Hazte Oír lleva su ‘autobús del odio’ a Nueva York

“Es biología. Los niños son niños…y siempre lo serán. Las niñas son niñas… y siempre lo serán” es lo que se puede leer en los laterales del vehículo naranja que ya ha sido rechazado por su lucha en contra de los derechos de los transexuales

El autobús del odio pasa al lado de la Torre Trump en Nueva York

“Los niños son niños…y siempre lo serán. Las niñas son niñas… y siempre lo serán” es el mensaje que muestra el nuevo autobús de Hazte Oír, aunque esta vez el mensaje es en inglés y se pasea por Nueva York y ya ha obtenido el rechazo de figuras como Chelsea Clinton. La hija de Bill y Hillary Clinton publicó un tuit en el que pidió que “por favor, no traigan estos autobuses a Estados Unidos (ni a ningún otro lugar)”.

Los mensajes tránsfobos de la organización salen de España y llegan a Estados Unidos coincidiendo con la 61ª sesión sobre La situación jurídica y social de la mujer. El nuevo mensaje incluye los dibujos de una niña con que en su falda lleva “XX” y un niño con “XY” haciendo alusión a los cromosomas sexuales.

“Es biología”, pone en el autobús de la plataforma ultracatólica que sigue su lucha contra los derechos de los transexuales afirmando que si se es niña, solo se puede ser niña e igual si se nace niño. El mensaje ha pasado por la  Torre Trump, Times Square, Columbus Circle y el Rockefeller Center.

La asociación pretende recorrer con el vehículo ciudades como Boston, Filadelfia y Washington.

MÁS INFORMACIÓN

Alemania indemnizará a 50.000 homosexuales por los castigos de una ley nazi

En 1957, la Corte Constitucional alemana seguía atribuyendo a los gais un «comportamiento sexual descontrolado»

Friedrich Schmehling, uno de quienes sufrió la ley homófoba. / TOBIAS SCHWARZ (AFP)

Alemania abrió el proceso para rehabilitar e indemnizar a los cerca de 50.000 hombres condenados por homosexualidad basándose en un texto nazi que siguió en vigor después de la Segunda Guerra Mundial. “La rehabilitación de los hombres que fueron llevados delante de los tribunales por su homosexualidad tendría que haberse hecho hace mucho tiempo”, declaró en un comunicado el ministro de Justicia Heiko Maas, tras la adopción de un proyecto de ley sobre este tema en el consejo de ministros.

“Fueron perseguidos, castigados y deshonrados por el Estado alemán sólo por su amor por otros hombres”, añadió el ministro socialdemócrata, que para imponer su texto tuvo que perseverar con empeño ante las reticencias del ala conservadora del partido de la canciller Angela Merkel, durante meses de negociaciones.

El texto todavía tiene que ser aprobado por el Parlamento. Establece 3.000 euros de indemnización por condena y 1.500 euros por año de detención. Además, el gobierno invertirá 500.000 euros por año en un fundación especializada en le memoria histórica sobre este asunto. “Los homosexuales condenados no tienen que sufrir más este estigma”, que en muchos casos “destruyó su trayectoria profesional y su vida, simplemente”, recalcó el ministerio de Justicia.

Esta iniciativa tiene lugar meses después del anuncio de una ley similar en Inglaterra y Gales, aunque en estos casos el texto solo se aplica a los difuntos. Escocia sin embargo anunció que también quería rehabilitar a los hombres afectados todavía en vida.

Durante 122 años, desde 1872 hasta su derogación en 1994, el artículo 175 del código penal alemán castigaba con penas de cárcel “los actos sexuales contra natura (…), ya sean entre hombres de sexo masculino o entre hombres y animales”. Las penas fueron recrudecidas en 1935 por una enmienda nazi que establecía hasta 10 años de trabajos forzados. Más de 42.000 hombres fueron condenados por esta causa durante el Tercer Reich, enviados a la cárcel y a campos de concentración.

Pero este artículo 175 se mantuvo después de la guerra, convirtiéndose durante décadas en el único vestigio legal de las persecuciones nazis y conllevando 50.000 nuevas condenas bajo la joven democracia de la Alemania occidental. “Eran perseguidos, expulsados de sus trabajos, interrogados por sus colegas, sus amigos y los miembros de sus familias”, recordaba recientemente el diario Süddeutsche Zeitung, que habló de una “muerte social”.

Varios condenados explicaron a la prensa la tragedia de llevar una vida quebrada y el miedo constante a ser perseguidos por sus amores clandestinos. Hasta el punto de que, según el Süddeutsche Zeitung, después de la guerra se produjeron una serie de castraciones voluntarias. “Teníamos un pie en la letrina y otro en la cárcel”, recuerda “Fritz” en la revista gay Siegessäule, al tiempo que lamentaba no haber podido “disculparse” con uno de sus amantes, condenado a siete años y medio de cárcel mientras que él, siendo menor pero que consintió la relación, fue detenido varias semanas.

Los juicios por homosexualidad se efectuaron en su mayoría hasta 1969, cuando el artículo 175 volvió a su versión anterior a 1935. En Alemania del Este, el dicho artículo fue restablecido automáticamente en su primera versión y fue suprimido en 1968. En 1957, la Corte Constitucional alemana seguía atribuyendo a los hombres homosexuales un “comportamiento sexual descontrolado”, sinónimo de peligro social, asegurando en cambio que las mujeres homosexuales eran más “pasivas”.

