Protestas en Pakistán tras el suicidio de un adolescente violado, desasistido por la Policía

Se llamaba Muhammad Ikram, tenía 14 años y trabajaba en una tienda de muebles del distrito de Rahim Yar Khan, en la provincia paquistaní de Punjab, cuando tres hombres le pidieron que acudiera a la casa de uno de ellos para reparar una puerta. El chaval accedió, pero cuando llegaron al domicilio la suerte que le esperaba era muy diferente. “Le violaron en la casa durante dos días, y luego le tiraron en una cuneta”, explicó su padre, Muhammad Iqbal, quien acudió a la Policía de la ciudad de Khanpur para denunciar los hechos. Los agentes no sólo se negaron a investigar: se burlaron del muchacho, que terminaría arrojándose el pasado viernes a las vías del tren en un suicidio que ha llevado a los familiares y amigos del adolescente a cortar carreteras en protesta por la actuación policial.

“Mi hijo se suicidió porque los policías se negaron a registrar su denuncia, y además le molestaron”, se lamentaba el progenitor durante la improvisada protesta en la que se transformó el funeral, del que informa la agencia AFP. Fue necesaria la presencia de políticos y responsables de la Policía, ceses y promesas de una investigación para que los asistentes al funeral desbloquearan la carretera. Sólo un oficial de la Policía ha sido apartado de su cargo por negligencia.

La protesta simboliza el creciente hartazgo de parte de la sociedad paquistaní hacia los abusos sexuales, en especial contra menores: según la ONG Sahil, el principal grupo que investiga violaciones de niños en el país centroasiático, el año pasado fueron denunciadas 3.500 violaciones, el 67% de ellas en zonas rurales, una cifra que implica 10 niños abusados por día y que sólo representa un porcentaje de la verdadera magnitud de un crimen tan común que buena parte de las víctimas no denuncian, bien por miedo a sus agresores o bien porque en su entorno es considerado algo inevitable o incluso una fuente de ingresos.

La pasada semana, en la misma provincia, fueron detenidos 14 miembros de una banda compuesta por 25 violadores de menoresque abusaron durante años de cientos niños y grabaron las violaciones para posteriormente chantajear a sus víctimas y a sus familiares. Según éstos, al menos 280 niños fueron grabados mientras eran violados por los pederastas. La Oficina de Protección al Menor de Punjab tiene en su poder uns 400 vídeos de los menores, y las edades de las víctimas oscilan entre los seis y los 14 años, según el Daily Pakistan, en lo que ya ha sido calificado como el mayor escándalo de abusos contra menores de la Historia del país.

Testimonios del horror

“Sólo tenía nueve años cuando me secuestraron y me llevaron a una casa vacía. Me torturaban brutalmente cuando me resistía. Después me pusieron una inyección”, explicaba un joven que fue víctima de la banda en 2006. “Varios hombres me violaron muchas veces encañonándome con un arma. Decidí no contarselo a nadie. Seis meses después, cuando me intentaron obligar a tener sexo delante de la cámara, me enseñaron los vídeos que me habían hecho. Fue horrible”.

Otra víctima entrevistada por BBC aportaba un relato similar. “Tenía 10 años cuando ocurrió. Un hombre me llevó a su casa, cerró la puerta y aparecieron otros cinco hombres. Me drogaron, me pegaron y me violaron durante cuatro horas. Me dolía muchísimo. Me dijeron que si se lo contaba a alguien me matarían”. El niño, hoy de 14 años e identificado como Faisal, asegura que otros muchos jóvenes de su aldea sufrieron la misma suerte. Meses después, uno de los hombres le abordó por la calle, le pidió dinero y le enseñó el vídeo de su violación. “Me dijo que, si no pagaba, se lo mostraría a mi familia. Les di cuanto tenía e incluso robé las joyas a mi abuela para pagarles más”. Eso no impidió que siguieran abordándole por la calle y llevándole a casas para violarle, “la última vez hace sólo unos meses”. Pero los vídeos circularon, y el padre de Faisal pudo verlo: denunció a la Policía, y como él otras siete familias pero, según las víctimas, los agentes no hicieron nada hasta que el escándalo saltó a los medios de comunicación.

Según el ‘Daily Pakistan’, los vídeos eran vendidos en la misma aldea de los muchachos, en el distrito de Kasur, por 50 rupias, unos 70 céntimos de euro, si bien los criminales solían vender el material a webs occidentales que pagaban sustanciosamente más, además de los millones de rupias que obtenían de sus chantajes.

La Policía de Sheikhupura, en Kasur, ha identificado a los dos líderes de la banda, de unos 40 años, y a 25 miembros, entre quienes figuran adolescentes. Los oficiales animaron a los familiares de las víctimas a denunciar pero eso no calmó los ánimos contra una policía vista por la población como cómplice: según la prensa local, la pasada semana 20 personas resultaron heridas en enfrentamientos entre policía y familiares de las víctimas, quienes acusan a los primeros de cobrar sobornos a los violadores para demorar los arrestos.

