó en ellos (y en movimientos ultraconservadores, como los kikos, el Opus Dei o los Legionarios de Cristo) para convocar sus “misas de la familia” en la Plaza de Colón de Madrid, que durante años se erigieron –como tuvo que admitir el propio PSOE– en la principal oposición a Zapatero.

Ignacio Arsuaga, con el exportavoz de la Conferencia Episcopal, Martínez Camino, y el director general de Cope, José Luis Restán, premiados por HazteOir

Ya eran la versión española del Tea Party norteamericano. Y HazteOir aglutinó bajo su capa a los sectores más reaccionarios: desde Concapa al Foro de la Familia, pasando por Profesionales por la Ética, Derecho a Vivir o CitizenGo, que ahora se ha convertido en la matriz del grupo. Todo ello para ocultar la auténtica organización que se encontraba detrás del entramado: una sociedad secreta, El Yunque, que hundía sus raíces en México, y cuya existencia ha sido reconocida por la Iglesia española.

Paradójicamente, el crecimiento de HazteOir supuso el comienzo de su fin. Disensiones entre los grupos profamilia y la exigencia de Arsuaga de controlar todas las campañas (incluyendo la vertiente económica), provocaron la ruptura con el Foro de la Familia. Al tiempo, algunos exmiembros de El Yunque elevaron a la Conferencia Episcopal sus denuncias acerca de las tramas ejercidas por sus responsables.

Desde 2013, coincidiendo con la llegada al Papado de Francisco y la confirmación de las acusaciones sobre El Yunque, la Conferencia Episcopal comenzó un progresivo alejamiento de sus tesis.

La llegada del arzobispo Carlos Osoro a Madrid supuso, además, el fin de las misas de Colón y el arrinconamiento en la marginalidad ultra de los responsables de HazteOir. Precisamente, en los últimos años, ya sin el apoyo de los obispos, ha sido cuando Arsuaga y sus seguidores han incrementado su beligerancia y lanzado campañas cada vez más duras, en el fondo y en las formas, amenazando a grupos como VIPS o El Corte Inglés y arremetiendo contra gays, lesbianas, mujeres, y, ahora, niños transexuales. Por ejemplo, envió más de 16.000 folletos a los colegios con mensajes homófobos, cargó contra una serie de RTVE que mostraba una boda entre dos mujeres u organizó una conferencia para “sanar” la homosexualidad.

Ahora, tras su alejamiento de la Iglesia y el poder, también responsables del PP critican la campaña del autobús de HazteOir. Además de Cristina Cifuentes, a quien le hicieron también una campaña en contra, el portavoz del partido en el Congreso, Rafael Hernando, ha dicho que es un “disparate”.

Corren otros tiempos para los ultracatólicos, que en 2013 fueron distinguidos por el mismo gobierno del PP, concretamente por el exministro de Interior Jorge Fernández-Díaz, como asociación de “utilidad pública”.

Las capitales vascas plantan cara al autobús contra la transexualidad

La Policía Municipal de Madrid inmoviliza el vehículo y vigilará para que no haga más paradas

BILBAO. El autobús contra la transexualidad infantil promovido por la asociación ultracatólica Hazte Oír se topará en su escala en tierras vascas con el rechazo de las ciudades en las que pretende recalar dentro de la gira que ha comenzado en Madrid. Eso si es que la Justicia permite que siga circulando el polémico autobús naranja que desde el lunes se paseaba por las calles madrileñas -sobre todo frente a los colegios- con mensajes como Los niños tienen pene, Las niñas tienen vulva, Que no te engañen. Y es que en menos de 24 horas la caravana transfóbica, realizada en respuesta a la reciente campaña de la asociación Chrysallis para visibilizar la transexualidad de menores en marquesinas de Euskal Herria y redes sociales , ha provocado una cascada de reacciones contrarias que podrían acabar forzando la prohibición de la misma por su posible incitación al odio.

Así lo han entendido todos los partidos a ambos lados de la muga. La Comunidad de Madrid, presidida por la popular Cristina Cifuentes, ha puesto el caso en conocimiento de la Abogacía General y la Generalitat catalana lo ha llevado ante la Fiscalía ya que está previsto que el autobús circule el viernes por Barcelona y el sábado por L’Hospitalet de Llobregat y Sant Cugat del Vallès. A media tarde de ayer, la Policía Municipal de Madrid inmovilizó el autobús para que no siga difundiendo por sus calles los mensajes discriminatorios de una campaña “violenta y ofensiva”, mientras que el Consistorio de Barcelona anunció que paralizará y sancionará con multas de hasta 3.000 euros el vehículo por infringir la Ley de Publicidad Dinámica. “El autobús no tiene permiso para circular por la ciudad, no es bienvenido”, afirmó ayer la concejala de Feminismos y LGTBI, Laura Pérez, quien advirtió de que el Ayuntamiento “no se quedará de brazos cruzados” y aprovechará todo el margen que tiene para sancionar su actividad.

REACCIÓN EN EUSKAL HERRIA

El discurso del grupo ultra tampoco será bienvenido en Euskal Herria. Está previsto que el autobús recorra Iruñea el 5 y 6 de marzo para estar dos días en Donostia. El 9 de marzo llegará a Bilbao y después parará en Las Arenas y Algorta. La última escala será los días 11 y 12 en Gasteiz. La Asociación de Familias de Menores Transexuales Chrysallis, que fue objeto de sabotajes por instalar carteles para tratar de normalizar la situación de aquellos menores cuya identidad sexual no coincide con el sexo que les asignaron al nacer, invitó a la gente a saludar al autobús con una peineta. “Hoy la tontería se pasea por las carreteras montada en un autobús naranja, si te cruzas con ella no te olvides de regalarle una peineta”, afirmó.

