El Tribunal de Derechos Humanos de Europa falla en contra de la ley rusa que prohíbe la ‘propaganda gay’

Manifestación de apoyo con los homosexuales en Chechenia EFE

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) decretó este martes que la ley rusa que prohíbe la promoción de la homosexualidad viola las normas de libertad de expresión de Europa y es discriminatoria con las personas homosexuales.

El estatuto federal ruso contra la homosexualidad se aprobó en 2013, aunque a nivel regional ya había normas similares desde 2003 y 2006. El fallo de Estrasburgo considera que esta norma, más conocida como ‘ley de propaganda gay’, “fue formulada y aplicada de forma discriminatoria y, sobre todo, no sirve a un bien común legítimo”.

“Además, al adoptar tales leyes, que prohíben la propaganda gay, las autoridades han aumentado el estigma y los prejuicios contra los homosexuales, algo que es incompatible con los valores de una sociedad democrática”, continúa la Corte de Derechos Humanos.

En Rusia está prohibido y penado desde 2013 el manifestarse de forma positiva sobre la homosexualidad en presencia de menores. El caso sobre el que se pronuncia ahora el Tribunal de Estrasburgo fue llevado a la justicia por tres demandantes, Nikolay Bayev, Aleksey Kiselev y Nikolay Alekseyev, de entre 37 y 47 años, que organizaron manifestaciones entre 2009 y 2012 en las que exhibieron pancartas que decían que “la homosexualidad es natural/normal y no una perversión”.

Su potencial exposición ante menores hizo que los tribunales rusos les condenaran por faltas administrativas. Sin embargo, la sentencia del TEDH recuerda que los lugares de las protestas, como el Ayuntamiento de San Petersburgo, “no están especialmente reservados a menores”, por lo que “cualquier lugar puede suponer una infracción”.

El Tribunal Constitucional ruso rechazó los recursos por el daño potencial de “crear una impresión deformada de la equivalencia social entre las relaciones conyugales tradicionales y no tradicionales”.

Pero Estrasburgo da la razón a los activistas y obliga al Estado ruso a indemnizarles con entre 8.000 y 20.000 euros por daños morales.

El fallo contó con el voto contrario del juez ruso, Dmytri Dedov, que lamentó en su opinión disidente que el Consejo de Europa favorezca las relaciones sexuales no tradicionales, “que afectan a menores y su inmadurez, las convicciones religiosas y filosóficas de los padres, las tradiciones nacionales o la maternidad”.

‘Briefs: Close Encounters’: poderío travesti

La compañía australiana The Briefs Factory debuta en Madrid con un alocado show

La obra de teatro ‘Petra y Carina’ de Mar Gómez.

Australia ha dado grandes mitos glitter a la cultura pop internacional. Desde la apoteosis drag de Priscilla, reina del Desierto hasta los conciertos plagados de pluma y lentejuelas de Kylie Minogue, en las antípodas saben cómo brillar y derribar prejuicios con una contagiosa joie de vivre. Con motivo del World Pride, los habitantes de la capital podrán descubrir el último fénomeno travesti del país de los koalas y los canguros: The Briefs Factory, una compañía completamente masculina que se mueve en tacones mejor que muchas gogós de Ibiza y sabe más de maquillaje que las vendedoras de “Avon, llama a tu puerta”.

Fundada en la escena alternativa queer de Brisbane en 2008, The Briefs Factory (se podría traducir como la factoría de los calzoncillos) comenzó su andadura con shows nocturnos de transformismo, cabarets llenos de desvergüenza, humor gamberro y transgresión. Pero poco a poco, fue interesándose en un teatro más físico, con acrobacias espectaculares (a ser posible sobre larguísimos stilettos) y números que epataban al público por su audacia. De hecho, sus montajes actuales se han definido en alguna crítica como una mezcla imposible entre El circo del sol y RuPaul DragRace, el reality en el que varios jóvenes luchan con todas sus armas y rimmel por convertirse en la mejor drag queen de Estados Unidos.

El montaje con el que la compañía visita Madrid antes de pasar todo el verano en el Soho de Londres se titula Briefs: Close Encounters y está protagonizado por algunas de sus estrellas, como Fez Fa’Anana, una dama barbuda que ejerce de maestra de pista; Evil Hate Monkey, un neoyorquino que se coronó en Las Vegas como rey del boylesque en 2010, o Louis Biggs, el componente más joven de la formación y todo un artista del trapecio.

Además, para sus actuaciones en el Teatro Calderón, The Briefs Factory cuenta con una madrina de excepción: Sandra Love, una estrella de la música house nacional desde que comenzase su andadura en el legendario restaurante Gula, Gula, uno de los primeros lugares en Madrid en los que ver actuaciones de travestis. Así pues, si buscan un cabaret diferente, que rompe moldes y prejuicios con mucho humor, ésta es una apuesta segura.

