Muere la adolescente apuñalada por un extremista judío en la celebración del Orgullo Gay de Jerusalén

Yishai Shlissel, en el centro, apuñaló a cinco personas más.

Yishai Shlissel, en el centro, apuñaló a cinco personas más. / Afp

Una adolescente israelí de 16 años ha muerto este domingo a causa de las heridas tras ser apuñalada junto a otras cinco personas por un extremista judío en la manifestación del Orgullo Gay en Jerusalén el jueves por la noche, anunció el hospital Hadassah donde fue internada. El individuo, Yishaï Shlissel, colono ultraortodoxo, detenido e inculpado de inmediato después de su acto, acababa de purgar diez años de cárcel por un ataque similar que causó tres heridos en la manifestación del Orgullo Gay de Jerusalén en 2005.

La adolescente, Shira Banki había sido internada en “estado crítico” en el hospital El viernes, en otro acto de violencia, un bebé palestino, Ali Dawabcheh, de 18 meses, murió quemado vivo y sus padres y hermano resultaron heridos de gravedad cuando unos colonos israelíes prendieron fuego a su casa en Cisjordania ocupada, un ataque calificado de “terrorista” por Israel.

Este calificativo bastante inusual en estos casos y las condenas unánimes de los dirigentes israelíes, empezando por el primer ministro Benjamin Netanyahu, no han convencido a los palestinos, que responsabilizan al gobierno de la muerte del bebé, por las “décadas de impunidad (…) ante el terrorismo de los colonos”. Estos dos ataques provocaron consternación y una oleada de críticas en Israel y en los territorios palestinos, así como en el extranjero.

Desde la oposición israelí hasta la ONU, pasando por los palestinos, todos denunciaron estos actos de violencia que han sido posibles por “la impunidad” de que gozan, según diversas ONG, los colonos y otros activistas de extrema derecha.

El Israel moderado se levanta contra los radicales colonos y ultraortodoxos

Netanyahu planea arrestar sin cargos a extremistas sospechosos de actos violentos

La policía bloquea, ayer, el acceso a la mezquita Al Aqsa de Jerusalén a un grupo de palestinos que participaban en una protesta

La policía bloquea, ayer, el acceso a la mezquita Al Aqsa de Jerusalén a un grupo de palestinos que participaban en una protesta. / AHMAD GHARABLI (AFP)

En medio de un clima de gran tensión desatada por la violencia de radicales colonos y ultraortodoxos, el Israel moderado ha reaccionado de forma contundente. El sábado, miles de personas marcharon en las principales ciudades del país para condenar la muerte de un niño palestino en un ataque atribuido a colonos y el apuñalamiento de seis personas en la marcha del orgullo gay en Jerusalén —este domingo murió una de las víctimas, una adolescente de 16 años—. Ayer el Gobierno israelí anunció que sopesa aplicar medidas de excepción a israelíes extremistas.

El Ejecutivo de Benjamín Netanyahu desveló, tras la reunión semanal de su Gabinete, que pretende poner bajo “prisión administrativa” a israelíes extremistas sospechosos de actos violentos, lo que supondría su ingreso en prisión sin cargos y durante periodos indefinidos sin que existan pruebas para juzgar a los sospechosos.

Será la primera vez que Israel aplique este castigo a sus ciudadanos, una medida que ha utilizado contra palestinos sospechosos de terrorismo y que ha sido duramente criticada por la comunidad internacional. Según la ONG israelí B’Tselem, en junio de 2015 había en las cárceles israelíes 5.400 presos palestinos por este motivo. En teoría, la medida permite a los investigadores reunir pruebas mientras se evitan nuevos ataques.

La reacción de Netanyahu manifiesta la estupefacción casi unánime entre la dividida sociedad israelí ante la violencia de los extremistas, no sólo contra palestinos sino también contra israelíes pacifistas a quienes los radicales acusan de traicionar al Estado judío. Tanto la sociedad civil como políticos de distintas sensibilidades han expresado estos días públicamente su rechazo hacia la violencia de colonos extremistas y ultraortodoxos.

Netanyahu todavía no ha precisado qué penas impondrá a los autores de “delitos de odio”, si bien ha prometido que los perseguirá con firmeza. “En cada sociedad hay elementos extremos y homicidas, y lamentablemente es verdad incluso entre nosotros, pero la sociedad y el Estado son juzgados por cómo actúa el liderazgo” afirmó el mandatario el sábado antes de las manifestaciones multitudinarias por todo el país, en un discurso en el que se comprometió a “guiar” a Israel “contra el odio y la homofobia”.

Mientras tanto, el ministro de Defensa, Moshé Yaalon, ha ordenado ya al jefe del Departamento para asuntos judíos del Shin Bet, el servicio de seguridad interior, que detenga a israelíes sospechosos de actos extremistas aunque no cuente con pruebas fehacientes para juzgarlos, según desvela el diario israelí Haaretz.

“Tolerancia cero”

La instrucción de Yaalon responde a la política de “tolerancia cero” que pretende aplicar el Gobierno de Netanyahu para acallar las críticas que ha recibido su Ejecutivo estos días sobre la impunidad con la que actúan colonos extremistas y ultraortodoxos. Según declaró a la radio pública de Israel un alto cargo del Ministerio de Defensa, “el terrorismo judío” requiere los mismos métodos que se emplean contra el terrorismo palestino.

Esta misma fuente desveló nuevos detalles sobre los autores del ataque en el que murió un niño palestino de 18 meses y resultó gravemente herida su familia, cuando incendiaron su casa en una aldea de Duma (Cisjordania). Los culpables evitaron llevar consigo teléfonos móviles y no dejaron ninguna pista que facilitara su identificación.

