Colectivos LGTB acusan a la nueva juez española en Estrasburgo de “tener un pasado homófobo”

La juez María Elosegui, miembro del Tribunal Europeo de Derechos Humanos Javier BelverEFE

Los colectivos de defensa de los derechos de los homosexuales y transexuales consideran “lamentables y estigmatizantes” las opiniones de la nueva juez que representará a España en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, María Elósegui, quien vincula la homosexualidad con “mayores riesgos de enfermedades de transmisión sexual”, relaciona la transexualidad con “distintas patologías”, critica la píldora del día después, afirma que “el aborto ilegal no trae más muertes de mujeres” y se muestra contraria al reconocimiento de la unión homosexual como “matrimonio”.

El presidente de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), Jesús Generelo, ve “muy preocupante” que, aunque no era el nombre preferido por el Gobierno, Elósegui formara parte de la terna de jueces que el Ejecutivo de Mariano Rajoy propuso al tribunal europeo: “El Gobierno debe decir si comparte esas declaraciones y esa perspectiva y debe explicar por qué presentó ante Europa a una persona con un pasado homófobo y tránsfobo, por qué España tendrá en Estrasburgo una jueza homófoba. ¿En España no hay más jueces con currículo de defensa de los Derechos Humanos? ¿El Gobierno pensaba que esta jueza valía para un puesto como ese?”.

También Izquierda Unida y Podemos han reaccionado tachando a María Elosegui de “homófoba”. Alberto Garzón, coordinador federal de IU: “No es justo para la ciudadanía española tener una representante que haya hecho este tipo de declaraciones profundamente bochornosas. Se ha elegido a una mujer contraria a los derechos civiles y a la libertad sexual”.

El senador de Podemos Ramón Espinar ha escrito en redes sociales: “Representar a España no es compatible con estas barbaridades. La amplia mayoría de nuestra sociedad celebra los derechos LGTBI que tanto ha costado conquistar y los que aún quedan. Espero que nos encontremos en el siglo XXI”.

 

María Elósegui, catedrática de Filosofía del Derecho en la Universidad de Zaragoza, se convirtió el martes en la primera mujer que España aporta al Tribunal Europeo de Derechos Humanos al ser elegida por unanimidad en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa.

Elósegui, que desde 2013 pertenece a la Comisión contra el racismo y la intolerancia del Consejo de Europa, sostiene en su libro Diez Temas de Género, Hombres y Mujeres ante los Derechos Productivos y Reproductivos, editado en 2002, que “quienes construyan y realicen su comportamiento sexual de acuerdo a su sexo biológico desarrollarán una conducta equilibrada y sana, y quienes se empeñen en ir contra su biología desarrollarán distintas patologías. Eso está claro”.

En un pasado de artículos, entrevistas y libros citados por eldiario.es, Elósegui cuestiona la “ideología liberal de género” y vincula los comportamientos no heterosexuales a “patologías”.

En una entrevista concedida a la revista Almudi.org, Elosegui habla de ciencia y homosexualidad: “Yo no me manifiesto explícitamente y como punto de partida en contra de la ideología gay. Lo que sí que explico es la base científica de la sexualidad, de la que se deriva cuáles son las conductas sanas y deseables y por lo que nos muestra la ciencia el estilo de vida homosexual conlleva mayores riesgos de enfermedades de transmisión sexual. Pero aún con esto, cada individuo debe ser libre para desarrollar su identidad sexual como quiera, aunque no puede eludir sus consecuencias”.

En esa misma entrevista, la juez española del Tribunal Europeo de Derechos Humanos sostiene que en su libro aclara “algo muy simple, como la tesis de que no hay ningún tercer sexo y que todo hombre o mujer es eso, hombre o mujer”.

En su libro, Elósegui afirma que “el término género ha sido manipulado por ciertas ideologías”. “Especialmente en las conferencias de Naciones Unidas se le ha querido dar un significado concreto siguiendo un modelo de las relaciones entre los sexos basado en ideologías del liberalismo anglosajón o en el marxismo, que aunque en sí sean planteamientos antagónicos, acaban uniéndose para defender unos mismos objetivos”.

También en el artículoTC y transexualidad, publicado el 26 de mayo de 2014 en el periódico peruano El Comercio, Elósegui apuesta por las terapias “psicológico-psiquiátricas” para personas transexuales: “En Europa sigue habiendo una gran controversia sobre si la cirugía de reasignación de sexo es lo más recomendable o no (…) En España han sido los propios colectivos de transexuales los que han influido en que la ley española de marzo del 2007 no exija la previa cirugía transexual. No hay consenso en cuál sea la terapia más oportuna. Existen numerosas referencias científicas recientes que abogan por las terapias psicológico-psiquiátricas y testimonios de los propios transexuales al respecto”.

