Charlie Sheen revela que tiene el virus del sida, pero no sabe cómo lo contrajo

El actor Charlie Sheen, durante una entrevista. REUTERS

El actor Charlie Sheen, durante una entrevista. REUTERS

El actor Charlie Sheen (50) ha confirmado este martes durante su entrevista en el programa Today de la cadena NBC que es VIH positivo, revelando además que el virus le fue diagnosticado hace “aproximadamente cuatro años” y que no está realmente seguro de cómo lo contrajo.

“Estoy aquí para admitir que soy positivo en VIH. “Son tres letras difíciles de asimilar”, confesó el intérprete al presentador Matt Lauer, a quien explicó que las personas más cercanas a él conocen su situación: “Se lo he contado [a la gente] en la que confío lo suficiente”.

Con estas declaraciones, Charlie -famoso tanto por su papel en la exitosa serieDos hombres y medio como por sus escándalos en su vida personal- haconfirmado los rumores que desde hace unos días le señalaban como la estrella de Hollywood que había sido diagnosticada con el virus y llevaba tiempo ocultando esa información. Sin embargo, el intérprete ha hecho hincapié en que es “imposible” que haya contagiado a sus parejas sexuales. “Siempre recurro a los condones y a la honestidad en lo que respecta a mi condición”, matizó.

A raíz de su diagnóstico, el actor -que es padre de Cassandra (30) junto a su exnovia Paula Profit, de Sam (11) y Lola (10) junto a su exmujer Denise Richards y de los gemelos Max y Bob (6) junto a su otra exmujer, Brooke Mueller- fue víctima de “extorsión”.

“He pagado a gente, no a demasiadas personas, pero sí a la suficiente como para preocuparme por el futuro… No quiero equivocarme al decir un número, pero a la suficiente como para llegar a los millones. Y de lo que la gente no se da cuenta es que ese es dinero que le quitan a mis hijos, no solo a mí. Tengo cinco hijos y una nieta”, afirmó.

Tras realizar su confesión, Charlie ha asegurado sentirse “liberado de una prisión”y ha manifestado su intención de utilizar su fama para ayudar a otras personas afectas por la misma enfermedad: “Ahora tengo la responsabilidad de ser mejor persona y ayudar a otra gente”.

Charlie Sheen revelará que tiene VIH, según medios estadounidenses

El actor lo sabría deEl actor lo sabría desde hace meses y estaría recibiendo tratamientosde hace meses y estaría recibiendo tratamiento

Charlie Sheen, en una imagen de archivo

Charlie Sheen, en una imagen de archivo. REUTERS/Fred Prouser

LOS ÁNGELES (EEUU).- El actor estadounidense Charlie Sheen anunciará este martes, en el programa de televisión Today, de la cadena NBC, que es portador del VIH, informó hoy la web TMZ, especializada en información sobre famosos.

Fuentes consultadas por la publicación aseguran que el intérprete será entrevistado por el presentador de ese espacio, Matt Lauer, y dará a conocer su situación personal. El canal se ha limitado a enviar un comunicado en el que asegura que Sheen “hará un revelador anuncio personal”.

Los acontecimientos se han precipitado en las últimas horas después de que el tabloideThe National Enquirer publicara que Sheen sabe que está infectado por el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), causante del sida, desde hace meses.

La edición digital de la revista People publica hoy al respecto que el publicista de Hollywood Howard Bragman fue consultado por el equipo del actor hace seis meses para estudiar cómo hacer frente al anuncio.

“La entrevista podría suponer mucha empatía hacia él, pero debe estar preocupado por el miedo a demandas por parte de las personas con las que ha mantenido relaciones sexuales. No puede tomarse eso a a ligera”, indicó Bragman.

El publicista ha sido informado de que Sheen “está recibiendo tratamiento” y de que mucha gente próxima a él “es consciente de la situación”. “Se sabe desde hace un tiempo. No está necesariamente cómodo hablando sobre ello. Fue muy duro para él tener el coraje de afrontar la situación”, sostuvo.

El actor, de 50 años, ha tenido muchos problemas con el alcohol y las drogas en los últimos tiempos. Además, ha reconocido abiertamente haber mantenido relaciones sexuales con prostitutas.

Sheen protagonizó una serie de escándalos en 2011 que forzó primero la suspensión del rodaje de Dos hombres y medio y después su despido de la serie, lo que dio pie a un período de comportamientos erráticos y numerosos procesos de rehabilitación.

Su nombre verdadero es Carlos Irwin Estévez y es el hijo menor del actor Martin Sheen, hijo de un emigrante gallego. Entre sus trabajos en cine y televisión destacan las películasPlatoon y El aparecido y las series Dos hombres y medio y Terapia con Charlie.

20 de Noviembre, Día Internacional de la Memoria Transexual

artículo publicado en ATC Libertad

El 17 de Mayo se conmemora el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia (IDAHOT) en una gran cantidad de países alrededor del mundo. IDAHOT fue creado en el 2004 para llamar la atención de los diseñadores de políticas, líderes de opiniones, movimientos sociales, el público en general y los medios de comunicación referido a la violencia que experimentan el colectivo LGBTI internacionalmente.

El proyecto de Observatorio de Personas Trans (TMM), de Transgender Europe (TGEU) – un proyecto iniciado en abril de 2009  a fin de sistemáticamente monitorear, recoger y analizar casos reportados de asesinatos de personas trans a escala mundial –brinda una actualización de los resultados del TMM IDAHOT 2015 con el fin de ayudar a los y las activistas de todo el mundo a aumentar la conciencia pública sobre los crímenes de odio contra las personas trans.

La actualización TMM IDAHOT 2015 revela un total de 1.731 casos de asesinatos contra personas trans desde el 1º de enero de 2008 hasta el 31 de diciembre de 2014.

El Observatorio de Personas Trans Asesinadas lanza una actualización de su mapa interactivo en ocasión del IDAHOT 2015.

En cada caso se muestran los datos disponibles acerca del nombre, edad, localidad, causa de la muerte, circunstancias del asesinato y un seguimiento.

Favor notar que donde tiene varios asesinatos en un sitio (per exemplo dos asesinatos en Roma), solamente un caso aparece en el mapa.

La nueva actualización de los resultados revela que, entre enero de 2008 y diciembre de 2014:

Más de 1.350 casos de asesinatos contra personas trans reportados en Centro y Sur América desde el año 2008.

1.356 casos de asesinatos contra personas trans han sido reportados en Centro y Sur América, lo que representa el 78% de los casos de asesinatos de personas trans reportados a nivel mundial desde enero de 2008. En esta región del mundo, se aprecia el aumento más significativo de casos reportados, y con 23 países Centro y Sur América son las regiones mejor documentadas. Es relevante destacar que Brasil (51%) y México (14%) representan el 65% del total de todos los asesinatos contra personas trans reportados en Centro y Sur América.

155 asesinatos de personas trans han sido reportados en Asia en 16 países;

112 asesinatos de personas trans han sido reportados en América del Norte;

94 asesinatos de personas trans han sido reportados en Europa en 14 países;

9 asesinatos de personas trans han sido reportados en África en 4 países;

5 asesinatos de personas trans han sido reportados en Oceanía en 4 países.

Es importante mencionar que estos casos son aquellos que fueron posibles de ser encontrados por medio de una búsqueda en Internet y por medio de la colaboración con activistas y organizaciones trans. En la mayoría de los países, los asesinatos contra personas trans no son registrados ni producidos sistemáticamente, por lo que es imposible estimar el número de casos de asesinatos no reportados.

Las cifras alarmantes señalan, una vez más, la necesidad urgente de reaccionar contra la violencia dirigida hacia las personas trans y en buscar mecanismos que protejan a las mismas. Alguno_as activistas internacionales inclusive han comenzado a introducir el término “transcidio” para reflejar el incremento de manera continuada de la violencia en contra de personas trans a escala mundial y una coalición de ONGs provenientes de América del Sur y de Europa han comenzado la campaña “Stop Genocidio Trans”.

Mientras que las circunstancias de los asesinatos permanecen a oscuras debido a la falta de investigación e información, muchos de los casos documentados involucran un grado extremo de agresión, incluyendo tortura y mutilaciones. Muchos casos no son investigados de manera adecuada por las autoridades. Los archivos del TMM siguen aumentando y registrando numerosos casos de asesinatos en 63 países diferentes desde el año 2008, la mayoría de los cuales apenas recibió atención pública.