En los últimos meses, se han intensificado los ataques contra palestinos perpetrados por colonos. A pesar de ello, el departamento del Shin Bet para asuntos judíos, con atribuciones en Cisjordania, ha tenido hasta ahora escaso éxito en detectar a colonos radicales.

Aunque recientemente han sido arrestados dos extremistas acusados de un ataque incendiario contra la iglesia cristiana en la que la tradición sitúa el milagro de los panes y los peces, las ONG consideran que los colonos viven en un clima de impunidad que les anima a continuar con sus agresiones. Según la ONU, hasta el 6 de julio de este año se registraron 112 ataques de colonos contra palestinos o sus propiedades. Ninguno ha sido juzgado.

Amenazas de muerte

Entre las víctimas de los radicales figura también el presidente de Israel, Reuvén Rivlin, que este domingo presentó una denuncia ante la policía por amenazas contra su vida en las redes sociales.

Después de que Rivlin expresará el sábado su “vergüenza” por el asesinato, un día antes, de un niño palestino, fue difundida en Facebook una foto del presidente con una kefia palestina y con la leyenda: “Rivlin, judihuelo traidor, sea su memoria olvidada”.

Mientras tanto, pese a los esfuerzos de las autoridades por calmar los ánimos, este domingo se produjeron enfrentamientos en Jerusalén, junto a la Explanada de las Mezquitas. El Ministerio judío de Donaciones aseguró que los choques se produjeron cuando una treintena de judíos de ultraderecha intentaron acceder al complejo. Según la policía israelí, jóvenes palestinos enmascarados apedrearon a sus fuerzas.

Patrullas vecinales de vigilancia

Vecinos de la aldea cisjordana de Duma, donde el viernes un bebé palestino fue quemado vivo y su familia resultó gravemente herida en un ataque atribuido a radicales israelíes, han formado patrullas de vigilancia para defenderse de la violencia de los colonos extremistas.

Los grupos de vigilancia, que integran voluntarios de la aldea, patrullarán Duma y sus alrededores las 24 horas del día, siete días a la semana, para impedir que se repitan ataques como el ocurrido a la familia Dawabsha, según informó este domingo la agencia palestina Maan.

Samir Dawabsha, director general del Ministerio de Gobernación Local en Nablús, urgió este domingo a los palestinos en Cisjordania y Jerusalén Este a preparar planes alternativos para defenderse de los ataques de civiles extremistas israelíes.

Muere la joven israelí apuñalada en la Marcha del Orgullo Gay en Jerusalén

Shira Banki tenía 16 años

  • “No permitiremos que el deleznable asesino ponga en duda los valores básicos sobre los que se sustenta la sociedad israelí”, afirma Netanyahu tras conocerse la muerte de la joven

  • El agresor ya había realizado un ataque similar aunque sin víctimas mortales en el 2005

La lucha de los cirujanos del Hospital Hadassah Ein Kerem en Jerusalén no ha dado los esperados frutos. A primera hora de la tarde, la adolescente israelí Shira Banki, de 16 años, ha fallecido por las graves heridas causadas por el agresor Yishai Shlissel durante laMarcha del Orgullo Gay celebrada en la ciudad el pasado jueves.

“Nuestra maravillosa Shira fue asesinada sólo porque era una alegre adolescente de 16 años, llena de vida y amor que fue a apoyar el derecho de sus amigos y cualquier persona a vivir como lo desee (…)Cosas malas suceden a buenas personas y una cosa muy mala ha pasado a la maravillosa e increíble niña”, señala un emotivo comunicado la familia Banki que además denuncia la “maldad, estupidez y negligencia” que causaron el asesinato de Shira.

La joven fallecida, Shira Banki

La joven fallecida, Shira Banki

El resto de los seis heridos del ataque reincidente de este ultraortodoxo (jaredi) se encuentra fuera de peligro. Hace diez años, Shlissel apuñaló a varios participantes en el evento organizado por los gays, lesbianas y transexuales de Jerusalén.

Tras diez años en la cárcel, fue puesto en libertad hace unas semanas. Pese a su precedente y al hecho de que nada más salir avisó en un medio ultraortodoxo de que “haría todo lo posible para evitar que en la ciudad sagrada tenga lugar el desfile de pervertidos”, su agresión sorprendió a los agentes que protegían la Marcha del Orgullo Gay 2015. Ahora afrontará la acusación de asesinato.

Adam Ruso, homosexual herido por Shlissel en el ataque del 2005 afirma hoy: “Es inconcebible que el mismo tipo haya vuelto a realizar esta animalada. Es un terrorista. Pese a todo, no me callaré y seguiré denunciando el fanatismo de algunos dentro de mi pueblo”.

El ataque de Shlissel ha sido condenado enérgicamente por todos los dirigentes políticos –encabezados por el primer ministro Benjamín Netanyahu– y religiosos como los dos principales rabinos de Israel.

“Shira fue asesinada sólo porque apoyaba el principio según el cual cada uno y cada una tiene derecho a vivir su vida con dignidad y seguridad”, afirma Netanyahu en un comunicado difundido tras conocer su muerte. Y añade: “No permitiremos que el deleznable asesino ponga en duda los valores básicos sobre los que se sustenta la sociedad israelí“.

‘Día negro para el Estado de Israel’

El ministro de Educación y líder del partido ‘Hogar Judío’, afirma que se trata de “un día negro para el Estado de Israel” y recuerda que “nada justifica el asesinato de una adolescente”. En el seno de la Policía -que ha abierto una investigación- se reconocen “graves errores” al no tener controlado a Shlisser tras ser liberado ni detenerlo a tiempo cuando se acercó al desfile del Orgullo Gay.

