La Federación Estatal LGTB lanza una campaña para denunciar los delitos homófobos

CAMPAÑA ‘CON LA VOZ BIEN ALTA’

La Federación Estatal LTGB lanza una campaña para denunciar los delitos homófobos.

La Federación Estatal LTGB lanza una campaña para denunciar los delitos homófobos.

MADRID. Una pareja de extranjeros reserva una habitación por internet. Cuando llegan a la habitación se encuentran con que el dueño les ha dejado una nota y piden ayuda para poder traducirla. La nota está llena de insultos homófobos y amenaza a los chicos con violencia física si se les ocurre besarse en el hostal.

Con este arranque comienza la campaña ‘Con la voz bien alta’ que la Federación Estatal LGTB ha puesto en marcha para animar a la gente a que denuncie ataques homófobos y que asegura que en nuestro país al menos un 38% de este colectivo sufre algún tipo de agresión pero sólo un 10% lo denuncia.

 

El Papa recibió a una funcionaria de Kentucky que se negó a certificar matrimonios gays

La funcionaria estadounidense Kim Davis

La funcionaria estadounidense Kim Davis. / Reuters

El Papa Francisco se reunió en secreto en Estados Unidos con una funcionaria pública de Kentucky enviada brevemente a prisión a inicios de este mes tras negarse a dar el certificado de bodas a parejas homosexuales, según ha indicado el miércoles ‘The New York Times’, citando al abogado de la mujer.

Kim Davis y su esposo Joe entraron de incógnito en la embajada vaticana el pasado jueves y se reunieron con el Papa durante unos 15 minutos, dijo al ‘Times’ el abogado de Davis, Mathew Staver. Staver señaló que el encuentro fue coordinado a través de funcionarios del Vaticano. “El Papa vino hasta ella y le tendió la mano”, explicó Staver. “Le agradeció su coraje y le dijo: ‘Mantente fuerte'”.

Davis, una cristiana devota de 49 años, fue enviada a prisión a inicios de mes tras desacatar una orden de un juez federal de emitir certificados de bodas a parejas del mismo sexo. La funcionaria había alegado que sus creencias religiosas la oponen al matrimonio gay, que es legal desde junio en todo Estados Unidos.

Fue liberada cinco días después, después de que cinco de los seis adjuntos de Davis en el condado de Rowan declararon bajo juramento que obedecerían la orden de la corte y emitirían certificados de matrimonio a todas las parejas legalmente aptas.

Durante su visita a Estados Unidos la semana pasada Francisco habló sobre la libertad religiosa pero no mencionó en ningún momento a Davis. Sin embargo, durante su vuelo de regreso al Vaticano dijo a un periodista de la televisión estadounidense que le consultó sobre lo ocurrido con Davis que aunque no podía hablar de casos específicos “la objeción de conciencia es un derecho que es parte de todos los derechos humanos”.

«Maricones, como os vea besándoos en el hostal os saco a …»

Una cámara oculta anima a las víctimas a denunciar los delitos homófobos. “La discriminación no es una broma”, dice la Federación de Lesbianas, Gays y Transexuales

 

Cuatro de cada diez homosexuales han sufrido discriminación pero sólo el 10% de los insultos o agresiones se denuncian ante la Policía. Para respaldar a las víctimas a que no toleren actos homófobos, la Federación de Lesbianas, Gays y Transexuales (FELGTB) ha grabado este sorprendente vídeo con cámara oculta.

En él, una pareja homosexual norteamericana pide ayuda a los transeúntes para que les traduzcan un e-mail que les ha enviado el dueño del hostal en el que se van alojar en Madrid. “Lo más importante es que no paséis por Chueca porque parecéis muy gais”, comienza la nota, algo que los improvisados traductores no se toman muy en serio. “Es una broma tonta. Estamos en España”, llega a decir uno.