Investigación judicial

El gobernador de Punjab, Shahbaz Sharif, hermano del primer ministro Nawaz, ha ordenado una investigación judicial que arroje luz sobre unos abusos contra centenares de menores que se demoraron durante años pero los activistas implicados en las denuncias, que califican los hechos de “punta del iceberg”, se muestran escépticos.“Tras algo así, por lo general no hay seguimiento y al final el problema es barrido bajo una alfombra”, denunciaba en declaraciones a Deutsche Welle la activista Rana Asif Habib. “Paquistán no es firmante de la Convención de Derechos del Niño de la ONU”, lo cual hace inútiles la mayor parte de las denuncias, proseguía la activista. Hasta ahora, seis agentes implicados en la investigación han sido suspendidos por su ineficacia en la investigación, según informaba hoy el diario Pakistan Today.

La violencia sexual y la indiferencia policial hacia la misma es uno de los problemas más acuciantes de Paquistán, “a menudo institucionalizado y con el apoyo tácito, y en ocasiones explícito, del Estado”, según denunciaba la profesora de Estudios sobre la Mujer Shahla Haeri en declaraciones al diario Dawn. Según Human Rights Watch, en Paquistán se produce una violación cada dos horas y una violación en grupo cada siete. En un estudio realizado en Rawalpindi e Islamabad en 2004 sobre una muestra de 300 menores, el 17% revelaba haber sido violado. En cuanto a los niños de la calle, el sector más vulnerable a la violencia sexual, un documental elaborado por Channel 4 en 2014 elevaba el número de víctimas al 90%.

Los adolescentes vascos se inician a los 15 años en el alcohol y en el sexo

Los adolescentes vascos toman su primera copa a los 14,8 años y fuman su primer cigarro o canuto de cannabis a los 15, la misma edad en la que tienen una relación sexual completa.

Son datos del informe “La realidad de la infancia y la adolescencia vasca en cifras. 2014”, elaborado por el Departamento de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco y que recopila y analiza estudios relacionados con los niños y adolescentes de Euskadi publicados en los últimos años.

Según este documento, el alcohol se prueba a los 14,8 años y es a los 15 cuando comienza a fumarse tabaco y cannabis, cuyos consumos han descendido 7 y 5 puntos, respectivamente, entre 2008 y 2010. El resto de drogas ilegales tienen una presencia menor y más tardía.

Los adolescentes relacionan el alcohol con espacios lúdicos y con desinhibirse. En los últimos años ha aumentado el porcentaje de menores que bebe (lo hace el 77,1 % de los jóvenes de 15 a 19 años), pero el consumo habitual y el de riesgo -vinculado a los fines de semana- se ha reducido.

El sexo

En cuanto a la sexualidad, la edad media de la primera relación sexual completa era de 15 años en 2006, referencia más reciente del informe. Tres de cada diez jóvenes de entre 14 y 17 años han mantenido relaciones sexuales plenas.

El uso de anticonceptivos ha crecido y nueve de cada diez jóvenes usan preservativos o toman la píldora. Sin embargo, un 4,5 % de estos chavales ha tenido sexo de riesgo (sin protección o relaciones no deseadas) tras haber bebido alcohol o tomado otras drogas.

En 2012, por cada mil niñas menores de 15 años hubo 1,77 nacimientos (9,32 en el caso de menores extranjeras) y un año antes se contabilizaron 426 abortos voluntarios entre chicas menores de 20 años.

Prejuicios

El aborto y la homosexualidad se asumen con naturalidad entre los jóvenes vascos y sólo un 15 % y un 9 % se oponen a interrumpir el embarazo y a las bodas gais, respectivamente. Persisten no obstante los prejuicios hacia drogodependientes, gitanos y expresos, tres colectivos que no desean como vecinos.

Los adolescentes dan gran importancia a la imagen física, ya que condiciona su integración y éxito social, especialmente en el caso de las chicas. Como consecuencia, sólo seis de cada diez jóvenes de entre 15 y 24 años está satisfecho con su peso.

El informe pone de relieve que el 84 % de los chavales de 11 a 17 años practica deporte (más los chicos que las chicas), pero la cifra desciende a medida que crecen y en la franja 15-24 años el porcentaje se queda en el 77,7 %. De hecho, dos de cada diez jóvenes de este último grupo nunca hacen deporte (tres de cada diez en el caso de las chicas).

En cuanto a la vida escolar, el 85 % se muestra satisfecho, aunque el porcentaje mengua a medida que los chavales van creciendo, especialmente entre los chicos.

Los problemas de integración en el colegio van disminuyendo pero persisten “ciertos conflictos” relacionados con las diferencias físicas y, principalmente, de nacionalidad.

