Una farmacéutica aumenta un 5.500% el precio de un medicamento clave contra el sida

La nueva empresa ha argumentado que tiene que “conseguir beneficios” después de desembolsar 55 millones de dolares para comprar los derechos de Daraprim. Ha pasado de costar 13.50 dólares a 750

Martin Shrekli, propietario de Turing Pharmaceuticals.

Martin Shrekli, propietario de Turing Pharmaceuticals.

El Daraprim es un medicamento que se ha podido adquirir y utilizar durante 62 años para la cura de afecciones parasitarias como la toxoplasmosis. Por si fuera poco, es un elemento crucial en la lucha contra el sida. Desde su creación su precio ha sido asequible para todos, pero de repente, sin previo aviso, su coste se ha incrementado un 5.500%. Ha pasado de costar 13,50 dólares a 750.

Martin Shrekli, de 32 años y propietario de Turing Pharmaceuticals, adquirió el medicamento a través de la compañía por 55 millones de dólares. Una vez en sus manos, subió el precio. “Esto no va de una avariciosa compañía farmacéutica tratando de sacarle los ojos a los pacientes, sino de nosotros intentando mantenernos en el negocio”, ha declarado el empresario al ‘New York Times’, en un intento por explicar tan desproporcionado incremento. Asimismo, ha opinado que las pastillas estaban por debajo del precio que debería.

Las palabras de este joven venido de los fondos de alto riesgo ha provocado una ola de indignación en las redes sociales. La repercusión ha sido tal, que hasta la candidata demócrata a la Casa Blanca Hillary Clinton ha mostrado su oposición frontal.

Ante tal polémica, la farmacéiutica se ha visto obligada a dar un paso atrás. Según ha informado la CNBC -artículo también compartido por Clinton-, la compañía de Shrekli ha anunciado que abaratará el precio del medicamento, aunque no ha especificado el precio final. “Hemos reaccionado. Hemos cometido algunos errores tratando de hacer entender a la gente las razones por las que habíamos tomado esa decisión. Lo más lógico es bajar los precios en respuesta de toda es ira que hemos recibido”, ha comentado el empresario.

Martin Shkreli ya se vio en una situación similar hace un año, cuando trabajaba como director general de la también farmacéutica Retrophin. Siguiendo la misma jugada, compró el medicamento Thiola, utilizado para tratar una enfermedad renal incurable, y quiso multitplicar su precio por 20. El comité directivo de la empresa le despidió por hacer un uso inapropiado de los fondos de la compañía.

Una concejala de Podemos de Málaga declara su bisexualidad para luchar por la igualdad

La edil Cristina Fernández señala que no tiene ningún problema en reconocer abiertamente su condición sexual y que no se esconde, y confía en que su gesto sirva para hacer visible esta realidad, aún demasiado escondida

La edil Cristina Fernández

La edil Cristina Fernández

La concejala de Espacio Verde, formación promovida por Podemos, en el Ayuntamiento de Nerja (Málaga), Cristina Fernández, ha hecho pública su bisexualidad, con el objetivo de apoyar y dar reconocimiento a esta orientación sexual. Fernández presentará este jueves en pleno una moción para poner en marcha un plan municipal por los derechos del colectivo de lesbianas, gais, bisexuales, transexuales e intersexuales en la localidad, propuesto por la Federación Arco Iris.

La concejala ha señalado que no tiene ningún problema en reconocer abiertamente su condición sexual y que no se esconde, y confía en que su gesto sirva para hacer visible esta realidad, aún demasiado escondida.

Gonzalo Serrano, presidente de la Federación Andaluza Arco Iris, ha afirmado que Fernández es la primera concejala que “habla abiertamente sobre su bisexualidad en Andalucía”. Según la Federación Arco Iris, el imaginario social sigue asociando la bisexualidad con términos como “el vicio y la indefinición”.

“Tenemos ya la costumbre de ver a hombres gais de relevancia social, política o cultural que salen del armario; cada vez más mujeres lesbianas siguen el mismo camino; sin embargo son muy pocas las personas bisexuales que han dado este paso”, ha señalado Serrano.

Fernández, de 40 años, encabezó la candidatura de Espacio Verde (EVA-Podemos) en las últimas elecciones municipales, en las que este partido obtuvo un acta de edil. La concejala propició la investidura de la candidata del PSOE, Rosa Arrabal, como alcaldesa, aunque por el momento permanece en la oposición.