Los ayuntamientos de las cuatro capitales de Hegoalde fueron ayer una sola voz para “rechazar” la llegada del autobús y no descartaron la adopción de medidas legales para impedir la difusión de mensajes contra la diversidad sexual. En declaraciones a DEIA, la concejala de Igualdad del Ayuntamiento de Bilbao, Itziar Urtasun, señaló que “estamos completamente en contra de este tipo de actos ya que lo único que fomentan es el odio y la discriminación hacia las personas con una identidad sexual determinada”. Hoy abordará la cuestión con todos los partidos para “realizar un posicionamiento conjunto” y analizará su legalidad con el área de Espacios Públicos del Ayuntamiento bilbaino.

El alcalde de Gasteiz, Gorka Urtaran, afirmó que el autobús “no encaja con una ciudad diversa, moderna y tolerante con las distintas opciones sexuales” y avanzó que están estudiando si puede impedir su circulación. El alcalde Donostia, Eneko Goia, subrayó que el Ayuntamiento donostiarra tiene “una posición muy contraria” a la que pregona Hazte Oír y, dentro de sus competencias, “analizará” la forma de “no colaborar” con su posible paso por la capital guipuzcoana. Por su parte, la Junta de Portavoces del Ayuntamiento de Iruñea acordó “rechazar” la campaña y solicitó “que no se envíe dicho autobús a Pamplona porque contraviene el respeto a la diversidad, y en particular la diversidad sexual de género y el respeto al colectivotrans”.

HazteOir levanta indignación por toda España con bus sobre niños transexuales

Partidos políticos y organizaciones sociales han protestado e incluso han pedido la intervención de la Fiscalía

Imagen del autobús de Hazte Oír. @HAZTEOIR

El autobús de la plataforma HazteOir rotulado con los mensajes “Los niños tienen pene” o “Las niñas tienen vulva” y que pretende recorrer toda España ha levantado la indignación y protestas de los partidos políticos y organizaciones sociales, que han pedido incluso la intervención de la Fiscalía.

La avalancha de críticas ha sido tal que la organización ha convocado este martes una rueda de prensa en la que su presidente, Ignacio Arsuaga, ha justificado los mensajes rotulados en el vehículo porque están amparados por las libertad de expresión e ideológica, “cada vez más amenazada por el lobby gay y sus tentáculos”, y solo exponen “un hecho de la biología que se estudia en las escuelas”.

Para HazteOir.org, “el sexo es el sexo que tenemos cuando nacemos” y su presidente se ha preguntado por qué sí se permitió a la asociación de familias de menores transexuales Chrysallis colocar carteles en marquesinas de paradas de autobuses y de metro con el lema “Hay niñas con pene y niños con vulva”.

Con su campaña, la plataforma ultracatólica -que cuenta con el apoyo del Centro Jurídico Tomás Moro- pretende denunciar “las leyes de adoctrinamiento sexual” de varias comunidades autónomas en pro de la igualdad y la no discriminación del colectivo LGTB porque, en su opinión, “violan” el derecho de los padres que no están de acuerdo con la “ideología de género” a educar a sus hijos “conforme a su conciencia”.

Esa denuncia la han plasmado en el libro “¿Sabes lo que quieren enseñarle a tus hijos en el colegio? Las leyes de adoctrinamiento sexual”, del que ya ha distribuido 100.000 ejemplares, muchos de ellos en las escuelas.

El autobús, que porta otros lemas como “Que no te engañen”, “Si naces hombre, eres hombre” o “Si eres mujer, seguirás siéndolo”, comenzó a recorrer este lunes las calles de Madrid y está previsto que en los próximos días lo haga en Valencia, Barcelona, Zaragoza, Pamplona, San Sebastián, Bilbao y Vitoria.

Mientras la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, intenta evitar que siga recorriendo la ciudad por tratarse de una campaña “violenta y ofensiva” que incumple las ordenanzas municipales y podría incitar al odio, la Delegación del Gobierno en Madrid ha consultado ya a la Abogacía del Estado si el autobús podría incurrir en “un hecho de relevancia penal” o una “infracción” de la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana.

El asunto está además en manos de la Abogacía de Madrid, donde lo ha llevado la presidenta de esta comunidad, Cristina Cifuentes, después de haber calificado de “impresentable” y de “provocación absoluta” la iniciativa, que también ha sido denunciada por la asociación LGTB Arcópoli.

Mientras, entidades y partidos navarros, catalanes y vascos tratan de impedir que el vehículo llegue a sus ciudades.

La Junta de Portavoces del Ayuntamiento de Pamplona ha acordado este martes por la mañana rechazar la anunciada presencia en la ciudad del autobús.

El Ayuntamiento de la capital navarra solicita en el acuerdo que no se envíe este autobús a Pamplona el 5 y 6 de marzo porque “contraviene el respeto a la diversidad y, en particular, la diversidad sexual de género y el respeto al colectivo trans”.

La Generalitat ha enviado la campaña al fiscal de delitos contra el odio y el Ayuntamiento de L’Hospitalet de Llobregat ha asegurado que, aunque no puede impedir que el vehículo circule por sus calles, sí puede prohibirle que se detenga y que use la megafonía “para difundir sus mensajes discriminatorios” hacia los niños y niñas transexuales.

El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, ha dicho que el autobús no encaja con una ciudad “diversa, moderna y tolerante con las distintas opciones sexuales” y ha anunciado que está estudiando si puede impedir legalmente su circulación por la ciudad. El Gobierno vasco ha pedido respeto tanto para los menores como para los adultos transexuales.