Para la comunidad homosexual en Alemania, la anulación de las condenas supone un paso más para su reconocimiento. Otra reivindicación, más actual, es la del matrimonio entre personas del mismo sexo, que sigue prohibido en el país. El partido socialdemócrata decidió militar en su favor en las próximas elecciones legislativas, en septiembre, frente al partido de la canciller, cuya ala en Baviera, la más conservadora en estos temas, se opone.

Hazte Oír desoye a Chelsea Clinton y lleva su campaña hasta Nueva York

La plataforma Hazte Oír ha llegado a Estados Unidos para presentar #ElBusDeLaLibertad (#FreeSpeechBus, en inglés) en Nueva York, una iniciativa que coincide con la 61ª sesión sobre La situación jurídica y social de la mujer, convocada por Naciones Unidas, y después de que Chelsea Clinton, hija de Bill y Hillary Clinton, mostrara su rechazo al autobús.

Además, la campaña está respaldada por la organización internacional Citizen Go, a la que pertenece Hazte Oír, que también ha detallado que la presentación tendrá lugar en la Plaza Dag Hammarskjold a las 11.30 (hora local).

Hazte Oír ha recordado también que un vehículo similar al que se presentará en Nueva York está recorriendo varias ciudades españolas desde los primeros días del mes de marzo.

“Sus mensajes han provocado una enorme polémica en España. Así, el Ayuntamiento de Madrid y el Gobierno de Cataluña han censurado e inmovilizado el autobús, mientras grupos de violentos han atacado el autobús en Barcelona y Pamplona“, ha expresado la organización.

El colectivo de ‘hackers’ Anonymous reaccionó lanzando un ataque informático contra la web de CitizenGO. Además, en un mensaje de Twitter, Chelsea Clinton criticó los mensajes de la campaña, rechazando la posibilidad de que el vehículo fuera a Estados Unidos”. “Por favor, no traigáis estos autobuses a Estados Unidos (o a ningún otro lugar)”, solicitaba la hija del ex presidente de Estados Unidos en un mensaje publicado en su cuenta oficial de Twitter.

Hazte Oír ha adelantado que, en su campaña, incluyen un texto en inglés que dice así: “Es biología. Los niños son niños… Y siempre lo serán. Las niñas son niñas… Y siempre lo serán. No puedes cambiar de sexo. Respeto para todos”.

#FreeSpeechBus (el bus de la libertad) también cuenta con el apoyo de la Organización Internacional para la Familia. Su presidente, Brian Brown, habla así: “El autobús tiene como objetivo informar sobre el adoctrinamiento ideológico de género en las aulas“. Y ha avanzado que el vehículo recorrerá Nueva York, New Haven, Boston, Filadelfia y Washington D.C. en las próximas dos semanas.

El alcalde de Getxo pide al juez que impida la entrada al municipio del autobús de ‘Hazte Oír’

«No favorecería en nada la convivencia», ha afirmado Imanol Landa

El autobús, a su paso por Madrid. / EFE

El alcalde de Getxo, Imanol Landa, ha reclamado al Juzgado que adopte las medidas cautelares pertinentes para evitar la entrada en la localidad del autobús de la asociación Hazte Oír «ya que no favorecería en nada la convivencia». El regidor reiteró así su rechazo a la campaña contraria a la transexualidad y diversidad sexual puesta en marcha por el citado colectivo,cuyo vehículo lleva impreso el lema ‘Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen». Ayer, las Juntas Generales también manifestaron en una declaración institucional su rechazo a la iniciativa «tránsfoba» de Hazte Oír, «cuyos mensajes y autobuses no son bien recibidos en nuestras calles».

HazteOir lleva su autobús tránsfobo hasta Nueva York

El autobús de HazteOir atraviesa Times Square / Foto de la cuenta de Twitter de CitizenGo

El autobús tránsfobo de HazteOir ha comenzado su gira estadounidense y recorre este jueves las calles de Nueva York. El grupo ultracatólico, que ha anunciado que visitará otras ciudades como Philadelphia o Washington, ha presentado el vehículo coincidiendo con un acto en el que participará su presidente, Ignacio Arsuaga, en el marco de la  61ª Sesión de la Comisión de  la Condición Jurídica y Social de la Mujer convocado por la ONU, en la que HazteOir tiene estatus consultivo.

Este autobús incluye los mensajes tránsfobos en los laterales en inglés: “Es biología. Los niños son niños… Y siempre lo serán. Las niñas son niñas… Y siempre lo serán. No puedes cambiar de sexo. Respeto para todos”. A diferencia del bus español, que hace unos días pasó por Pamplona, evitan mencionar las palabras “pene” o “vulva” e incluyen “XX” en la niña y “XY” en el niño. 

La campaña en Estados Unidos ha sido impulsada por CitizenGo, una plataforma creada en 2013 por el mismo HazteOir como una especie de “rama internacional” y en la que está integrado desde hace algunas semanas. Cuenta con el apoyo de organizaciones estadounidenses contrarias al movimiento LGTBI como la Organización Internacional para la Familia.

El autobús ha pasado por delante de la Torre Trump, Times Square e incluso lugares tan emblemáticos para el colectivo LGTBI como Stonewall Inn, el bar en el que el 28 de junio de 1969 se dieron las revueltas contra la persecución y el hostigamiento policial a la comunidad LGTBI y que se ha constituido como el Día del Orgullo a escala internacional.