De entre las seis regiones del mundo, las mayores cifras absolutas se encuentran en países que cuentan con fuertes movimientos trans y organizaciones trans o LGBT que realizan una monitorización profesional: Brasil (689), México (194), Colombia (85), Venezuela (85), Honduras (77), Guatemala (39), Argentina (35) y la República Dominicana (34) en América del Sur y Central, los EE.UU. (108) en América del Norte, India (48) y las Filipinas (35) en Asia y Turquía (37) e Italia (28) en Europa.

La estrecha relación entre, por una parte la existencia de movimientos trans fuertes y la monitorización profesional, y por la otra el que se registren las mayores cifras absolutas de reportes de asesinatos apunta a una cuestión preocupante: la cuestión de los casos no registrados. Aparte de la necesidad de mecanismos de protección de las personas trans, esta relación también muestra la necesidad de que existan comunidades y organizaciones trans sólidas, capaces de una monitorización profesional y de denuncia de la violencia contra las personas trans. Además, esta relación nos indica que las cifras únicamente muestran la punta del iceberg en relación al número de homicidios de personas trans a nivel mundial.

Con el fin de poder enfatizar la relación próxima entre el monitoreo profesional y las mayores cifras absolutas de casos reportados, en el Mapeo del TMM IDAHOT 2015 se resaltan aquellos países en los cuales se lleva a cabo un monitoreo profesional.

Una novedad que expresa la actualización del TMM IDAHOT 2015 es la presencia de cifras relativas junto a las cifras absolutas. Mientras que Brasil (689), México (194) y losEE.UU. (108) presentan las mayores cifras absolutas de casos registrados de asesinatos de personas trans, significando el 57% del total de los casos de asesinatos a nivel mundial en los últimos siete años, las cifras relativas revelan cifras aún más  inquietantes para aquellos países con poca población. Honduras, por ejemplo, tiene un índice de 9.32 casos reportados de asesinatos de personas trans por cada millón de habitantes. La República Dominicana tiene un índice de 3.27 y Uruguay tiene un índice de 2.94, mientras que Brasil tiene un índice de 3.44, México tiene un índice de 1.59 y losEE.UU. tiene un índice de 0.34 por cada millón de habitantes.

En lo que respecta a la temática IDAHOT 2015, “Juventud LGBTI”, nuestro análisis muestra resultados preocupantes referidos a un incremento significativo en estos años recientes de asesinatos reportados contra menores de edad  trans.

En los últimos siete años, 131 personas trans menores de 20 años de edad han sido reportadas asesinadas, significando el 12% del total de los casos de asesinatos de personas trans de las cuales cuya edad se conoce, 48 de estas 131 víctimas eran personas menores de 18 años de edad. Una tendencia extremadamente preocupante es el hecho que en los últimos dos años 5 personas trans menores de 14 años de edad han sido reportadas asesinadas”.

Entre estos 10 menores de edad asesinados en el 2014, hubo una niña trans de 8 años de edad que fue golpeada a muerte el 18 de febrero en Río de Janeiro (Brasil), el homicida fue su padre quien quería enseñarle a ella el cómo comportase como un hombre; y también Vanessa, una niña trans de 14 años de edad quien – después de recibir amenazas de muerte – huyó hacia la casa de su abuela en Angélica (Brasil) donde fuehallada estrangulada el 10 de Marzo de 2014.

Entre estos 12 menores de edad asesinados en el 2014 hubo una niña trans de 13 años de edad, quien fue hallada estrangulada en la ciudad de Macaiba, Brasil, en el 9 de Junio de 2013; una niña trans de 14 años de edad, quien fue hallada estranguladaen la ciudad de Ibipora, Brasil, en el 15 de octubre de 2013, y una niña de 14 años de edad llamada Bimba, quien en el 28 de Febrero de la ciudad Brasilera de Maceió fuedisparada a muerte por desconocidos, quienes la atacaron a ella y a otros adolescentes trans en la calle. Bimba murió y otra persona adolescente trans tuvo que ser llevada al hospital.

El grupo más grande de personas trans asesinadas de las cuales cuya edad se conoce son aquellas personas entre las edades de 20 y 29 años, y representan el 44% de los casos totales. Esto significa que más de la mitad de todos los casos reportados cuyas edades se conocen, por ejemplo, el 56%, eran personas menores de 30 años de edad cuando fueron asesinadas.

En total se reportan 131 asesinatos de personas trans menores de 20 años en 22 países en, países de África (Sudáfrica), Asia (Indonesia y Tailandia), América del Sur y Central (Belice, Brasil, Colombia, Cuba, República Dominicana, El Salvador, Guyana, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Puerto Rico y Venezuela), Europa (Turquía) y América del Norte (EE.UU.) en los últimos siete años: 14 en 2008, 19 en el 2009, 14 en el 2014, 22 en el 2011, 20 en el 2012, 25 en el 2013 y 17 en el 2014.

El análisis de los datos del TMM muestra además que 65% de todas las personas trans asesinadas cuyas profesiones se conocen eran trabajadores/as sexuales. De éstas víctimas reportadas cuyas causas de muerte se conocen, el 44% fueron disparadas a muerte, 23% fueron apuñaladas a muerte y el 13% fueron golpeadas a muerte. De aquellas víctimas cuya locación en el momento de la muerte se conoce, el 38% de ellas fueron asesinadas en la calle y 24% fueron asesinadas en sus hogares.

Abajo se puede encontrar la nota de prensa de TGEU “IDAHOT 2015” y tambien una mapa, tablas de los resultados y una lista de nombres y más detalles de las 1.731 muertes registradas por el Observatorio desde enero de 2008:

Para descargar ilustraciones de datos y análisis, diríjase aquí.

∗ TMM IDAHOT 2015 NOTA DE PRENSA (PDF)

∗ TMM IDAHOT 2015 MAPA En2008-Dec2014 cifras absolutas (PDF)

∗ TMM IDAHOT 2015 MAPA En2008-Dec2014 cifras relativas (PDF)

∗ TMM IDAHOT 2015 MAPA 2014 cifras absolutas (PDF)

∗ TMM IDAHOT 2015 TABLAS En2008-Dec2014 (PDF)

Aunque la documentación de asesinatos de personas trans es indispensable para demostrar el alarmante alcance de las violaciones de derechos humanos contra las personas trans a nivel mundial, existe también la necesidad de una investigación en profundidad de varios otros aspectos relacionados con la situación de derechos humanos de las personas trans. Por esa razón Transgender Europe desarrolló el proyecto de Observatorio de Personas Trans (TMM) y el informe de investigación“TRANSRESPETO VERSUS TRANSFOBIA EN EL MUNDO” (TvT). El TvT es un proyecto de investigación en curso, de metodología comparativa cualitativa-cuantitativa que provee una visión general sobre el estado de derechos humanos de las personas trans en diferentes partes del mundo y proporciona informaciones útiles y materiales de campaña para instituciones internacionales, organizaciones de derechos humanos, el movimiento trans y el público en general. En noviembre de 2012 Transgender Europe publicó el informe de investigación “TRANSRESPETO VERSUS TRANSFOBIA EN EL MUNDO – un Estudio Comparativo de la situación de los derechos humanos de las Personas Trans”, el cual se  discuten y contextualizan los datos relevantes hallados por el proyecto TvT.

Para descargar el informe, diríjase aquí:

Compartiendo su historia, el Día Internacional de la Memoria Transexual:

Fue creado en 1998 por Gwendolyn Ann Smith, una mujer transexual, diseñadora gráfica, columnista y activista en memoria del asesinato de Rita Hester en Allston, Massachusetts que fue asesinada el 28 de noviembre de 1998. En respuesta al poco respeto que los medios de comunicación mostraron a la víctima, la pena y la indignación provocaron una vigilia el viernes siguiente (4 de diciembre), en el que participaron unas 250 personas que inspiró el TDoR (el día de la memoria transexual).

A continuación, y respetando el día de la memoria transexual, les comparto una lista de los casos de homicidios y violencia por transfobia que han sucedido en este año y el pasado, les ruego.. estos son los que pude encontrar, si me hace falta alguno por favor avísenme y lo incluyo.

En ningún orden en particular:

Y dos casos que quiero recordar en lista aparte

Recuerden que entre complicaciones médicas, suicidios y homicidios, se estima la tasa de mortalidad transgenerista es de más del 60%. Solo por ponerlo de otro modo: dos tercios de la gente trans muere. Así que los invito a que hoy en especial, si ven a una persona trans .. denle un abrazo. Y nunca permitan ningún tipo de violencia, física, psicológica o verbal.

Compartamos el día de la Memoria Transexual recordando a las víctimas de esta violencia que, en mi experiencia… puede ser de a diario.