No obstante, está liberada y ha precisado que, “próximamente”, entrará a forma parte de la Junta de Gobierno Local y asumirá alguna delegación municipal.

Antes de entrar en política, Fernández ya era conocida en Nerja por su labor al frente de la asociación Taller de la Amistad, una entidad dedicada a la atención a personas con discapacidad intelectual.

Polari, el lenguaje secreto del mundo gay

Artículo publicado en YOROKOBU
En los años 90, el profesor Paul Baker empezó a escribir anuncios en la sección de contactos de varias revistas gays. Solo buscaba hablar. Literalmente. Buscaba a los antiguos hablantes del polari, un lenguaje extinto que se popularizó a mediados del siglo pasado en los bares gais de Inglaterra. Después de varias entrevistas y meses de investigación, Baker hizo un libro que recopilaba las palabras más usadas de esta jerga marginal. Un corto basado en este trabajo ha rescatado del olvido el polari y ha puesto el foco en un lenguaje que nació en los bajos fondos de Inglaterra y acabó muriendo de éxito. Esta es su historia.

En España los homosexuales «entendían». En EE UU se declaraban «amigos de Dorothy». Durante los años de miedo y represión ha habido muchas maneras sutiles de declarar la propia homosexualidad, pero ninguna tan rica y compleja como el polari, el lenguaje perdido de los homosexuales británicos.

Paul Baker, profesor de la universidad de Lancaster especializado en lenguaje y temas de género y sexualidad, ha contabilizado más de 500 palabras, aunque asegura que es «improbable que la mayoría de la gente conociera y usara tantas». Al tratarse de una jerga que surgió de forma espontánea y orgánica, el polari tenía unos 20 términos en su génesis, conocidos por todos los hablantes, y a partir de ahí variaba según la zona o los ambientes en los que se diera.

Incluso el propio nombre del lenguaje, polari (proveniente del italiano parlare: hablar) no fue unánime, y muchos lo conocían como ‘palari’, ‘palare’ o ‘parlaree’. Su origen es difuso, pero Baker lo sitúa en torno a los años 30 y habla de influencias como el ya citado italiano, el occitano, el francés, la lengua franca usada por las fuerzas aéreas americanas y el cant, una jerga usada por criminales.

Este mejunje lingüístico dio como resultado una jerga relativamente cohesionada que tenía su epicentro en el casco urbano de Londres. Puede que ahí estuviera su génesis y palabras como ‘Dilly’ (para referirse a la céntrica Plaza de Picadilly, frecuentada entonces por prostitutos) parecen confirmar esta teoría. Sin embargo, el polari se fue extendiendo por la Inglaterra urbana en la primera mitad del siglo XX, cuando la homosexualidad era un pecado que podía llevarte a la cárcel y era mejor camuflar en función del tipo de conversación. Pero, ¿cómo sonaba el polari? Exactamente así.

Brian Fairbairn y Karl Eccleston, los autores del vídeo que precede estas líneas, leyeron el trabajo de Baker y decidieron resucitarlo para Putting on the dish, un corto rodado y titulado en polari (si quieres saber su significado echa un vistazo a nuestro minidiccionario polari-español, al final de este artículo).

La escena tiene lugar a principios de los 60, cuando ser homosexual en Inglaterra aún era ilegal. La conversación –ininteligible a menos que seas un homosexual inglés de unos 60 años– arranca con el libro que está leyendo uno de ellos, La Naranja Mecánica. Según ha explicado Eccleston, la elección de este libro «hace referencia a cómo se veía entonces la homosexualidad, como algo transgresor y pervertido [como lo fue en su momento La Naranja Mecánica] que se curaba con humillación pública y castración química [de forma similar a lo que le ocurre al protagonista del libro]».

Eccleston también resalta el hecho de que la novela de Anthony Burgess esté escrita en una jerga llamada neolenguaje (su edición en español está acompañada de un pequeño diccionario para hacer más comprensible la lectura). Putting on the dish se conforma así como una complicada vuelta de tuerca, un corto que habla en polari sobre un libro para retratar la situación de los homosexuales en la Inglaterra de los años 60.