Ignacio Arsuaga ha colgado en su cuenta de Twitter un mensaje en el que adjunta una foto en la que se ve el autobús pasando por delante del bar, algo considerado como una “provocación” por otros usuarios de la red social. El vehículo ha sido rechazado públicamente por Chelsea Clinton. La hija de Bill y Hillary Clinton publicó un tuit a principios de marzo en el que pidió “por favor, no traigan estos autobuses a Estados Unidos (ni a ningún otro sitio)”.

 

El circo de Hazte Oír llega a Pamplona

El autobús ultra y su campaña transfóbica recorrió la capital navarra con su logo tapado y escoltado y fue recibido entre protestas de manifestantes, entre los que una joven resultó herida en el pie tras ser atropellada.

El autobús, rodeado por manifestantes a su paso por Sarasate.

Dice la Historia que cuando Julio César ganó la batalla de Zela dijo aquello de “veni, vidi, vici” (vine, vi, vencí). Ayer, los ultracatólicos de Hazte Oír, que aspiran a conquistar -como hiciera el César- cada lugar por el que asoman con un discurso que, sin embargo, no convence más que a sus seguidores, se acercaron a Pamplona con la intención de entregar en el Parlamento de Navarra un manifiesto sobre la libertad de expresión. Pero lo único que hizo el circo de Hazte Oír a su llegada a la capital fue venir, crear conflicto e irse, no sin antes movilizar a diversos cuerpos policiales para su protección, vulnerar el respeto al colectivo transexual con su autobús naranja y atropellar a una joven manifestante. Finalmente, antes de poner rumbo a otra ciudad, los representantes de esta organización entregaron su manifiesto en la sede del Gobierno foral.

El autobús de la organización ultracatólica hizo su primera parada en Navarra hacia las 11.00 horas, concretamente en el área de servicio de Zuasti, donde varios miembros de LAB y asociaciones del colectivo LGTB, como Kattalingorri, ya le esperaban con el objetivo de impedir que el vehículo iniciara su recorrido hacia Pamplona, un acto que requirió la intervención de la Guardia Civil para abrir paso. En la entrada a la ciudad por Berriozar, la Policía Municipal de Pamplona, siguiendo las indicaciones de la asesoría jurídica del Ayuntamiento pamplonés, interceptó el autobús e informó a los representantes de la plataforma de que, para circular por la capital navarra, tendrían que retirar o tapar la leyenda del autobús, ya que es el medio que utiliza la organización para llevar a cabo una “campaña transfóbica”. Sobre esto, el presidente de Hazte Oír, Ignacio Arsuaga, consideró que se trata de un proceder “injusto” y “absolutamente ilegal”. “Es una decisión política”, reivindicó Arsuaga, quien lamentó que en Pamplona no hay “democracia suficiente” como para que “el autobús de la libertad” pueda circular “libremente” con su logo.

Con motivo de la llegada del autobús de Hazte Oír, el Gobierno de Navarra reiteró su rechazo a la campaña que impulsa esa plataforma por “ser contraria a los valores de convivencia que deben regir en la sociedad”. Al mismo tiempo, el Ejecutivo manifestó su apoyo y compromiso por los derechos humanos para todas las personas, también para las niñas y los niños transexuales. Por último, el alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, consideró que “este tipo de circos no tienen que tener cabida en una sociedad que lo que pretende, por encima de todo, es garantizar la igualdad de las personas”.

EL AUTOBÚS “DEL ODIO” Por su parte, el secretario de la asociación LGTB Kattalingorri, Raúl López, denunció que el autobús “va sin rotular” pero que el “mensaje es exactamente el mismo” y lamentó que “no se ha movido ningún juez” ni “la fiscalía contra los delitos de odios”. Asimismo, denunció que fuera la propia “delegada del Gobierno la que ha dado permiso para que este autobús del odio circulara y ella tendrá que dar explicaciones”. Del mismo modo, el coordinador de la misma asociación, Xabier Sánchez, recordó que “Navarra es un territorio libre de homofobia” y no entendió cómo la delegación del Gobierno en Navarra ha permitido esta “incitación al odio”. “Aunque ponga esa piel de borreguito y cambie el eslogan, nos parece inaceptable”, aseveró.

Tras reanudar su marcha, el vehículo, que circulaba escoltado por furgonetas de la Policía Nacional, se dirigió al Parlamento de Navarra, en el Paseo Sarasate, con la intención de sus responsables de entregar en el Legislativo un manifiesto, lo que no consiguieron puesto que en el lugar se habían concentrado más de un centenar de personas que recibieron a la organización con abucheos, gritos, lanzamiento de huevos y golpes al automóvil. Asimismo, corearon sin descanso consignas como Ez zarete ongi etorriak (No sois bienvenidos), Ninguna agresión sin respuesta o Ni se os quiere, ni se os necesita. Agentes de Policía Foral custodiaron la sede de la Cámara durante la concentración, en la que se encontraban presentes la presidenta del Parlamento foral, Ainhoa Aznárez, así como representantes de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos, Izquierda-Ezkerra y PSN.

ATROPELLAN A UNA JOVEN La función circense continuó y Hazte Oír, más allá de dar media vuelta y retirarse, continuó con su propósito de llegar al Parlamento foral, seguido por los manifestantes, que continuaron aporreando el autobús. En un acelerón del chófer de los ultras por intentar dejar atrás a la multitud, una joven fue atropellada y herida en un pie tras pasarle una rueda del vehículo por encima, por lo que fue trasladada a un centro sanitario en ambulancia, mientras el autobús naranja seguía hacia delante sin preocuparle lo que había dejado tras de sí. Finalmente, el vehículo salió de la ciudad escoltado por la Policía Municipal, comentaron fuentes de la organización, que señalaron que están valorando su próximo destino. Posteriormente, Arsuaga declaró en un comunicado que “resulta paradójico que una campaña pacífica por las libertades de educación y expresión cuyo símbolo es un autobús sin texto ni imágenes sea recibido a pedradas; pierden las libertades y perdemos todos”.