El viernes pasado, el Rabino de Jerusalén, Aryeh Stern, visitó a varios heridos pertenecientes al colectivo gay. “Con esta visita quiero expresar mi conmoción y repulsa por un acto que no tiene nada que ver con la religión judía. Jerusalén debe ser una ciudad de paz. He apuntado los nombres de todos los heridos para rezar por su recuperación”.

Desgraciadamente, sus rezos no han sido escuchados e Israel se despide este domingo de una chica de sólo 16 años. Su familia ha anunciado que donará sus órganos para salvar otras vidas. La suya fue arrebatada por la sinrazón de un fanático que en el segundo intento ha logrado su objetivo.

No sin nuestra hija Carmen

VIENTRE DE ALQUILER Retenida en Bangkok por la mujer que gestó a su hija

  • Viven en Valencia y llevan siete meses atrapados en Bangkok porque el vientre de alquiler que gestó a su hija se niega a permitirles que la traigan a España

  • ‘Si no fuéramos homosexuales nos la concederían inmediatamente’

no sin mi hija carmen

Carmen nació hace casi siete meses en Tailandia a través de una subrogación (vientre de alquiler). El mismo tiempo que llevan sus padres, Bud Lake y Manuel Santos, sin poder regresar a su casa de Valencia junto a ella y Álvaro, su hijo de dos años, gestado en la India de igual forma. La tailandesa que la llevó en su vientre, Patidta Kusolsang, al enterarse de que son un matrimonio homosexual, a pesar de no ser su madre biológica, ha cambiado de parecer y se niega en rotundo a firmar el documento que precisan para que la niña obtenga el pasaporte. La batalla mediática y virtual crece por momentos, y cada vez existen más evidencias que desvelan que, además de su homofobia, Patidta estaba obsesionada con tener una hija mestiza.

Son las seis de la tarde, y Bangkok anochece sin tregua. En pleno monzón, la lluvia golpea con intensidad las ventanas del rascacielos donde la familia Santos Lake se cobija con extrema discreción. Su apartamento huele a bebé y está completamente adaptado para los pequeños. Ajena al inmenso revuelo mediático y cibernético que lleva su nombre, Carmen disfruta a carcajadas de la hora del baño junto a daddy (papi) Bud, director de marketing de Florida. Entre juegos y carantoñas disimula su desolación pero está exhausto. Sus días se dividen en hablar con abogados, atender a la prensa, cumplir con su trabajo en España y, sobre todo, cuidar a su hija sin que perciba el miedo a perderla. Su marido Manuel gestiona una pequeña empresa de publicidad, y es quien se encarga de promover el movimiento #BringCarmenHome a través de las redes sociales, a las que dedica 10 horas al día. “Compartimos vídeos y fotos para mostrar que somos unos padres normales, y ahora adoran a Carmen. Tiene miles de fans, es asombroso el apoyo que estamos recibiendo”.

Al poco de abrir una petición en la plataforma change.org consiguieron más de 90.000 firmas, tienen 60.000 seguidores en Facebook y sus cuentas de Twitter e Instagram trabajan sin descanso, solicitando incluso la intervención de los mismísimos Obama y Hillary. Son muchos sus simpatizantes, incluidos personajes populares. “Gracias a ellos estamos recopilando pruebas para demostrar que Kusolsang tenía todo premeditado para tener un hijo con un extranjero, y que es algo inestable”. Se refiere Bud a que, el mismo día que se sometió al tratamiento de fecundación in vitro, Patitda colgó una foto de una niña mestiza: “Pronto estaremos juntas, mi ángel”, escribió. Y se pasó el embarazo subiendo imágenes de asiáticas con mezcla occidental.

Para que no les reconozcan a pesar de su repentina popularidad y evitar que les encuentren, Bud y Manuel han ido cambiando de residencia cada mes. “No estamos escondidos, pero sí tenemos precaución. Patidta ha estado acusándonos desde marzo en la televisión nacional de tráfico humano, de querer vender a la niña por trozos, de malas personas y demás barbaridades que ella y su asesora han inventado. Dice que no somos padres normales y que el mundo está lleno de maldad. No sabemos lo que alguien que la crea podría hacernos”, declara agobiado el publicista.

Pensando en que Álvaro tuviera un hermanito, comenzaron la subrogación a través de una agencia de Bangkok, ya que en España es ilegal. El coste total del proceso es de unos 40.000 euros. La mitad del dinero se destinaría para la agencia, gastos médicos y la donante, y la otra mitad como compensación para la madre de alquiler. Ésta les acusa, entre otras cosas, de intentar tener hijos con varias mujeres a la vez, algo que está prohibido. Pero la pareja guarda la documentación que demuestra que, aunque se probó el implante previamente en otra de las voluntarias, éste fracasó. Después sólo se realizó un nuevo intento con ella, esta vez con éxito.

También ha dicho Patidta en una de sus múltiples entrevistas que la niña es de su sangre, algo que tanto el embriólogo como el ginecólogo niegan, ya que se le realizó una transferencia embrionaria, con el óvulo de una donante. Pero de cara a la ley tailandesa, la madre es la mujer que da a luz, independientemente de la vinculación genética y ahí nace la polémica. “Nosotros elegimos a la donante de óvulo, que se fecundaría con el esperma de Bud, pero a la subrogada, que es quien gesta, la contactó la agencia. Supimos que tenía una hija adolescente, que trabajaba en una empresa muy conocida del país que pertenece a su pareja, por lo que no tenía ninguna necesidad económica. Para nosotros era fundamental que no viviera una situación de desamparo”.