Más obras LGTBI

La cercanía del World Pride, un evento para el que se esperan tres millones de visitantes, ha hecho que la cartelera de junio y principios de julio se llene de espectáculos gayfriendly y ciclos de cultura LGTB. Aquí repasamos las principales propuestas.

1. World Pride Expierence. Los Teatros Luchana (Luchana, 36) acogen durante todo el mes de junio este festival en el que ya han estrenado obras como El gol de Álex, sobre un futbolista gay, o Mariquita aparece ahogada en una cesta, dirigida por Juan Mairena. En los próximos días llegará Grinder (viernes 30), un musical sobre la conocida aplicación de ligues o Miguel de Molina al desnudo (sábado 1 de julio) por la que Ángel Ruiz ganó el MAX a Mejor Actor. Además, habrá flamenco fuera del armario con Miguel Poveda y Rocío Molina y el chef David Marcano se encargará de las tapas del vermú en en un certamen que apela a todos los sentidos.

Ángel Ruiz ganó el MAX a Mejor Actor por ‘Miguel de Molina al desnudo’.

2.Iguales. La sala alternativa Nave 73 (Palos de la Frontera, 5) acoge este ciclo en el que se podrán ver una decena de obras de pequeño formato sobre la realidad LGTB desde diferentes puntos de vista. El musical Comiéndote a besos lo inaugura este sábado 10 y el amor lésbico estará representado en Petra y Carina (martes 27), de Mar Gómez.

3. Eterno Lorca.El Teatro Español (Príncipe, 25) también se ha sumado al World Pride y ha añadido a su programación la obra Los amores oscuros (del 28 de junio al 2 de julio), una pieza de Juanma Cifuentes, en la que fabula sobre el que pudo ser el último amor de poeta granadino, Juan Ramírez de Lucas.

4. Contra el bullying. El Teatro Pavón Kamikaze (Embajadores, 9) repondrá La edad de la ira (lunes 26 y martes 27), un drama sobre el acoso escolar de La Joven Compañía.

Las mejores historias de amor del cine moderno son LGTB

‘Laurence Anyways’ de Xavier Dolan

El género y su representación son una construcción social y cultural que tiene en las películas uno de los mayores altavoces de formación de discurso. A lo largo de la historia del cine la pedagogía de la imagen ha llevado a destacar constantemente filmes que perpetúan ciertos estereotipos sobre la identidad sexual.

En España, según explica Víctor Mora en su ensayo Al margen de la naturalezaque aborda la persecución de la homosexualidad en el franquismo, “es interesante comprobar como los discursos del primer activismo por la liberación homosexual se preocupan fundamentalmente por dos cuestiones: por la despenalización (…) y por la imagen estereotipada y dañina de la homosexualidad en las comedias ibéricas”.  Esto hace que muchas de las grandes lecturas de la historia del cine LGTB en nuestro país pasen por hablar de películas que no reflejaban una realidad, sino que la transformaban en un cliché.

Por eso, hablar de cine LGTB contemporáneo desde películas que narran historias universales con códigos de la cultura de masas, y en las que da igual quién y cómo se ama, es también hablar de construcción social de la diversidad afectiva. Y el drama romántico parece haber entendido el desfase representativo en los últimos años: las mejores historias de amor de la actualidad son LGTB.

Esta lista, como todas, deja fuera muchos títulos interesantes y se hace en base a películas de la última década. Dista de ser un reflejo de la representatividad deseada, que en Hollywood sigue estando en mínimos históricos, pero en todas ellas, la gente se ama como quiere y bien que hace.

En 80 días (2010)

José Mari Goenaga y Jon Garaño dirigían en 2010 un encantador drama romántico que pasó algo desapercibido por nuestros cines: 80 egunean es la historia de dos ancianas que se reencuentran tras años de desconexión y de vivencia… y se aman.

Itziar Aizpuru se ponía en la piel de Axun y Mariasun Pagoaga en la de Maite, una anciana lesbiana que removerá los sentimientos de la primera y le hará descubrir que lleva demasiados años constreñida por una máscara que no le corresponde. El reencuentro planteará el reto elemental de la liberación, pues la llevará a preguntarse si tiene derecho a vivir un romance a su edad, y si puede hacerlo con una mujer. La respuesta es obvia.

Pariah (2011)

Una joven de 17 años crece y vive en el Bronx rodeada de un clima que la oprime por ser negra, pobre y lesbiana. Pariah es una reflexión afilada y sin pelos en la lengua sobre cómo el descubrimiento de la identidad sexual en un entorno represivo se cruza con cuestiones de clase y raza. El amor, como siempre, será la redención si es capaz de lidiar con él, sus amigos y su familia.

Cortada por los mismos patrones que la exitosa Moonlight -de hecho se podría considerar su precursora inmediata estética y narrativamente- es una buena muestra del talento de la realizadora Dee Rees. Su nueva película, Mudboundpasó por Sundance con más que buenas reacciones.