El autobús de Hazte oír atropella a una mujer en Pamplona

Su paso ha sido recibido con golpes, abucheos y lanzamiento de huevos

El autobús de Hazte oír en Martorell. CARLES ARRIBAS / ATLAS

El autobús de la asociación Hazte Oír ha sido recibido este martes en el centro de Pamplona con huevos y a golpes por parte de un grupo de personas que permanecían concentradas ante el Parlamento de Navarra, donde la asociación pretendía acudir para hacer entrega de un manifiesto. En la protesta, según han informado testigos del accidente, una joven ha sido arrollada por el autobús y herida en un pie.

Entre otros representantes políticos, se han acercado a la protesta la presidenta del Parlamento de Navarra, Ainhoa Aznárez, además de parlamentarios de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos, PSN e Izquierda-Ezkerra.

El autobús ha llegado al centro de la capital navarra hacia las 12.49 horas. El vehículo, precedido por un coche de la Policía Municipal, ha sido recibido por las personas que aguardaban su llegada con abucheos, pitidos y huevos y al grito de “Ni se os quiere, ni se os necesita” y “Hazte Oír, kanpora” (Hazte Oír, fuera). En este punto se han vivido los primeros momentos de tensión, cuando más de una persona se ha acercado hasta el autobús para golpearlo y algunos concentrados se han encarado a agentes de la Policía Foral, que vigilaban la protesta.

El autobús ha girado a la derecha, para tomar el paseo de Sarasate, y ha parado unos instantes ante el Banco de España. Mientras hacía este trayecto, los congregados han corrido hasta este punto y se han vivido los mayores momentos de tensión cuando los manifestantes han comenzado a aporrear el autobús y a intentar evitar que circulara, aunque no ha parado.

Más de 200 personas se han ido congregando a lo largo de la mañana ante la sede del Legislativo foral a la espera de la llegada del autobús con banderas arcoíris y pancartas en las que se podía leer Navarra: tierra de diversidad. No a la transfobia o Ez zarete ongi etorriak (No sois bienvenidos).

 

El autobús de Hazte Oír atropella a una manifestante a su llegada a Pamplona

El vehículo, de naranja y solo con el nombre de la plataforma, ha sido recibido por activistas al gritos como «fascistas» o «no sois bienvenidos»

Tensión en la llegada del autobús al área de servicio de Zuasti. / Mamen Garde / J. A. Goñi

 

 

El autobús de Hazte Oír en contra de la transexualidad ha sido recibido este martes en el área de servicio de Zuasti, a escasos kilómetros de Pamplona, por una treintena de activistas del movimiento LGTBI, que protestaban contra la iniciativa de la asociación. La Policía Municipal ha parado el autobús en el polígono de Agustinos, en uno de los accesos a la capital navarra. Además, una activista ha sido atropellada por el polémico vehículo.

A la llegada del autobús -tintado de naranja pero sin ningún mensaje más que el nombre de la plataforma-, se han vivido momentos de tensión y la Guardia Civil ha tenido que facilitar su salida del área de servicio de Zuasti. Los activistas del movimiento LGTBI han lanzado gritos como «fascistas» o «no sois bienvenidos», además de mensajes contra la transfobia y a favor de la diversidad. Más de una persona se ha acercado hasta el autobús para golpearlo y pintar con rotulador la expresión ‘Alde hemendik’ (fuera de aquí) y algunos concentrados se han encarado a agentes de la Policía Foral, que vigilaban la protesta.

Ya cuando el autobús se disponía a acceder a la ciudad, ha girado a la derecha para tomar el paseo de Sarasate, y ha parado unos instantes ante el Banco de España. Los congregados han corrido hasta este punto y han comenzado a aporrear el vehículo y a intentar evitar que circulara, sin éxito. En ese momento, según los presentes, una joven ha sido arrollada por el autobús de la asociación a la altura del Monumento a los Fueros. La joven presentaba una herida en una pie y lesiones en la cara y una ambulancia la ha trasladado a un centro sanitario mientras era despedida con los aplausos de los asistentes. El vehículo ha seguido su camino y se ha alejado por el Paseo de Sarasate y Navas de Tolosa.

«Creemos que el sexo biológico es importante»

También se han vivido momentos de tensión cuando el representante de Hazte Oír Ignacio Arsuaga ha realizado declaraciones a los medios de comunicación, rodeado de activistas que gritaban con fuerza contra la transfobia. Arsuaga ha explicado que quieren presentar en el Parlamento foral un manifiesto «pidiendo que se respete la libertad de expresión de los ciudadanos que no compartimos la ideología de género». «Esta campaña que lanzamos para exigir el respeto a la libertad de los padres para educar a nuestros hijos conforme a nuestros valores se ha convertido en una campaña a favor de la libertad de expresión», ha afirmado.

Ignacio Arsuaga ha asegurado que «hay ciudadanos que tienen una determinada ideología, que es la ideología de la políticamente correcto, el discurso único de la ideología de género». «Lo respetamos. Exigimos que se respete su libertad de expresión, de la misma forma que exigimos que se respete la libertad de expresión de los que creemos que el sexo biológico es importante», ha indicado.