Pero poco a poco el tono del texto se va endureciendo y los viandantes se atascan ante las burlas y amenazas del dueño del alojamiento. “Maricones, como os vea tocándoos o besándoos en el hostal os saco a hostias…”, advierte. Nadie de los que se paran para ayudar a esta pareja se atreve a traducirles semejantes cosas. Les aconsejan que cambien de hotel y les animan a denunciarlo ante la Policía. “No se puede decir esto”, lamenta un joven. Incluso más de uno se presta a acompañarles a las dependencias policiales.

“La discriminación no es una broma. Si eres víctima de insultos, amenazas, agresiones… páralo. Habla. Actúa. Denuncia”, termina el vídeo de la FELGTB, que con su campaña #ConlaVozBienAlta busca llamar la atención sobre los delitos de odio que sufre el colectivo.

La federación ha puesto en marcha también una web en la que se ofrecen datos sobre agresiones, información sobre la legislación y de cómo denunciar, así como un servicio de asesoramiento.

Si te llaman “maricón”, denuncia

Una pareja de extranjeros reservan una habitación por internet. Cuando llegan a la habitación se encuentran con que el dueño les ha dejado una nota y piden ayuda para poder traducirla. La nota está llena de insultos homófobos y amenaza a los chicos con violencia física si se les ocurre besarse en el hostal. Con este arranque comienza la campaña Con la voz bien alta que la Federación Estatal LGTB ha puesto en marcha para animar a la gente a que denuncie ataques homófobos y que asegura que en nuestro país al menos un 38% de este colectivo sufre algún tipo de agresión pero sólo un 10% lo denuncia.

Con esta iniciativa la FELGTB busca llamar la atención sobre los delitos de odioque sufre el colectivo al que representan, promover la solidaridad de la sociedad y que la gente que sufre estos insultos y desprecios por su orientación sexual no deje pasar esas situaciones y que las denuncie. La campaña es, asimismo, parte de los esfuerzos del colectivo para que el Gobierno impulse una “ley contra la Lgtfobia”.

Fuentes de la FELGTB colectivo han explicado a EL PAÍS que la pareja de gays que aparece en el vídeo está compuesta por dos actores, pero que las reacciones de los transeúntes, grabadas con cámara oculta, son espontáneas.

Mugabe ante la Asamblea de la ONU: ‘¡No somos gays! No nos impongan valores’

ASAMBLEA GENERAL DE LA ONU  El polémico presidente de Zimbabue

Robert Mugabe, este lunes por la noche, durante su intervención en la 70ª Asamblea General de la ONU.

Robert Mugabe, este lunes por la noche, durante su intervención en la 70ª Asamblea General de la ONU.

El presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, clamó su heterosexualidad, y quizás la de su propio pueblo entero, desde el atril de la 70ª Asamblea General de la ONU: “¡No somos gays!”, exclamó, en lo que pareció una improvisación dentro de su discurso.

Mediada su intervención, Mugabe, de 91 años y de una famosa religiosidad chapada a la antigua, trataba de argumentar el rechazo de su Gobierno a la normalización de las relaciones homosexuales. Este tipo de prácticas están perseguidas en su país por una ley, llamada de Delitos sexuales, que prohíbe no sólo el matrimonio entre personas del mismo género, sino las mismas relaciones sexuales.

“Rechazamos la politización de este tema tan importante y la aplicación de un doble rasero para victimizar a los que piensan y actúan de forma independiente a las normas de nuestro país”, dijo. “Igualmente rechazamos todo intento de prescribir nuevos derechos contrarios a nuestros valores, normas, tradiciones y creencias”, añadió.

Fue entonces cuando, tras una pausa, el nonagenario dictador espetó: “¡No somos gays!” Algunas risas veladas, y tímidos aplausos se escucharon en el salón de la Asamblea General…

La homosexualidad es ilegal en Zimbabue, la citada ley de Delitos Sexuales prescribe penas efectivas desde el año 2013, y Mugabe no ha ocultado nunca su desprecio para los homosexuales, de quienes dijo ese mismo año: ” Los hombres que participen en ese tipo de prácticas merecen ser castrados”. Y, abundando en su personalísima religiosidad, añadió: “La Iglesia dice que la homosexualidad es una abominación. Si por mí fuera, me aseguraría de que todos los gays fueran derechos al infierno y allí se pudrieran“.