Laurence Anyways (2012)

Si afirmásemos que  Xavier Dolan hizo su obra maestra a los 24 años, hay quien contestaría que no, que  Mommyla rodó con 26. Pero aunque esta última fuese la que se llevase alabanzas y Premios del Jurado en Cannes, nada en su filmografía ha alcanzado la complejidad y capas de lectura de Laurence Anyways: un relato tempestuoso entre un hombre que decide cambiar de sexo y una mujer que le ama tenga el sexo que tenga.

El film es un retrato de un amor lleno de intensidad y emociones a flor de piel que equilibra perfectamente las manías del gusto de Dolan con un discurso sobre las relaciones contemporáneas constreñidas por el entorno social y nuestra idea preconcebida de la ‘relación de pareja’.

Cierto es que puede parecer una película exagerada, pero como decía Paco Vidarte en Ética marica “existe la necesidad en el movimiento LGTB de compartir frustraciones, iras y odios. La necesidad de hacer algo urgentemente”. Y eso es lo que hace Laurence Anyways, ser una historia de amor urgente.

La vida de Adèle (2013)

La polémica Palma de Oro – que su propio director puso en venta para poder financiar su nueva película– narraba el despertar sexual de Adèle, una estudiante de quince años que se enamora de Emma, una misteriosa joven de pelo azul. La vida de Adèle es un drama romántico con todas las de la ley que emociona y conmueve en tanto que manipula como solo pueden manipular los relatos iniciáticos, dueños y señores de una voz narrativa absolutamente individualista.

Artefacto de emoción constante que, aunque cuenta con una representación del sexo lésbico cortada por una mirada masculina -como bien explicaba este artículo de Visual 404-,  se vive siempre cerca de una protagonista compleja y en constante cambio.

El recuerdo de Marnie (2014)

La elección tal vez más polémica y debatible de las que nos ocupan. ¿Por qué? Porque El recuerdo de Marnie es  una historia que no explicita en ningún momento un subtexto lésbico claro, que no habla de amor de forma abierta y que superficialmente podría ser interpretado como una sencilla historia de amistad y sororidad adolescente.

No obstante, los códigos narrativos y estéticos utilizados por Hiromasa Yonebayashi aluden a una relación muy profunda entre Anna, una chica introvertida y tímida, y Marnie, una joven de su edad que vive en una casa que lleva abandonada años. Entre ambas se crea una conexión narrada con seriedad y delicadeza que reta al espectador a que haga un sencillo ejercicio: si Anna hubiese sido un personaje masculino sería imposible negar que El recuerdo de Marnie es la historia de un amor de verano. Como no es así, sigue considerándose popularmente como una película de amistad y fantasía. Qué no nos engañen.

Lilting (2014)

Richard es un joven británico que acaba de perder a su pareja. En el proceso de duelo conoce a la madre del recién fallecido, una mujer china que vive en un geriátrico, que no habla apenas inglés y que desconocía que su hijo era homosexual. Las diferentes visiones generacionales y culturales chocan en el delicado retrato de un amor perdido y una amistad ganada.

Esta pequeña joya firmada por el director camboyano Hong Khaou es, fundamentalmente, una historia sobre la pérdida y un análisis del drama romántico en pasado.

Un amor de verano (2015)

Un amor de verano narra la historia de amor entre Delphine, una introvertida joven de campo y Carole, una sofisticada mujer que milita en colectivos feministas. Amén de resultar una estimulante crónica del movimiento feminista de la Francia de los setenta, la película es también un retrato de un país en el que las tensiones clásicas campo-ciudad se manifiestan en la piel de dos mujeres independientes y empoderadas.

El relato está eficazmente rodado por Catherine Corsini, que contaba  en una entrevista a este mismo periódico que en su película conviven muchos feminismos: “Es verdad que a veces se oponen en cuestiones esenciales como el velo, la prostitución o la pornografía. Pero a mí me parece que son cosas que se suman. Las feministas de verdad ayudaron a las homosexuales a salir del armario, y viceversa”.

Carol (2015)

Seis nominaciones a los Oscar, cinco a los Globos de Oro, nueve a los BAFTA y unánime alabanza en su paso por Cannes convirtieron Carol en una de las películas más importantes de 2015. Basada en un relato de Patricia Highsmith,Carol narraba una historia de amor intergeneracional entre dos mujeres en los años 50.

Lejos de la intensidad de un canon que parecía haber marcado La vida de Adèle, Carol se convierte en un relato sofisticadísimo de una relación lésbica. Aunque transite por momentos el límite de la frivolidad, es posiblemente una de las traslaciones más elegantes del cine contemporáneo de un relato sobre mujeres homosexuales, que no es otra cosa que una gran historia de amor.

La doncella (2016)

Muchos se sorprenderán de ver La doncella en una lista de historias de amor y es cierto que no es solo eso, también es un thriller intenso, un relato erótico macabro y una exquisita recreación de las tensiones culturales entre el Japón y la Corea de la época.