Maltrato y nuevas tecnologías

Dos de cada diez alumnos afirma haber sufrido a menudo algún tipo de maltrato en la escuela (el verbal es el más frecuente) aunque este tipo de episodios disminuye a medida que se crece y cambian las formas de relación.

El informe señala no obstante que el mayor número de casos detectado puede deberse a una mayor conciencia sobre este tipo de actitudes, que lleva a identificar conductas de maltrato que antes no consideraban como tales y no tanto a un aumento de los mismos.

Los adolescentes vascos invierten una hora y media semanal a hacer los deberes, la mitad pasa una hora o más cada día frente a la televisión y dos cada diez dedica ese mismo tiempo a los videojuegos, a internet y al ordenador.

Precisamente las nuevas tecnologías han cambiado las formas de relacionarse y han podido relegar actividades como leer: el 24,6 de los adolescentes de 11 a 17 años nunca lee libros.

El creciente uso de internet y las redes sociales ha dado lugar a “nuevas formas de violencia”: un 15 % de niños de 10 a 12 años se ha sentido incómodo, amenazado o insultado por llamadas o mensajes a su móvil. Además un 24 % ha grabado o fotografiado a alguien sin su consentimiento.

Un empresario taurino: “Las fiestas del Orgullo Gay sí que hacen daño a la vista de los niños”

Carlos Zúñiga hijo, concesionario de la plaza de toros de Gijón, respondía a una asociación animalista y fue reprobado por todo el Ayuntamiento

La Asociación pro derechos de los animales Anadel, ha criticado esta semana la presencia de menores en las corridas de toros. El empresario taurino Carlos Zúñiga, hijo del también empresario del sector con el mismo nombre, no ha podido resistirse a contestarles. Pero para ello no ha encontrado mayor disparate que esta frase de difícil relación con el asunto: “las fiestas del Orgullo Gay sí que hacen daño a la vista de los niños”.

La frase completa en la que se contenía este dislate del empresario taurino, dentro de unas declaraciones realizadas a Europa Press, “a mí no me gustan muchas de las fiestas que defienden ellos, como las del Orgullo Gay, pero no voy y lo respeto; y eso sí que hace daño a la vista de los niños”, venían ‘justificadas’ en su argumentación según la cual  él respeta la “tradición ancestral” de los toros, al igual que otras fiestas.

Reprobación desde el Ayuntamiento
Igual también Carlos Zúñiga fue rápidamente reprendido por sus palabras desde el Ayuntamiento de Gijón, cuya plaza de toros tiene en concesión su empresa. Todos los grupos municipales, a excepción del PP que apoyó la iniciativa, pero no las formas, suscribieron un comunicado en el que expresaban su rechazo a las palabras del empresario. En la nota destacaban que “Gijón es una ciudad que lucha por la convivencia y por un mayor reconocimiento de la igualdad efectiva”.

Desde Xixón Sí Puede, además, han pedido la retirada al empresario de la concesión de la plaza de toros de la ciudad. Solicitud a la que también se ha sumado la asociación Anadel.

Pidió disculpas
Después de que saltase la polémica y la reprobación del Ayuntamiento, el propio Carlos Zúñiga vía Twitter ha defendido que no es homófobo y se ha mostrado dispuesto a rectificar y pedir disculpas a quien pudiera haberse sentido ofendido, algo que posteriormente ha hecho en la misma red social.

Muy activo en Twitter, Carlos Zúñiga no ha dudado en responder a los distintos colectivos que le han escrito, así como al grupo del Ayuntamiento Xixón Sí Puede añadiendo que “solo he pedido respeto”, “decir que no me gustan pero que las respeto ¿es herir? Mis disculpas públicas si es así para el que se haya ofendido”.

El empresario de El Bibio responde a los animalistas: “Las fiestas del Orgullo Gay sí que hacen daño a la vista de los niños”

Carlos Zúñiga, copropietario de Circuitos Taurinos, carga contra la asociación Anadel y afirma que son las terneras que nos comemos y no los toros las que sufren maltrato

El empresario Carlos Zúñiga, copropietario de la empresa Circuitos Taurinos, adjudicataria de la plaza de toros de El Bibio en Gijón, ha salido al paso de las críticas vertidas por la organización Anadel en contra de las corridas de toros de la Feria de Begoña por los efectos que tienen en los menores que las ven, asegurando que “las fiestas del Orgullo Gay sí que hacen daño a la vista de los niños”.

El empresario ha pedido a la Asociación Nacional Animales con Derechos y Libertad (Anadel) que respete la “tradición ancestral” de los toros, al igual que él “respeta” otras fiestas. “A mí no me gustan muchas de las fiestas que defienden ellos como las del Orgullo Gay, pero no voy y lo respeto; eso sí que hace daño a la vista de los niños”, ha asegurado.

De este modo ha salido al paso de las críticas vertidas este jueves por la organización defensora de los animales, en las que cargaban contra quienes llevan a menores a ver las corridas de toros. Ir a ver una corrida, ha insistido, “no hace daño”.