Cuando el pasado mes de julio, la Corte Suprema de Estados Unidos falló a favor del matrimonio gay, Mugabe dijo que propondría al presidente Barack Obama.“Creo que viajaré hasta allí, me pondré de rodillas y pediré su mano”. “Yo sólo he concluido que desde que el presidente Obama respalda el matrimonio entre personas del mismo sexo también aboga por la existencia de las personas homosexuales. Además, goza de una fisonomía atractiva”, ironizó justificando su jocosa propuesta.

Su diatriba no quedó ahí, y acusó al Gobierno de Estados Unidos de estar dirigido por pervertidos adoradores de Satanás: “No puedo entender cómo esta gente se atreve a desafiar las órdenes explícitas de Cristo como nuestro Señor prohibió a la humanidad de la sodomía“, añadió.

Rouco y otros diez cardenales rechazan la comunión para divorciados y las uniones gais

  • Los religiosos alertan también de que las rupturas matrimoniales son una pandemia

  • Sus advertencias se conocen pocos días antes de que comience en el Vaticano el Sínodo de la Familia

Antonio María Rouco Varela

Antonio María Rouco Varela. / Kiko Huesca (Efe)

Once cardenales, entre ellos el arzobispo emérito de Madrid, Antonio María Rouco Varela, han manifestado en un libro su rechazo a que los divorciados que se hayan vuelto a casar puedan comulgar, consideran que las rupturas matrimoniales son una pandemia y afirman que las uniones de parejas homosexuales desafían el buen sentido.

Este proyecto, según informa el diario italiano ‘Reppublica’, titulado ‘Once cardenales hablan sobre el matrimonio y la familia’, será publicado en inglés por la editorial Ignatius Press, y se conoce pocos días antes de que comience en el Vaticano el próximo 4 de octubre el Sínodo de la Familia.

En la publicación han participado el arzobispo de Bolonia (Italia), Carlo Caffarra; el presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de la India, Baselios Clemis; el arzobispo de Praga (República Checa), Dominik Duka; el arzobispo de Utrecht (Holanda), Willem Jacobus Eijk; el arzobispo emérito de Colonia (Alemania), Joachim Meisner; el arzobispo de Abuja (Nigeria), John Onaiyekan; el vicario emérito de la diócesis de Roma y expresidente de la Conferencia Episcopal Italiana, Camillo Ruini. Asimismo, forman parte del proyecto el prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Robert Sarah; el arzobispo de Caracas (Venezuela), Jorge Urosa Savino; el presidente emérito del Pontificio Consejo Cor Unum, Joseph Cordes y el expresidente de la CEE, el cardenal español Rouco Varela.

Mandamiento “inequívoco”

De los fragmentos facilitados por el periódico italiano se desprende que, por ejemplo, para Cordes, los divorciados vueltos a casar han infringido un mandamiento de Jesús “inequívoco” y viven en “una situación que contradice de manera objetiva lo que quiere Dios”, por lo que la única solución es la “comunión espiritual”.

Por su parte, para el arzobispo de Utrecht, cardenal Eijk, la concesión de la comunión es un peligro que hay que evitar porque “una vez aceptada, se aceptará también que el mutuo don de los esposos no deba ser total, ni a nivel espiritual, ni físico”. “En consecuencia, nos veremos obligados a cambiar la doctrina de la Iglesia que se refiere al matrimonio y a la sexualidad”, alerta.

Los once cardenales responden en este libro a preguntas como: ¿Cómo podemos acompañar mejor a los que han sido abandonados por el cónyuge y siguen fieles al matrimonio?, ¿Cómo la preparación del matrimonio puede responder más directamente a la situación de los jóvenes que tienen una pobre catequesis y que han sido fuertemente influenciados por la cultura secularizada?”.