Durante todo el embarazo recibieron las ecografías e informes pertinentes, salvo en el mes de agosto, cuando a causa de un golpe de Estado perdieron la comunicación, que se retomó en septiembre. A mediados de enero Patidta salía de cuentas, así que la familia al completo viajó a Bangkok. El día 16 Bud la acompañó ilusionado a la revisión ginecológica mientras Manuel cuidaba del niño. El doctor acordó que la cesárea se realizaría en 24 horas, y el 17 nació Carmen.

La familia ha iniciado el movimiento #BringCarmenHome a través de las redes sociales.FAMILIA SANTOS LAKE

La familia ha iniciado el movimiento #BringCarmenHome a través de las redes sociales.FAMILIA SANTOS LAKE

Ambos padres, Bud y Manuel, estaban autorizados para entrar al nido y alimentar a la recién nacida. Como el hospital estaba acostumbrado a la subrogación, médicos y enfermeras gestionaron todo el proceso con naturalidad. El estadounidense incluso visitó a Patidta, le envió flores y le presentó a su hijo pequeño. Ella colgó en su Facebook las fotos con ellos y su familia, pese a que en una de sus entrevistas alegó que no los conocía.

“Estábamos felices”, señala Manuel desde Valencia, a donde regresó hace dos semanas con su hijo mayor. “Fue muy emocionante, y vivirlo con Álvaro lo hizo doblemente especial, pues adora a su hermanita. Al tercer día nos acercamos los cuatro a la habitación de Patidta para despedirnos. Le hicimos el penúltimo pago, y firmó sin vacilar el consentimiento para que nos la pudiéramos llevar. Quedamos en vernos el día 28 en la embajada de EEUU pero un día antes de nuestra cita recibimos un mensaje a través de la aplicación Line, que tiene traductor, y nos dijo que no iba a firmar porque quería quedarse con la niña”.

La pareja recuerda que se quedaron en shock: “Paralizados, horrorizados… Estábamos en Tailandia, nuestro vuelo salía en un par de semanas y nos querían robar a nuestra hija”. Durante la entrevista Bud nos enseña las comunicaciones cordiales que mantuvieron con Patidta las semanas previas. Ellos le mostraban fotos de la niña e incluso expresaban su deseo de seguir en contacto. Sorprendidos por el repentino cambio de actitud, acudieron a la embajada confiando en que hubiera recapacitado. Pero no se presentó.

La prueba de ADN

En el departamento consular le hicieron a la pequeña la prueba de ADN que certifica que Bud Lake es su padre biológico. Automáticamente le otorgaron la CRBA (documento que reconoce su ciudadanía norteamericana), pero para que la pequeña salga del país necesita el pasaporte, y sin la firma de la gestante es inviable.

La pareja intentó entonces pedir ayuda a su agencia pero la encontraron cerrada tras prohibirse la subrogación para extranjeros en Tailandia por los escándalos que salpicaron el país el año pasado: el de un japonés que se dedicó a engendrar hijos con múltiples mujeres y el de una pareja australiana que tuvo gemelos y abandonó a uno de ellos en Bangkok porque sufría síndrome de Down. La representante de la agencia el único consejo útil que les ha dado es que se busquen un buen abogado. “Al principio dijeron que lo iban a gestionar, y mediaron de manera extraña y sin éxito”, cuenta la pareja. Ellos mismos han intentado llegar a Patidta por las buenas, pero ha sido inútil. Por otro lado la asesora que siempre acompaña a la madre de alquiler y el letrado que lleva el caso parecen disfrutar tanto de su popularidad que es complicado que la animen a llegar a un acuerdo. Tendrán que batallar en un juicio.

El primer abogado que contrataron Bud y Manuel -las tarifas oscilan entre los 300-500 euros la hora- les costó 11.500 euros sólo el primer mes y no dio resultado. Lo han intentado con tres despachos. El gasto económico es tan gigantesco que han abierto una cuenta en funfly.com para recabar aportaciones. Ya han conseguido 33.416 dólares (30.255 euros) y cuentan con un equipo de cinco personas trabajando para #BringCarmenHome.

Hace dos semanas que Manuel regresó a Valencia junto a su hijo. “Él necesita recupera sus rutinas y estar al margen. Y yo llevaba medio año sin ver a los míos. Mi abuela ha fallecido sin conocer a la bisnieta que lleva su nombre y yo ni siquiera he podido despedirme…”, explica sumido en la tristeza.

Bud y Manuel lo tienen muy difícil pero no imposible. El apoyo de sus seguidores del ciberespacio ha sido un bálsamo, y gracias a ellos, ahora, se les escucha. Tanto es así que, el pasado jueves, en la rueda de prensa para presentar la nueva ley que regula la reproducción asistida para evitar su uso ilegal o inmoral y que prohíbe la subrogación a extranjeros, ellos fueron el principal tema de conversación. Se explicó que existe una cláusula a la que podrían acogerse los padres que hubieran iniciado el proceso de gestación con anterioridad a agosto. Es su esperanza para poder regresar a España con Carmen.

 

El joven que denunció una violación en Baiona retira la demanda tras admitir que era falsa

El joven landés de 18 años que puso una denuncia porque supuestamente un hombre le obligó a hacerle una felación el primer día de las fiestas de Baiona ha retirado la denuncia y ha admitido que la relación fue «consentida».

Tras la primera noche de las fiestas de Baiona, un joven landés de 18 años interpuso una denuncia porque un hombre le había obligado a hacerle una felación, según publicó ‘Sud-Ouest’. Tras escuchar el relato de los hechos, la Fiscalía decidió abrir una investigación, al entender que la denuncia era «seria».