Ha destacado además que el autobús no lleva ningún mensaje, por lo que «no nos pueden acusar de transfobia», y ha mostrado su deseo de poder circular libremente por Pamplona. «En democracia caben las expresiones de todos, de los que están por el discurso único y los que tenemos ideas distintas», ha defendido. Respecto a los manifestantes en su contra, ha afirmado que «ha venido un grupo pequeño de gente y lo respetamos absolutamente». «Defendemos su derecho a expresarse y a quejarse, y esperamos que defiendan nuestro derecho a expresarnos libremente», ha indicado.

Tras realizar sus declaraciones, los miembros de Hazte Oír se han introducido en el autobús para seguir camino a Pamplona, pero los manifestantes se han colocado en frente de él para impedir su salida. Tras varios minutos, la Guardia Civil ha abierto paso al autobús entre gritos y algunos golpes al vehículo.

«Esa campaña no se va a plasmar en Pamplona»

Al poco de iniciar la marcha, el autobús ha sido parado por la Policía Municipal de Pamplona en el acceso a la capital navarra. «Con mensajes tránsfobos no va a entrar en la ciudad porque hay una normativa municipal que capacita al Ayuntamiento para evitar la entrada en este caso a un autobús con ese tipo de mensajes. En caso de que viniera un autobús anaranjado sin mensajes podría entrar, pero desde luego respetando el resto de la normativa», ha subrayado el alcalde Joseba Asiron.

El alcalde, a preguntas de los periodistas al término de una rueda de prensa, ha remarcado que «desde el principio» el Consistorio pamplonés salió «muy claramente» al paso de este tema y ha criticado que «se ponga en marcha una campaña que genera sufrimiento en un sector muy sensible de la población». «Eso es algo que tenemos que tener todos y todas muy presente en todo momento, la clase política, los medios, todo el mundo, muy presente en todo momento, que es una campaña que genera sufrimiento en gente muy sensible, en un colectivo muy sensible y castigado ya de por sí», ha planteado el primer edil pamplonés.

En este sentido, ha subrayado que «dijimos muy claramente que íbamos a hacer todo lo posible para que esa campaña no se plasmara en Pamplona» y ha garantizado que el autobús «en las condiciones que lo hemos visto en otras ciudades, con mensajes tránsfobos, desde luego no va a entrar en la ciudad». «Haremos lo que esté en nuestras manos desde un punto de vista legal para evitarlo», ha asegurado.

Según ha dicho, «en caso de que eliminen la publicidad, ya no sería más que un autobús anaranjado, podría circular pero tendría que respetar otro tipo de normativas, por ejemplo, la normativa de estacionamiento». «Este es un Ayuntamiento serio y consecuentemente haremos cumplir la normativa en cada caso», ha remarcado.

Para el primer edil pamplonés, «más allá de todo esto», cabe reflexionar en torno a que «muchas veces queriendo o sin querer, nosotros mismos también, alimentamos este tipo de circos que no tienen que tener cabida en una sociedad que pretende por encima de todo garantizar la igualdad de las personas».

Tensión y protestas en la calle al paso del autobús ‘tránsfobo’ de Hazte Oír por Pamplona

Concentración este martes ante el Parlamento en repulsa por la campaña de Hazte Oír y la llegada de su autobús a Pamplona. (Patxi Cascante)

PAMPLONA. El autobús de la asociación Hazte Oír ha sido recibido este martes en el centro de Pamplona con huevos y a golpes por parte de un grupo de personas que permanecían concentradas ante el Parlamento de Navarra, donde la asociación pretendía acudir para hacer entrega de un manifiesto en defensa de “la libertad de expresión”.

Más de 200 personas se han ido congregando a lo largo de la mañana ante la sede del Legislativo foral a la espera de la llegada del autobús con banderas arcoíris y pancartas en las que se podía leer ‘Navarra: tierra de diversidad. No a la transfobia’ o ‘Ez zarete ongi etorriak’ (No sois bienvenidos).

Entre otros representantes políticos, se han acercado a la protesta la presidenta del Parlamento de Navarra, Ainhoa Aznárez, además de parlamentarios de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos, PSN e Izquierda-Ezkerra.

El autobús de Hazte Oír, tras parar en el área de servicio de Zuasti, donde también ha sido recibidos con una protesta de activistas LGTBI, y ser parado por la Policía Municipal en el polígono de Agustinos, en uno de los accesos a Pamplona, ha llegado al centro de la capital navarra hacia las 12.49 horas, cuando se ha acercado a la sede del Legislativo por la calle Yanguas y Miranda.

El vehículo, precedido por un coche de la Policía Municipal, ha sido recibido por las personas que aguardaban su llegada con abucheos, pitidos y huevos y al grito de ‘Ni se os quiere, ni se os necesita’, ‘Ninguna agresión sin respuesta’ o ‘Hazte Oír, kanpora’ (Hazte Oír, fuera). En este punto se han vivido los primeros momentos de tensión, cuando más de una persona se ha acercado hasta el autobús para golpearlo y algunos concentrados se han encarado a agentes de la Policía Foral, que vigilaban la protesta.

El autobús ha girado a la derecha, para tomar el paseo de Sarasate, y ha parado unos instantes ante el Banco de España. Mientras hacía este trayecto, los congregados han corrido hasta este punto y se han vivido los mayores momentos de tensión cuando los manifestantes han comenzado a aporrear el autobús y a intentar evitar que circulara, aunque no ha parado.