Para la FELGTB, las tesis de Elósegui son “lamentables, estigmatizantes e ignorantes”. “Esta señora está muy confundida. Se manifiesta contraria a los criterios científicos y demuestra muchos prejuicios hablando de enfermedad en la homosexualidad o la transexualidad y confundiendo orientación sexual con identidad de género. Es muy ignorante y muy osada. Es lamentable que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos apueste por alguien que no cree en la igualdad. Es cierto que tiene un currículo de defensa de algunos derechos, pero hay otros en los que directamente no cree”.

También el Observatorio Madrileño contra la LGTBfobia se muestra alarmado: “Que el Gobierno haya propuesto a una jueza con un currículo tan alejado de la legislación española en materia de diversidad deja patente el estado actual de la Justicia en materia de igualdad LGTB y la falta de interés por cambiarlo”.

En otros artículos, Elósegui critica las políticas públicas de “control de la población”. Por ejemplo, en La píldora de cinco años después, publicado en noviembre de 1999 en aceprensa, critica ese método anticonceptivo: “Al hablar de los métodos anticonceptivos, un nuevo término que se intenta acuñar es el de contracepción de emergencia (emergency contraception), es decir, el uso de una píldora después de haber tenido una relación sexual con el fin de evitar un embarazo no deseado. Este contraceptivo impide la implantación del huevo fecundado (en definitiva de un embrión) en el útero. Los partidarios de introducir este término en el texto del documento, como un método contraceptivo más, no quieren reconocer su carácter abortivo. La manipulación lingüística es importante”.

En el artículoLa incultura no es laica, del 19 de noviembre de 2003, la magistrada asegura: “No es cierto que el hecho de que el aborto sea ilegal implique más muertes de mujeres por abortos clandestinos. Por ejemplo, en Irlanda el aborto está prohibido y apenas hay muertes de madres por esta causa, mientras que Estados Unidos, donde el aborto es legal, registra las cifras más altas de muertes por complicaciones del aborto».

Elósegui, que en 2007 participó en el borrador de la Ley de Igualdad, defiende la equiparación de la mujer con el varón “en jerarquía de puestos y salarios” y la presencia de las mujeres “en el espacio público, los parlamentos, la legislación, los sindicatos o los puestos directivos”, pero afirma que “no por una defensa de la liberación y emancipación de la mujer. Las mujeres hoy no quieren emanciparse de nada. Pero es la sociedad, el Estado y el mercado laboral los que necesitan la presencia de las mujeres para humanizarlo y además tienen derecho a estar ahí en pie de igualdad con el hombre porque las mujeres constituyen la mitad de la humanidad”.

La red europea trans: “La jurisprudencia del tribunal ha reconocido con fuerza la identidad de género

“Todes somos personas, todes tenemos derechos”, pancarta en la manifestación del Orgullo Crítico en Madrid este 2017. Álvaro Minguito

“Escandaloso”, “triste”, “grave”. Son algunos de los adjetivos que los colectivos LGTBI utilizan para calificar las declaraciones de la jueza  María Elósegui, que representará a España en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH). Las declaraciones, en las que afirma que “la homosexualidad produce patologías” o que las personas trans deben someterse a terapias “psicológicas y psiquiátricas”, han indignado a las personas trans, bisexuales, lesbianas y gays, que dudan de las garantías que una magistrada con este tipo de opiniones puede darles ante el tribunal.

La sorpresa por sus comentarios ha llegado hasta Europa. Transgender Europe, una red de distintas organizaciones por los derechos trans, pone el foco en la jurisprudencia del propio tribunal al que ha ascendido la magistrada, que “ha reconocido con fuerza y consistencia que la identidad de género es una de las partes más íntimas de la persona”, explica a eldiario.es Richard Kölher, coordinador de asuntos políticos de la organización.

Transgender Europe confía en que el tribunal “siga defendiendo los derechos humanos en Europa y liderando el camino contra la patologización y la discriminación de las personas trans”. Kölher nombra los avances que en los últimos años se han dado en el contexto europeo y el papel del Consejo de Europa, que en 2015  adoptó una resolución que  insta a los Estados a “ garantizar que las personas transexuales, incluidos las menores, no sean considerados como enfermos mentales”. 