Paralelamente, partidos y colectivos han pedido a la Fiscalía que prohíba su circulación.

Fuentes de la Fiscalía han comentado a Efe que si se formalizan las denuncias, las estudiarán.

La primera ha sido la Plataforma por los Derechos Trans, que ha mostrado su estupefacción por esta campaña “transfóbica”, y le ha seguido después el PSOE, cuya portavoz de Igualdad en el Congreso, Ángeles Álvarez, cree que se trata de mensajes solo pretenden “alentar el odio y discriminación” hacia el colectivo transexual.

A esa petición se ha sumado IU y Podemos, mientras que desde el Grupo Mixto, Compromís ha solicitado la comparecencia de Ignacio Arsuaga.

Por su parte, En Marea ha recriminado al Gobierno su silencio, si bien el Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades (IMIO), dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, ha mostrado su “tajante rechazo” al autobús de HazteOir y a cualquier otra iniciativa o actuación que “atente” contra el derecho a la igualdad del colectivo LGTB.

También el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, ha tildado de “disparate” la campaña y ha señalado que no se puede hacer confrontación social con la sexualidad, y mucho menos la de los niños.

No ha faltado tampoco la iniciativa de un ciudadanos madrileños que, en apenas unas horas, ha reunido 85.000 firmas en Change.org para la “retirada inmediata del autobús transfóbico infantil”.

Claves para entender todo lo que está mal en el mensaje tránsfobo de Hazte Oír

Diga lo que diga esta asociación, hay niñas con pene y niños con vulva

Pues no dan ni una

La plataforma Hazte Oír ha puesto en circulación un autobús con un mensaje tránsfobo: “Los niños tienen pene, las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo”. El autobús actualmente está en Madrid, pero recorrerá varias ciudades españolas. La asociación sostiene en Actuall, su página web, que las frases del autobús están ratificadas “por la ciencia médica”. Hemos hablado con una psiquiatra, una pediatra y una psicóloga para hacerles algunas preguntas muy básicas sobre la transexualidad y lo cierto es que Hazte Oír no da ni una.

¿Es cierto lo que dice el autobús? ¿La identidad sexual se corresponde con los órganos sexuales?

“No tiene nada que ver -afirma al teléfono María del Pilar González Solano, pediatra y vicepresidenta de la Sociedad de Pediatría de Madrid y Castilla-La Mancha-. Una cosa es el sexo biológico, el que se asigna socialmente al nacer según nuestros órganos sexuales, y otra cosa es la identidad, es decir, si te sientes hombre o mujer. La identidad depende del cerebro”.

Como apunta por correo electrónico la psicóloga Marta Pascual, “cuando nacemos nos asignan un sexo en función principalmente de unos caracteres primarios (genitales externos e internos, entre otros)”. Pero lo que nos llevará a definirnos como niños o como niñas “es la experiencia vivencial; es decir, el cómo sentimos ese cuerpo que somos”. En el caso de las personas transexuales, “la vivencia de su cuerpo no se corresponde con las estructuras que tiene”.

Como recuerda la doctora Harriet Hall en este artículo, los órganos sexuales no son los únicos factores que “determinan el sexo y el género, y ninguno de ellos es un simple blanco y negro”. Hall menciona los cromosomas, los efectos de las hormonas intrauterinas, la educación, el comportamiento, la identidad e incluso el aspecto social (por ejemplo, ¿qué pronombre usa esa persona para referirse a sí misma?).

“No hay un test simple que lo determine. No es una dicotomía, sino un espectro multidimensional”, escribe Hall. Ni siquiera hay una regla biológia clara para determinar el sexo de cada persona, recordaba EL PAÍS: ni cromosomas ni hormonas. Esto no quiere decir que la clasificación binaria no sea útil a menudo, ni que no sea habitual la concordancia de los factores que determinan el género, sino que estas categorías “no son absolutas”.

¿Cuándo se forma esta identidad sexual?

“Aunque es posible que se dé antes, se empieza a palpar a partir de los dos años -explica González-. A partir de esa edad nos reconocemos como niños, niñas, los dos o ninguno”. La edad a la que se nota esta identidad puede variar para cada persona. La doctora compara este proceso con aprender a caminar, que comienza a ocurrir a los 12 meses, pero también puede darse de un modo normal a los 9 o a los 15.

Esther Gómez, psiquiatra del Hospital Clínic de Barcelona, nos explica por correo electrónico que “la mayoría de las personas transexuales, no todas, explican que ya en la infancia se sentían diferentes, y tenían comportamientos, intereses o preferencias más características del otro sexo”.

Un error habitual en este tema es creer que la transexualidad solo es cosa de adultos, como recuerda Pascual: “La vivencia de una identidad trans aparece en la infancia”. Pascual apunta que a partir de los 6 años los niños adquieren la llamada “constancia sexual, que supone una autoclasificación clara”.

¿Es lo mismo identidad sexual y orientación sexual?

No. Como explica Pascual, “identidad sexual es cómo nos definimos, sentimos y experimentamos como mujeres o como hombres”, mientras que la orientación sexual se refiere a “nuestro deseo erótico o sexual”. Por ejemplo, un hombre trangénero puede verse atraído por mujeres (e identificarse como heterosexual), pero también por hombres o por ambos.

¿Qué efectos tienen mensajes como los de Hazte Oír en los niños y niñas transgénero?

“El mismo que cuando les persiguen en el patio del colegio o les desprecian los profesores, o cuando son estigmatizados y arrinconados por padres y hermanos”, explica González, que se pregunta por las personas que han participado en el diseño de ese autobús: “Si tienen en su casa a un niño o a una niña trans, ¿qué trato le van a dar? Le van a reprimir, a machacar, a martirizar”.