En ese momento una joven que participaba en el tumulto ha sido arrollada por el autobús de la asociación a la altura del Monumento a los Fueros. La joven presentaba una herida en un pie y lesiones en la cara y una ambulancia la ha trasladado a un centro sanitario. Ha sido despedida con aplausos de los presentes.

El autobús de Hazte Oír ha seguido su camino y se ha alejado por el Paseo de Sarasate y Navas de Tolosa.

Fuentes de la Delegación del Gobierno han indicado que, al estar los logos tapados, no entienden que haya necesidad de comunicar este tránsito a la Fiscalía.

EN EL PEAJE DE ZUASTI El autobús de HazteOir.org ha sido retenido a las 11:30 h a la altura del supermecado Makro en el polígono de Agustinos por la Policía Municipal cuando trataba de entrar en Pamplona, al parecer por exhibir el logotipo y la imagen de la organización. Posteriormente, una vez tapados estos símbolos, el vehículo ha continuado camino al centro de la ciudad.

El autobús procedía del área de servicio de Zuasti, en la autopista AP-15, donde el presidente de la organización, Ignacio Arsuaga ha mantenido un encuentro con los medios de comunicación.

Antes de que el autobús saliera del área de servicio de Zuasti, se han vivido momentos de tensión y la Guardia Civil ha tenido que facilitar la salida del vehículo, sin que se hayan registrado incidentes reseñables. El autobús ha llegado tintado de naranja pero sin ningún mensaje escrito en su exterior, tan solo el nombre de la plataforma Hazte Oír. Arsuaga y un compañero suyo han tapado a mano con un plástico y cinta el logotipo para poder seguir su marcha.

Los activistas del movimiento LGTBI han lanzado gritos como “fascistas” o “no sois bienvenidos”, además de mensajes contra la transfobia y a favor de la diversidad. Igualmente, en los momentos de mayor tensión, algunos de los activistas han dado golpes al autobús y han pintado con rotulador la expresión ‘Alde hemendik’ (fuera de aquí).

También se han vivido momentos de tensión cuando el representante de Hazte Oír Ignacio Arsuaga ha realizado declaraciones a los medios de comunicación, rodeado de activistas que gritaban con fuerza contra la transfobia.

Arsuaga ha explicado que quieren presentar en el Parlamento foral un manifiesto pidiendo que se respete la libertad de expresión de los ciudadanos que no compartimos la ideología de género. Esta campaña que lanzamos para exigir el respeto a la libertad de los padres para educar a nuestros hijos conforme a nuestros valores se ha convertido en una campaña a favor de la libertad de expresión.

Tras realizar sus declaraciones, los miembros de Hazte Oír se han introducido en el autobús, que no exhibe los textos tránsfobos por los que fue retenido en Catalunya y Madrid, para seguir camino a Pamplona, pero los manifestantes se han colocado en frente de él para impedir su salida. Tras varios minutos, la Guardia Civil ha abierto paso al autobús sin que se hayan registrado incidentes, salvo la repetición de gritos y algunos golpes al autobús.

Arsuaga, experto en agitación ciudadana a la cabeza de la entidad, ha dicho que llega a la ciudad porque “son cientos los navarros que se han dirigido a la asociación para pedir que el autobús venga a esta tierra para proclamar que existe una realidad biológica frente a los dogmas de la ideología de género y lo políticamente correcto”.

ESPERA EN SARASATE Representantes de los grupos parlamentarios de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos, PSN e Izquierda-Ezkerra, junto a ciudadanos y medios de comunicación, han esperado en el Paseo Sarasate frente al Parlamento de Navarra. Entre ellos, los portavoces de Geroa Bai, Koldo Martínez; de EH Bildu, Adolfo Araiz; de Podemos, Laura Pérez, así como parlmantarios de PSN y de Izquierda-Ezkerra.

ASIRÓN: “CON MENSAJES TRÁNSFOBOS NO ENTRAN” “Con mensajes tránsfobos no va a entrar en la ciudad porque hay una normativa municipal que capacita al Ayuntamiento para evitar la entrada en este caso a un autobús con ese tipo de mensajes. En caso de que viniera un autobús anaranjado sin mensajes podría entrar, pero desde luego respetando el resto de la normativa”, ha subrayado Asiron.

El alcalde, a preguntas de los periodistas al término de una rueda de prensa, ha remarcado que “desde el principio” el Consistorio pamplonés salió “muy claramente” al paso de este tema y ha criticado que “se ponga en marcha una campaña que genera sufrimiento en un sector muy sensible de la población”.

“Eso es algo que tenemos que tener todos y todas muy presente en todo momento, la clase política, los medios, todo el mundo, muy presente en todo momento, que es una campaña que genera sufrimiento en gente muy sensible, en un colectivo muy sensible y castigado ya de por sí”, ha planteado el primer edil pamplonés.

En este sentido, ha subrayado que “dijimos muy claramente que íbamos a hacer todo lo posible para que esa campaña no se plasmara en Pamplona” y ha garantizado que el autobús “en las condiciones que lo hemos visto en otras ciudades, con mensajes tránsfobos, desde luego no va a entrar en la ciudad”. “Haremos lo que esté en nuestras manos desde un punto de vista legal para evitarlo”, ha asegurado.

Según ha dicho, “en caso de que eliminen la publicidad, ya no sería más que un autobús anaranjado, podría circular pero tendría que respetar otro tipo de normativas, por ejemplo, la normativa de estacionamiento”. “Este es un Ayuntamiento serio y consecuentemente haremos cumplir la normativa en cada caso”, ha remarcado.