Pero en el fondo, la última película de Park Chan-wook es el retrato de dos mujeres que quieren liberarse de las ataduras de un sistema opresivo y heteropatriarcal del que solo consiguen desasirse mediante el amor que se profesan la una a la otra. También a través del sexo, arma de empoderamiento en esta magnífica obra.

Moonlight (2016)

La flamante ganadora del Oscar a Mejor Películacon lío de sobres incluído, es un sólido drama romántico que utiliza el amor como última y redención de un joven de suburbio de Miami. Si en Pariah ese amor era lésbico aquí es gay, pero poco importa porque por ella transitan los mismos temas: el entorno marca y exige un comportamiento afectivo que, muchas veces, corre a cuenta de la opresión de la propia sexualidad. Retrato de la lucha de voluntades que obliga a un joven de barrio a crecer siendo un prototipo de masculinidad que -en el fondo- no es más que pose impuesta.

A posteriori, casi se diría que la victoria de un drama sobre la homosexualidad como Moonlight ante la película del consenso público – La La Land es todo heteronormatividad entre dos atractivos y guapísimos heterosexuales-, es también una pequeña victoria por la representatividad LGTB en el mainstream.

El Estado holandés financiará los implantes mamarios para transexuales

Un implante mamario en una mano FDA

Los tratamientos hormonales a veces no son suficientes para que un hombre pueda tener el aspecto completo de una mujer, es decir una mujer acorde al clásico canon de curvas pronunciadas. Muchos necesitan someterse a un implante mamario, bastante caro, y pagárselo de su propio bolsillo. El Estado holandés se encargará ahora de cubrir ese gasto para ayudar a las transexuales en su transición.

La ministra de Sanidad, Edith Schippers, anunció a los parlamentarios en una carta que su Ministerio dedicará 2,8 millones del presupuesto anual a pagar los implantes mamarios a las transexuales porque “con la mayoría de los hombres o mujeres transexuales, hay muy poco crecimiento del pecho después del tratamiento hormonal”.

La falta de crecimiento de las mamas puede suponer “un obstáculo serio” en esa experiencia de su transición de hombre a mujer. “Creo que es importante reducir esta barrera, en parte debido a la situación socioeconómica de los transexuales”, explicó la ministra, para anunciar este nuevo subsidio al que se podrá acceder a partir del próximo año.

“Un programa de subvención para la compensación de las prótesis de mama para personas transexuales desde la perspectiva del empoderamiento puede contribuir a esto último”, añadió. Este tipo de tratamientos no están cubiertos en el paquete básico de atención primaria del seguro médico obligatorio en los Países Bajos.

Largas listas de espera

Se desconoce la cifra de las personas transexuales que se beneficiarían de este plan, aunque en Holanda las listas de espera en las clínicas de sexualidad son largas. Por eso, Schippers también anunció que el Gobierno holandés está buscando la manera de establecer normas sobre los tiempos de espera. “Sería importante si también hubiera reglas para este tipo de atención”, afirmó en su carta.

A principios de este año, varios grupos de defensa y derechos de los transexuales advirtieron al Gobierno sobre los tiempos de espera en las clínicas, calificaron de “inaceptablemente largos”. También denunciaron que muchos se cansan de esperar todo ese tiempo e inician sus propios tratamientos hormonales con el consejo de un médico.

Schippers subrayó que es difícil reducir las listas de espera porque el número de solicitudes para someterse a estos tratamientos crece más rápido que la capacidad de las clínicas para atender a sus pacientes. Por ello, insta a más hospitales a negociar con las aseguradoras de salud y empezar a proporcionar este tipo de atención y hacer que sea de una alta calidad.

Las clínicas de sexualidad de Groningen (UMCG) y Ámsterdam (Centro Médico VU) han tenido que aumentar el número de tratamientos de transexualidad para eliminar las largas listas de espera. En Groningen, el hospital ha duplicado de cuarenta a ochenta por año el número de tratamientos para las personas que quieran pasar por un cambio de sexo.

El tratamiento de los transexuales no siempre se resuelve con una cirugía de cambio de sexo. Comienza con un psicólogo y termina en algunos casos en la camilla de la sala de operaciones. A veces se queda en un tratamiento hormonal. De media en Holanda, los retrasos para someterse a una operación son de más de ocho meses y de 700 solicitudes por año.

Fiesta salvaje o reivindicación, el eterno debate del Orgullo Gay

D:\DATOS\jmendias\aleman\gramatica\hallo!