Según datos recogidos por la Fundación Daniela, el 49% de los niños y adolescentes trans cuenta con apoyo de su familia, en comparación con el 79% en el caso de los CIS (cuya identidad se corresponde con el sexo asignado al nacer). En España, el 90% de los niños y adolescentes LGTB ha sufrido acoso escolar. Además de eso y según recogía EL PAÍS, más del 70% de los adultos transgénero está en paro. Las tasas de suicidio y de depresión son ocho y seis veces más altas en el caso de las personas transgénero que en la media de la población.

Pero esta exclusión no es inevitable: González nos remite a un estudio publicado en la revista científica estadounidense Pediatrics, según el cual los niños trans que reciben el apoyo de su entorno no sufren más depresión que otros niños “y solo elevaciones mínimas en su ansiedad”. González nos recuerda que “los niños lo aceptan y lo entienden todo. El problema lo tenemos los adultos”. En Verne recogimos también la experiencia de Cristina Palacios, madre de una niña transgénero: “Mi hija es trans y me gustaría que jamás le robásemos su alegría”.

Además de eso, este mensaje de Hazte Oír “no tiene ningún fundamento, y solo es fruto de una ideología no soportada por una realidad muy bien conocida. Genera confusión social”, apunta la doctora Gómez.

¿Cuál es la diferencia entre transgénero e intersexualidad?

Algunos, como la asociación Hazte Oír, confunden a menudo estos términos. Las personas con genitales intersexuales tienen una anatomía que no encaja en las definiciones típicas, lo que ocurre en uno de cada 2.000 nacimientos, según el National Center for Transgender Equality.

Hay muchas clases: “Por ejemplo, algunas personas nacen con genes XY [definidos como hombres], pero tienen genitales femeninos”. Otras personas “pueden tener cromosomas XX, pero no un útero o una anatomía externa que no parezca ni masculina ni femenina de forma clara”. En Verne publicamos la experiencia de Gabriel J. Martín, en un artículo titulado “La barba me dio la razón: aunque me criaran como una niña, yo era un niño”.

En cambio, la transexualidad tiene que ver con la identidad. Por lo general, una persona transexual nace con un cuerpo que encaja con lo que identificamos como hombre o mujer, pero sabe que su identidad de género es diferente.

¿Qué pueden hacer los padres para ayudar a su hijo transgénero?

Gómez destaca la labor de muchos padres, tanto de forma individual como con asociaciones de padres como Chrisalys y la Fundación Daniela: “Están haciendo una gran labor de asesoramiento a otros padres y en las escuelas”, ayudando a “entender los sentimientos de estas personas, prevenir su sufrimiento, y facilitar la aceptación social de la diversidad”.

Pascual recuerda que padres y madres deben acompañar a sus hijos “en su proceso de construirse como personas únicas”. Y les recuerda que “van a sentirse perdidos, no entenderán nada al principio, pero tienen que empezar por ver y reconocer lo que su niña o su niño les dice”, además de “buscar toda la información y el apoyo que necesiten para poder comprender y aceptar cómo se siente y quién es su hija o hijo”.

Es decir, como resume González, “los padres deben ser padres. Deben cuidar y atender a sus hijos, para que crezcan sanos física y psicológicamente”.

¿La transexualidad es una enfermedad mental?

“No, por supuesto que no es una enfermedad mental -explica la doctora Gómez, psiquiatra-, pero sí suele producir un importante sufrimiento psicológico”.

González añade que gran parte del sufrimiento causado a las personas transgénero ha venido causado por la “patologización” de la transexualidad. La pediatra subraya que “la transexualidad no es una moda. Existe desde siempre”, pero durante mucho tiempo “ha estado muy oculta, al estar prohibida o inhibida, lo que provocó mucho sufrimiento a muchas personas”.

En cuanto a las supuestas terapias para que estas personas acepten el sexo asignado al nacer, “tienen la misma validez que las que pretenden modificar nuestra orientación sexual -afirma Pascual-. Son absolutamente estériles”. Gómez añade que estos métodos fueron abandonados”.

Entonces, ¿qué es la disforia sexual?

Se trata de un término médico incluido en el DSM-5, el manual de psiquiatría de referencia. Este término se utiliza, como explica González, cuando una persona “se siente realmente mal con el género asignado, llevando a síntomas como la angustia y la desesperación”. La doctora recuerda que “no le pasa a todas las personas trans. Muchas admiten su cuerpo y no quieren operarse, por ejemplo”. Este manual de trastornos psiquiátricos no incluye el trastorno de identidad de género como enfermedad desde su quinta edición, publicada en 2013. Se trataba de una antigua reclamación de los transexuales, incluidos los entre 7.000 y 12.000 que viven en España.

¿Qué es el proceso de transición?

“Es el proceso que viven aquellas personas transexuales que inician tratamientos a distintos niveles (estéticos, médicos, quirúrgicos, etcétera) para modificar sus caracteres sexuales primarios y secundarios, y pasar del sexo asignado al sexo vivido”, explica Pascual.

Como recoge la web de la Fundación Daniela, que lucha contra la discriminación de niños y menores transexuales y con la que colabora la doctora González, “no hay una manera correcta de realizar la transición. Algunos niños y/o adultos llevan a cabo una transición social, realizando cambios en su manera de vestir, eligiendo el nombre con el que se sienten identificados, algunos también realizan tratamientos hormonales”. Cuando son adultos, pueden pasar por procedimientos médicos, como la reasignación de sexo. “Elegir o no pasar por cualquiera de estos tratamientos es algo que cada persona decide en función de sus necesidades o expectativas”.