A pesar de lo críptico de su lenguaje, comentan Fairbairn y Eccleston que un usuario ha traducido el diálogo de su vídeo. «No tenemos ni idea de quién es, pero su traducción es básicamente perfecta», aseguran. «En general ha sido fascinante y muy gratificante ver aparecer estas traducciones en los comentarios, ver cómo la gente discutía sobre lo que decían nuestros personajes», comentan, reafirmándose en su idea de no poner subtítulos a su corto para que la gente lo percibiera «como algo ajeno» para que se pusieran en situación. «El polari es un lenguaje rico y divertido», comentan, «pero también dice mucho sobre el nivel de opresión histórica que existía entonces, y sobre cuánto hemos avanzado».
Estos dos cineastas se declaran encantados de «haber puesto el polari en el mapa» y sorprendidos del nivel de aceptación que ha tenido su corto. Su éxito parece derivar de la curiosidad por retratar una lengua marginal del pasado, aunque no es la primera vez que el polari se cuela en los hogares de las familias heterosexuales de bien, fue precisamente su sobreexposición la que acabó condenando esta jerga.

Era 1960 cuando la radio de la BBC decidió incluir dos nuevos personajes en su popularshow Round the Horne. Julian y Sandy no fueron los primeros personajes homosexuales que retrató la radio. Tampoco se salieron de los estereotipos prefijados en aquella época. Pero fueron los primeros en utilizar el polari en antena, en un horario tan familiar como las tardes de los domingos. Aquello fue el principio del fin. Mientras palabras como ‘bona’ (bueno), ‘vada’ (mirar) o ‘blowjob’ (sí, exactamente eso que estás pensando) eran cada vez más conocidas por el público heterosexual, los homosexuales dejaron de usar el polari. Sucedió algo parecido a lo que había pasado siglos atrás en Inglaterra, cuando el uso de un clavel verde dejó de ser un guiño secreto al público homosexual por haber sido expuesto en el libro The Green Carnation. Oscar Wilde fue de los últimos en enterarse, pues en su juicio por sodomía se usaron el clavel y el libro que desvelaba su significado como pruebas en su contra.

Con estos precedentes y la sodomía aún castigada por el código penal inglés, el polari empezó un declive que se agravaría aún más con la despenalización parcial de la homosexualidad en 1967 y la normalización de las cosas. Empezó esta jerga entonces un letargo del que aún no se ha despertado. Pero el que no se use no quiere decir que se tenga que olvidar. Gracias al trabajo de lingüistas como Baker y cineastas como Fairbairn y Eccleston esto está lejos de suceder. Por si las moscas dejamos para la posteridad este breve diccionario polari-español.

bevvy – bebida
bitch – marica mala
blow(job) – dar sexo oral
bona – bueno
camp – amanerado
cod – horrible
cottage – baños públicos donde se practica sexo ocasional
dish – ano/culo
dolly – bonito
drag – ropas estrafalarias
eek – cara
feely – joven
lally – pierna
lattie – casa
omi – hombre
omi-palone – hombre gay
palone – mujer
putting on- lubricar
riah – pelo
trade – hetero curioso
vada – mirar

La transexualidad se instala definitivamente la moda

La industria de la moda amplía sus horizontes ahondando en las cuestiones de género. En este caso la iniciativa parte de la firma & Other Stories, que ha invitado a cinco creativos transexuales a contar su historia por medio de la nueva colección.

El mundo de la moda es cada vez más inclusivo. Los estereotipos tradicionales están quedando en el olvido para dar paso a nuevas formas de belleza que rompen con lo establecido.

La moda debe ser un reflejo de la realidad y por ello va ampliando sus horizontes, dando una oportunidad a nuevos conceptos de belleza diferente que rompen las barreras de la moda.

Por ello, la firma sueca & Other Stories ha querido poner el acento en la cuestión de género, invitando a cinco creativostransexuales a contar una historia que amplíe la concepción del género en la industria de la moda.

Estas historias quedan recogidas en la nueva colección cápsula de la firma, que visten las modelos Valentijn de Hingh y Hari Nef en una serie de imágenes que conforman su nueva campaña.

No es la primera vez que & Other Stories lleva a cabo campañas tan comprometidas. El amor lésbico fue también objeto de una de sus campañas con el objetivo de apelar al derecho al matrimonio igualitario.

Gracias a iniciativas como esta, la industria de la moda contribuye a favorecer la inclusión social del colectivotransexual que ha sido discriminado históricamente. Esta imagen vertida por los medios empodera especialmente anuevas generaciones, concediéndoles una mayor libertad y acabando con viejos tabúes que están condenados a desaparecer.