“Las personas transgénero sufren discriminación y ataques violentos debido a su identidad y expresión de género, en Europa y en todo el mundo”

“Esta ausencia de protección contra la violencia basada en la identidad de género incumple abiertamente las normas de derechos humanos e implica falta de reconocimiento de que el delito de odio por motivos transfóbicos es una forma de discriminación.”

“Si no está reconocido en el derecho penal que existen los delitos de odio basados en la identidad de género, real o percibida, la motivación del odio no puede investigarse y enjuiciarse debidamente.”

El delito de odio no es la única forma de discriminación que sufren las personas transgénero.

En la mayoría de los países europeos, las personas transgénero no pueden obtener el reconocimiento legal de su género si no cumplen una lista de requisitos que pueden incluir diagnóstico psiquiátrico, esterilización, cirugía genital y divorcio.

Además, las identidades transgénero se siguen clasificando como trastornos mentales en el ámbito internacional y, a menudo, en el nacional.

En países como Irlanda o Lituania, las lagunas en la legislación nacional hacen que el cambio de sexo legal sea imposible para las personas transgénero.

En muchos países, entre los que se encuentran Bélgica, Francia, Finlandia, Noruega y Turquía, las personas transgénero que no desean someterse a operaciones quirúrgicas de esterilización y reasignación de sexo no tienen permitido cambiar de sexo en su certificado de nacimiento.

“Los requisitos obligatorios, como la esterilización, el divorcio y los tratamientos de reasignación de sexo, de los que se está haciendo depender el reconocimiento legal del sexo vulneran el derecho a la igualdad ante la ley de las personas transgénero, así como sus derechos a la vida privada y familiar, a no sufrir trato degradante y a obtener el máximo nivel posible de salud”.

término “transgénero” a aquellas personas cuya expresión y/o identidad de género se aparta de las expectativas convencionales basadas en el sexo que les fue asignado al nacer.  “Transgénero” es un término político genérico empleado para describir una amplia diversidad de identidades, experiencias y personas cuya apariencia está aparentemente en conflicto con las normas binarias del género que aplica la sociedad, e incluye a transexuales, transgénero, travestidos, intergénero (genderqueers), intersexuales, transformistas, drag queens, drag kings y muchos más.

La Clasificación Internacional de Enfermedades (ICD-10), adoptada en 1990 por la Organización Mundial de la Salud, incluye en la categoría de “trastornos de la identidad de género” la transexualidad, el travestismo de doble rol y el trastorno de identidad de género en la infancia. El Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM IV), publicado por la Asociación Psiquiátrica Estadounidense en 1994, incluye los “trastornos de identidad de género” y el “travestismo fetichista”. Amnistía Internacional apoya la retirada de las identidades de género como trastornos mentales de ambas clasificaciones, DSM IV y ICD-10, y la reclasificación sin carácter estigmatizante de los únicos aspectos pertinentes de la atención a la salud de las personas transgénero, para facilitar el acceso a asistencia médica.

Laicismo y feminismo

Artículo publicado en Laicismo

prostitucion

La semana pasada hablábamos de nuevos retos de la laicidad, y entre ellos hablábamos por encima de las relaciones entre laicismo y feminismo. Vamos a intentar desarrollar ahora un poco más esta cuestión.

Decíamos en el texto anterior que el laicismo puede asumir fácilmente las exigencias básicas del feminismo. En tanto que el objetivo feminista es la igualdad de derechos entre mujeres y hombres, oponiéndose a toda forma de discriminación de las mujeres por el mero hecho de serlo, el laicismo es radicalmente feminista. En el mismo sentido en el que es antirracista. La igualdad de derechos es un principio del laicismo, independientemente del color de piel o el sexo de la persona. El laicismo puede y debe asumir este feminismo por cuanto la libertad de conciencia, y la igualdad independientemente de los contenidos de conciencia, son derechos tanto de hombres como de mujeres.

Esta vinculación entre laicismo y feminismo tiene su manifestación paradigmática en la reivindicación común del derecho a la interrupción del embarazo. Desde el punto de vista feminista, la mujer tiene el mismo derecho que el hombre a disponer de su propio cuerpo, y a decidir sobre él. Y, por supuesto, el cuerpo de la mujer no es un objeto sobre el que pueda decidir ningún hombre ni nadie excepto la propia mujer. Por tanto, la decisión sobre si continuar o no un embarazo compete a la propia mujer embarazada. Desde el punto de vista laicista, la interrupción del embarazo es una cuestión moral que depende de cada persona, y será cada cual desde su propia conciencia la que juzgará si es algo moral o inmoral y actuará en consecuencia. Si una mujer considera que el aborto es inmoral, el laicismo protegerá su derecho a no ser obligada a abortar, de la misma manera que si otra mujer no tiene reparos morales en interrumpir su embarazo, el laicismo defenderá su derecho a hacerlo.

Una ley que prohibiera el aborto por motivos religiosos o morales privados sería un atentado a la libertad de conciencia y al laicismo. Lo sería porque, entonces, el Estado estaría asumiendo como propia una religión o moral privada, imponiéndosela a todo el mundo, tanto a quienes la comparten como a quienes no. En ausencia de consenso sobre una cuestión moral, el Estado laico se mantiene en la neutralidad y la separación público-privado para garantizar la libertad de conciencia y la igualdad.

Ya advertíamos en el otro texto que lo anterior no significa que el Estado tome postura a favor o en contra de la moralidad del aborto. No le compete al Estado juzgar eso sino a la conciencia individual de cada persona. Lo que el Estado laico garantiza es que cada uno pueda adecuar su vida a esa conciencia sin imposiciones de unos sobre otros. Por eso permite elderecho a interrumpir el embarazo, sin prejuzgar la moralidad o no de hacerlo. Iría contra la laicidad una ley que obligara a todas las mujeres a abortar en ciertos casos, igual que otra que lo prohibiera en otros casos. Por ejemplo, una ley que obligara a abortar a todas las mujeres víctimas de violación, o que le impidiera a esas mujeres el poder hacerlo. El Estado laico simplemente deja que sean las propias mujeres las que lo decidan por sí mismas, y en ese sentido viene a coincidir plenamente con el feminismo.

Sin embargo, el feminismo no es monolítico, y dentro de la teoría feminista hay distintos feminismos. Suele distinguirse entre un feminismo de la igualdad y otro de la diferencia. El de la igualdad pone el acento en lograr la equiparación de derechos entre mujeres y hombres, incidiendo en la irrelevancia del sexo a la hora de hablar de derechos de los individuos. Tan irrelevante resulta en este sentido el sexo, como el color de la piel o la orientación sexual. El llamado feminismo de la diferencia lo que hace es poner énfasis más en lo que distingue a mujeres y hombres que en lo que los iguala, pasando de la reivindicación de igualdad de derechos o no discriminación, a exigir ciertos derechos específicos de las mujeres como tales. En lo que considera una profundización de esos derechos propios, este feminismo tiende a parecerse a las reivindicaciones multiculturalistas o comunitaristas, haciendo de las mujeres una especie de comunidad con ciertos derechos propios solo por ser mujeres.

Este feminismo de la diferencia parte de una idea de la dignidad de la mujer y de la opresión patriarcal que acaba considerando como violencia de género algunas prácticas tales como la prostitución, la pornografía e incluso el hecho en sí de que una mujer pose como modelo en publicidad o pasarelas de moda. La idea subyacente es que la dignidad de la mujer como fin en sí misma es incompatible con la utilización de la mujer o su cuerpo como mero medio para otros fines (normalmente, fines de excitación sexual de los hombres). Esa utilización de la mujer como medio se interpreta como una cosificación o mercantilización de la mujer que queda reducida a mero objeto o cosa intercambiable, vendible y negociable, lo que sería indigno para la propia mujer. Todas esas prácticas mencionadas serían inmorales por cuanto atacan la dignidad de la mujer y la reducen a cosa o medio. En consecuencia, reivindican la prohibición de todas esas prácticas, especialmente de la prostitución.

No obstante, hay mujeres que responden apelando a su libertad para prostituirse, ser actrices porno o modelos. Consideran que, en tanto que acciones libres, no pueden ser indignas, por cuanto la dignidad depende de la autonomía: una acción es digna si se decide desde la libertad. O dicho de otra forma: no hay acciones dignas o indignas en sí mismas, sino que depende de si se hacen de forma libre o no. A la mujer que se la fuerza mediante amenaza, chantaje o violencia a prostituirse sí se la estaría tratando de forma indigna, pero no por el hecho en sí del contenido sexual de aquello a lo que se le obliga, sino por el hecho en sí de obligarla contra su voluntad. Pero, si es la propia mujer la que, libre y voluntariamente, decide prostituirse o hacer una película pornográfica, su acción sería totalmente digna, porque es el resultado de su libertad. En este caso, prohibírselo sería lo indigno.