JAVIER CID

Cada vez que el Orgullo Gay se asoma tras el pomo de la prensa, nos salen las polémicas a espuertas, como níscalos. Es mentar el tiovivo de carrozas, y se arma un zafarrancho a cuenta del mariconismo que viene a durar varios días. El martes mismo, tras publicar servidor la crónica ¿Un Orgullo LGTB sin tangas ni carrozas? Sí, es posible, se me vino arriba el núcleo duro de la homosexualidad combativa. Resumiendo, vine a relatar que el Ayuntamiento de Arona (Tenerife), acaba de celebrar un Pride (Orgullo) alternativo al desfile de carrozas que, Dios mediante, volverá a tomar Madrid el 1 de julio. Un Pride, el tinerfeño, con mesas redondas para agitar el debate y las conciencias, además de una entrega de premios a destacadas personalidades de la cultura, el activismo, la solidaridad, la ciencia, la política, etc.

Resultó que algunas webs de temática gay, que son legión porque los gays somos muy epicéntricos, como ombliguistas, reinterpretaron mis palabras. Me atribuyeron homofobia, elitismo, salvadorsostrismo. Para animar el ruedo, además, publicaron algunas fotos mías que no venían al caso. Y yo les alabo el gusto, pero no el olfato. Me explico: no soy yo quien denuncia la cabalgata bravía que todos los veranos toma Madrid; no soy yo quien abre informativos con el trajín de carnes que sacude la Cibeles y emite de refilón la manifestación de la cabecera, la comprometida, la de Carla Antonelli, la de aquellos que se partieron la mejilla y los huesos por un pedazo de libertad; no soy yo uno de esos gays, pues haberlos haylos, que denuncian que el festín de Madrid no les representa; no soy yo el tertuliano cavernícola que foguea homofobia a cuenta de los kilos de basura y los decibelios, de las boas de colores trepidantes que remiendan Madrid por los costados, del tránsito lujurioso de guiris con arneses, de esto y de aquello y de lo de más allá. No soy yo.

‘Blogback Mountain. Diario de un gay’

Yo me he dejado los cuernos en este periódico por normalizar la realidad homosexual. He publicado decenas de artículos sobre las luces y las sombras del colectivo, columnas de opinión que fueron llamaradas, una novela (Diario de Martín Lobo) y hasta un blog, Blogback Mountain. Diario de un gay, por el que recibí un buen carrusel de insultos, amenazas, vejaciones, caras largas. Poca gente de esta cabecera se ha dejado más kilómetros de tinta que yo para escribir de nosotros los maricones. Así que no me salgáis ahora con la homofobia. A mí no.

La polémica, damiselas y caballeros, no es más que el eterno debate entre el lícito derecho a la fiesta y el desfogue y la reivindicación urgente por la igualdad de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales. Un debate abrasador, puro fuego, muy en línea con el enredo de las dos Españas. Yo mismo he cabalgado y bebido y amado en algunas de esas carrozas, muchas veces. Otras me empotré en la cabecera de la manifestación para conseguir un buen artículo. Y otras preferí quedarme en casa.

Y si el Orgullo de Arona (Tenerife), que sólo busca una reivindicación diferente, desata la ira de algunos gays de gatillo fácil, la cosa está peor de lo esperado. 48 años después de aquellos disturbios en el bar Stonewall de Nueva York que catalizaron los derechos LGTB que hoy celebramos, bien triste es que sigamos lanzándonos los armarios a la cabeza. Y aunque ladren -luego cabalgamos-, yo pienso seguir con el empeño.

WorldPride alaba el apoyo de Madrid: “Manuela Carmena es la más marica de todos nosotros”

Manuela Carmena, junto a Rita Maestre y Marta Higueras, en la presentación de los semáforos gays. J. BARBANCHO

El coordinador general del WorldPride, Juan Carlos Alonso, ha alabado este miércoles la labor de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, con el colectivo LGTBi y la preparación del WorldPride. “Manuela es la más marica de todos nosotros”, ha aseverado entre risas.

Así lo ha asegurado Alonso durante la presentación de la agenda cultural del WorldPride, que pretende ser un “arma poderosa para que los mensajes deigualdad de derechos y respeto a la diversidad lleguen a todas las capas de la sociedad, desde la infancia hasta los adultos”.

Juan Carlos Alonso ha señalado que las “comparaciones son odiosos” al referirse a la diferencia en el trato al colectivo LGTBi entre la actual regidora madrileña, y la anterior, Ana Botella. “Manuela no es solo que sea un gran apoyo, una compañera, es que es la más marica de todos nosotros, y lo digo en tono de cariño y simpatía”, ha explicado.

La programación cultural del WorldPride tendrá como uno de sus objetivos principales “el respeto al diferente”, algo que solo se consigue a través de la educación de los más pequeños.

El VIH llega a la tercera edad

Más de la mitad de los afectados en España tiene ya más de 45 años

Ignacio Bernardino, especialista en envejecimiento de personas con VIH. KIKE PARA

El VIH envejece. Dos informes —el proyecto Long View del laboratorio Gilead y un estudio de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH)— calculan que ya más de la mitad de los 90.000 diagnosticados en España tiene más de 45 años. “Su esperanza de vida se aproxima mucho a la población general, pero aún hay una diferencia de unos cinco o seis años”, afirma Ignacio Bernardino, del servicio de Infecciosas del hospital La Paz de Madrid y participante en el trabajo de la farmacéutica.