Educación en los principios católicos

El libro, que recoge las opiniones de los once prelados sobre cómo debe orientarse la pastoral de la Iglesia católica en temas como las parejas homosexuales y el acceso a la Eucaristía por parte de divorciados en nueva unión, también apunta a que hay un problema más profundo que se relaciona con la educación en los principios católicos.

Para algunos analistas, este nuevo libro va en la línea de la obra ‘Permanecer en la verdad de Cristo: Matrimonio y comunión en la Iglesia Católica’, que fue una respuesta de cinco cardenales al purpurado alemán Walter Kasper, quien defiende la tesis de permitir la comunión a los divorciados vueltos a casar.

Jane Badler: ‘Me sorprende que sea tan famosa en España y que me reconozcan’

Diana, la villana que se convertía en lagarto en la serie ‘V’

  • ‘Interpretar a reptiles y lesbianas es todo lo que hago’, bromea la actriz

  • Ha grabado un dueto con el ‘triunfito’ Juan Camús: ‘Encima canto en español’

La actriz Jane Badler, en una imagen reciente

La actriz Jane Badler, en una imagen reciente. Gtres

Puede que el nombre de Jane Badler (61) no le llame atención así de primeras. Pero si tiene más de treinta años, usted la ubicará perfectamente por su personaje de Diana, la villana que se convertía en lagarto en la serie ‘V’ y que engullía ratones en los 80. Lo sorprendente de Jane es que reaparece en nuestra cartelera con ‘De chica en chica’, una comedia lésbica que dirige Sonia San Sebastián. Tanto ha confiado la actriz en este proyecto rodado en nuestro país que ha hecho todo lo posible para protagonizar la cinta junto a Celia Freijeiro, incluso rebajar su caché. Sobre este papel, su pasión por España y hasta sobre su dueto con el ‘triunfito’ Juan Camús, la neoyorquina ha conversado con LOC.

La pregunta del millón: ¿Qué hace en Madrid presentando una película española? ¿Cómo le llegó el guión de ‘De chica en chica’?
Me contactaron por Facebook. ¿Puedes creerlo? Al principio, pensé en no hacer la película, pero un año después leí el nuevo guión -hubo varios cambios durante la reproducción- y era increíble. Ahí ya dije que OK.
¿Qué tal se le ha dado interpretar a una lesbiana?
Mira a Celia. ¡Ha sido muy fácil! ¡Es preciosa!
¿Le ha resultado más fácil que hacer de reptil en ‘V’?
Los dos cosas son muy fáciles. Interpretar a reptiles y lesbianas es todo lo que hago (se ríe). Puede que después de ‘De chica en chica’ me recordaréis aquí como esa mujer lesbiana y sexy.
¿Cómo vivió el rodaje en nuestro país?
Fue en Madrid el año pasado. Duró tres semanas. Me sorprendió que fuera tan famosa aquí y que me reconocieran por la calle.
¿No se lo imaginaba?
Nunca, hasta que hubo internet. Hace cuatro años vine por la nueva ‘V’ y estuve en un cine con cientos de personas llorando. No me lo creía, era como ‘Dios mío”.
Es que era la villana más cañón de la televisión.
Lo sé. Me quedé en ‘shock’ por los fans. No podía creerlo.
Supongo que no le pararán de comentarle la escena en la que se comía ratones.
Miles y miles de veces. O millones.
¿Le cansan este tipo de preguntas?
No me cansan, pero ya no son interesantes, ¿sabes?
¿Cómo vivió esa etapa de ‘sex symbol’ en los 80?
No lo sé, porque ni sabía que lo fuera. Me enteré cuando la gente me lo empezó a decir con los años. Hay gente que se me acerca ahora para decirme que yo era su primer flechazo, pero nunca fui consciente de nada.
¿Le ha costado mantener una carrera después de un personaje tan potente como el suyo en ‘V’?
No, porque yo he hecho muchos papeles después. Quizá me recuerden por uno, pero he podido hacer muchos más trabajos.
Pese a su imagen en la ficción y a su trabajo, usted mantiene un matrimonio de 25 años.
Sí, pero porque tengo un marido muy, muy comprensivo. Me da muchísima libertad.
También ha grabado un dueto con Juan Camús -participante de la primera edición de ‘Operación Triunfo-. Suena todo increíble.
Lo sé, porque encima canto en español. Pero he cantado toda mi vida. Tengo tres álbumes editados.
¿Qué lugares ha visitado de España?
Muchos, muchos. Sevilla, Barcelona, Ibiza… Me encanta Sevilla y la tierra de viñedos, pero amo todo el país.