Pantomimas

Sobre los motivos que pueden estar detrás de las demandas de Anadel, Zúñiga ha asegurado que se trata de algo más que la defensa de los animales. “Todas las elucubraciones son pantomimas para ir en contra de la fiesta nacional y en contra de todo lo que suene a la palabra España”, ha sentenciado. Su “único” problema, ha asegurado, es que “no respetan al prójimo” y “solo defienden su postura”.

Por otro lado, el adjudicatario de la plaza de toros gijonesa ha defendido la cría del toro de lidia porque “se le cría durante cuatro años para morir en la plaza y está tratado mejor que ninguno”.

“Los trozos de carne que nos comemos al sentarnos a la mesa, esos son de terneras cebadas de siete u ocho meses, esas sí que sufren maltrato animal, no estos toros, a los que se les da el derecho a vivir”, ha dicho.

“Espectáculo cultural”

El empresario ha defendido además las corridas de toros por el rendimiento económico que generan, asegurando que son el espectáculo cultural que más dinero proporciona a las arcas del Estado, “nada comparable” con el cine o el teatro.

A cambio, ha lamentado, los empresarios taurinos reciben en contrapartida “cero euros en subvenciones”, a pesar de que es una actividad que “genera muchos puestos de trabajo y mucha riquez”.

Carlos Zúñiga, empresario taurino: “El Orgullo Gay sí que hace daño a la vista de los niños”

El empresario taurino Carlos Zúñiga ha respondido a la Asociación Nacional Animales con Derechos y Libertad (Anadel) que criticó este jueves la “constante presencia'” de menores de edad en festejos taurinos. Para el copropietario de la empresa Circuitos Taurinos, adjudicataria de las plazas de toros de Gijón, Zamora, Burgos, Santoña y Medina del Campo, “las fiestas del Orgullo Gay sí que hacen daño a la vista de los niños”.

Para los defensores de los animales, llevar a un niño a los toros es una “irresponsabilidad”. Zúñiga ha defendido el respeto a la “tradición ancestral” de los toros, al igual que él “respeta” otras fiestas. “A mí no me gustan muchas de las fiestas que defienden ellos como las del Orgullo Gay, pero no voy y lo respeto; eso sí que hace daño a la vista de los niños”, ha asegurado en declaraciones a Europa Press.

Ir a ver una corrida, ha insistido, “no hace daño”. “Todas las elucubraciones son pantomimas para ir en contra de la fiesta nacional y en contra de todo lo que suene a la palabra España”, ha sentenciado. Su “único” problema, ha asegurado, es que “no respetan al prójimo” y “solo defienden su postura”.

EL ESPECTÁCULO CULTURAL MÁS RENTABLE PARA EL ESTADO

El empresario y apoderado ha defendido además las corridas de toros por el rendimiento económico que generan, asegurando que son el espectáculo cultural que más dinero proporciona a las arcas del Estado, “nada comparable” con el cine o el teatro.

Ha lamentado que a cambio los empresarios taurinos reciban “cero euros en subvenciones”, a pesar de que es una actividad que “genera muchos puestos de trabajo y mucha riqueza”.

Condenas institucionales por la agresión a una transexual

La agresión de una transexual el pasado sábado en el distrito de Tetuán, motivó ayer diversas condenas por parte de las instituciones públicas y de colectivos de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales (LGTB). El subdelegado del Gobierno en Madrid, Luis Martínez-Sicluna, condenó el ataque, al que calificó de “suceso reprobable” y reclamó que se denuncien estos delitos de odio para que la policía pueda perseguirlos.

El atentado se produjo a las seis de la madrugada del pasado sábado 8 de agosto, cuando una joven transexual de 26 años y nacionalidad española entró en un restaurante de comida rápida de la calle del Marqués de Viana. Según el relato de la asociación Arcópoli, el empleado del local le dijo “pase, señorita”, a lo que un chico le dijo que no era una señorita, sino un “maricón”. Ella se quejó y recibió un golpe en la cabeza que le hizo caerse al suelo. La mujer recibió gritos e insultos de “travelo”, “puta” y “travesti”, mientras fue apaleada y golpeada. Los amigos del agresor le jalearon y se rieron de la paliza, según el relato de Arcópoli.

Esta asociación de defensa al colectivo LGTB, pidió mayor implicación de las instituciones madrileñas para acabar “con esta lacra”. “En caso contrario, seguirá avanzando”, afirmó el coordinador de Arcópoli, Yago Blando. “No podemos olvidar que en la Comunidad de Madrid los delitos de odio contra el colectivo LGTB han crecido en el último año de manera exponencial y que nuestra asociación lleva desde enero un plan de choque para luchar contra esta lacra”, añadió.
La transexual denunció ayer en la Brigada Provincial de Información lo ocurrido, acompañada por su abogado Manuel Ródenas.