Los güevedoces: los niños de República Dominicana a los que el pene les empieza a crecer a los 12 años

Johnny vive en un pequeño pueblo de la provincia de Barahona, en el sur de República Dominicana, donde él y otros como él son conocidos como güevedoces. Lo que se puede traducir como “con penes a los 12 años”.

A los conocidos como guevedoces los educan como niñas porque no tienen testículos ni pene visibles.

A los conocidos como “guevedoces” los educan como niñas porque no tienen testículos ni pene visibles.

Conocimos a Johnny cuando estábamos filmando una nueva serie de BBC Two llamada “Countdown to Life” que examina cómo desarrollamos el útero y cómo esos cambios, normales y no, nos afectan en otras etapas de la vida.

Como los otros güevedoces, Johny fue educado como una niña porque no tenía testículos ni pene visibles. Solo cuando se acercaba a la pubertad le creció el pene y descendieron sus testículos.

Johny, conocido antes como Felicita, recuerda ir a la escuela con un pequeño vestido rojo, aunque dice que nunca le gustó hacer “cosas de niñas”.

“Nunca me gustó vestirme como una niña y cuando me traían juguetes para niñas nunca los utilizaba. Cuando veía a un grupo de niños, me paraba para jugar a la pelota con ellos”.

Cuando se convirtió en hombre de forma evidente fue objeto de burlas en la escuela, a las que respondía con los puños.

“Solían decir que era el diablo, cosas feas, palabras sucias, y no tenía otra opción que pelear con ellos porque estaban cruzando una línea”.

De Carla a Carlos

También grabamos a Carla, que a la edad de siete años está a punto de convertirse en Carlos.

Su madre empezó a percibir el cambio desde hace tiempo.

“Cuando cumplió cinco años, me di cuenta de que siempre que veía a uno de sus amigos niños, quería pelear con ellos. Sus músculos y su pecho empezaron a crecer. Podías ver que iba a ser un niño. Yo la quiero sea quien sea. Niña o niño, me da igual”.

Pero, ¿por qué sucede esto?

Una de las primeras personas en estudiar esta inusual condición fue Julianne Imperato-McGinley, de la Universidad de Medicina de Cornell, en Nueva York.

En la década de 1970, llegó a esta zona remota de República Dominicana, atraída por los reportes extraordinarios de las niñas que se convertían en niños.

Cuando llegó, vio que los rumores eran ciertos. Hizo multitud de estudios sobre los güevedoces, incluyendo biopsias de sus testículos que debieron ser bastante dolorosas, antes de descubrir finalmente el misterio.

El “juego” de los cromosomas

Cuando una persona es concebida, tiene normalmente un par de cromosomas X si va a ser una niña, o un par de cromosomas XY si va a ser un niño.

El género de un niño generalmente depende de los cromosomas

El género de un niño generalmente depende de los cromosomas.

Durante las primeras semanas de vida en el útero no somos ninguno de los dos, aunque empiezan a crecer los pezones para los dos sexos.

Luego, alrededor de ocho semanas después de la concepción, las hormonas del sexo aparecen.

Si eres genéticamente hombre, el cromosoma Y instruye a tus gónadas para que se conviertan en testículos y envía testosterona a una estructura llamada el tubérculo, donde se convierte en una hormona más potente llamada dihydrotestosterona.

Esto, por su parte, transforma el tubérculo en un pene. Si eres mujer y no produces dihydrotestosterona, tu tubérculo se convierte en un clítoris.

Condición genética

Cuando Imperato-McGinley investigó a los güevedoces, descubrió la razón por la que no tienen genitales masculinos al nacer: tienen deficiencia de una enzima conocida como 5-alfa reductasa, que normalmente convierte la testosterona en dihydrotestosterona.

Los guevedoces son deficientes en una enzima conocida como 5-alfa reductasa.

Los guevedoces son deficientes en una enzima conocida como 5-alfa reductasa.

Esta deficiencia parece ser una condición genética, bastante común en esta parte de la República Dominicana, pero muy rara en otros sitios.

Así que los niños, a pesar de tener un cromosoma XY, parecen niñas cuando nacen. En la pubertad, como otros chicos, reciben otra dosis de testosterona.

Esta vez el cuerpo responde y les nacen músculos, testículos y pene.

Las investigaciones de Imperato-McGinley mostraron que en la mayoría de los casos los nuevos órganos masculinos funciona bien, y que muchos güevedoces viven sus vidas como hombres. Aunque algunos se operan para seguir siendo hembras.