La Fiscalía de Baiona ha informado en un comunicado que en la noche del miércoles al jueves el joven landés se separó de su grupo de amigos y se encontró con otro hombre, con el que tuvo «una relación consentida y recíproca». Cuando se reunió de nuevo con sus amigos, les relató que fue forzado a mantener dicha relación, por lo que sus amigos denunciaron los hechos. El jueves, el joven presentó la denuncia y confirmó lo que contó inicialmente.

La Policía judicial ha tomado hoy de nuevo declaración al joven quien, según precisa la Fiscalía, se ha retractado de su relato. De acuerdo con la nota, ha admitido que la relación fue «consentida y recíproca» y ha dicho que había inventado la historia «para no quedar mal».

El fiscal no ha precisado si será sancionado por falsa denuncia.

OJO CON LOS REPRIMIDOS; ESTA ES UNA LUCHA POR LA LIBERTAD

Con el verano llega un rosario de fiestas que se suceden en toda Euskal Herria. Y con ellas un preocupante número de denuncias de agresiones sexuales. Los casos son más en esta época, o al menos más públicos. Las campañas de sensibilización, tan necesarias y eficaces en el plazo largo, ayudan pero no atajan en el corto. En todo caso, es evidente que actualmente las agresiones se denuncian en mayor medida que antes, entre otras cosas gracias a esa lucha histórica y gracias a esa sensibilización social. Lo cual dificulta afirmar que este fenómeno se haya agravado. En cualquier caso, su persistencia debe llevar a una reflexión más allá de la denuncia puntual. Hay que evaluar políticas y protocolos, ahondar en lo que funciona y aprender de cada caso.

De lo ocurrido en Baiona, por ejemplo, deberíamos aprender algo. Lo primero, que en este terreno debemos concentrarnos en las agresiones que realmente se han producido, en sus víctimas, en esas mujeres. No hay margen para el negacionismo o la duda perversa. Debemos sostener las campañas para denunciar esta lacra y apoyar a las personas que la han padecido. Deberíamos buscar nuevas fórmulas para evitar ese riesgo y ofrecer seguridad a las mujeres para que puedan disfrutar de las fiestas en igualdad, libremente. Pero también podemos aprender algo del caso del varón que ha realizado una denuncia falsa. Si atendemos a su declaración posterior en la que admite que la felación fue consentida, se trata de un reprimido sexual. Es, en ese sentido, una víctima común del sistema heteropatriarcal, parte del mismo fenómeno. No obstante, en un acto muy irresponsable, ha dañado seriamente esta lucha. Desgraciadamente, no es el primer caso.

Esta es una lucha contra la represión sexual, a favor de la libertad y la igualdad. Y si bien eso implica luchar sobre todo contra los represores, contra los depredadores, hay que actuar también con los reprimidos. En este caso, exigiendo que se responda legalmente de las denuncias falsas.

El drama lésbico de Julianne Moore y Ellen Page

Artículo publicado en Shangay

JULIANNE MOORE Y ELLEN PAGE INTERPRETAN EN ‘FREEHELD’ A UNA PAREJA DE MUJERES LESBIANAS QUE EN 2005, ANTE LA GRAVE ENFERMEDAD DE UNA DE ELLAS, LUCHÓ POR QUE SE RECONOCIERA SU RELACIÓN Y SE LE CONCEDIERAN LOS MISMO DERECHOS CIVILES QUE A UNA PAREJA HETEROSEXUAL. AQUÍ HUELE A OSCAR.

Freeheld-657x360

No hace un año que Julianne Moore se hizo con el Oscar a la mejor actriz por su papel enSiempre Alice y las quinielas ya apuntan a sus más que probables opciones para repetir la hazaña en la próxima edición, casi seguro en compañía de su coprotagonista, Ellen Page.

El motivo es que acaba de ver la luz el tráiler de Freeheld, un drama inspirado en hechos reales que recrea la batalla legal por la igualdad de derechos que lidió en 2005 una pareja de mujeres lesbianas y que cuenta con todos los ingredientes para colarse en la carrera hacia el Oscar.

El tráiler de Freeheld nos muestra la pareja sentimental formada por Moore y Page –que hace más de un año salió del armario con un emotivo discurso en una conferencia en favor de los derechos LGTB–. La primera interpreta a una policía a la que diagnostican un cáncer terminal de pulmón. A partir de ahí, y ante la imposibilidad de contraer matrimonio, el personaje iniciará una lucha en los tribunales para asegurarse de que su novia reciba una pensión de viudedad como le correspondería a cualquier pareja heterosexual.

La película, que ha tenido que sortear la homofobia durante el rodaje, está basada en un cortometraje documental, también llamado Freeheld, y está dirigida por Peter Sollett. El guion lleva la firma de Ron Nyswaner, nominado al Oscar por Philadelphia.

FREEHELD

El reparto lo completan Steve Carell, en el papel de un activista homosexual fundador de una organización LGTB por la igualdad de derechos, y Michael Shannon, que interpreta al policía compañero de Moore.

No es la primera vez que Moore muestra su apoyo al colectivo LGTB tanto dentro como fuera de la pantalla. Además de haber protagonizado otros títulos de culto LGTB como Los chicos están bienUn hombre soltero o Lejos del cielola actriz colabora con la asociación Lambda Legal en favor del matrimonio gay.

Con Freehald, Moore se una así a la carrera de otras favoritas al Oscar como Cate Blanchett por su papel en la también filolésbica Carol, de Todd Haynes.