En España, los colectivos LGTBI también muestran su indignación: “No se puede contemplar una perspectiva de derechos humanos ni defenderlos sin tener en cuenta los derechos de las personas LGTBI y con opiniones directamente homófobas”, explica Jesús Generelo, presidente de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB). “Nos parece muy triste que este Gobierno siga dejando de lado como una cuestión menor temas tan importantes como la LGTBIfobia”.

Lo mismo opina Rubén López, portavoz del Observatorio Madrileño contra la LGTBIfobia, que concluye: “El Gobierno de Rajoy ha propuesto una jueza homófoba para el tribunal. Es algo escandaloso”. Aunque el Ejecutivo intentó colocar  al magistrado Francisco Pérez de los Cobos, fracasó y finalmente la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa eligió a la catedrática María Elósegui, una de los tres propuestos. 

“Opiniones estigmatizantes”

Para López, las afirmaciones que la jueza hace vinculando promiscuidad y patologías con la homosexualidad “recuerda al pasado” y evoca “prejuicios que ya deberían ser eliminados de la sociedad española y, sobre todo, que no se esperan de una funcionaria pública que va a trabajar en uno de los tribunales más importantes del mundo”. 

La doctrina de Elósegui aparece desarrollada en varios artículos, libros y publicaciones en las que carga contra la transexualidad al asegurar que “quienes construyan su comportamiento sexual de acuerdo a su sexo biológico desarrollarán una conducta equilibrada y sana, y quienes se empeñen en ir contra su biología desarrollarán distintas patologías”.

La Plataforma por los Derechos Trans hace hincapié en que sus opiniones son contrarias a lo que establecen la mayor parte de organismos internacionales y las legislaciones más avanzadas, que han iniciado el camino de la despatologización de la transexualidad. “Es muy grave y una gran contradicción que esta representante no respete la identidad humana en toda su diversidad y que haga declaraciones, no solo tránsfobas, sino obsoletas”, dice la presidenta de la plataforma Mar Cambrollé. “¿Qué confianza nos puede dar a las personas LGTBI?”, se pregunta.

De hecho, la propia ley que critica Elósegui en sus intervenciones, la Ley de Identidad de Género aprobada por el gobierno socialista en 2007,  ya ha iniciado los trámites en el Congreso para reformarse. Precisamente para que las personas trans puedan modificar su sexo y nombre legalmente sin declararse enfermas. La propuesta contó con el apoyo de casi todos los grupos el pasado mes de noviembre, salvo el PP y UPN. La base de la misma es la autodeterminación del género.

“Es lo que dicen organismos internacionales como el Consejo de Europa o la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y organizaciones como Amnistía Internacional”, concluye Cambrollé. 

Generelo también recuerda la línea que han marcado los organismos internacionales: “Es muy preocupante que una defensora de los derechos humanos tenga opiniones tan estigmatizantes”. El presidente de la FELGTB recuerda que la homosexualidad logró salir definitivamente de la lista de trastornos mentales de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1990. La transexualidad, por su parte, continua en el manual,  pero en la actuación que publicará en 2018 saldrá del capítulo de trastornos y pasará a llamarse “incongruencia de género”.

Prohíben los exámenes psicológicos a refugiados para saber su orientación sexual

Tribunal de Justicia de la Unión Europea

Refugiados caminan en los alrededores de los campamentos de Calais, al norte de Francia. (AFP)

BRUSELAS. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dictaminado este jueves que es ilegal que las autoridades nacionales sometan a un examen psicológico a los refugiados para determinar su orientación sexual antes de decidir si les otorgan el estatuto de refugiado porque se trata de “una injerencia desproporcionada” en su vida privada y no se ajusta a las normas europeas a la luz de la Carta Europea de Derechos Fundamentales.

El caso se refiere al de un nacional nigeriano homosexual que reclamó en 2015 asilo en Hungría alegando su temor a ser perseguido en su país de origen por su orientación sexual, petición que fue rechazada por las autoridades húngaras en base a los resultados del informe pericial psicológico que le practicaron, que no confirmó la orientación sexual alegada.

El demandante de asilo nigeriano recurrió dicha decisión ante los tribunales húngaros al considerar que los exámenes psicológicos vulneraron “gravemente” sus derechos fundamentales y no eran adecuados para determinar su orientación sexual y la justicia húngara ha pedido ahora al tribunal europeo que aclare el caso.