Los invisibles invitados de Maroto

Javier Maroto y su marido, José Manuel Rodríguez

No los viste, Javier, ni los vio tu hoy marido, ni fueron vistos por tus muy trajeadas,comme il faut, personas invitadas. Pero allí estaban, estaban en esa ceremonia con que quisisteis hablarle al mundo de amor y que habló al mundo de auténtica igualdad. Estaban en tu boda sin tú saberlo, sin quererlo ellos.

Allí, ¡qué cosas!, estaban quienes con su esfuerzo, con su sudor dolorido y marginado, con su lucha de siglos te han allanado, Javier, os han abierto el camino por el que habéis accedido al Matrimonio Igualitario por obra y gracia de un código civil modificado e inclusivo que ha dado lugar a esa ley tan peleada como necesaria.

Habéis llegado a ser marido y marido gracias a toda esa gente, y a pesar de tanta otra: quienes llevan su rancia homofobia en la solapa y en el alma, algunos seguro entre tus invitados, y sus conmilitones -con sotana o sin ella, con furia y odio en la voz y la mirada-, que salieron a la calle para seguir encendiendo las hogueras de la discriminación, para tratar de acabar con la igualdad legal de la que, como si nada -y yo me alegro- podéis, Javier, ahora disfrutar.

Más, no te engañes: si habéis podido llegar a disfrutar de la flamante boda, ha sido a su pesar y ha podido ser gracias al activismo, que puso uno tras otro y trabajosamente los peldaños de acceso a la igualdad. Fue nuestra lucha, nuestra antigua y luminosa lucha.

Fue la lucha del activismo de este país, impulsada por las asociaciones, impulsada por la FELGTB, con el respaldo mayoritario de la sociedad, contando con el voto y yendo de la mano de todos los partidos…, a excepción -¿verdad que lo recuerdas?- del apoyo y del voto del Partido Popular y del de Unió…. Así alcanzamos el Matrimonio Igualitario en la consecución de la ley 13/2005. Así fue, así se tiene que escribir la historia.

Disfruta tu flamante matrimonio, Javier Maroto, sí, te lo deseo. Lo que hoy disfrutas es el fruto de la determinación de las peras y las manzanas, es el empeño de quienes nos negamos a ser ciudadanía de segunda y estamos ahora en el empeño y la lucha por la igualdad real, tan necesaria.

Esa misma ley que tu partido puso tanto empeño en evitar y que tus invitados -en la solapa, la gaviota- recurrieron con sus firmas sin pudor y sin rubor, llevando hasta el Constitucional el furor de su homofobia.

“¿Cuándo va Rajoy a pedirme perdón a mí y a mi marido y a decenas de miles de ciudadanos y ciudadanas por intentar anular nuestros matrimonios por su recurso de la vergüenza ante el Constitucional?” ¿Cómo se puede, Javier, contestar a este activista?

Y ahora van a tu boda y te palmean la espalda reciamente entre felicitaciones y enhorabuenas. ¿Y tú, cómo te sientes, Javier? ¿cómo te sienta recordar sus frases?: “El matrimonio siempre ha sido una institución entre un hombre y una mujer”… “Las uniones gais no deben ser equiparadas ni al matrimonio ni a la familia”…. ¿Qué te parece “los homosexuales son personas taradas”?… ¿O esta definición del Matrimonio Igualitario?: “Es como la unión entre dos hermanas, un perro y una señora o una señora y un delfín”…. Y no sigo, que está la hemeroteca y los obispos y el presidente del Foro de la Familia para refrescarnos la memoria.