Para el primer edil pamplonés, “más allá de todo esto”, cabe reflexionar en torno a que “muchas veces queriendo o sin querer, nosotros mismos también, alimentamos este tipo de circos que no tienen que tener cabida en una sociedad que pretende por encima de todo garantizar la igualdad de las personas”.

COMUNICADO DEL GOBIERNO DE NAVARRA El Gobierno de Navarra ha emitido este martes un comunicado en el que reitera su rechazo a la campaña de Hazte Oír “por ser contraria a los valores de convivencia que deben regir en la sociedad y manifiesta su apoyo y compromiso por los derechos humanos para todas las personas, también para las niñas y los niños transexuales”.

El ejecutivo, además, recuerda la declaración institucional que aprobó el pasado 1 de marzo, en la que manifestaba que la transexualidad es “una realidad reconocida en nuestra sociedad”, con una regulación a nivel internacional, europeo, nacional o autonómico que inciden en el reconocimiento y la aceptación de cada cual.

El Gobierno de Navarra reitera pues su firme apuesta por la igualdad de oportunidades de niñas y niños, y su compromiso a seguir trabajando por avanzar en la lucha contra toda forma de discriminación sexual y de género y en el logro de los derechos humanos y sexuales también para las personas transexuales.

RECHAZO INSTITUCIONAL Y SOCIAL Tanto el Parlamento de Navarra como el Ayuntamiento de Pamplona rechazan la presencia en Navarra del autobús de la organización ultraconservadora. La presidenta de la Cámara, Ainhoa Aznárez, mostró el “profundo” rechazo de la institución a la campaña que esta entidad pretende llevar a cabo contra la transexualidad infantil tras precisar que el PP se sumó a la declaración inicialmente firmada el resto de los grupos, por lo que se aprobó de forma unánime.

Aznárez comentó que en ella se pide además al Gobierno de Navarra que adopte las medidas oportunas para intentar evitar la llegada del autobús y la campaña de HazteOir en la Comunidad Foral. Y en este sentido el texto añade que la misma “contraviene el respeto a la diversidad, y en particular a la diversidad sexual y el respeto que se merece el colectivo transexual”.

Por ello el Parlamento de Navarra “reitera su apoyo y reconocimiento de los derechos de las personas transexuales, incidiendo especialmente en los menores transexuales y su derecho a la no discriminación y a la comprensión de su realidad”. En esta línea, Ainhoa Aznárez destacó además que el Legislativo foral “está trabajando con los diferentes grupos LGTB para una nueva ley”. Todos los grupos parlamentarios, salvo el PPN, firmaron una declaración conjunta en la que mostraban su “rechazo” a la campaña de HazteOir.

El pasado 4 de marzo, cientos de personas, convocadas por la Plataforma E28J, se manifestaron en Pamplona para expresar su compromiso con el respeto a la diversidad y mostrar su rechazo a la transfobia y, en concreto, a la campaña de la asociación ultracatólica Hazte Oír sobre los menores transexuales. La manifestación, precedida por una gran bandera del colectivo trans y una pancarta con el lema Nafarroa: Tierra de diversidad. Transfobiarik ez, contó con la participación, entre otros, de la presidenta del Parlamento de Navarra, Ainhoa Aznárez, y el alcalde de Pamplona, Joseba Asirón. También asistieron los parlamentarios forales como Laura Pérez (Podemos), Koldo Martínez (Geroa Bai), Bakartxo Ruiz y Adolfo Araiz (EH Bildu).

Xabier Sánchez, portavoz de los colectivos Plataforma E28J y Kattalingune, señaló que la polémica con el autobús de la asociación Hazte Oír es una “anécdota”, aunque, gracias a él, la campaña de Chrysallis sobre transexualidad infantil “sigue más viva que nunca”. Tras destacar que la transexualidad ha sido “una realidad muy discriminada, muy invisibilizada”, Sánchez apuntó que se están dando “pasos de gigante” para visibilizar esta realidad.

Por su parte, Erika Salvatierra, miembro asimismo de Plataforma E28J y Kattalingune, explicó que el objetivo de esta movilización fue “decir alto y claro que Navarra dice no a la transfobia, que no vamos a dejar que ningún autobús transfobo entre en nuestro territorio, porque somos diversas, somos plurales y queremos reivindicarlo”. Salvatierra valoró en ese sentido la campaña de Chrysallis Euskal Herria, en la que “se reivindica de forma plural que sí que es verdad que hay niñas con pene y niños con vulva” y ha subrayado que “la identidad sexual o de género no es una cosa que se decida, no es un capricho, sino que nacemos así y queremos serlo”. “Tenemos que dejar a esos niños y niñas, a esos adolescentes y esas personas adultas ser cada una como somos”, afirmó.