La Comunidad de Madrid también mostró su “rotunda repulsa y más firme condena” por la agresión de la transexual. La Consejería de Políticas Sociales y Familia ha puesto a disposición de la víctima los servicios del programa de atención del Programa LGTB, lo que incluye apoyo social y psicológico.

Mientras, el PSOE solicitó al Ayuntamiento de Madrid que ponga en marcha cuanto antes la oficina municipal contra la discriminación y los delitos de odio. El grupo municipal socialista ha mandado una carta a la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, para que ponga un servicio municipal para “erradicar agresiones” de este tipo.

La portavoz socialista en el Ayuntamiento, Purificación Causapié, recordó que esta propuesta fue respaldado en el pleno de julio por el equipo de Gobierno y que incluye un Plan de Convivencia y Tolerancia. Causapié mantuvo que estas agresiones se asemejan a la violencia de género al denunciar solo un 10% de las víctimas, según los datos del Ministerio del Interior para todo el territorio nacional.

Una transexual, agredida por varios hombres en Tetuán

La víctima sufrió golpes y contusiones por todo el cuerpo además de insultos

Una transexual de 26 años y de nacionalidad española fue víctima la madrugada del pasado sábado de un ataque transfóbico, según denunció ayer su abogado Manuel Rodenas. La víctima fue insultada y agredida por un grupo de diversos latinos cuando se dirigía a comprar comida a un comercio del distrito de Tetuán. Está pendiente de denunciar hoy por la mañana lo ocurrido en la Brigada Provincial de Información, que investiga este tipo de atentados.

Los hechos se produjeron alrededor de las seis de la madrugada. La mujer bajó a la calle y se topó con un grupo de latinos antes de que pudiera llegar al local al que se dirigía. De entrada, la empezaron a insultar y a reírse de ella, según el relato de su abogado. La víctima no les hizo ningún caso e intentó continuar su camino, pero de las palabras y las risas pasaron a las manos. Comenzaron a asestarle golpes y puñetazos por todo el cuerpo mientras la seguían insultando. Le soltaron improperios como travesti, puta y travelo, entre otros. Todos hacían referencia a su condición sexual. “Es un ataque transfóbico en toda regla. Intentaremos que no quede impune y que se tomen medidas para que no se repita”, añadió Ródenas.

La mujer pudo coger su teléfono móvil y avisó a la policía. Al lugar se dirigió un coche patrulla, que comenzó a identificar a parte del grupo que había agredido a la víctima. “No participaron todos, sino que algunos permanecieron al margen de lo que estaba ocurriendo”, señaló Manuel Ródenas.
La presencia policial no amedrentó a los agresores, que continuaron insultando al transexual. Los agentes les dejaron marchar, pendientes de que la afectada denunciara lo ocurrido en comisaría.

La víctima acudió a un centro sanitario donde le apreciaron golpes en la cabeza y contusiones por todo el cuerpo fruto de las patadas y los puñetazos. “No es el primer ataque por su condición sexual. El anterior fue hace ya un tiempo y en otra zona de Madrid que no tiene nada que ver con Tetuán”, añadió el letrado.

La mujer y su abogado tenían previsto denunciar lo ocurrido ayer mismo en la Brigada de Información, con sede en Moratalaz, pero le faltaba un documento para formalizar el escrito. Tienen previsto presentarla hoy. La transexual tuvo que acudir ayer por la tarde de nuevo a un centro hospitalario dado los fuertes dolores que le causaron los golpes recibidos, según su letrado. “Los tiene perfectamente identificados porque es un grupo de latinos que vive allí”, reconoció su abogado.

El número de delitos de odio, en especial los casos de homofobia contra el colectivo de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (LGTB), ha aumentado en la región, según fuentes policiales. Si cada año se producen una media de dos o tres casos, en el primer semestre de este año ya se habían registrado, solo en la capital, cinco denuncias. Chueca y los alrededores de Fuencarral y Gran Vía son los lugares de mayor incidencia. “El problema es que muchas veces este tipo de agresiones no se denuncia”, reconocen las citadas fuentes policiales.

Alison Bechdel: “Nuestra cultura se ha volcado en lo gráfico”

La dibujante Alison Bechdel, fotografiada en Nueva York

La dibujante Alison Bechdel, fotografiada en Nueva York. / SARAH SHATZ

En la primera viñeta de la novela gráfica Fun Home (Reservoir Books), su autora Alison Bechdel (Pensilvania, 1960) aparece retratada de niña jugando, levantada sobre las piernas de su padre. El texto que acompaña la imagen habla del mito de Ícaro y de humor negro, y sienta el tono de estas inolvidables memorias con las que Bechdel sedujo a la crítica y a millones de lectores. La voz de la dibujante adulta que repasa la historia de su exigente padre, un voraz lector obsesionado con las antigüedades y la restauración de una casa histórica, se funde con la de la niña incapaz de entender la homosexualidad reprimida de su progenitor, y con la de la adolescente que decide salir del armario. Las referencias literarias y la potente sinceridad de la historia convirtieron este libro en un fenómeno entre el público que no acostumbra a leer novela gráfica. Pero aún más sorprendente ha sido el apabullante éxito que ha tenido la adaptación a un musical de esta obra, que este año arrasó en Broadway y se alzó con cinco premios Tony.