Por cierto, desde 2007, las personas transexuales pueden cambiar su nombre y sexo en sus documentos de identidad españoles sin necesidad de someterse a una operación de reasignación de sexo y sin procedimiento judicial. En algunos casos ya se ha admitido este cambio en documentos de niños.

¿Por qué es importante que una persona trans pueda escoger el baño público que le corresponde?

“Todas las personas necesitan vivir y moverse en un entorno con el que se sienten identificados”, recuerda Pascual, a lo que González añade que se trata de “un derecho fundamental”. Y explica: “Todos los tratados internacionales sobre los derechos de los niños incluyen el derecho a ser quien es en todos los aspectos de su vida. Se trata además de un derecho de personalidad, no civil, por lo que no se puede ejercer por representación”.

Hazte Oír se niega a esta medida con el argumento de que si las personas trans pueden usar el baño que quieran, los agresores sexuales aprovecharían para hacerse pasar por mujeres transgénero y colarse en su baño. Como explica PolitiFact, una web que se verifica la veracidad de declaracioes políticas, esto no es más que un mito: no ha habido incrementos en los delitos sexuales en los Estados y en los distritos escolares estadounidenses en los que se permitía a cada persona escoger el baño que considerara adecuado.

Es más, como añade la revista Time, lo habitual es lo contrario: “El 70% de las personas transgénero han sido víctimas de insultos en un contexto de baños segregados y casi el 10% ha denunciado violencia física”. Las agresiones son consecuencia de no poder ir al baño que se corresponde con su identidad y parecer, precisamente, fuera de lugar. La revista añade: “Probablemente ya has coincidido en el baño con una persona trans sin saberlo”.

* Para que no te pierdas nada, nosotros te mandamos lo mejor de Verne a tu móvil: ¡únete a nuestro Telegram telegram.me/verneelpais!

Madrid inmoviliza el autobús tránsfobo fletado por una organización ultracatólica

El Ayuntamiento de la capital considera que la campaña de Hazte Oír incumple las ordenanzas municipales e incita al odio

 

La respuesta, contundente y multitudinaria, apenas ha tardado 24 horas en llegar. Instituciones, partidos, sindicatos y organizaciones civiles han manifestado este martes su rechazo al autobús tránsfobo que el grupo ultracatólico Hazte Oír fletó para que recorra España y que inició el lunes su ruta en Madrid. “Es una campaña de odio basada en la intolerencia”, ha denunciado Ángeles Álvarez, portavoz de Igualdad del PSOE, que ha pedido a la Fiscalía que lo prohíba. Cataluña y Madrid también han solicitado al Ministerio Público que intervenga. Y el Gobierno de Carmena ha ordenado que quedara inmovilizado esta tarde.

“Impresentable”, “un atentado contra los menores transexuales” y “fomentan el odio y la transfobia”. Estas fueron, entre otras muchas, las declaraciones de repulsa que a lo largo de este martes se han sucedido contra el autobús fletado por Hazte Oír, que recorrió las calles de Madrid con los lemas “Los niños tienen pene, las niñas tienen vulva. Que no te engañen” y “Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo”; y que en los próximos días estaba previsto que circule por Valencia, Barcelona, Zaragoza, Pamplona, San Sebastián, Bilbao y Victoria, según el grupo ultracatólico.

Aunque varias instituciones han anunciado su intención de frenarlo. Primero, en la capital. La portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, ha subrayado esta mañana que el Gobierno local ya estudiaba con la Policía Municipal si se puede actuar contra esta campaña por incitar a un delito de odio y, por tanto, “por incumplir las ordenanzas de movilidad y publicidad”. Y así lo hicieron por la tarde, cuando los agentes inmovilizaron el autocar por esos motivos.

El concejal de Seguridad, Javier Barbero, ha explicado que la policía ha paralizado “el autobús de la vergüenza”. El equipo de Gobierno de Manuela Carmena ha considerado, tras analizarlo con sus técnicos municipales, que había “datos” de infracción de la ordenanza sobre la publicidad exterior, que “prohíbe [los anuncios] en cualquier tipo de vehículo o remolque, en circulación o estacionado, excepto la que se realice en los vehículos destinados a transporte público”. El objetivo del Ayuntamiento es que el autobús “salga lo antes posible de la ciudad”, ha agregado el edil.

“Madrid es una ciudad inclusiva y acogedora. Ni un espacio para la transfobia en nuestras calles”, ha apostillado Maestre, después de manifestar su rechazo “profundo” a “cualquier práctica discriminatoria, como un autobús donde se dice a los niños lo que tienen que ser”. Purificación Causapié, portavoz socialista en el Ayuntamiento, ha exigido que se intervenga para prohibir la circulación del autobús tránsfobo: “Debería haberse cambiado ya la ordenanza sobre publicidad para que se combata contra estas campañas contrarias a la dignidad de las personas”

Unas críticas a las que también se ha sumado la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes: “El autobús de Hazte Oír es impresentable”. “Ciertos mensajes pueden incitar a comportamientos y faltas de respeto hacia personas por motivos de orientación sexual incompatibles con una sociedad avanzada”, ha remachado la dirigente popular, que ha remitido una carta a la delegación del Gobierno “para que ponga los hechos en conocimiento de la fiscalía”. En este sentido, dicha institución ha asegurado que ha informado inmediatamente a la Abogacía del Estado para que analice si la campaña incurre en “un hecho de relevancia penal” por difundir unos mensajes “que podrían considerarse un ataque a las orientaciones o identidades sexuales”. El presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez, también ha pedido “respeto” para los niños.