¿QUIÉNES SON? Los responsables del autobús tránsfobo son el grupo ultracatólico más activo en España. Fundados en 2001, HazteOir.org (hoy subsumido en la plataforma CitizenGo tras el rechazo de la Iglesia a apoyar públicamente sus campañas) se convirtió, casi de inmediato, en lugar de encuentro del catolicismo más ultraconservador. Al frente está Ignacio Arsuaga, sobrino de Rodrigo Rato y un experto en agitación ciudadana a través de la red. Al principio, junto a Arsuaga se encontraban amigos de la infancia y profesionales liberales. Muy pronto, HazteOir consiguió convertirse en la plataforma del conservadurismo más radical en la sociedad española. Llegaron a su clímax en 2004 haciendo campaña contra el aborto, los derechos homosexuales o Educación para la Ciudadanía en la época de José Luis Rodríguez Zapatero. En 2007, era mucho más que un grupo de jóvenes ultras, se habían convertido en el punto de referencia de los grupos más tradicionalistas. HazteOir aglutinó bajo su capa a los sectores más reaccionarios: desde Concapa al Foro de la Familia. Todo ello para ocultar la auténtica organización que se encontraba detrás del entramado: una sociedad ultracatólica paramilitar, El Yunque, que hundía sus raíces en México, y cuya existencia ha sido reconocida por la Iglesia. En 2013 fueron distinguidos por Gobierno del PP, concretamente por el exministro de Interior Jorge Fernández-Díaz, como asociación de “utilidad pública”.

Momentos de tensión en la visita del autobús de HazteOir a Pamplona

Una mujer fue trasladada en ambulancia al CHN después de que el autobús le pasara por encima del pie

 El autobús de la asociación ultracatólica ‘Hazte Oír’ abandonó Pamplona escoltado por la Policía Municipal de la capital navarra, donde el vehículo fue recibido con lanzamientos de huevos y golpes por parte de los asistentes a una concentración junto al Parlamento Foral.

Más de un centenar de personas se concentraron al mediodía frente al Parlamento de Navarra para rechazar la presencia del autobús de ‘Hazte Oír’, que había llegado por la mañana a la capital navarra para entregar en el Parlamento un escrito pidiendo el respeto a la “libertad de expresión”.
Tras pancartas con los mensajes ‘Ez zarete ongi etorriak’ (No sois bienvenidos) y ‘Navarra: tierra de diversidad’, los asistentes recibieron la llegada del automóvil al Paseo de Sarasate con pitidos, abucheos y lanzamientos de huevos bajo las consignas ‘Hazte Oír, kanpora’, ‘Ninguna agresión sin respuesta’ o ‘Ni se os quiere, ni se os necesita’.
Ya antes del comienzo de su trayecto, a las 11.00 horas, miembros de LAB y asociaciones como Kattalingorri habían acudido al punto de partida del automóvil, el área de servicio de Zuasti, para mostrar su repulsa entre exclamaciones como “Aquí está la resistencia trans” e impedir que el autobús iniciara su recorrido, lo cual ha requirió la intervención de la Guardia Civil para abrir paso al vehículo.
En la entrada a la ciudad por Berriozar, la Policía Municipal de Pamplona había interceptado el automóvil, impidiendo que continuara su itinerario si no ocultaba el logotipo de la asociación.
Sobre esta cuestión, el presidente de la entidad, Ignacio Arsuaga, consideró que es “injusto” y “absolutamente ilegal” porque “simplemente” es un “autobús absolutamente naranja” con “el nombre de una asociación”.
“No hay ningún tipo de publicidad, es una decisión política”, reivindicó Arsuaga, que lamentó que en Pamplona no hay “democracia suficiente” como para que “el autobús de la libertad” pueda circular “libremente” con su logo.
“En Pamplona no nos reconocen el derecho de existir, nos han obligado a tapar nuestro propio nombre”, denunció.
Cuestionado por las actitudes de rechazo de quienes habían acudido para impedir su trayecto, respetó “absolutamente” su derecho a quejarse: “Respetamos que estas personas se concentren, que nos griten, que intenten que nos vayamos, están en su derecho a manifestarse, igual que nosotros estamos en nuestro derecho de venir aquí y circular libremente por las calles de Pamplona”.
Por su parte, el abogado Sergio Gómez advirtió de que la obligación de tapar el logo supone un “delito de prevaricación por parte de quien haya tomado esta decisión” y anunció que la asociación “actuará en consecuencia”.
El secretario de la asociación Kattalingorri, Raúl López, denunció que “ha sido la propia delegada del Gobierno la que ha dado permiso para que este autobús del odio circulara y ella tendrá que dar explicaciones”.
“Va sin rotular, pero el mensaje es exactamente el mismo”, ha precisado López, que lamentó que “no se ha movido ningún juez” ni “la fiscalía contra los delitos de odio”.
El coordinador del servicio Kattalingune, Xabier Sánchez, recordó que “Navarra es un territorio libre de homofobia” y no entendió cómo la Delegación del Gobierno había permitido esta “incitación al odio”.
“Aunque ponga esa piel de borreguito y cambie el eslogan, nos parece inaceptable”, aseveró.
En la concentración se encontraban presentes la presidenta del Parlamento Foral, Ainhoa Aznárez, y representantes parlamentarios de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos, Izquierda-Ezkerra y PSN.
Además, según declararon varios testigos, una joven cayó al lado del vehículo y resultó herida en un pie, por lo que fue trasladada a un centro sanitario en ambulancia.
Debido a esta concentración, el presidente de ‘Hazte Oír’ no pudo entregar el manifiesto de la asociación en el Parlamento de Navarra y lo hizo en la sede del Gobierno Foral.
Arsuaga declaró en un comunicado que “resulta paradójico que una campaña pacífica por las libertades de educación y expresión cuyo símbolo es un autobús sin texto ni imágenes sea recibido a pedradas por encapuchados. Pierden las libertades y perdemos todos”.
Finalmente, el autobús salió de la ciudad escoltado por la Policía Municipal, comentaron fuentes de la asociación, que señalaron que están valorando el próximo destino del vehículo.