Y ahora van a tu boda y te palmean la espalda. Os abrazan entre albricias y sonrisas: sorprendente tabula rasa que ahora se intenta sustentar con un hipócrita “importan más los hechos que las palabras”, olvidando lo que el activismo no puede olvidar: el mantenimiento empecinado de políticas contrarias al respeto y reconocimiento de nuestra diversidad. Tan dañinas. A los hechos me remito, presidente.

Disfruta tu flamante matrimonio, Javier Maroto, sí, te lo deseo. Lo que hoy disfrutas es el fruto de la determinación de las peras y las manzanas, es el empeño de quienes nos negamos a ser ciudadanía de segunda y estamos ahora en el empeño y la lucha por la igualdad real, tan necesaria. Ojalá fuera lucha y empeño también de tu partido.

Y sobre todo, no olvides, no te olvides de que el activismo puso la escalera con sus peldaños de lucha y muerte, de lucha y luz, con su esfuerzo de siglos para que subieras por ellos, para que subierais por ellos hasta alcanzar la dicha de aquel día.

Recuérdalo o apréndelo, pero dales las gracias por ello, por tanta lucha. Dales Javier, dales las gracias a los invisibles invitados a tu boda.

Papa Francisco: La unión homosexual es “un estilo de vida anómalo, extraño e irresponsable

Tras haber dicho el 2013 “¿quien soy yo para juzgar a un gay?” ahora el Papa asoció a la diversidad sexual con una “imposición de modelos dañinos”, lo que fue rechazado por el Movilh.

papa francisco

El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) sostuvo ayer que el Papa Francisco mostró “finalmente su verdadero rostro homofóbico, pues se expresó en duros y discriminatorios términos a los derechos de la diversidad en Naciones Unidas.

En efecto, el Papa señaló ayer en la ONU que el matrimonio o unión entre personas del mismo sexo busca “promover una colonización ideológica a través de la imposición de modelos y estilos de vida anómalos, extraños a la identidad de los pueblos y, en último término, irresponsables”.

El Movilh repicó que “los derechos humanos están por sobre cualquier ideología Si algo ha aprendido gran parte del mundo, excepto el Vaticano, es que ninguna ideología o creencia puede ser excusa para negar a otros derechos humanos básicos, como son el derecho a conformar familia y a ser reconocidos como parejas por el Estado, en igualdad de condiciones”.

Añadió que “el descaro del Papa es mayúsculo, pues fue la Iglesia Católica la que colonizó con su moral absolutista y autoritaria gran parte del mundo, haciendo creer por siglos que las mujeres, los indígenas, las personas de raza negra y los homosexuales éramos seres humanos de segunda categoría. Fueron ellos que en nombre de su creencias, pisotearon otras tradiciones, valores, culturas y formas de amar”.

Para el Movilh “hoy quedó claro que el Papa se refirió inicialmente a los derechos de la diversidad sexual con buenas palabras, sólo para suavizar la crisis mundial que los afecta por abusos que todos conocemos y que el Vaticano ha intentado sin éxito ocultar”.

Conviene recordar que el 2013 el Papa sostuvo que “¿Quién soy yo para juzgar a un gay”. En tanto, cuando se discutía el matrimonio igualitario en Argentina, el entonces cardenal Jorge Mario Bergoglio, calificó a esta ley como “una movida del padre de la mentira (el Demonio) que desea confundir y engañar a los hijos de Dios”.

“Hoy nos queda claro que para este Papa las minorías sexuales estamos más cerca de sus demonios que de su Dios”, puntualizó el Movilh.