El feminismo de la diferencia responde que esa libertad es una ilusión, que ninguna mujer en su sano juicio (esto es, consciente de su dignidad y no sometida a la ideología patriarcal) elegiría nunca prostituirse ni nada de eso. Que la que lo hace, o bien es forzada directamente, o indirectamente (como forma desesperada de tener ingresos) o por influencia del patriarcado imperante. Las otras mujeres pueden replicar, por su parte, que esa forma de ver las cosas es mesiánica e insultante hacia las mujeres que toman decisiones contrarias a ese feminismo “mesiánico”. Le acusarían de querer salvar a las mujeres de sí mismas y de no tratarlas como “mayores de edad” (en sentido moral) sino como “menores” que no pueden pensar por sí mismas y a las que hay que cuidar y proteger de un modo paternalista contra su voluntad y “por su bien”. Por el contrario, exigen que se respete la presunción de “mayoría de edad” moral de las mujeres que declaran explícitamente prostituirse o hacer pornografía libremente y, simplemente, porque les gusta o les da la gana hacerlo.

¿Qué tipo de feminismo es el más compatible con la laicidad? ¿El abolicionista, que pretende la prohibición de la prostitución o incluso de la pornografía, o el que plantea la legalización de esas prácticas como derechos de las mujeres y su libertad para dedicarse a ellas si lo desean? A mi modo de ver, y por analogía con lo que considero la posición laicista correcta en otros temas como el aborto o la eutanasia, es la de la legalización. Eso no quiere decir que el laicismo deba valorar positivamente la prostitución o la pornografía. Simplemente, que el laicismo se abstiene de juzgarlas moralmente, y solamente las plantea como derechos para quien no tenga reparos morales en utilizarlos. Exactamente igual que con el aborto o la eutanasia. La única exigencia es la de la libertad: que realmente la persona quiera prostituirse o hacer porno. Igual que en el caso del aborto o la eutanasia: lo importante para el laicismo es que la personarealmente quiera interrumpir su embarazo o acabar con su vida de un modo digno.

La objeción de que ninguna mujer emancipada del yugo patriarcal querría prostituirse, y que si alguna dice elegirlo libremente es que en realidad está alienada, no es de recibo. No lo es porque es igual a la objeción antiabortista o contraria a la eutanasia que apela al “sano juicio”. Quienes se oponen al aborto o la eutanasia argumentan que nadie en sus cabales querría abortar o quitarse la vida, y que quienes lo hacen, en realidad, es por la presión psicológica o de otro tipo a la que se ven sometidos. La prueba de que no es así es toda la gente que, sin ninguna duda de saber lo que hacen, aún así quieren abortar o terminar con su vida de una forma digna. Por la misma razón, si una mujer explícitamente dice prostituirse porque le da la gana, no hay razón que no sea paternalista o mesianista para negar la verdad de su afirmación o prohibirle que lo haga.

Desde ciertas coordenadas morales, a alguien puede parecerle incomprensible que otra persona decida prostituirse, pero exactamente de la misma forma que a otro puede parecerle increíble que alguien sano mentalmente pueda querer acabar con su vida o no dar a luz. Sin embargo, la laicidad consiste en eso: en establecer el marco de convivencia adecuado para que personas con morales tan opuestas como esas puedan vivir en concordia y sin imponerle ninguna su moral a la otra. Para comprender esto es necesaria la práctica de la virtud cívica de latolerancia. Tolerancia entendida como la disposición a admitir el derecho del otro a realizar su propia vida, de acuerdo a su propia conciencia, y aunque esa moral particular del otro nos parezca repugnante o pecaminosa. Por eso se trata de tolerancia, cuya raíz latina nos lleva al significado etimológico de “soportar, aguantar”. Quien tolera está haciendo un esfuerzo por aceptar algo que, de alguna manera, rechaza en su fuero interno. Pero reconoce el derecho del otro a vivir así: respeta su libertad de conciencia. Estar a favor del derecho a abortar no es lo mismo que aceptar que el aborto está bien moralmente, igual que estar a favor del derecho al matrimonio homosexual no implica casarse con alguien del mismo sexo. Tan solo consiste en admitir el derecho de que quien quiera pueda hacerlo, aunque uno mismo jamás lo hiciera. De la misma forma, alguien puede ser feminista y considerar indigna la prostitución o la pornografía. Y puede intentar convencer a los demás de esa indignidad y desear que, algún día, nadie se prostituya ni consuma pornografía. Pero debe admitir que esa es su moral particular, y que cae del lado del ámbito privado, y que no puede imponer esa moral privada en el ámbito público en forma de ley prohibicionista de la prostitución o la pornografía. Exactamente igual que el religioso puede intentar convencer a todo el mundo de la inmoralidad del aborto, pero no puede pretender que la ley prohíba a todo el mundo lo que para algunos es inmoral.

En conclusión, el laicismo es totalmente compatible con el feminismo de la igualdad en tanto que ambos comparten el esquema básico de luchar por la igualdad de derechos con independencia o irrelevancia de otras circunstancias (las creencias particulares, el sexo, la orientación sexual, el color de piel, el origen étnico o nacional, etc.). En cuanto al feminismo de la diferencia, habrá puntos de acuerdo y otros en los que no. Posiblemente, la razón esté en que tanto el laicismo como el feminismo de la igualdad tienen una base común en el pensamiento ilustrado, moderno y universalista, mientras que el feminismo de la diferencia entronca más con el comunitarismo, el posmodernismo y el multiculturalismo. Todas estas corrientes aciertan en una de sus críticas al pensamiento ilustrado: el sesgo etnocéntrico, androcéntrico y liberal que históricamente lo ha caracterizado. Pero fallan totalmente en la alternativa: su rechazo al proyecto moderno ilustrado en su conjunto. El proyecto ilustrado, lejos de agotado, lo que está es por hacer, y en ese por hacer está la superación de esos sesgos hacia un universalismo sin ellos. Lo que esas corrientes niegan es la mera posibilidad de que pueda lograrse el universalismo, por eso buscan refugio en el comunitarismo. A nuestro modo de ver, sí que es posible, y por eso tiene sentido incidir en la construcción de un laicismo ilustrado, universalista y feminista, a mi modo ver: republicano; capaz de lograr plenamente los objetivos de libertad de conciencia en igualdad. En eso estamos.

Andrés Carmona Campo. Licenciado en Filosofía y Antropología Social y Cultural. Profesor de Filosofía en un Instituto de Enseñanza Secundaria.

“Soy un chico, aunque en mi DNI ponga lo contrario, y me siento uno más en el vestuario”

El zaragozano Óscar es uno de los primeros deportistas transexuales en España autorizado a cambiar de categoría (de femenina a masculina).

Óscar, en un partido de fútbol americano con los Zaragoza Hurricanes.

Óscar, en un partido de fútbol americano con los Zaragoza Hurricanes.

“Buenos días, después de efectuar las pertinentes consultas al Consejo Superior de Deportes y a la Junta Directiva, se ha decidido que puede jugar en un equipo masculino. En la ficha federativa y en el seguro debe figurar con el nombre que aparece en su DNI. Un saludo, el secretario general de la Federación Española de Fútbol Americano (FEFA)”.

Cuando Óscar, zaragozano de 21 años, recibió este mensaje hace unos días su corazón dio un vuelco. Es la noticia que estaba esperando desde hace tiempo. Es la autorización para jugar en el equipo masculino de los Zaragoza Hurricanes. Es un paso más en la lucha por los derechos del colectivo transexual y en su visibilidad.

Óscar jugaba la temporada pasada en el equipo femenino de fútbol americano de los Zaragoza Hurricanes. Él es un chico que nació con cuerpo de chica y que hace un año decidió hacer ‘la transición social’ (cuando una persona transexual adopta el nombre y la identidad pública con la que se siente identificada). Ahora está recibiendo tratamiento hormonal. En su DNI siguen figurando el nombre y sexo femenino, porque la legislación le obliga a esperar dos años antes de poder cambiarlos.

“Cuando recibí el mensaje sentí una alegría enorme. Me gusta mucho el fútbol americano y no poder jugar hubiera sido un palo muy duro. Hubiera recurrido a los tribunales para conseguirlo. No quería renunciar a mi identidad ni al deporte. Estoy muy agradecido a mi club, que me ha apoyado en todo momento. Me siento uno más en el vestuario. Soy un chico, aunque en mi DNI ponga lo contrario”, asegura Óscar.