“No se puede ahogar la pulsión identitaria de una persona porque esto atenta contra sus derechos. Hazte Oír dirige mensajes contra un colectivo motivado por sus prejuicios y pretende alentar odio y discriminación”, ha denunciado la socialista Ángeles Álvarez en el Congreso de los Diputados, desde donde ha pedido a la Fiscalía que aplique el artículo 510 del Código Penal, que “permite actuar contra este autobús” —este penaliza a aquellos que induzcan a la discriminación, odio o la violencia contra grupos y asociaciones por diferentes motivos, entre ellos, la identidad sexual—.

Amenaza de multa

En Cataluña, las instituciones tampoco quieren el autobús, que tenía previsto iniciar su recorrido por la autonomía el próximo viernes. “En Barcelona no hay lugar para autobuses lgtbfóbicos”, ha escrito la alcaldesa Ada Colau en Twitter. La amenaza del Consistorio es parar el vehículo en cuanto le vean entrar, bajo la amenaza de multarle con hasta 3.000 euros aplicando la ordenanza de civismo. “No tiene permiso para circular por la ciudad. No es bienvenido”, ha recalcado la edil de Feminismos y LGBTI, Laura Pérez. Además, la Generalitat ha expuesto que lo denunciará ante la Fiscalía de delitos Odio, y el Síndic de Greuges (Defensor del Pueblo catalán) ha abierto también una investigación.

Y en la Comunidad Valenciana se repitieron estas manifestaciones de repulsa. Compromís ha pedido la comparecencia de un representante de Hazte Oír en la Comisión de Igualdad del Congreso; Podemos ha contactado con la Delegación del Gobierno para que “actúe” contra el autobús; y Ciudadanos ha hecho hincapié en que este tipo de campañas “solo fomentan el odio y la transfobia”. A su vez, el Col·lectiu de Lesbianes, Gais, Transsexuals i Bisexuals convocó para hoy una concentración de protesta contra la llegada del vehículo a sus calles, según informa la agencia Europa Press.

Hazte Oír puso en marcha esta campaña como respuesta a otra impulsada en Euskadi y Navarra por la Asociación de Familias de Menores Transexuales Chrysallis, que lanzó en enero una iniciativa para concienciar a la sociedad sobre la transexualidad infantil. Este colectivo colocó 150 carteles repartidos por marquesinas y estaciones de metro de ambas comunidades con el mensaje “Hay niñas con pene y niños con vulva”. Entonces, el grupo ultracatólico inició una recogida de firmas para su retirada. Pero no logró su objetivo.

Pese a ello, Hazte Oír repite que su autobús “no va contra nadie”. “El autocar no pretende discriminar ni ofender a nadie, sino simplemente reconocer un dato de la biología, que todos estudiamos en el colegio”, ha afirmado el presidente del colectivo, Ignacio Arsuaga. Una idea a la que responde María del Pilar González Solano, pediatra y vicepresidenta de la Sociedad de Pediatría de Madrid y Castilla-La Mancha: “Una cosa es el sexo biológico, el que se asigna socialmente al nacer según nuestros órganos sexuales, y otra cosa es la identidad, es decir, si te sientes hombre o mujer. La identidad depende del cerebro”.

UN GRUPO DE 7.000 SOCIOS E INGRESOS MILLONARIOS

El abogado Ignacio Arsuaga fundó Hazte Oír en 2001. La asociación, vinculada a la ultraderecha, se caracteriza por su oposición al aborto y sus continuos ataques a los derechos del colectivo LGTBI y a los movimientos feministas —habla de “Inquisición Gay” y de “Dictadura de género”—. Hazte Oír asegura en su memoria de 2015 que cuenta con casi 7.000 socios e ingresa 2,6 millones de euros a través de las cuotas de sus fieles (1,6 millones), donativos (997.000 euros) y la recaudación con eventos que organiza (17.000 euros).

Una sentencia del juzgado de Primera Instancia Número 48 de Madrid consideró “contrastado y acreditado” la relación entre miembros de Hazte Oír y El Yunque, una organización ultraconservadora fundada en México y que promueve en dicho país las manifestaciones contra los derechos de los homosexuales. Pese a que esos vínculos ya se habían denunciado, el anterior ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, firmó el 7 de mayo de 2013 la orden que declaraba a Hazte Oír como asociación de utilidad pública.

 

La Policía Municipal de Madrid inmoviliza el autobús contra los transexuales de HazteOír

El Ayuntamiento de Madrid dio hoy instrucciones a la Policía Municipal para que procediera a paralizar el autobús puesto en circulación el lunes por la organización Hazte Oír para mostrar su rechazo a la transexualidad. El anuncio naranja chillón que empapelaba dicho vehículo decía literalmente: «Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer seguirás siéndolo».

La portavoz municipal, Rita Maestre, señaló que, «independientemente de si incita o no al odio con sus mensajes», esta campaña «viola dos ordenanzas municipales, la de Circulación y la de Publicidad Exterior». Por eso anunció que se había ordenado a los agentes locales la inmovilización del soporte en el que se estaba exhibiendo por las calles de la capital, circunstancia que se produjo a última hora de la tarde.

«Quiero mostrar el profundo rechazo de este equipo de Gobierno a cualquier práctica discriminatoria, violenta y ofensiva como un autobús en el que se le indica a los niños cómo tienen que ser», señaló la edil del equipo de Manuela Carmena. «La ley estatal y la ley de la Comunidad de Madrid amparan el derecho de cada quien a elegir su identidad de género, su identidad sexual, y eso es algo que las instituciones tienen que promover», apostilló.