Otra cosa que descubrió Imperato-McGinley, que tendría implicaciones profundas para muchos hombres de todo el mundo, fue que los güevedoces suelen tener próstatas más pequeñas.

Esta observación, hecha en 1974, fue recogida por Roy Vagelos, director de investigación en el gigante farmacéutico Merck.

Ayuda a la Ciencia

Pensó que esto era muy interesante y puso en marcha investigaciones que llevaron al desarrollo del que se convertiría en el medicamento más vendido para afecciones de próstata, finasterida, que bloquea la acción de la 5-alpha-reductasa imitando la falta de dihydrotestosterona vista en los güevedoces.

Mi esposa, que es médica de atención primaria, prescribe con frecuencia finasterida porque es una forma efectiva para tratar un alargamiento benigno de la próstata, una verdadera maldición para muchos hombres a medida que se hacen mayores.

Algunos guevodoces se operan para seguir siendo mujeres.

Algunos guevodoces se operan para seguir siendo mujeres.

La finasterida también se usa para tratar la alopecia masculina.

Una observación final interesante que hizo Imperato-McGinley fue que todos estos chicos, a pesar de ser educados como chicas, mostraron casi todos preferencias heterosexuales.

Ella concluyó en su estudio que las hormonas en el útero son más importantes que la educación cuando se habla de la orientación sexual.

En el caso de Johny, desde que desarrolló genitales masculinos, ha tenido novias durante cortos periodos, pero todavía busca el amor.

“Me gustaría casarme y tener hijos, una pareja que esté conmigo en lo bueno y en lo malo”, relató.

Transgénero humillada en el aeropuerto por una ‘anomalía’ en su cuerpo

Shadi Petosky, escritora y productora de TV

Shadi Petosky, escritora y productora de TV

Es indudable que la seguridad en los aeropuertos es necesaria y que protege la vida e integridad de millones de personas que los utilizan día a día. Pero también resulta imperativo que las revisiones de seguridad que se realizan a los pasajeros sean conducidas con respeto y dignidad, algo que no necesariamente se habría cumplido en el singular caso de Shadi Petosky, escritora y productora de televisión.

De acuerdo al relato de la televisora NBC, Petosky, que es una mujer transgénero, se disponía, como muchos otros pasajeros, a cruzar el área de revisión del aeropuerto de Orlando para tomar un vuelo hacia Minneapolis. Al cruzar el escáner de cuerpo completo, el agente de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA) encargado de la operación de ese equipo vio en su pantalla la silueta del cuerpo de Petosky y emitió una alerta. Según dijo la propia Petosky en Twitter, el agente había detectado una “anomalía” en su bajo vientre.

Pero no se trataba de un arma, sustancia o cualquier otra cosa ilegal o peligrosa. Era, simplemente, su pene. Petrosky se lo hizo saber al a agente, explicándole que ella era una transgénero. Entonces, el agente le respondió que “si era un hombre, volviera a la máquina para que lo escanearan como a un hombre”.

Es posible que a lo que el agente se refiriese fuera que iban a escanearla de nuevo indicándole a la máquina que se trataba de un cuerpo masculino para que el equipo calibrara las especificaciones anatómicas del varón, pero la afirmación estuvo falta de tacto y sacudió a Petosky. Ella simplemente dijo que era “una transgénero… una mujer, pero tengo un pene atrofiado, trato de no hacer de esto un problema”.

Pero el agente le respondió que si no quería ser escaneada como hombre, sea lo que sea que eso significase, entonces debía someterse a una revisión manual. Y, como colofón dramático, le preguntó si era ella hombre o mujer y si quería ser revisada por un agente masculino o femenino.

El asunto había ya llegado a una situación especialmente incómoda. Era la primera vez que algo así le sucedía a Petosky en un aeropuerto.

Ella se quedó paralizada, según NBC, pues no quería que una mujer le inspeccionara el área genital, pero desde luego tampoco le agradaba que lo hiciera un varón. Entonces, de acuerdo al periódico New York Daily News ella fue retenida, llevada a un área aparte y cuestionada durante 40 minutos por agentes de la TSA, incluso por especialistas en explosivos. Se le hicieron dos revisiones en el área genital.

Petosky preguntó con insistencia si tenían un protocolo para tratar con personas transgénero y por respuesta recibió que los agentes sabían lo que estaban haciendo. Al final, tras tensos y desagradables momentos, los agentes la dejaron tras establecer que no había peligro. Pero ella perdió su vuelo y pasó un trago realmente amargo.