Óscar lleva tres años jugando a fútbol americano, primero en el Mustang y la temporada pasada en el equipo femenino de los Hurricanes. Mientras entrenaba y jugaba partidos, Óscar vivió un año de profundos cambios emocionales y sociales. “Les dije a mis compañeras que era un chico y que me llamaran por este nombre. Y esperé al final de la temporada, en mayo, para iniciar el tratamiento hormonal con testosterona. Antes hubiera podido dar positivo en un control de dopaje. Hablé con el club para jugar la siguiente temporada en categoría masculina. En julio lo solicité a la Federación Española y hace unos días me contestaron que sí”, relata este jugador.

Apoyo de su club

“Al principio fue una sorpresa enorme. No conocía un caso así, no tenía personas transexuales en mi entorno, no sabía por lo que pasaban.Desde que nos lo dijo, lo tratamos con respeto y naturalidad, como él quería, como uno más. Somos un equipo, acogemos a todos con los brazos abiertos y seguimos para adelante”, afirma Adrián Genzor, que la temporada pasada era su entrenador en el femenino y ahora es compañero en el vestuario del equipo masculino.

“Ya estamos entrenando juntos y los partidos comienzan en diciembre. Falta la confirmación de la federación asturiana, porque jugamos en un grupo con equipos cántabros y asturianos, pero creemos que no habrá problemas tras el visto bueno de la española”, apunta Adrián, capitán del equipo y vicepresidente del club.

El caso de Óscar es uno de los primeros en España de deportistas transexuales autorizados a cambiar de categoría. “Es un pionero. No conocemos más casos de transexuales adultos que compitan con el sexo que sienten, no con el biológico. No hay una normativa al respecto, depende de cada federación y cada deporte. En el País Vasco quieren aprobar un decreto que permite a las personas transexuales competir dos años con un carné provisional, mientras se resuelve su cambio del DNI. Ahora la ley les obliga a esperar dos años desde el inicio del tratamiento hormonal para poder cambiar su nombre y sexo en el Registro Civil. Debería aprobarse una nueva ley que reconozca sus derechos”, explica Carme Martínez, presidenta de laAgrupación Deportiva Ibérica (una asociación que defiende los derechos del colectivo de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales en el ámbito del deporte).

Un paso difícil

Después de años de dudas, depresiones y momentos muy duros, Óscar se reconoció a sí mismo hace un año que era transexual, un chico con cuerpo de chica. “En la academia en la que estudio Psicología vinieron el 19 de noviembre de 2014 a darnos una charla sobre transexualidad. Yo ya lo sabía, pero aquel día me armé de valor y decidí contárselo a mis padres. Llegué a casa y les puse el documental ‘El sexo sentido’. Cuando se lo conté, respiré. Para mi familia ha sido difícil asimilarlo, pero me respetan y me apoyan”, recuerda Óscar.

Óscar estudia Psicología en la UNED y ahora relata su transición con tranquilidad, pero reconoce que antes ha sufrido mucho. Solo teme el momento en el que digan su nombre femenino en público (antes de un examen o antes de un partido cuando el árbitro revise las fichas). Sigue con el tratamiento hormonal y ya ha pedido cita en el Clínico para realizarse la mastectomía.

Hoy es jueves, toca entrenamiento por la tarde. “Quiero seguir con los estudios, con el deporte, con una vida normal. Quiero ser un jugador más, un hombre más”, asegura.

“He descubierto que soy un hombre y eso me hace feliz”

Este es Dan. Su historia es un viaje desde el caos que te abrirá los ojos.

dan

Conocemos a Dan, un joven de 22 años que acaba de empezar un tratamiento hormonal para masculinizar su cuerpo.

La historia de Dan es como una explosión cósmica, como un Big Bang. Nació en Terrassa, Barcelona, hace 22 años. Sus padres le pusieron de nombre Marina. De muy pequeño, Dan notaba que en su cuerpo había caos, partículas desordenadas. Hace tan sólo dos meses surgió la explicación a todos los fenómenos extraños que tienen lugar en su interior: Marina es Dan. Ella siempre fue un hombre.

Todo encaja de pronto, pero no es tan fácil deshacerse de toda una vida de tristeza inexplicabe y complejos: “He tenido depresión toda mi vida, pero no sabía por qué. Me llevaba mejor con los chicos que con las chicas, pero no encajaba ni en un lado ni en el otro. Siempre fui el raro de la clase. Una vez una niña me preguntó: ‘¿quieres ser un niño?’ Yo respondí que para qué iba a querer eso”.

La lucha de Dan por comprenderse es tan temprana que el día que le vino la primera regla se sintió pletórico: “Pensaba que lo raro que había en mí podía deberse algún problema biológico, que eso explicaba mis gustos y comportamiento. Ese día estaba jugando a baloncesto con mi padre. Fui al lavabo, me dolía mucho. Cuando vi la sangre me puse feliz: si tengo la regla significa que tengo ovarios, y eso significa que soy una mujer. No soy un bicho raro”. La menstruación, sin embargo, fue un alivio momentáneo.

Más tarde descubrió que, además de los chicos, también le gustaban las chicas, pero para ello Dan necesitó conocer a alguien en su misma situación. Saber que esa posibilidad, simplemente, existía: “Había una niña en mi clase, éramos muy amigas y siempre íbamos juntas. Una mañana, mientras me vestía, estaba pensando en ella. De pronto me pregunté por qué lo hacía. ‘Yo no soy lesbiana’, me dije. Pensaba que era algo raro, malo. Así que lo olvidé”.

Hasta que una chica mayor que él le contó que le gustaba otra chica, y que le ocurría por primera vez. Dan tardó tres horas en confesarle que a él le pasaba lo mismo. Días más tarde inició una relación, pero él y su pareja pasaron desapercibidas: “En el patio las chicas tenían mucho contacto físico, era algo normal. La gente pensaba que éramos amigas. Para los chicos es mucho más difícil, no se pueden tocar, y si lo hacen es para bromear llamándose maricones los unos a los otros”. Al final todo el instituto supo que estaban “liadas de verdad”, pero eso no le causó bienestar: “Nunca he escondido mi orientación sexual y en casa no me hizo falta explicarlo. Ese no era el problema”.

Avatar

Dan no recuerda cuándo empezó a competir en natación, pero sí cuándo lo dejó porque un montón de preocupaciones empezaron a asaltarle: “Necesitaba tiempo para mí. La gente de mi edad pensaba siempre en las mismas cosas, a mí me interesaba leer, buscar música diferente, creo que era más maduro para mi edad”. Probablemente, se estuviera buscando a sí mismo. Años después, cuando dudaba entre la carrera de Física y la de Filosofía, su madre falleció y la vida de Dan se detuvo oficialmente durante año y medio. Sin embargo, fue a partir de ese momento cuando empezó a explorar su identidad.

o primero fue abrazar la estética gótica: “Siempre me he preguntado por qué unas cosas me apasionan y otras no. Lo gótico, pienso ahora, me atraía por el tema andrógino. De muy pequeño veía la MTV y me encantaban Placebo y Marilyn Manson, y no era atracción sexual. Me gustaba la imagen de los hombres maquillados”.

Dan ya era abiertamente bisexual, así que empezó a maquillarse y a salir por sitios de ambiente dark: “Allí no me sentía tan raro como en mi colegio de pijos”. Fue entonces cuando tuvo uno de los primeros conflictos reales con su cuerpo: “La ropa de chico gótico me gustaba, pero no tenían mi talla. Acabé llevando corpiños, faldas, escotes, que paradójicamente marcaban mis formas femeninas.”.

Como muchos adolescentes, se sumergió en internet, “el mejor refugio para los tímidos”: “Me pasaba horas. Estás detrás de una pantalla pero te expresas al máximo”. Navegando descubrió dos de sus grandes pasiones, los videojuegos y las series manga; también empezó a escuchar grupos oscuros como Malice Mizer. Y llegó, claro, el momento de hacerse un avatar: “Ponía fotos de personajes masculinos de manga, ellos molaban más que yo”.

6_20141112hhOHex

Tampoco es coincidencia, dice, que estos héroes que tanto le apasionan sean poco viriles, “muy pocos tienen barba”. Dan se identifica con muchos de ellos, pero sobre todo con el protagonista de Evangelion: “Me suelen gustar los que tienen pinta de malotes y en realidad son buenos, pero soy el que es bueno pero está mentalmente tocado. Como Shinji Ikari. La gente dice que es un rallado de la cabeza, que no hace nada. A mí me encanta, soy yo”.

Los estudios que finalmente eligió Dan también se ajustan al puzzle. Durante dos años, se formó en peluquería y ahora estudia estética. De algún modo, quiso ayudar a los demás a transformarse: “Si no puedes cambiar radicalmente tu físico, hay herramientas para diseñar tu expresión”.