 

Lesbianas bajo el franquismo

Artículo publicado en GAYLES

ca. 1910 --- Four couples of women pose for a photo, ca. 1910 --- Image by © DaZo Vintage Stock Photos/Images.com/Corbis

EDITORIAL.-  Son muchos los tratados, estudios y artículos que se han escrito sobre la situación de los homosexuales en España durante el periodo franquista. Recientemente la revista digital “Jot Down” ha publicado una excelente serie de textos sobre el modo en que el régimen dictatorial de Franco utilizó la moral y la sexualidad como arma  de sometimiento y adoctrinamiento.

Uno de ellos trata de la situación que vivieron gais, lesbianas y transexuales en ese periodo, pero apenas un par de párrafos tratan del lesbianismo porque sencillamente los ideólogos del régimen decidieron que no existía. Como apunta Empar Pineda, “el sexo entre mujeres no se perseguía porque para el régimen no podía existir”.

lesb.jpgd-2

Las mujeres en general debían ser asexuales y tanto la norma que avalaba las relaciones dentro del matrimonio con fines reproductivos como su transgresión (todas las demás eran putas), se enmarcaban en un concepto heterosexual. Incluso la homosexualidad masculina, porque los gais eran asimilados a mujeres y como tales tratados con desdén. El placer era negado a las mujeres y debía incluso disgustar a sus propios maridos porque suponía un indicio de vicio no deseable. Al respecto un insigne rector de la Universidad Complutense de Madrid, Botella Llusiá, tío de Ana Botella por cierto, afirma que “las mujeres que gozan no son mujeres, sino marimachos y hasta la excitación de la libido en la mujer es un carácter masculinoide”.

En ese contexto se trataba de no reconocer a las lesbianas, no hablar de ellas, no considerar posible la existencia de una sexualidad ajena al control masculino. Quedaban fuera del modelo y eso hizo que en la mayoría de casos se libraran de la represión, sólo las más díscolas acababan en centros de internamiento dependientes de Pilar Primo de Rivera, de quién siempre se sospechó su preferencia por las mujeres. En esos campos de concentración que administraban monjas, las internas eran rapadas y se les administraba aceite de ricino para limpiarles el cuerpo y el alma. Posteriormente se procedía a la “refeminización” basada en tareas consideradas femeninas y en la oración.

vencidas-2

En las zonas rurales muchas lesbianas buscaron el convento como alternativa al matrimonio, aunque en su mayoría eluden la Iglesia como institución y se enmascaran en las sociedades urbanas más tolerantes en general con la convivencia entre mujeres. Crean sus redes de amigas, organizan fiestas que eran bien vistas por los vecinos porque no acudían chicos, generan un argot de reconocimiento (entre elles se llamaban “libreras” para identificarse), organizan excursiones y salidas, pero viven sometidas por el disimulo y la negación. Se trata de no hacer alarde, de no reconocer jamás en público tus sentimientos so pena de aceptar elevadas multas o el temido ingreso en Instituciones para ser rehabilitadas. No deja de ser curioso que en los centros penitenciarios españoles se prohibiera el uso de pantalones a las reclusas hasta finales de los años 60 por temor a que esa prenda fomentara el lesbianismo.

A menudo se frivoliza sobre la situación de las lesbianas bajo el franquismo diciendo que lo tuvieron fácil, que ni siquiera se vieron afectadas por la “Ley de vagos y maleantes” o la de “Peligrosidad social”, que no fueron víctimas de los aberrantes tratamientos y terapias aversivas con electroshocks, vomitivas, hormonales o lobotomías. En primer lugar eso no fue así en todos los casos y en segundo lugar, al maltrato sufrido por cualquier mujer bajo el régimen, las lesbianas añadieron el agravio de no existir, de ser negadas en su esencia más básica, de que las cubriera un oscuro manto de silencio que en ningún caso se trató de olvido o tolerancia, sino más bien de un estructurado plan que tenia como objetivo último la negación de la sexualidad femenina. Y eso durante décadas en un largo periodo de tiempo que se alargaría hasta bien entrada la transición.