Inmersa en plena vorágine mediática en la semana previa a la ceremonia de los premios, Bechdel no sale de su asombro. Educada y tímida, viste traje oscuro y gafas de pasta. Ha dejado su casa de Vermont para atender a la prensa y lleva unas semanas intensas. “Ahora necesitaría hacer otro libro para explicar lo extraño y potente que ha sido el proceso de este precioso musical”, comenta en una terraza de Tribeca.

PREGUNTA. Publicó Fun Home y luego vino su siguiente libro¿Eres mi madre? para explicar, entre otras cosas, lo complicado que fue poner por escrito aquellas primeras memorias.

RESPUESTA. Fun Home es una historia dura y pensaba que no iba a ser capaz de contar los secretos, que mi padre era gay y que se mató. Pero tenía un extraño sentido de deber, sentía que tenía que hablar de todo esto públicamente. Esto planteaba muchos problemas en mi entorno familiar y tenía que arreglarlo con mi madre. Para ella fue difícil pero se mostraba comprensiva con el impulso creativo y lo respetaba.

comic de  Alison Bechde

P. Ahora la historia se ha convertido en un musical con tres actrices interpretando a Alison Bechdel (de niña, de adolescente y de adulta) simultáneamente en el escenario.

R. Sí, he probado mi propia medicina, supongo que es lo que mi familia sintió al verse retratados como personajes. Es algo incómodo que te chirría, pero lo cierto es que tanto la autora del libreto como la compositora han sido muy fieles al libro: se han centrado en ese material y los personajes siento que son personas reales. Me he sentido muy bien al ver distintas versiones de mí misma, aunque un poco confundida.

P. ¿Por qué?

R. He estado viviendo en mi pasado, pero a mi manera, ahora los recuerdos se me confunden, a veces no sé que es un recuerdo y qué es parte del libreto. Escribí esto libros para dejar el pasado atrás y resolver algunos asuntos, salieron algunas cosas del disco duro pero el data vuelve a ocupar espacio de memoria.

P. ¿Cuál piensa que fue la clave del éxito de Fun Home?

R. Como era una novela gráfica pilló a todo el mundo por sorpresa. Cuando salió a principios de la década del 2000 era un momento excelente para ese género, estaba cobrando un nuevo impulso.

P.¿Es esta una edad dorada para la novela gráfica?

R. Definitivamente nuestra cultura se vuelca en lo gráfico. Mira los emoticonos, yo pensaba que eran algo ridículo y ahora los uso. Parece que hay algo en la manera que usamos las palabras y la imagen hoy en día para comunicar. Spiegelman demostró con Mauslo que se podía hacer, es un medio increíble para narrar. También Joe Sacco probó que era una buena manera de dar cuenta de lo que estaba pasando en el mundo. Luego están los cómics de los 80 de Robert Crumb, o la serie autobiográfica de Harvey Pekar American Splendor. Hoy hay cada vez más obras extensas y autobiografías gráficas, las imágenes permiten procesar las historias de manera más compleja. Yo de pequeña leía los cómics del movimiento underground y aquello dejó un poso.

P. ¿Ha cambiado su forma de trabajar?

R. Empecé mucho antes de la preeminencia de los ordenadores, con tinta y papel. Cuando empezó a imponerse Internet incorporé el uso del escáner y de photoshop, escaneaba mis dibujos. Y también usé mucho la fotografía digital.

P. ¿Cómo?

R. En Fun Home usé más de 4000 fotografías. Frente a un trípode representaba las escenas y las poses y las expresiones de los personajes. Esto me daba un mayor conocimiento de lo que les estaba pasando. Los dibujos se fueron haciendo más complejos.

P. ¿La parte grafica era el punto de partida?

R. Empecé a escribir Fun Home en un procesador de texto, pero tenía que dibujar, así que escribía en las viñetas de un programa de dibujo. El texto era el guión a partir del cual dibujaba.

P. ¿Esto lo volvió más difícil?

R. La dificultad era emocional, así que cualquier escollo adicional era una distracción a la que daba la bienvenida. Fun Home fue un libro muy doloroso de escribir. Nunca hasta entonces había pasado el luto por mi padre, ni me había enfrentado a las mentiras y errores que arrastraba esta historia, ni a mis emociones al respecto.

comic de  Alison Bechde 2

P. ¿Había algo que quería evitar a toda costa?

R. No quería que fuese un libro sobre homosexualidad, sobre yo y mi padre gay. Quería que tratara sobre la vida de él, y una parte fue su dificultad para salir del armario, pero no sé realmente lo que él pensaba. Quería reflejar de una manera honesta la complejidad y los matices.