¿Trans…qué?

“Hace dos años no sabía lo que era un transexual”. Dan encontró información en internet y empezó a ver vídeos de testimonios que publica la organización barcelonesa CulturaTrans. También se interesó por la teoría queer: “Yo sólo era una chica masculina, no era nada o lo era todo. Compré un libro de Beatriz Preciado y pensé: ‘mola, pero no me entero de nada’. Tenía un lío muy grande”.

Había una parte de su físico que Dan no soportaba: sus pechos. “Me compré un binder para comprimirlo y me dije que con eso bastaba. Creí que mi problema de identidad se solucionaría con una faja”. Un día, Dan visitó al equipo de Transit (la agencia para la promoción de la salud de las personas trans), y la psicóloga le hizo una pregunta que le impactó: “Si pudieras tener una varita mágica, ¿cómo te gustaría ser?” Describí atributos masculinos: más alto, sin pecho, la cara masculina, más músculo… los genitales me daban igual, no me gustaba ni una cosa ni la otra, pero por primera vez pensé que mi baja autoestima podía deberse a un problema de identidad de género”.

El empujón definitivo se lo dio, de nuevo, una persona cercana. En este caso, un ex novio, que también es un hombre trans: “Un día me dijo que quería hormonarse. Yo no podía creerlo. Pero me contestó que yo acabaría igual, y me conoce bastante. Creo que sembró una semilla en mi cabeza”.  Resultó que Dan es un “transexual de manual”, y tras un período de rechazo, tuvo una revelación: “Hace dos meses salí del armario: soy un chico”.

Empezó entonces una carrera desesperada, la impaciencia por transformarse y ser feliz: “Sé que mi entorno me acepta como chico pero me siguen viendo como una chica”. Dan lleva poco más de mes y medio hormonándose a través de la sanidad pública. Para operarse los pechos, acudirá a una clínica privada. “Al principio tenía miedo, quería ponerle solución pero no quería tener barba, ni alopecia, ni que me aumentara la libido. Una trasformación a la carta”. Sus ideas también están cambiando: “Me hace ilusión cada pelito que me sale, ¡y me da igual quedarme calvo!”. Dan tiene prisa y no le importan los efectos secundarios.

Universo queer

Cuando hablamos de los genitales, aparece la cuestión de la teoría de género: “Estoy notando el crecimiento del clítoris, es uno de los efectos del tratamiento con testosterona. Claro que tengo curiosidad por saber cómo es tener pene, pero no me interesan tanto las sensaciones físicas como sentirme un hombre, porque el sexo tiene mucha psicología”.

Cuando a alguien se le escapa y se dirige a Dan en femenino, él se tranquiliza: “Pienso que pronto tendré barba. Pero me entristecen todas las trans mujeres que no pueden cambiarse una cara muy masculina o reducir su estatura. No se debería necesitar un cambio físico para ser reconocido como lo que eres, peroque cada día te confundan con una mujer es una mierda”.

Dan espera desarrollar una masculinidad que antes consideraba innecesaria, pues creía que el género era algo superficial e injusto: “No me cabía en la cabeza que cambiar mi cuerpo me podía aportar esta felicidad. Sin embargo,haberme entendido ya es mucho. Aunque no existiesen tratamientos ni operaciones sería feliz por el hecho haber puesto nombre a un problema que no sabía que tenía”.

La transexualidad, así lo ha entendido Dan, no es una cuestión estética, sino de identidad, y no reconocerla le ha afectado en todas las facetas de su vida. Aun así, él cree en la teoría queer y visualiza un futuro lleno de gente sin un género definido: “Cada vez hay más gays, lesbianas y trans porque hay más información. No es que estemos de moda, es que cuantos más somos menos nos cuesta salir del armario. No somos tan minoritarios, es algo viral”.

En opinión de este joven millenial, la necesidad social de clasificar a las personas según su género irá desapareciendo. Eso nos conducirá a un mundo más real: “Que sólo existan dos opciones es artificial. Lo andrógino es la diversidad, lo real es lo infinito”.

Mendoza ataca a los homosexuales y sus derechos en la apertura de curso de la UCAM

El presidente de la UCAM, José Luis Mendoza, arremetió ayer contra los homosexuales y sus derechos en el acto de apertura de curso de la institución privada católica de la que es dueño. Ante ‘ilustres’ invitados al acto de la Universidad Católica de Murcia, como el polémico arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, el obispo de Cartagena, José Manuel Lorca Planes, y la secretaria de Estado de Justicia,Carmen Sánchez-Cortés, en su discurso Mendoza aseguró que “el mal llamado matrimonio homosexual es una abominación a los ojos de Dios”. Además, aprovechó su intervención para criticar duramente el aborto y la eutanasia.

Acto de apertura del curso. (Foto UCAM)

Acto de apertura del curso. (Foto: UCAM)

José Luis Mendoza aseguró que la institución a la que representa, que este año ha superado los 17.000 alumnos, va a continuar “esforzándose con el mismo empuje y fe” para ofrecer docencia de excelencia, impulsar la investigación y generar talento, fomentar la creación de empleo de calidad, y “en definitiva, crear riqueza para nuestra sociedad, al reinvertir todos nuestros recursos en ella”.

En relación a la investigación, aseveró que una universidad que no investiga se convierte en una academia de enseñanza, e indicó que la UCAM ha invertido en ella en el 2014 más de 11 millones de euros, y en este año unos 15. Además, Mendoza anunció la creación de un pabellón de más de 15 mil metros cuadrados “donde estará el nuevo UCAM Sports Center, una clínica oncológica, nuevas aulas y el hospital virtual de 2.000 metros cuadrados”. Además, denunció “las dificultades constantes que sufre la institución para desarrollar su labor por parte de quienes tienen interés en que no salgan adelante nuestras iniciativas”.

Lección inaugural de la secretaria de Estado de Justicia

En el acto académico, además de Mendoza, intervinieron Pedro Antonio Sánchez, presidente de la Comunidad; el cardenal Cañizares, monseñor Lorca Planes, y Josefina García Lozano, rectora de la UCAM. También asistieron Antonio Sánchez-Solís, delegado del Gobierno; María Isabel Sánchez-Mora, consejera de Educación y Universidades; Rosa Peñalver,presidenta de la Asamblea Regional, o Silverio Nieto, director del servicio jurídico de la Conferencia Episcopal Española, y encargado de presentar a la secretaria de Estado de Justicia.

Sánchez-Cortés impartió la lección inaugural titulada ‘Reformas para un cambio necesario’, donde desgranó las principales líneas del Programa Nacional de Reformas llevado a cabo por el Gobierno de España en los últimos años. “En el epicentro de la crisis más brutal sufrida jamás en generaciones y haciendo estragos en todos los órdenes de nuestra vida, tomamos las riendas de un país literalmente catatónico”, afirmó, y señaló que gracias a las reformas de la Justicia que han llevado a cabo “hemos hecho de la seguridad jurídica un valor añadido de la Marca España, cuyo prestigio crece cada día, y si ha sido así es porque hemos sabido dar con las tres piezas clave que había que reformar: la gestión, las leyes y una lucha implacable contra la corrupción”.

Por su parte, el presidente de la Comunidad, Pedro Antonio Sánchez, destacó la importancia del sistema universitario regional en la construcción de la sociedad. “Las universidades han de reafirmarse a la vanguardia de la sociedad; su labor es crucial para crear una sociedad crítica desde valores como la responsabilidad y la verdad, tal y como hace esta joven universidad”, afirmó.

Un juez de Utah le retira la custodia de una niña a una pareja de lesbianas

El togado asegura que la pequeña adoptada de un año de edad estará mejor con una familia heterosexual

A Beckie Peirce y April Hoagland un juez les ha roto el corazón. No saben muy bien si la decisión que ha tomado tiene que ver con sus creencias religiosas o con un rechazo a la comunidad homosexual, pero el caso es que ha decidido que la niña que habían adoptado de un orfanato el pasado mes de agosto abandone su hogar. El magistrado cree que estará mejor con una pareja heterosexual.

“No es justo y no está bien y me duele muchísimo”, dijo Hoagland a una estación de televisión local. El año pasado se casó con Pierce, aprovechando la histórica luz verde por parte del Tribunal Supremo de Estados Unidos sobre los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Estas dos residentes del condado de Carbon, en el estado de Utah, ya tenían dos hijos biológicos y con el certificado de matrimonio en la mano, tomaron la decisión de ampliar la familia. Presentaron los papeles y lo lograron, dando la bienvenida a una niña de un año de edad a su casa, un sueño hecho realidad.