FREEHELD2

Rusia, dispuesta a prohibir los emoticonos ‘gay’

Facebook lanzó 28 nuevos emoticonos para celebrar el día del orgullo gay en junio

Facebook lanzó 28 nuevos emoticonos para celebrar el día del orgullo gay en junio. FACEBOOK

Rusia está investigando si los iconos gay de las redes sociales van contra la ley. El organismo que supervisa las tecnologías de la comunicación cree que algunos emoticonos pueden “promover” la homosexualidad.

El encargado de dar la voz de alarma ha sido el senador ruso Mijail Marchenko, que denunció ante las autoridades el peligro potencial de estos dibujos de chicos o chicas besándose entre ellos. Marchenko se ha dirigido por escrito al Servicio Federal de Supervisión de las Comunicaciones (Roskomnadzor) para que investigue si estos emojis violan la controvertida “ley contra la propaganda gay” aprobada a nivel nacional en 2013.

Según publica el diario ruso ‘Izvestia’, el organismo supervisor se ha tomado tan en serio la denuncia que ha pedido a las juventudes dePutin, denominadas ahora Guardia Joven, que investigue y asesore sobre el asunto.

Maxim Ksenzov, jefe de Roskomnadzor, ha dicho que está dispuesto a “tomar medidas”, pues esos iconos que retratan“orientaciones sexuales no tradicionales” pueden ser “vistos por menores”.

Psicosis antigay

Durante los últimos meses en Rusia se han propuesto las medidas más dispares para evitar que “se extienda” el fenómeno gay. La serie ‘Juego de Tronos’, en la que aparecen escenas de sexo y en concreto de prácticas homosexuales, está en el punto de mira del diputado ultraconservador Vitali Milonov, que quiere prohibir o restringir el acceso a contenidos “perjudiciales para la patria”.

Además, durante las últimas semanas algunos rusos han promovidoun filtro con la bandera rusa para adornar la foto de perfil de Facebook. Contestaban así a la iniciativa de poner un filtro con los colores de la bandera gay en la imagen de cada usuario, una práctica que surgió en apoyo al matrimonio homosexual.

El 35% de los rusos cree que los homosexuales son unos enfermos. El 43% ve la homosexualidad como un vicio. Y el 38%está convencidos de que los gays y las lesbianas deben ser sometidos a un tratamiento, según una encuesta del Centro Levada. Además, más del 70% está a favor de que el Estado proteja a la sociedad contra la ostentación pública de la homosexualidadcomo algo normal.

Saña

Artículo publicado en Página/12 por Paula Jiménez

Asesinaron a una travesti. Asesinaron a Laura Moyano. Asesinaron a una activista, una amiga, una hermana, una chica de 35 años. ¿Hasta cuándo la sociedad desviará la vista cuando la víctima del crimen es una mujer trans? No se escuchan los reclamos masivos por justicia, no suenan jamás los nombres de los culpables del crimen, una red de encubrimiento y desidia favorece la naturalización del odio. El Ni una menos es definitivamente menos sin la letra T.

Desde las 11 de la mañana, la cortina metálica de la Casa de Córdoba, sobre Callao al 300, está a medio cerrar. No es por duelo, aunque bien podría serlo, ya que acaban de matar con horrorosa saña a una activista de Attta en la localidad de Villa Allende Parque, límite noroeste de la capital serrana. Pero no es duelo, repito, sino miedo. La gente de la Casa de Córdoba tiene miedo de estas diez personas –ni una más– que se manifiestan este lunes sin el acompañamiento de las agrupaciones de gays y lesbianas que sí han difundido la noticia y su repudio a través de comunicados, definitivamente sin el apoyo visible del resto de la comunidad lgbtiq, sin siquiera hacer sonar una cacerola. Son sólo ellxs, silenciosxs. Una pequeña porción de la población T exhibiendo modestas cartulinas rosadas que en marcador negro explican lo obvio: “Las chicas trans no somos peligrosas, estamos en peligro”. O piden justicia: “Basta de transfobia. Laura Moyano brutalmente asesinada”. Y cuando la cortina metálica de la Casa de Córdoba se baja totalmente porque la media asta como prevención no parece alcanzar, cuatro policías se suman a la exagerada defensa institucional y ponen en la vereda altas vallas de hierro que dejan a la decena de manifestantes en la calle, literalmente en la calle, paradas sobre una rampa metálica frente a la cámara solitaria que dejó C5N al otro lado de la avenida (sólo este canal de cable más la TV Pública y Suplemento Soy cubrimos esta mañana la protesta por este femicidio, de notable indiferencia mediática comparativamente con la difusión que se les da a otros crímenes). Mientras tanto, lxs peatones y automovilistas miran con más curiosidad el look de lxs manifestantes que lo que su cartelería denuncia. Qué dicen, para qué están ahí, importa menos que su apariencia. Quizás, para algunxs de las personas que pasan, todavía y sin mella en sus conciencias de la Ley de Identidad de Género, esos cuerpos no porten una identidad sino una contradicción perceptiva, la misma que según Marcela Romero, presidenta de Attta, pudo haber querido expresar aleccionadoramente el perverso asesino de Laura cuando le mutiló los genitales: “No sos lo que decís”. Para Gian Franco Rosales, coordinador del área de hombres trans de Attta, hoy también presente en la manifestación, esa mutilación sentenciaría algo así como que “ninguna mujer merece ser portadora de un pene”. Es casi lo mismo. Un estallido patriarcal, un choque entre la biología y la percepción de género que en el punto más alto del espiral de violencia activa el deseo de aniquilación.