El Centro Nacional de Equidad Transgénero, que en su website da consejos útiles a la hora de cruzar la seguridad de los aeropuertos, explica que en efecto los escáneres de cuerpo completo pueden detectar “anomalías”, que una persona puede optar por no ser revisada por ese aparato pero que, en consecuencia, debe someterse a una revisión manual a cargo de un agente, que en el caso de los transgéneros debe ser del mismo género que el que muestra la persona revisada (y no por su sexo biológico).

Pero también se dice que una persona no debe ser cuestionada al respecto de su género, algo que no habría sucedido en el caso de Petosky. Además, se recomienda que al margen de las consideraciones de género, las personas viajen siempre con nombres que coincidan con los de sus identificaciones oficiales, aunque pueden, no obstante, mostrarse como hombres o mujeres según su propia condición transgénero.

Al final, la aerolínea le asignó a Petosky un nuevo itinerario y ella tuvo que pasar un día en Miami. Una anomalía sin duda menor a lo que ella tuvo que enfrentar ante los agentes de la TSA.

Urtaran dice que la boda de Maroto «no respetó la normativa municipal»

El regidor del PNV dice que “nadie” puede saltarse la normativa que establece que las bodas en el ayuntamiento de Vitoria solo pueden celebrarse los sábados. Maroto, que se casó en su despacho, lo hizo el viernes por la mañana. El PP responde que ha habido 147 excepciones en los últimos años, “entre ellas la del exalcalde Lazcoz”

Javier Maroto y su marido, José Manuel Rodríguez

El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran (PNV), ha alimentado este lunes la tensión creciente entre nacionalistas y populares en el Ayuntamiento de Vitoria al hacer referencia a una supuesta violación de la normativa municipal por parte del concejal y exalcalde Javier Maroto en un asunto sensible y personal, su boda del pasado viernes con su pareja, Josema Rodríguez, en el Ayuntamiento de la ciudad. Maroto, que anunció en junio que pretendía contraer matrimonio con su novio de siempre, se casó el viernes por la mañana en su despacho del Consistorio, ante un reducidísimo grupo de familiares y amigos (apenas media docena) y con la presencia de un funcionario municipal que levantó acta. El oficiante del austero trámite legal fue su compañero de Corporación y partido Miguel Garnica. El PP ha aclarado este lunes que Maroto pagó los 151,95 euros de la tasa que él mismo instauró, aunque “su boda no tuvo coste para Ayuntamiento ya que se celebró en su despacho en horario de trabajo”. Por la tarde, en un restaurante de la ciudad, repitió la ceremonia ya con más pompa y boato ante unos 270 invitados.

El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran (PNV), preguntado hoy al respecto en Onda Vasca ha afirmado que en la boda de Maroto celebrada el viernes por la mañana en su despacho del Ayuntamiento “no se hicieron las cosas bien” al no respetarse la normativa municipal. Según ha afirmado Urtaran, las bodas en el Ayuntamiento vitoriano se realizan en horario de mañana y tarde, “sólo los sábados, no los viernes”, por lo que Javier Maroto no respetó el reglamento municipal relativo a este tipo de ceremonias y “no se hicieron las cosas bien”. El PP ha respondido este lunes que el propio Urtaran “aireó que ha habido 147 excepciones a esa norma, por las que nadie ha puesto el grito en el cielo. Incluso el exalcalde Lazcoz se casó un viernes por el mismo motivo que Maroto, para no interferir en el desarrollo del resto de enlaces de los sábados”, ha apuntado la concejala Leticia Comerón.

“En todo caso, no entendemos que Urtaran quiera enredar con este asunto personal cuando tiene la ciudad parada”, ha agregado.

Según el alcalde del PNV, “esto fue una excepción que el anterior Ejecutivo aceptó. El señor Maroto había acordado antes de dejar la Alcaldía celebrar la ceremonia de su matrimonio el viernes 18 fuera de horario; había realizado todas las invitaciones, el restaurante reservado… cuando nosotros llegamos a la Alcaldía nos encontramos con que tenía todo ya preparado”, ha remarcado.