Pero el viernes, el juez Scott Johansen decidió entrometerse en sus planes y sacar a la niña de su casa, una decisión a la que llegó después de hacer sus propias indagaciones sobre el comportamiento de los niños ante situaciones similares. Hoagland explicó que Johansen descubrió que los niños no tienen tan buen desempeño en hogares de parejas homosexuales como en casas donde hay un padre y una madre.

“Creo que es una decisión basada en principios religiosos”, indicó Pierce, un hecho que pretenden apelar y pelear hasta el final, y que ha encendido las alarmas entre en el defensores de los derechos del colectivo LGBT. Pierce alega que la división de servicios sociales de Utah quiere que la pareja se quede con la niña, “la madre también quiere que nos quedemos la niña, así que el único obstáculo en el camino es el juez”.

Un magistrado que no es la primera vez que es noticia en los medios locales por sus decisiones polémicas. En 2012, Johansen le sugirió a la madre de una adolescente que enfrentaba cargos por haberle cortado casi todo el pelo a un niño pequeño, que trajese una tijeras y se cortara ella misma la coleta en plena corte de justicia, una forma de reducirle la sentencia. Ojo por ojo.

Esto, sin embargo, reabre el debate sobre la conveniencia o no de que las parejas de homosexuales adopten niños, en pleno movimiento a favor de las uniones entre personas del mismo sexo en EEUU. Para muchos sigue siendo una píldora muy difícil de digerir.

“Pikara’ prima la mirada por la igualdad pero con humor y transgresión”

“Madre” orgullosa de ‘Pikara Magazine’, a June le gusta presumir de un pequeño gran triunfo: “Fuimos con ‘Argia’ las primeras en hablar del acoso machista en San Fermín”

BILBAO – A June Fernández le gusta contar historias de personas libres y rebeldes. “También me gusta romper tabúes y provocar cortocircuitos contra los sectarismos” (el mío incluido), dice sonriente, orgullosa de su pícara criatura que celebra este año sus cinco años de vida.

¿Cómo y para qué surgió ‘Pikara’?

-Se creó en 2010 por un grupo de profesionales que habíamos montado la Red Vasca de Periodistas con Visión de Género. El objetivo inicial de Kazetarion Berdinsarea era compartir propuestas y estrategias para incorporar la perspectiva feminista a nuestro trabajo en los medios generalistas y también en medios alternativos, pero hubo un momento en el que comenzamos a echar en falta un espacio propio en el que dar rienda suelta al periodismo en el que creíamos e íbamos desarrollando sin las resistencias y las limitaciones que te encuentras en los medios convencionales.

¿Esa inquietud les impulsó a emprender el proyecto en la web?

-Sí. Al principio nos planteábamos ofrecer periodismo de calidad con perspectiva de género. Esto lo hacíamos siendo críticas con los medios de comunicación generalistas.

¿Por qué?

-Porque en ellos las mujeres apenas protagonizamos el 30% de las noticias y cuando salimos lo hacemos enmarcadas en estereotipos como el de víctima, madres abnegadas u objeto sexual de deseo que lo único que hace es adornar la portada del periódico. Esto nos animó a la aventura de crear un proyecto de comunicación.

¿En qué claves ha funcionado ‘Pikara’ durante estos cinco años?

-El humor y la transgresión han jugado, juegan, un papel importante. Queríamos un periodismo de calidad desde unos criterios no sexistas, pero que fuera atractivo no solo para las ya feministas, sino para un público más amplio. Que el proyecto conectara con necesidades personales de la gente. La fórmula ha sido un éxito. Empezamos con unas 10.000 visitas al mes y ahora superamos las 150.000.

¿Cómo se financian?

-Hemos contado con el apoyo de Emakunde, pero de forma irregular por los recortes. Probamos muchas formas de autogestión. Por una parte animamos a las propias lectoras y lectores a que se hagan amigos y amigas de Pikara. Les llamamos como suscriptoras pagando una cuota anual a partir de los 30 euros al año y reciben la revista en papel que sacamos una vez al año.

¿No temían que el papel lastrara su economía?

-Sí, porque teníamos claro que el proyecto debía ser on line porque era más barato, no teníamos ni infraestructura ni presupuesto para hacer una publicación en papel. Ya llevamos tres números anuales y paradójicamente no solo no ha lastrado nuestra económica, sino todo lo contrario. Lanzamos un crowdfunding para financiarlo, con el cual siempre recaudamos más dinero del mínimo y al mismo tiempo la revista en papel nos ha permitido hacer una ronda de presentaciones por distintas ciudades y afianzar afinidades. Vendemos la revista y muchos materiales tipo merchandising que están teniendo mucho éxito. Al final hemos montado nuestra tienda on line.

¿’Pikara’ es un medio especializado?

-No. El feminismo para nosotras no es un tema, sino que es una mirada. Lo mismo que la mirada que prima en los medios tradicionales suele ser masculina y androcéntrica, nuestra mirada es a favor del empoderamiento de las mujeres y a favor de la igualdad, pero no somos un medio especializado. Lo mismo hablamos de sexualidad, que de ecología, que de salud mental, que de cultura, que de cómics. Somos un medio en el que hablamos de todos los aspectos sociales y culturales porque nos interesan todos los temas, no solo el aborto y la violencia de género. Pero lo hacemos con una mirada transformadora a favor de la igualdad.

¿Qué les distingue de otros medios?

-Que creemos que el feminismo no es solo hablar de igualdad entre hombres y mujeres. Es hablar de una sociedad más libre e igualitaria para todo el mundo. Por eso nos interesa hablar de libertad sexual, de diversidad sexual. Uno de los motivos del éxito de Pikara es que no estamos solo en un tono de denuncia (como el estereotipo de la feminista amargada), sino también porque reivindicamos nuestra libertad para el placer, para divertirnos, para ser gamberras.

El término feminista todavía echa para atrás, ¿por qué?

-Porque el feminismo está muy demonizado. Curiosamente, al principio hablábamos de que hacíamos periodismo con visión de género. Nos costaba decir que éramos feministas por esos complejos. Llegó un momento en el que nos sacudimos los complejos y lejos de asustar hemos llegado más lejos; la honestidad es importante para conectar con la gente.

¿Tal vez las feministas no han sabido transmitir el mensaje?

-Las feministas resultamos peligrosas para el sistema y es normal que haya que desacreditarnos todo el rato. Pero sí que creo que muchas veces las feministas no hemos comunicado bien y no hemos conectado con la gente. En Pikara lo que mejor ha funcionado son las experiencias cotidianas, personales. Empezamos siendo cuatro vascas uniéndonos a gente del territorio español. Ahora el 30% de las visitas vienen de América Latina, lo que tiene gran protagonismo en la revista

¿Cuáles son los artículos que más éxito han tenido?

-Las cartas de las lectoras que cuentan las situaciones de agresiones sexuales que han vivido, pero no hablando de violaciones por parte de desconocidos, sino de cosas que a todas nos han pasado: que te toquen el culo en el metro, que tengas un tío que desde pequeña te decía cosas soeces… Incluso todo lo relacionado con la sexualidad. Vemos que las mujeres llevan en silencio muchas situaciones de acoso, bien en el trabajo, bien el transporte público o en la calle.

Priman la voz de sus lectoras

-Sí. Es clave. Si en el periódico tradicional, por ejemplo, hay una sección de cartas al director de media página, en Pikara hay una sección que se llama Participa donde publicamos las cartas de todo el mundo. Al final tiene tanto peso como los contenidos que generamos las colaboradoras.

¿Cómo se organizan en ‘Pikara’?

-Andrea Momoitio y yo somos las coordinadoras y luego desarrollamos la figura que llamamos colectivo editor, en el que están las compañeras que toman las decisiones de forma horizontal, aunque por motivos prácticos no todas las decisiones pasan por la asamblea.

RADIOGRAFÍA del VIH en España

Sexo, drogas y una epidemia sin control

Marco lleva cuatro años conviviendo con el VIH. Su falta de control en el sexo y el uso de drogas están detrás de esta infección

Marco lleva cuatro años conviviendo con el VIH. Su falta de control en el sexo y el uso de drogas están detrás de esta infección. JORDI SOTERAS

Marco no sabría decir cuántas parejas sexuales ha tenido, «¿500?». Su vida sexual empezó en hace 15 años cuando vino desde su Venezuela natal a Barcelona. Allí, aunque tuvo algún escarceo sexual con personas de su mismo sexo, no vivió su sexualidad libremente. Sentía que era un error, que él no podía ser así. Tras años de psicoterapia, pudo por fin abrirse en canal con su familia, tener una pareja estable… Sólo le queda, dice, quererse más, valorarse más. Reconoce que detrás de esa carencia, está la falta de precaución, su voracidad sexual, su infección por VIH y por la hepatitis C. Él es uno más de los muchos homosexuales que ahora, más de 30 años después de que el virus saltara a la fama, se topan con una infección todavía rodeada de estigma, incomprensión y equívocos.