Ese envejecimiento va asociado con otras enfermedades(comorbilidades). El proceso es común a toda la población, pero en las personas con VIH es más frecuente la diabetes,la insuficiencia renal, la osteoporosis y problemas cardiovasculares como el colesterol y la hipertensión, dice Bernardino.

El trabajo de los farmacéuticos de hospital consistió en tomar los datos de todas las personas con VIH que eran atendidas un mismo día en 81 centros. En total, fueron 1.225, y, aunque aún los datos no se han presentado en el congreso de la sociedad, Ramón Morillo, del hospital de Valme (Sevilla) destaca que un 32% de ellos tomaba otros seis medicamentos aparte de los antivirales, señal clara de la coexistencia de otras patologías.

Morillo señala también que así como el seguimiento del tratamiento contra el VIH (la adherencia) era muy alto, apenas el 50% seguía la pauta con los fármacos para las otras enfermedades. Ello se puede deber a que los antivirales, como se dan en los hospitales, están más controlados, opina Morillo.

No hay una causa clara para que las personas con VIH tengan más frecuentemente otras enfermedades. Uno de los factores es, evidentemente, el virus en sí, son el proceso inflamatorio asociado a la infección; otro, los hábitos de vida del pasado (los infectados tienen tasas más altas de consumo de drogas, tabaco y alcohol que la población general; y el que parece más importante son los efectos adversos de los propios medicamentos. “Aunque eso se va reduciendo cada vez más”, señala Bernardino. De hecho, actualmente muchas veces los cambios de medicación antiviral no se deben a que el virus se haga resistencia, sino a intentar evitar sus efectos adversos y también para aprovechar otros beneficiosos, como el control del virus de la hepatitis B.

El Prado mira en el armario

La pinacoteca diseña un itinerario de 30 obras que reflejan cómo el arte plasmó la diversidad sexual en tiempos de represión. La iniciativa celebra el Orgullo Gay

“Sucio sodomita” fue el insulto público que Baccio Bandinelli, un artista florentino del XVI, propinó a Benvenuto Cellini. Este último le respondió que, por desgracia, él no había sido señalado por los dioses y que los que la practicaban no hacían más que imitarlos. Esta es solo una de las historias que desde ayer desgrana el Prado en su itinerario La mirada del otro. Espacios para la diferencia.La institución ha hecho coincidir la propuesta, que suma 30 piezas, con las celebraciones a fin de mes del World Pride 2017 en Madrid, pero lleva trabajando en ella más de un año.

La pinacoteca se acerca así a su colección con otra mirada, otra luz y hace preguntas a las obras que no se le habían hecho antes, piezas la mayoría de ellas que forman parte de la exposición permanente y no se han movido de su lugar habitual. Supone una invitación a contemplar la realidad histórica de las relaciones entre personas del mismo sexo y de las identidades sexuales no normativas. Lo primero en lo que incide Carlos G. Navarro, comisario del itinerario junto con Álvaro Perdices, es en el rigor: “No es un relato homoerótico de la colección. Está basado en datos históricos incontestables. Por ejemplo, utilizar la palabra homosexual en algunas épocas es un anacronismo ya que el término no aparece hasta el siglo XIX”.

Navarro recalca a EL PAÍS que han leído noticias sobre este proyecto que rezaban: “El Prado se ha vuelto gay. Y, sin embargo, nadie dice que se convierte al catolicismo si exponemos santos”.

Los responsables del museo no se muestran preocupados por la posibilidad de recibir críticas desde fuera. “Lo llevamos en el sueldo”, dijo durante la presentación el director, Miguel Falomir, quien insiste en la palabra “nacional” que figura en el nombre oficial de la institución: Museo Nacional del Prado. De todos, inclusivo, no exclusivo.

Un detalle del lienzo ‘La mujer barbuda (Magdalena Ventura con su marido)’, de José de Ribera. CARLOS ROSILLO

El visitante tiene varias opciones para ir descubriendo otras historias como la de Bandinelli y Cellini, que se narra junto a la Venus de bronce del primero: a través de una audioguía, de visitas guiadas (los miércoles hasta el 26 de julio a las 11.00 y a las 17.00), de un pequeño folleto gratuito o de una publicación, muy manejable, con textos de los comisarios y de otros especialistas. Así de Cellini, se pasa a la Mona Lisa, del taller de Leonardo, o a La historia de Nastagio degli Onesti, de Botticelli, ambas pinturas sirven como excusa para hablar de sus autores, que se incluyen dentro de los perseguidos, pintores que cambiaron su rumbo vital y profesional por ser acusados de sodomía, como deja ver Giorgio Vasari, quien en su Vidas describió a Botticelli como “muy agradable y bien parecido, y que siempre tenía diversión en su taller, donde entraban muchos jóvenes, los cuales se bromeaban y retaban”.