La Comunidad de Madrid, por su parte, se dirigió tanto a la Delegación del Gobierno como a la Abogacía General para poner en conocimiento de ambos organismos la campaña de Hazte Oír porque considera que podría vulnerar la legalidad vigente. Según apuntaron en el Ejecutivo de Cristina Cifuentes, se ha solicitado que se analice el contenido de estos mensajes y que se emprendan las acciones oportunas de considerarse que pudieran ser constitutivos de un ilícito penal.

El delegado de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento, Javier Barbero, anunció a última hora de la tarde la detención de lo que llamó el «autobús de la vergüenza», que al cierre de esta edición estaba siendo conducido fuera de la ciudad después de que se hubiera informado a todos los coches patrulla de esta circunstacia. Paralelamente, la Unidad de Gestión de la Diversidad está elaborando la denuncia que elevará a la Fiscalía por su presunta violación de la ley regional sobre la LGTBfobia.

Tras la polémica desatada, el presidente de Hazte Oír, Ignacio Arsuaga, explicó en rueda de prensa que el objetivo de la campaña era «denunciar las imposiciones de la ideología de género que vulnera la libertad de educación y el derecho fundamental de los padres a educar a sus hijos», tal y como recogió el diario digital Actuall. «En base a esta ideología se han aprobado leyes de adoctrinamiento sexual en varias comunidades autónomas para imponer la diversidad sexual entre los menores», aseguró.

No es la primera vez que esta organización acapara protagonismo mediático. Durante los días previos a los comicios locales y regionales de 2015, la Junta Electoral obligó al grupo católico a retirar los anuncios en los que utilizaba la imagen de la candidata del PP a la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, para mostrar su rechazo al aborto, aunque posteriormente el Tribunal Supremo le dio la razón.

La del PSOE, socio de investidura de Ahora Madrid, fue una de las primeras voces que se levantó en contra del polémcio autobús puesto en marcha por Hazte Oír para pedir al Ayuntamiento de la capital que actuara contra un que considera «una agresión a los derechos de los menores transexuales».

«Es necesario que el equipo de Gobierno reforme de una vez la Ordenanza de Publicidad para adaptarla a la Ley General de Publicidad y se dote de herramientas que le faculten para prohibir campañas que atenten a los derechos humanos como ésta», señaló la portavoz socialista, Purificación Causapié, que anunció que el mes de marzo presentará una iniciativa para que este cambio se produzca «de manera urgente».

Por su parte, el concejal del PSOE Ignacio Benito adelantó que solicitará al gerente de la EMT que en los autobuses municipales se difunda una campaña en defensa de los derechos de los menores transexuales. «Hay que actuar en la erradicación de estas posturas retrógradas, pero también hay que actuar en positivo, defendiendo los valores de tolerancia y respeto a los derechos de todos, pero especialmente de los más jóvenes», subrayó.

El carnaval de Las Palmas corona a una provocadora virgen Drag

El certamen llega a su 20 aniversario con referencias religiosas a la Virgen y a la crucifixión de Cristo

Drag Queen ganadora del certamen. FOTO: ELVIRA URQUIJO (EFE).

Drag Sethlas se ha proclamado esta noche nuevo Drag Queen de Las Palmas de Gran Canaria con un número transgresor que encendió al público del certamen en su 20 aniversario y que no va dejar indiferente a nadie, por sus referencias religiosas a la Virgen y a la crucifixión de Cristo.

Llegó literalmente como una virgen -vestido como una imagen de María y a ritmo de “Like a prayer” de Madonna-, pero no fue ningún milagro que Sethlas se coronase Drag Queen del carnaval de la capital grancanaria, dedicado este año a “La eterna primavera”.

Habitual en el podio en ediciones anteriores, Sethlas logró por fin la banda de “reinona” de las fiestas de la ciudad con un repertorio de acrobacias imposibles sobre unas plataformas infinitas, pero sobre todo, con la estética rompedora de un drag crucificado, con su corona de espinas y su lanzada en el costado.

La reacción de las más de 6.000 personas que presenciaron en directo su actuación en el parque de Santa Catalina ya hacía presagiar dos cosas: el segundo puesto que obtuvo en 2016 podía quedársele corto y era muy probable que su provocación trajera cola.

De hecho, de inmediato pudieron leerse todo tipo de mensajes al respecto en Twitter -donde la gala drag fue tendencia mundial-, desde quienes proclamaban que Sethlas acababa de regalar al público el mejor número en dos décadas de certamen, hasta quien se preguntaba si se hubiera atrevido a lo mismo con el Islam o quien se tomaba su ‘performance’ como una suerte de contestación a la doctrina de la Iglesia católica sobre la homosexualidad.

Le acompañaron en un ajustado podio de las “reinonas” Drag La Tullida, en segundo lugar; Drag Orión, en tercero y Drag Íkaro y Drag Vulcano, como finalistas.

Como salida de un cuento, La “Bella” Tullida bailó con una bestia muy peculiar, que incluyó todo el ‘atrezzo’ de la tradicional historia de Beaumont. La Tullida se dejó elevar por su equipo de baile, que abandonó pronto sus personajes para lanzar a la protagonista al palmarés de las drag, en medio de volteretas de vértigo, que culminaron con un beso de película.

Por su parte, Drag Orión presentó una España diferente en su sátira-espectáculo por el que desfilaron Beyoncé, Whitney Houston, Belén Esteban y Julio Iglesias. Las pezoneras de su comitiva de acompañantes tampoco pasaron desapercibidas y dejaron para el balance de la gala el baile más atrevido de la noche.

Con un lleno a rebosar, el parque de Santa Catalina volvió a vibrar con la ceremonia más esperada de la fiesta de las máscaras.