El odio como motivo y también como coartada

“Crímenes de odio, conspiración de silencio –definió en 2001 Amnistía internacional–. Tortura y malos tratos basados en la identidad sexual.” Eso fue, exactamente, lo que sufrió Laura Moyano, de 35 años, cuando dos días atrás fue violada, visiblemente torturada (hecho que, según Clarín, ya ha sido descartado por la fiscal Liliana Copello, quien dirige la investigación) y abandonada en una obra en construcción de su ciudad hasta ser encontrada por unos perros fisgones. No solo fue mutilada, cuenta su amiga, la conmocionada activista Nadiha Molina: también tenía golpes en la cara tan brutales que la desfiguraron, un desgarro anal y un piedrazo en la frente. Soledad agrega que, cuando tuvo que reconocerla, vio que el tabique de su hermana estaba roto y su rostro arañado. El abogado Iñaki Regueiro, de la asociación Abosex (Abogadxs por los derechos sexuales) es taxativo en su explicación sobre la naturaleza de este asesinato: “Objetivamente, hay aquí crimen de odio: lo hay siempre que el victimario elige a la víctima por su condición específica. En este caso las circunstancias resultan muy claras y la terrible saña estuvo destinada a humillar a Laura en su condición de mujer trans. Cuando surgió la campaña de Ni una menos, muchas compañeras se unieron y hablaron de travesticidios. Este sería claramente uno de esos casos”.

Nadiha Molina, que es referente de Attta Córdoba, dijo a un noticiero de la TV Pública que cuando la policía fue a buscar al único sospechoso del crimen (un hombre que salió con Laura del boliche Santa Diabla), éste, evidentemente advertido, ya había tenido tiempo de irse de su casa. Según Gian Franco Rosales, “se sabe que los asesinos no son del pueblo. Incluso se supone que uno de ellos está vinculado a la policía. Este no es un caso aislado. En Córdoba hay varias compañeras amenazadas que no se animaron a hacer la denuncia”. A juzgar por los datos que da Marcela Romero, presidenta de Attta, esta provincia se viene transformado para la población T en una de las más riesgosas: “Nosotras tenemos un mapa de alerta trans donde figura Córdoba en los primeros lugares –dice–, como también Salta, San Luis, Formosa y Tucumán, donde todavía hay represión policial. En este momento Córdoba está haciendo un retroceso fenomenal: está queriendo volver a instalar los códigos contravencionales que hace tiempo hemos logrado erradicar y que son antidemocráticos. Hay operativos de la policía, propios de la dictadura militar”.

“Es una persecución constante. Hace poco hubo razzias en esa provincia en las que se llevaron a varias personas trans. Con respecto al crimen de Laura, no podemos asegurar que la culpable haya sido la policía –agrega Gian Franco–, pero sí les exigimos que investiguen y actúen. En esa provincia, hace poco, la compañera Gabriela Estrada fue atacada por varios hombres y recibió fuertes golpes en la cabeza. Todavía no se encuentra al agresor, el caso tiene riesgo de quedar encajonado. Creemos que la visibilidad ayudará y hará que la justicia se vea obligada a continuar con estas investigaciones.” Nadiha, mudada definitivamente a Buenos Aires, confiesa a Soy que tras reiteradas amenazas que crecieron con su visibilidad pública, tuvo miedo de seguir viviendo en Córdoba y decidió irse, para resguardarse y resguardar a quienes representa. Según ella, los femicidios de mujeres trans han sido tres a lo largo de este año, pero Marcela Romero dice que no, que ya son seis. Será que hay confusión estadística hasta para la misma comunidad, porque a muchos de estos ataques, y sobre todo si no llegan a ser mortales, se los mantiene velados o en secreto. “Siempre que una denuncia situaciones de presión, no termina de modo feliz. Estamos expuestas a la vulnerabilidad y en provincias conservadoras como Córdoba resalta la presión institucional (policial). El sistema no nos da respuestas concretas. El nuestro es el único grupo social en la Argentina que tiene un promedio de vida de 35, 40 años. Nosotras pedimos que se tomen estos casos y se los visibilice como lo que son, crímenes de odio”, dice Nadiha.

Una de nosotras

El pedido de justicia adquiere una forma concreta esta mañana, cuando, pese al vallado y a la cortina baja de la Casa de Córdoba, Molina y Romero logran entrar y entregar en mano una carta donde se formaliza el reclamo y se informa a la gobernación provincial que por la tarde habrá una concentración frente al Centro de Salud de Villa 9 de julio, en Villa Allende Parque. La convocatoria será mucho más exitosa que la de Buenos Aires y la vicepresidenta de la agrupación Devenir Diverse advertirá por eldoce.tv al Poder Judicial “que no pretenda encuadrar este caso como uno más de robo de la provincia”. En pocas horas, las calles de Villa 9 de julio se verán pobladas de gente. Serán alrededor de mil personas, entre vecinxs, amigxs y familiares, las que marcharán exigiendo esclarecimiento y acompañando en su dolor a Soledad, la hermana de Laura. El desmayo y la angustia no le impedirán a esta mujer desesperada cargarse al hombro la lucha. Es ella quien se ha comunicado con Attta Buenos Aires el domingo pasado para pedir ayuda. “Mi hermana era una muy buena persona, por eso todxs la querían y respetaban”, no se cansará de repetir a los medios zonales, como si se necesitara de esta aclaración. “El barrio donde la asesinaron es donde vivía, por eso tanto conmocionó –cuenta Nadiha Molina–. Así como fue ella, puede ser cualquiera de nosotras. Que no quede en el olvido pedimos, como quedan tantos otros casos de la ciudad de Córdoba. Exponerse allí en una comisaría a denunciar es exponerse a ser un blanco de violencia. Laura era parte principal del sustento de su familia. Como nos pasa a muchas de nosotras. Casi todas pertenecemos a una familia. Estamos consternadas y no podemos creer esta situación de violencia descomunal que vivió nuestra amiga, ella era una persona que no tenía grandes conflictos con nadie.”