«Sin excepciones»

En este sentido, ha reconocido que él mismo le comunicó a Maroto que era “la última vez” que se iba a aceptar una excepción de este tipo. Además, este mismo lunes, en la junta de portavoces, Urtaran trasladará al resto de grupos políticos que mientras él esté en el gobierno municipal no aceptará “ninguna excepción”. “No entiendo que por el hecho de que seas concejal o exalcalde te puedas saltar la regla que afecta al resto de ciudadanos. Si las reglas están para cumplirlas el primero que debe hacerlo es un señor que ha sido alcalde de la ciudad. No lo hizo así, no comparto esa decisión, pero no quiero generar otro foco de tensión política”, ha finalizado.

La tensión entre ambos partidos está en Vitoria en su punto álgido desde que el PNV, tercero en votos y escaños tras las elecciones municipales de mayo, aceptara los votos de los partidos de izquierdas para arrebatar la alcadía a Maroto, que venció con holgura en los comiciones (El PP tiene 9 concejales en Vitoria; el PNV, 5). En las últimas semanas, los populares han atacado a Urtaran también un flanco delicado: le han censurado que una de sus primeras decisiones tras llegar a la alcaldía, adoptada en plenas fiestas de La Blanca en agosto, haya sido conceder una subvención de 120.000 euros a la asociación de carácter social que lidera el exalaclde nacionalista Cuerda, que se implicó de forma activa en la campaña de Urtaran y en la posterior plataforma contra Maroto. “Está pagando los favores prestados”, denunció el PP.

Urtaran afirma que en la boda de Maroto “no se hicieron las cosas bien” y no se respetó el reglamento municipal

“El primero que debe cumplir las reglas es un señor que ha sido  alcalde de la ciudad”, señala el alcalde de Gasteiz

El alcalde de Gasteiz, Gorka Urtaran (PNV), ha afirmado que en la  boda del exprimer edil, Javier Maroto, celebrada el pasado viernes en  el Consistorio, “no se hicieron las cosas bien” al no respetarse el  reglamento municipal.

BILBAO. En declaraciones a Onda Vasca, el  primer edil vitoriano se ha referido a la boda celebrada el pasado  viernes en el Ayuntamiento de Gasteiz entre el vicesecretario de  Sectorial del PP y exalcalde de la capital alavesa, Javier Maroto, y  el economista Josema Rodríguez.

Según ha afirmado Urtaran, las bodas en el Ayuntamiento vitoriano  se realizan en horario de mañana y tarde, “sólo los sábados, no los  viernes”, por lo que Javier Maroto no respetó el reglamento municipal  relativo a este tipo de ceremonias y “no se hicieron las cosas  bien”.

“Esto fue una excepción que el anterior Ejecutivo aceptó. El señor  Maroto había acordado antes de dejar la Alcaldía celebrar la  ceremonia de su matrimonio el viernes 18 fuera de horario; había  realizado todas las invitaciones, el restaurante reservado… cuando  nosotros llegamos a la Alcaldía nos encontramos con que tenía todo ya  preparado”, ha remarcado.

En este sentido, ha reconocido que él mismo le comunicó a Maroto  que era “la última vez” que se iba a aceptar una excepción de este  tipo. Además, este lunes, en la junta de portavoces, Urtaran  trasladará al resto de grupos políticos que mientras él esté en el  gobierno municipal no aceptará “ninguna excepción”.

“No entiendo que por el hecho de que seas concejal o exalcalde te  puedas saltar la regla que afecta al resto de ciudadanos. Si las  reglas están para cumplirlas el primero que debe hacerlo es un señor  que ha sido alcalde de la ciudad. No lo hizo así, no comparto esa  decisión, pero no quiero generar otro foco de tensión política”, ha  finalizado.

Maroto: “Me casé en viernes para no molestar”

El político popular, criticado por el alcalde del PNV por no celebrar su enlace en el Ayuntamiento un sábado, único día que lo permite la normativa local, defiende que lo hizo para no molestar a otros contrayentes dada su repercusión mediática

Maroto recibe el salufo de Pablo Casado, vicesecretario de Comunicación del PP

Maroto recibe el salufo de Pablo Casado, vicesecretario de Comunicación del PP. / EFE

El vicesecretario de Sectorial del Partido Popular, Javier Maroto, ha explicado que su boda se celebró en viernes, a pesar de que una normativa municipal prohíbe celebrar una ceremonia en el consistorio este día de la semana, para evitar “una molestia” a la gente, ya que todo el mundo tiene “derecho” a tener una boda “tranquila”.