P. ¿Hubo mucha edición?

R. Llevaba trabajando 20 años como dibujante y nunca me habían editado. Fun Home era mi primera novela gráfica y fue la primera vez que trabajé con un editora, ella me ayudó a recolocar todo, le enviaba el texto, ella lo editaba y luego yo me ponía a dibujar.

P. Así que las palabras tuvieron un peso excepcional.

R. Fueron el principio, pero las imágenes son parte esencial de esta historia. Las fotos que sacaba de mí misma fueron un elemento clave para empujarme a querer saber más; las palabras, las escenas y los recuerdos. La memoria tiene mucho que ver con ejercitarla.

Francia prohíbe ‘Love’ a los menores tras las presiones conservadoras

 

La justicia francesa acaba de prohibir el acceso de los menores de 18 años a las salas donde se proyecte Love, la nueva película del sulfuroso director Gaspar Noé, un melodrama de alto contenido sexual que ha puesto en pie de guerra a los revitalizados círculos ultraconservadores del país. La asociación Promouvoir, que lucha por “la promoción de los valores judeocristianos” y “la obstaculización del incesto, la violación y la homosexualidad”, según sus estatutos, ha liderado una exitosa campaña para impedir que los menores puedan ver la película.

Love se estrenó el 15 de julio en las salas francesas como “desaconsejada a los menores de 16 años”, tras recibir el aval del Centro Nacional del Cine, que concede las clasificaciones para la explotación comercial de las películas de estreno. Sin embargo, el Tribunal Administrativo de París ordenó el 31 de julio alterar esa clasificación y reservar la entrada a los mayores de 18 años, tras una denuncia de la asociación conservadora. La justicia argumentó que su gráfico contenido podía “herir la sensibilidad de los menores”.

Gaspar Noé no tardó en reaccionar. “Nos encontramos frente a un anacronismo absoluto, que es el propio de los reaccionarios, pero también del Estado islámico. Lo chocante no es que exista, sino que Francia le dé la razón”, explicó al diario Libération. “Mi película es inofensiva, pero parece molestar. Lo que me angustia es que, a causa de este tipo de cosas, los directores o productores puedan empezar a tener miedo. Existe un riesgo de que los cineastas o los guionistas se autocensuren”, declaró el director de 51 años, nacido en Argentina e instalado en París desde los setenta. En 2002, Noé ya provocó el escándalo con Irreversible, que contenía una brutal escena de violación de nueve minutos.

Rodada en 3D y con actores desconocidos, Love está protagonizada por Murphy, estudiante de cine estadounidense residente en París, que recibe una llamada que le anuncia la desaparición de su expareja Electra, con la que compartió un devastador amour fou. El protagonista evocará entonces esa relación pasional y excesiva que terminó con una dolorosa separación. Lo hará con todo lujo de detalles, incluyendo tríos sexuales, encuentros en un club de intercambio, una escena en la que interviene un transgénero (criticada por la transfobia del protagonista) e incluso una eyaculación en primer plano.

Su elegante puesta en escena y su voluntad de romper con la representación habitual del sexo en pantalla no logran esconder, sin embargo, un argumento tirando a raquítico. Presentada en el pasado Festival de Cannes con críticas negativas, Love ha sido promocionada en Francia como la primera cinta de autor con escenas de sexo no simuladas.

Poco público

Ni siquiera el escándalo ha llevado al público a las salas: Love no logrado seducir a más de 30.000 espectadores. Su prohibición a los menores no es solo simbólica; puede tener notables efectos económicos, como que se retire de algunos cines y descienda su coste en su emisión en televisión.

Solo un último giro podría salvar aLove. El ministerio de Cultura ha presentado un recurso ante el Consejo de Estado, última instancia de la jurisdicción administrativa en Francia, para revocar esa prohibición. Curiosamente, la titular de Cultura, Fleur Pellerin, se había mostrado inicialmente favorable a vetar la película a los menores e incluso exigió al Centro Nacional del Cine que reconsiderara su primera decisión “con la esperanza de obtener una clasificación más severa”, según el productor y distribuidor de la película, Vincent Maraval, que interpreta en Love un pequeño papel de policía libertino. Las reacciones de buena parte del sector del cine francés, que ha denunciado un ataque a la libertad de expresión, habrían forzado a la ministra a dar marcha atrás. El Consejo de Estado tiene ahora dos meses para dictar sentencia.

De momento, la asociación Promouvoir se apunta un nuevo tanto en la defensa por sus valores. La organización fue fundada en 1996 por el abogado André Bonnet, próximo al político ultraderechista Bruno Mégret. Desde entonces, ha logrado que la justicia francesa prohíba que los menores vean películas como Ken Park, Saw 3D o la segunda parte de Nymphomaniac.