El recorrido está dividido en varias áreas temáticas, entre ella la de los artistas sometidos a juicio. Otra, Amistades inmortales, situada en las salas de escultura, aborda a partir de bustos de Antínoo y Adriano o del conjunto Orestes y Pílades el prestigio que las relaciones entre hombres tenían en la antigüedad clásica. El amor entre iguales se llegó a considerar un estadio superior al amor entre hombre y mujer.

Otra escultura, Hermafrodito, de Matteo Bonuccelli (1652), supone un ejemplo de la parte denominada Engañosas apariencias. Es muy improbable que el visitante del Prado se vaya del museo sin pasar por la sala de Las meninas. Sin embargo, allí está el hermoso hijo de Hermes y Afrodita que enamoró a la náyade Sálmacis y al abrazarse se fundieron en un solo cuerpo, postrado en su lecho sin mirar el lienzo de Velázquez. Y eso que fue el pintor sevillano el que trasladó de Italia esta copia en bronce para Felipe IV. Época, el Siglo de Oro, en la que el término hermafrodito se usaba de manera peyorativa para aludir a mujeres cultivadas. Entre los seres diferentes se pueden incluir Magdalena Ventura, de José de Ribera, también conocida como La mujer barbuda, o Brígida del Río, de Sánchez Cotán, acompañada por este texto de Sebastián Covarrubias de 1610: “Soy varón, soy mujer, soy un tercero / Que no es uno, ni otro, ni está claro…”

El último apartado, Amar como dioses, hace referencia a lo que Cellini le echó en cara a Bandinelli: las narraciones mitológicas en las que predomina la libertad sexual del Olimpo.

Pese a que los comisarios han buscado ejemplos de relaciones lésbicas y algunos han encontrado, no puede faltar la referencia a la poetisa Safo. Lo cierto es que la homosexualidad femenina era y es menos visible que la masculina y el arte no hace más que reflejar esta realidad. Para dar más visibilidad a la mujer se ha elegido como imagen del itinerario El Cid, óleo de la francesa Rosa Bonheur, que pidió permiso en la segunda mitad del XIX para llevar pantalones e introducirse en lugares exclusivos de hombres, como las ferias de ganado, donde observar a los animales que pintaba.

OTROS ESCENARIOS

La celebración del Orgullo Gay se está revistiendo de un marcado acento cultural. Los museos, galerías y salas expositivas de Madrid se están sumando con itinerarios como el Prado —Amor diverso se titula el del Thyssen— o con diferentes exposiciones.

El Museo de Artes Decorativas se revisita en clave homoerótica estableciendo un diálogo entre obras contemporáneas del artista David Trullo y las de su colección en Queer Cabinet. Y el de América ha organizado cuatro muestras en torno a la transexualidad como una característica de todos los grupos humanos en cualquier época. Aborda además cómo cada sociedad tiene una capacidad diferente para reconocer e integrar a las personas trans.

World Pride Park, la “expo de la diversidad”

Madrid acoge por primera vez la fiesta del Orgullo Gay a nivel mundial, que, entre otras actividades, albergará un punto de encuentro para las familias (World Pride Park) donde asociaciones LGBT y de derechos humanos mostrarán su trabajo en pro de los derechos de estos colectivos. 

Imagen de la manifestación del años pasado del Orgullo Gay. EFE

La fiesta del Orgullo Gay a nivel mundial (World Pride Madrid 2017), que llega a Madrid por primera vez en su historia, contará con una “expo de la diversidad”. Así califican los organizadores de esta fiesta al World Pride Park. En Madrid Río, la zona de parque situada a las orillas del río Manzanares, se instalará un espacio informativo y de intercambio cultural abierto a todo el público para que las familias conozcan el trabajo de los colectivos y asociaciones LGBT y de Derechos Humanos.

“El World Pride Park es un espacio imprescindible, una expo de la diversidad en la que mostrar al mundo el trabajo de las asociaciones”, ha explicado Juan Carlos Alonso, coordinador de la fiesta del Orgullo de Gay, durante la presentación de este espacio.

El acceso a “expo de la diversidad” será gratuito y estará abierto desde las 12 de la mañana hasta las 22:00 horas. El park albergará diversas actividades durante cinco días, desde el miércoles 28 de junio, después del tradicional pregón que da inicio a las fiestas del Orgullo y hasta el fin de fiesta, el 2 de julio.

La organización facilitará stands para que los grupos LGBT nacionales e internacionales, asociaciones LGBT, organizadores del Orgullo, asociaciones de Derechos Humanos y LGBT y empresas gay friendly  expliquen a los visitantes su actividad y tratarán de visibilizar la realidad de sus derechos. Organizaciones comoAmnistía Internacional o la ONU también estarán presentes en los stands.