Más allá de este caso puntual –del que se desconoce cuál será su desarrollo futuro aunque se lo pueda presentir–, un halo de sospechosa confusión ronda, en general, las muertes de las personas trans: el asesinato de Vanesa Ledesma ocurrido en el año 2001, por ejemplo, fue archivado por la Justicia como “muerte natural” pese a que la autopsia reveló signos de torturas en pies y manos.

La complicidad institucional

“Los fiscales y los jueces tienen mucha menos presión social e incentivo para investigar estas muertes –explica Iñaki Regueiro en conversación con SOY–. Obviamente hay organizaciones que se ocupan de estos casos, pero el sistema judicial ejerce mucha presión sobre el colectivo. Y la revictimación –cuando se escusa la responsabilidad sobre un crimen con argumentos como ‘se defendió porque el cliente no le quería pagar y por ende se lo buscó’–, la revictimación, decía, impacta en la falta de investigación y en el archivo de las causas. La presión mediática en materia penal es sumamente importante y en estos casos casi no la hay. Además hay redes de complicidad institucional (policial y judicial), que ha sido hasta ahora el problema principal.”

¿Desde cuándo se considera los travesticidios como femicidios?

–Hubo en el 2012 una ley que reformó el Código Penal por la cual la identidad de género fue incluida como agravante. La ley penal argentina incluye la identidad de género como uno de los casos de violencia de género. Hace poco se creó la Unidad de Registros en la Secretaria de Derechos humanos de la Nación, allí se van a registrar casos de lesbofobia, como el de la Pepa Gaitán, y también de transfobia. La ley que define el femicidio fue posterior a la de identidad de género (el concepto de identidad de género nació para el derecho a partir de esta ley, antes no existía). La Ley de Identidad de Género dio lugar a que el femicidio incluya a las chicas trans.

¿Cuál es la pena que se aplica para los responsables de estos crímenes?

–A los responsables de estos crímenes se les aplica la prisión perpetua.

¿Qué vacíos legales hay en relación con la ley antidiscriminatoria, de la cual las compañeras travestis y trans piden la reforma urgente que la misma CHA reclama desde el año 1988?

–No estaría mal que la ley antidiscriminatoria, que es de ese año, de 1988, incluyera a la identidad de género y a sus expresiones como figuras. Sí es incluida por la ley de femicidio, la 26.791, del año 2012. La primera, la antidiscriminatoria, al ser una ley vieja y establecer categorías, la deja afuera. Por supuesto que ningún juez va a considerar que una persona trans no está incluida porque en el texto de la ley no se la mencione, pero lo concreto es que no están. Falta también que los temas específicos de trans, lesbo y homofobia sean incluidos dentro de las políticas públicas que hay actualmente contra la violencia de género. Y por otra parte, falta que se conozcan cuáles son las características de las poblaciones Lgbtti y en base a eso se las incorpore en la aplicación de las políticas.

Mientras se espera la modificación de esta vieja ley, Attta, que conoce muy bien las necesidades de la comunidad que representa, junto con la mesa de diversidad de Río Cuarto acaba de presentar dos leyes en la provincia de Córdoba que de ser sancionadas cambiarían la situación de la comunidad T; se trata de la Ley de Prevención y Sanción de actos discriminatorios (que ya ha sido aprobada a nivel nacional) y la Ley Integral de Personas Trans. “Esta ley habla de la igualdad de oportunidades, laborales, de salud, del acceso a todos los servicios, de las garantías del cambio registral –explica Gian Franco Rosales– y de varias situaciones más que resolverían un montón de cuestiones previas, porque las personas trans no somos asesinadas y violentadas solamente sino discriminadas en todos los demás aspectos. Estamos seguros que con estas leyes muchos casos no llegarían hasta la violencia y el asesinato.”

Llegado el mediodía, lxs manifestantes de Attta comienzan a retirarse del brevísimo espacio que les quedó libre para visibilizar su protesta, entre la custodia de los policías, las vallas de hierro y el tránsito imparable de Callao. En tan sólo un rato la Casa de Córdoba podrá volver a levantar su pesada cortina y hacer como si nada hubiera pasado hoy. Ni ayer. Ni tampoco el sábado pasado.

 

Fallece Storme DeLarverie, activista lesbiana que participó en Stonewall

Noticia publicada en Mirales

Storme DeLarverie-activista lesbiana

Storme DeLarverie

A los 93 años fallece Storme DeLarverie, una de las lesbianas activistas más destacadas, famosa por haber participado en los disturbios de Stonewall, una serie de manifestaciones espontáneas y violentas contra una redada policial que tuvo lugar en la madrugada del 28 de junio de 1969, en el pub conocido como el Stonewall Inn del barrio neoyorquino de Greenwich Village. Frecuentemente se cita a estos disturbios como la primera ocasión, en la historia de Estados Unidos, en que lacomunidad LGTB luchó contra un sistema que perseguía a los homosexuales con el beneplácito del gobierno, y son generalmente reconocidos como el catalizador del movimiento moderno pro-derechos LGBT en el mundo. De ahí nuestra celebración del 28 de junio como Día del Orgullo. 

Storme nación en Nueva Orleans, en 1920, hija de madre negra y padre blanco, conoció desde pequeña la dificultad de ser diferente. En los años 50 participaba en un show Drag, vestida de hombre. En la década de los 60 comenzó su lucha por los derechos LGTB, la que no paró hasta que se vio afectada por demencia senil. Aún así, los que la acompañaban, cuentan que pudo apreciar y enorgullecerse de hitos como la legalización del matrimonio igualitario en Nueva York.