“Desde hace 15 años, directores sin escrúpulos quieren reintroducir la pornografía en los circuitos para el gran público”, afirmó Bonnet en una entrevista al portal Allociné. “A menudo, este cine tiene como objetivo confeso participar en la destrucción de las estructuras sociales y familiares en nombre de un libertarismo sin límite. Y apunta justamente a los menores, como Valmont en Las amistades peligrosas, con ese vértigo que da la perversión de los más jóvenes”.

Según Le Monde, Bonnet habría participado en los recientes combates que el frente ultraconservador ha librado contra el gobierno de François Hollande. En 2013, acusó al ejecutivo de querer “eliminar la diferenciación entre géneros” en la escuela y participó en la poderosa movilización contra el matrimonio homosexual, interviniendo en una reunión en la que comparó el texto que lo legalizaba con “el ascenso del nazismo y el marxismo-leninismo”.

Contra las referencias sexuales

La campaña contra Love es el último ejemplo de la incesante (y exitosa) movilización contra la cultura por parte de los grupos ultraconservadores en Francia. En junio, un grupo de vándalos roció con pintura una obra del escultor Anish Kapoor en los jardines de Versalles, después de que el artista describiera su escultura como “la vagina de la reina”, aludiendo a su aspecto, que podía recordar a los genitales femeninos.

Kapoor criticó entonces a “una fracción muy minoritaria para la que todo acto creativo supone una puesta en peligro de un pasado sacralizado hasta el extremo”.

En 2014, una escultura inflable en forma de juguete sexual, a cargo del artista Paul McCarthy, fue desinflada en París, tras generar críticas del colectivo tradicionalista Printemps Français. Además, un grupo de manifestantes de extrema derecha logró interrumpir un espectáculo del coreógrafo Olivier Dubois en la Vendée. Protestaban porque sus bailarines iban desnudos.

El Supremo de México avala la adopción para las parejas gais

Una de las primeras bodas gais en México DF en 2010

Una de las primeras bodas gais en México DF en 2010. / REUTERS

México sigue avanzando en la equiparación de derechos para las parejas homosexuales. La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) falló este martes a favor de extender el perímetro de su derecho a la adopción de menores, reconocido ya en junio tras la histórica sentencia que avalaba plenamente los matrimonios homosexuales. Esta nueva sentencia del alto tribunal declara inconstitucional un artículo de la ley sobre parejas de hecho–Sociedades Civiles de Convivencia– del Estado de Campeche que prohibía adoptar a cualquier pareja –tanto heterosexual como homosexual– inscrita en esta modalidad jurídica.

Con una mayoría de nueve sobre los 10 ponentes, la decisión del pleno del tribunal abre la puerta a solidificar definitivamente este derecho a nivel federal por la vía de la unificación de doctrina. A partir de ahora, cualquier recurso de amparo sobre esta materia tendrá que ser respondido con el reconocimiento de este derecho. El alto tribunal considera que el artículo derogado desencadenaba “efectos discriminatorios en las personas” acogidas a las sociedades civiles de convivencia. La sentencia razona en su núcleo que la norma violaba el derecho fundamental a constituir una familia.

“El paso que se ha dado hoy es una reafirmación de los derechos de las personas LGTB [lesbianas, gais, bisexuales y transexuales] para la formación del matrimonio y de una familia. Cada vez hay más acuerdo en la corte, que está marcando el rumbo de los derechos humanos en el país”, explica Gloria Careaga, coordinadora de laFundación Arcoíris.

México avanza así un escalón más, tras el paso de gigante que dio en junio al reconocer plenamente del matrimonio homosexual. En una sentencia histórica, la SCJN respaldó de manera definitiva estos enlaces y los equiparó por completo a los heterosexuales. El falló puso fin a la dispersión legal en torno a la cuestión al considerar inconstitucional cualquier norma que establezca que la finalidad del matrimonio es la procreación o que lo defina como la unión entre un hombre y una mujer. Esta doctrina supone en la práctica su legalización y sitúa a México en la órbita de Argentina, Brasil o Uruguay.

Durante las sesiones previas a la votación final, el presidente del tribunal, Luis María Aguila, defendió el fallo aduciendo, además de los derechos de las parejas homosexuales, al interés del menor. “Yo no veo ningún problema para que un niño sea adoptado en el seno de una sociedad de convivencia que tiene precisamente este propósito ¿qué? ¿vamos a preferir que tengamos en la calle niños que según las estadísticas superan los 100 mil? Se atenta, desde luego y quizá con tanta intensidad o más, el interés superior del menor”.

La única voz discordante, el ex procurador general de la República, Eduardo Medina Mora, consideró que no había tal discriminación ya que las sociedades de convivencia regulan de igual manera a parejas gays y heterosexuales. “Me parece que la inconstitucionalidad está que en el fondo lo que se está discriminando es a las personas homosexuales; se disfraza de manera sutil, inteligente, pero eso es lo que está atrás de esta legislación”, respondió por su parte el presidente del tribunal.