La vida de Marco (nombre ficticio) no ha variado mucho desde que hace cuatro años recibió la noticia de su infección por VIH: Acude a trabajar, vive con su pareja, sale con sus amigos, mantiene sexo con otros hombres, a veces sin preservativo, y toma la medicación. Como él, más de 3.000 personas reciben el mismo diagnóstico cada año en España, una tasa por encima de la media europea. La mayoría, jóvenes (la edad media es de 35 años) y varones que tienen sexo con otros hombres (60,2%).

Desde Stop Sida, una ONG que lleva desde 1986 en activo y que está ubicada en Barcelona, se advierte de que la lectura más fácil es que los gays no se cuidan o que son muy promiscuos, «es curioso porque la promiscuidad solo se ve como positiva en los hombres heterosexuales no en las mujeres o en los gays».

No se habla, en cambio, «de la falta de educación sexual que hay en las escuelas y en las familias. A nuestro centro llegan muchos chicos que no saben cómo hacer una penetración anal, no saben cómo dilatar o cómo usar los lubricantes y, claro, están más predispuestos a la infección por VIH. A los gays no se les enseña, por eso el VIH también es una cuestión de derechos. Stop Sida, a través de sus programas, informa de salud sexual, que va más allá de las infecciones, se trata de cómo vivir la sexualidad, y de cómo se puede ser más feliz. En España, las personas homosexuales siguen con el tema de la culpa, de la vergüenza», explican varios portavoces de esta ONG.

Percepción del riesgo

Para Ferran Pujol, responsable de BCN Checkpoint, un centro comunitario de diagnóstico de VIH en Cataluña, el estigma hacia la homosexualidad y hacia la infección varía en función del contexto de cada persona. «Yo llevo 30 años con VIH y nunca he sentido estigma, pero es que mi entorno ha sido muy favorable. Si no tienes apoyo familiar, económico o laboral, la cosa es distinta. Sin ese soporte, acabas siendo víctima de tus propios miedos y de la culpabilidad».

El estigma hacia el colectivo gay existe porque, según denuncian desde varias ONG, cada vez hay más conductas violentas hacia parejas homosexuales, porque el lenguaje es homófobo, porque no se educa en la pluralidad de la sexualidad.

«Hay una relación muy directa entre la discriminación, el estigma y la vulneración de tus derechos con el VIH. Eso te impide quererte, que te cuides, que puedas prevenir la infección. Si te están vulnerando sistemáticamente tus derechos, serás más vulnerable al VIH porque tendrás menos herramientas», sostienen desde Stop sida.

Lo que desde otros estamentos destacan es que se está bajando la guardia porque se está perdiendo el miedo al VIH, aunque no descartan que exista una causa subyacente a esto. «Hay muy baja percepción del riesgo. Toda la información que ha habido se puede quedar en aguas de borrajas. Ahora la percepción no es la misma que la que tenía la gente de mi edad», explica Juan Ramón Barrios, presidente de CESIDA, la Coordinadora estatal de VIH y sida, una entidad que tiene presencia en 17 comunidades autónomas.

Barrios considera que la gente joven es más vulnerable porque no ha recibido campañas específicas sobre la infección. «Hay que cambiarles el chip porque para ellos ahora todo vale, buscan, como siempre, traspasar barreras. Y cuando les hablamos de referentes históricos en el campo del VIH, como lo fueron Rock Hudson o Freddy Mercury, no les valen porque no saben quiénes son. Como nadie público declara tener la infección, no les llega». Tampoco hay series de televisión o películas recientes que hablen del tema, el virus está ausente. «Si la Administración no toma las riendas, con una educación sexual en los colegios, lo único que podemos hacer desde las ONG es apagar fuegos cuando los jóvenes ya empiecen a tener relaciones».

Consumo de drogas

Lo que tampoco parece estar teniéndose en cuenta es que los nuevos diagnósticos de VIH están vinculándose cada vez más al consumo de drogas en el colectivo HSH (hombres que tienen sexo con otros hombres, que pueden ser homosexuales o bisexuales). Así lo constata un estudio que forma parte de una tesis realizada por Mar Vera, especialista del Centro Sanitario Sandoval de Madrid (especializado en infecciones de transmisión sexual), que lleva a cabo un tercio de todos los diagnósticos de VIH de esta comunidad.

Tras analizar los datos de 1.629 pacientes que habían sido diagnosticados con VIH entre 2007 y 2012 ha comprobado que el 71% de ellos refería haber consumido drogas el año previo al diagnóstico y de ellos el 63% relacionaba claramente las drogas con haber tenido prácticas sexuales no protegidas.

«La motivación que está detrás de ese consumo es para mantener encuentros sexuales, desinhibirse o, en el caso del consumo de popeer (un tipo de droga),para dilatación del ano. También algunos hombres que ejercen la prostitución nos dicen que sus parejas sexuales les pagan más si consumen drogas», explica Vera.

Los datos correspondientes a 2014 están analizándolos ahora, aunque esta médico adelanta a EL MUNDO que la tendencia continúa y que «cada vez se da en gente más joven. Chicos con 17 o 18 años reconocen haber consumido varias drogas. Con algunas de ellas, además, hay mayor riesgo de transmisión de la hepatitis C, pues comparten jeringuillas».

Así cree Marco que fue como se infectó de hepatitis C. «Sólo tomo drogas cuando voy a tener sexo. Pero en ese contexto, me gustan. Hace que dures más, que sea más fuerte. Y sí, a veces no uso el condón».

Además del peligro de adicción, las drogas potencian el riesgo de infección, no sólo porque no se use preservativo. «Con ellas, el acto sexual es más largo, de minutos se pasa a horas, el sexo es más duro, más pasional, y es más fácil que se produzcan pequeñas heridas que pueden facilitar la transmisión del VIH», explica el presidente de CESIDA.

No es fácil saber qué está detrás de esta tendencia, reconoce Jorge del Romero, director del Centro Sandoval. «Ahora hay una enorme facilidad de buscar contactos, a través de las redes sociales y las aplicaciones se oferta sexo anónimo y muchas veces no protegido. Hay gente que le mola el riesgo. Por otro lado, las drogas emergentes, y las clásicas (el alcohol o la cocaína), de las que ahora hay una gran difusión, permiten desinhibirse y mantener relaciones múltiples. ¿Qué es lo que subyace a eso? ¿La falta de autoestima, pensar que no pasa nada, que nadie se muere de esto o que los fármacos funcionan? No lo sé».

Para el codirector de BCN Checkpoint, el problema es que es casi imposible racionalizar la sexualidad. «No somos robots, somos humanos imperfectos. Nos gusta dejarnos llevar. Es muy fácil decir que no lo vas a hacer sin condón pero cuando estás con otra persona estás influido por ella, es posible que al final termines haciendo algo que no tenías pensado».

¿Dónde está la asignatura de educación sexual? ¿Dónde están las campañas específicas para los jóvenes que no tienen referentes de lo que supone la infección por VIH? ¿Qué hace la Administración frente al auge de las drogas emergentes? Esas son las preguntas que se hacen desde estas ONG y centros que viven cada día los nuevos diagnósticos de VIH en España, sin juicios de valor, sin miedos, para enseñar cada año a 3.000 personas cómo deben afrontar su vida ahora, con una infección que se ha cronificado pero que no se ha curado.

Se estima que en España hay en torno a 150.000 personas con VIH. Al inicio de la epidemia, «la mitad de los casos se daba en consumidores de drogas por vía intravenosa y la otra mitad en HSH, ahora la proporción es de uno a nueve», explica del Romero. Él, como el presidente de CESIDA o desde las ONG catalanas se preguntan qué no se ha hecho bien. «Seguimos escuchando las mismas preguntas y prejuicios en gente joven que hace 20 años. Aunque se ha avanzado, se ha hecho sobre todo en ciudades como Madrid o Barcelona, que son pequeños paraísos para vivir la homosexualidad, pero en la población general esto no es así, está aflorando la violencia hacia los gays y transexuales. Desde la escuela hay que enseñar que no es normal que te agredan. Hay que empoderar a los gays, decirles que tienen derechos como los demás y que hay que denunciar si esos derechos son vulnerados», afirman desde Stop Sida.

Marco admite que no se considero mejor por haber tenido sexo con muchas personas, al contrario. «Creo que es falta de autoestima. Si me quisiera más, no haría lo que he hecho».