En el park, centro neuralgico de la fiesta donde reivindicar los derechos del colectivo LGTB, se expondrán mapas de los derechos mundiales para que los ciudadanos puedan conocer la situación que vive el colectivo a día de hoy.

Los organizadores destacan a los niños y las familias de la diversidad como una “parte imprescindible” de este espacio y por tanto contarán con diversas actividades para ellos. A través de Chueca Kids y Family Pride se acogerá un programa completo de deportes y juegos para toda la familia. Además, habrá diferentes actividades dirigidas a todas las familias, conciertos y talleres.

Asimismo, cada día al atardecer se celebrará un concierto a partir de las nueve de la noche. Los conciertos correrán a cargo de grupos interculturales para que, tal y como explican desde la organización, “conecten con la gente”. También será posible encontrar food trucks, puestos de artesanía y una feria del libro.

“Por los derechos LGTB en todo el mundo”

El World Pride Park es uno de los diversos actos de las fiestas del Orgullo Gay Mundial. Esta fiesta tiene como acto principal la manifestación por los derechos LGTB de todo el mundo. El World Pride Parade se celebrará el sábado 1 de julio y recorrerá desde las 18 horas y hasta la medianoche las calles de Madrid desde Atocha hasta Colón.

Las asociaciones promotoras de la fiesta invitan a todos los asistentes a este parka acudir a la marcha ya que con ella “se debe ser la voz de a quienes se la quieren quitar”.

El Ayuntamiento de Madrid instala semáforos con parejas LGTBI e igualitarios

El Consistorio de Carmena ha comenzado la instalación los primeros semáforos paritarios, inclusivos e igualitarios en el marco del World Pride, con la idea de que se queden en la ciudad y que se extiendan

Uno de los semáforos con parejas LGTBI instalados. TWITTER DE AHORA MADRID

El Ayuntamiento de Madrid ha instalado los primeros semáforos paritarios (las figuras de las lentes son una pareja formada por un hombre y una mujer), inclusivos (parejas de hombre y hombre y de mujer con mujer), igualitarios (figuras de mujer) en el marco del World Pride, con la idea de que se queden en la ciudad y que se extiendan por toda la ciudad.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha visitado hoy algunos de los semáforos instalados en los alrededores de la Gran Vía acompañada por la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, y otros ocho ediles de su grupo municipal, entre ellos la portavoz Rita Maestre, y representantes de los colectivos por los derechos LGTBI. Los nuevos semáforos se van a instalar en 18 cruces y muestran diferentes figuras: mujeres (“paritario”), pareja de mujeres y pareja de hombres (denominados semáforos “inclusivos“) y parejas mixtas (“igualitario”).

Tras presentar estos semáforos que se quedarán instalados en la ciudad también cuando finalice la celebración del Orgullo, Manuela Carmena ha recordado el “cambio tan grande” que se ha producido en la ciudad, y ha pedido reflexionar sobre cómo se ha conseguido ese “gran sendero de la libertad y la felicidad”. Desde la pasada noche y hasta el lunes 26 de junio se cambiarán 288 lentes de 72 cruces de Madrid, la mayoría de ellos en las calles de la almendra central, aunque el proyecto irá creciendo y también se llevará a distritos de fuera de la M-30.

Las primeras placas en ser instaladas están en los cruces de las calles Cedaceros con Alcalá, Virgen de los Peligros con Alcalá, y paseo del Prado con la plaza de Cibeles -junto al Banco de España-, que señala una pareja de hombres. El cambio será permanente y quedará como “legado” de la celebración del World Pride.

Madrid se convierte en la primera ciudad española en colocar semáforos con parejas de hombre y mujer y en la segunda, tras San Fernando (Cádiz), en mostrar parejas formadas por dos hombres o por dos mujeres, aunque ciudades europeas como Londres o Viena ya cuentan con este tipo de señalización. Los semáforos igualitarios -que muestran la figura de una mujer- ya están presentes en otras ciudades como A Coruña, Valencia, Jaén y Cáceres.

Representantes de las asociaciones de defensa de los derechos del colectivo LGTBIhan ensalzado la “emocionante” medida municipal que reconoce su trabajo realizado durante tantos años. La representante de la federación estatal de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales, Boti García Rodrigo, ha pedido tras la presentación de la iniciativa echar la vista atrás para “reconocer la memoria del activismo” que ha hecho posible el avance en derechos en España. “Hace años estuve en los Gay Games de Ámsterdam y me quedé asombrada y soñando con que algún día en mi país fuera posible lo que yo vi de realidad inclusiva de nuestro colectivo”, ha recordado.

El proyecto ha tenido un coste de 21.700 euros, según ha dicho hoy la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, que ha insistido en la importancia de trasladar un mensaje de un “Madrid inclusivo y diverso”.