Así lo ha expresado Maroto a los periodistas este lunes después de reunirse con la fundadora y presidenta de la Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención de las Mujeres Víctimas de la Explotación Sexual APRAMP, Rocío Nieto, y la coordinadora general de ésta, Rocío Mora, en donde ha aplaudido que “por fin” ya no exista el debate sobre el matrimonio de personas del mismo sexo. En este sentido, Maroto ha recordado que se ha casado en viernes “exactamente igual que el anterior alcalde”, Patxi Lazcoz, como respuesta a las críticas que ha recibido por parte del primer edil de Vitoria, Gorka Urtaran, debido a que el Ayuntamiento establece que las bodas se celebran los sábados.

Asimismo ha defendido que optó por casarse este día laboral y en un despacho con el fin de “evitar una molestia” al resto de personas que tienen “todo el derecho del mundo de tener su boda tranquila”.

Por otra parte, ha subrayado que “si de algo ha servido” su unión matrimonial es para que tanto la sociedad española como el PP hayan “hecho el trance” y “un tránsito” para que acabar con el debate sobre el matrimonio homosexual, por que, en su opinión, todo el mundo, “sea quien sea” tienen “los mismos derechos y las mismas libertades”. “Ese mensaje es plenamente compartido y es la posición oficial de mi partido”, ha concluido.

El PP recuerda a Urtaran que 157 parejas también se casaron como Maroto

Javier Maroto y su marido, José Manuel Rodríguez

Javier Maroto y su marido, José Manuel Rodríguez EFE

“El alcalde Patxi Lazcoz también optó por casarse un viernes para no interferir en otras parejas y sin embargo, ahora vemos que por ser Javier Maroto ponen el grito en el cielo, cuando no es algo tan excepcional”, así ha contestado la concejal del PP, Leticia Comerón a las declaraciones del alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran.

Urtaran ha afirmado esta mañana que en la boda del ex primer edil, Javier Maroto, celebrada el pasado viernes en el Consistorio, “no se hicieron las cosas bien” al no respetarse el reglamento municipal.

En declaraciones a Onda Vasca, recogidas por Europa Press, el primer edil vitoriano se ha referido a la boda celebrada el pasado viernes en el Ayuntamiento de Vitoria entre el vicesecretario de Sectorial del PP y ex alcalde de la capital alavesa, Javier Maroto, y el economista Josema Rodríguez.

Según ha afirmado Urtaran, las bodas en el Ayuntamiento vitoriano se realizan en horario de mañana y tarde, “sólo los sábados, no los viernes”, por lo que Javier Maroto no respetó el reglamento municipal relativo a este tipo de ceremonias y “no se hicieron las cosas bien”.

“Esto fue una excepción que el anterior Ejecutivo aceptó. El señor Maroto había acordado antes de dejar la Alcaldía celebrar la ceremonia de su matrimonio el viernes 18 fuera de horario; había realizado todas las invitaciones, el restaurante reservado… cuando nosotros llegamos a la Alcaldía nos encontramos con que tenía todo ya preparado”, ha remarcado.

En este sentido, ha reconocido que él mismo le comunicó a Maroto que era “la última vez” que se iba a aceptar una excepción de este tipo. Además, este lunes, en la junta de portavoces, Urtaran trasladará al resto de grupos políticos que mientras él esté en el gobierno municipal no aceptará “ninguna excepción”.

“No entiendo que por el hecho de que seas concejal o ex alcalde te puedas saltar la regla que afecta al resto de ciudadanos. Si las reglas están para cumplirlas el primero que debe hacerlo es un señor que ha sido alcalde de la ciudad. No lo hizo así, no comparto esa decisión, pero no quiero generar otro foco de tensión política”, ha finalizado.

Leticia Comerón, ha comentado que a lo largo de los años ha habido “147 excepciones respecto a cómo se celebran las bodas en el Ayuntamiento de Vitoria” que nunca han sido noticia, y la concejal pone un ejemplo. “El alcalde Patxi Lazcoz también optó por casarse un viernes para no interferir en otras parejas y sin embargo, ahora vemos que por ser Javier Maroto ponen el grito en el cielo, cuando no es algo tan excepcional”.

Además quiere recalcar que se celebró el viernes por la mañana, en “horario de trabajo”. Y aclara que Maroto pagó la tasa de 152 euros que lleva el “pack completo” de una boda, y “no supuso ningún coste añadido al Ayuntamiento”, es más, fue la boda más barata del Ayuntamiento. El grupo popular no entiende “esa actitud de no aportar nada a la sociedad”.