Ni el frío ni la amenaza de lluvia pudieron reprimir los ánimos del público que abarrotaba el recinto, en un evento que arrancó con una obertura de más de 300 personas. Música, color, energía y el ritmo de una multitudinaria coreografía sirvieron de inauguración a una de las noches más esperadas del Carnaval.

El gran espectáculo musical encendía la mecha de una velada mágica, que recibió a las comparsas ganadoras, la Reina del Carnaval, Esther Pérez, y a Grimassira Maeva, “reinona” saliente.

Como un auténtico huracán, Grimassira -ganadora del certamen en 2014 y 2016- se volvió a hacer con el escenario del parque Santa Catalina con “Competissira”, la versión más bailonga y canalla del personaje que ha creado Rayco Santana.

Su exhibición de baile arrasó con todos los estilos e hizo volver a pisar fuerte a las plataformas rosas más famosas de las redes sociales, donde los seguidores de Grimassira son legión.

El Gobierno vasco pide respeto a los transexuales ante la campaña contra este colectivo

La plataforma ha asegurado haber recibido amenazas de muerte en Twitter

El Gobierno vasco ha rechazado hoy la campaña de la plataforma “HazteOir.org” ya que “atenta contra los derechos” de los homosexuales y ha pedido respeto a este colectivo.

GASTEIZ. Fuentes del Departamento vasco de Empleo y Políticas Sociales han explicado a Efe que el Ejecutivo está a la espera de ver cómo se desarrolla esta campaña que difundirá mensajes como “Los niños tienen pene”, “Las niñas tienen vulva”, “Que no te engañen” en un autobús rotulado que recorrerá diversas ciudades de toda España.

Varios partidos como el PSOE, EH Bildu, Equo y Ezker Anitza-IU han pedido a la Fiscalía y a las autoridades que impidan esta campaña e incluso el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, la ha tachado de “disparate” ya que no se puede hacer confrontación social con la sexualidad y mucho menos con la de los niños, ha dicho.

El autobús de la plataforma HazteOir.org tiene previsto acudir a Donostia los días 7 y 8 de marzo, a Bilbao el 9 y 10 y a Gasteiz el 11 y 12 de marzo.

La consejera vasca de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, ha difundido un comunicado en el que pide respeto tanto para los menores como para las personas transexuales y ha recordado que el Parlamento Vasco aprobó la Ley 14/2012 de no discriminación por motivos de identidad de género y de reconocimiento de los derechos de las personas transexuales.

Ha rechazado tanto las agresiones que sufrió la campaña a favor de la transexualidad que desarrolló recientemente en País Vasco y Navarra la agrupación Chrysallis así como las amenazas denunciadas hoy por “HazteOir.org”.

Esta plataforma ha asegurado haber recibido amenazas de muerte en Twitter, donde algunos usuarios han escrito mensajes como “Hay que quemar el autobús con vosotros dentro, puta escoria”; “Hazte Oír, voy a quemar vuestro puto bus” o “Buen molotov os cae como paséis por mi calle”.

Artolazabal ha indicado que “cualquier tipo de actitud violenta es rechazable” y ha vuelto a insistir en la necesidad de impulsar actuaciones que fomenten valores de igualdad.

Carmena actúa para que el autobús de Hazte Oír deje de circular por Madrid

El equipo de Gobierno de Manuela Carmena está actuando para que el autobús de Hazte Oír con lemas tránsfobos deje de circular por las calles de Madrid, al considerar que, además de ser una campaña “violenta y ofensiva”, incumple las ordenanzas municipales de movilidad y de publicidad.

Carmena actúa para que el autobús de Hazte Oír deje de circular por Madrid

Así lo ha explicado a los periodistas la portavoz del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, después de que el PSOE, su socio de investidura, le haya reclamado hoy actuar contra esta campaña publicitaria “contraria a la dignidad y los derechos de los menores transexuales” por considerarla publicidad ilícita.

Un autobús de la organización conservadora HazteOír.org recorre las calles de Madrid con lemas como ‘Los niños tienen pene’, ‘Las niñas tienen vulva’, ‘Que no te engañen’, ‘Si naces hombre, eres hombre’ o ‘Si eres mujer, seguirás siéndolo’.

La portavoz municipal ha expresado su “profundo rechazo” a esa campaña y ha remarcado que el Ayuntamiento está estudiando si existe un “delito de incitación al odio en los mensajes de ese autobús”.

Rita Maestre ha asegurado que el Ayuntamiento ya está poniendo “las medidas oportunas” para que ese autobús deje de circular y ha dicho que en ello trabajan tanto la Policía Municipal como los agentes de movilidad cuando los periodistas le han preguntado si será posible impedir la circulación de ese autobús durante el día de hoy o mañana.

A su juicio, ese autobús “indica a los niños lo que tienen que ser” cuando tanto la ley estatal como la de la Comunidad de Madrid amparan “el derecho de cada quien a elegir su identidad sexual”.

El PSOE ha reclamado además a la Empresa Municipal de Transportes una campaña en los autobuses municipales que “compense y reconozca el derecho y la dignidad de los menores transexuales”.

Según Arcopoli, esta campaña atenta contra la Declaración Universal de los Derechos Humanos, contra la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, contra la Constitución Española y contra la Ley de protección integral contra la LGTBifobia y la discriminación por razón de orientación e identidad sexual de la Comunidad de Madrid.

El pasado mes de diciembre, el Ayuntamiento de Madrid tuvo otro problema relacionado con la publicidad cuando el Gobierno de Colombia pidió la retirada de un cartel de la serie “Narcos” de Netflix, aunque en aquel caso consideró que no era competente para intervenir puesto que, a diferencia de lo que sucede ahora, en aquél caso no se incumplía la norma municipal.