Aunque la directiva europea que regula los requisitos para obtener el estatuto de refugiado permite a las autoridades nacionales pedir un dictamen pericial para evaluar la necesidad de protección internacional “real”, el Tribunal de Justicia Europeo aclara en su sentencia que deben “respetar” sus derechos fundamentales, incluido el derecho a la dignidad humana y el respeto de su vida privada y familiar y considera una injerencia “desproporcionada” un examen psicológico de este tipo para determinar su orientación sexual frente al objeto perseguido.

El tribunal europeo concluye que un examen psicológico para determinar la orientación sexual de un solicitante de asilo no se ajusta a la normativa europea a la luz de la Carta Europea de Derechos Fundamentales.

Además, acota en su sentencia, que las autoridades nacionales no pueden fundamentar una decisión sobre la concesión del estatus de refugiado “exclusivamente” en los resultados de este tipo de examen ni quedar “vinculados” por los mismos y sólo podrán admitirse si se basan en métodos “suficientemente fiables”.

En todo caso, deja claro que este tipo de prueba “no es indispensable” para comprobar si un demandante de asilo dice la verdad sobre su orientación sexual y las autoridades nacionales deben contar con personal “competente” que pueda valorar la credibilidad de su testimonio.

 

La jueza que representará a España en el Tribunal de Derechos Humanos: “Está claro que la homosexualidad produce patologías”

María Elósegui Universidad de Piura / Perú

La catedrática de Filosofía del Derecho María Elósegui (San Sebastián, 1957), nueva jueza española del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo (TEDH), ha vinculado en libros, artículos y entrevistas la homosexualidad con distintas patologías y defendido en sus escritos que los transexuales deben someterse a terapias “psicológicas y psiquiátricas”.

Su doctrina aparece desarollada en el libro Diez temas de género: hombre y mujer ante los derechos reproductivos, publicado en 2002, y a lo largo de numerosas entrevistas y textos de opinión (algunos muy recientes) difundidos por revistas y diarios de ideología conservadora.

En una entrevista difundida por el portal almudi.org, vinculado al Opus Dei, para analizar el contenido de uno de sus libros, Elósegui  llega a la conclusión de que los homosexuales acaban desarrollando distintas patologías sin ningún tipo de duda: “Para muchos, el sexo biológico y el género, es decir los roles sociales, no están relacionados, de manera que podríamos construir nuestra identidad sexual al margen o de espaldas a nuestro sexo biológico. En el libro vemos cómo esa construcción de la identidad sexual al margen del sexo biológico es factible debido a la libertad humana y a que los seres humanos no estamos determinados por la biología. Pero el que lo podamos hacer (siempre dentro de unos márgenes, ya que no podemos cambiar nuestro ADN masculino o femenino), no quiere decir que el saldo sea positivo, sino que afectará a la construcción de la personalidad. De manera que el resultado no es indiferente. Quienes construyan y realicen su comportamiento sexual de acuerdo a su sexo biológico desarrollarán una conducta equilibrada y sana, y quienes se empeñen en ir contra su biología desarrollarán distintas patologías. Eso está claro”.

Durante esa misma entrevista, la catedrática de Historia del Derecho lamenta que  la “manipulación que ciertas ideologías han hecho” del concepto “género” haya condicionado distintas conferencias de la ONU y sus informes sobre las relaciones entre hombres y mujeres. Elósegui lamenta que movimientos “antagónicos como el liberalismo anglosajón o el marxismo acaban uniéndose para defender unos mismos objetivos”. Se refiere a las relaciones entre los dos sexos.

Elósegui, que según ella misma ha escrito no se manifiesta “explícitamente y como punto de partida en contra de la ideología gay”, también se ha posicionado en contra de que se llame matrimonio a las uniones entre homosexuales. Lo hace en una larga disquisición sobre el derecho civil, en el que según ella, también “ha penetrado la ideología liberal”. 

Esta es otra de sus respuestas en la entrevista: “El derecho civil es bastante crudo. Le interesa los efectos patrimoniales y los derechos sucesorios patrimoniales. De ahí que regule las relaciones sexuales de las que se puede derivar descendencia. Lo demás simplemente no le interesa porque no tiene efectos públicos. Es verdad, que la ideología liberal de género ha penetrado también en el derecho civil y eso explica las corrientes recientes de intentar equiparar jurídicamente las relaciones homosexuales a las heterosexuales. Pero a pesar de todo, ningún ordenamiento jurídico europeo ha llamado a esas relaciones matrimonio, aunque les intente otorgar cierta protección jurídica que yo también considero justa dentro de ciertos límites”.

A lo largo de sus publicaciones y escritos, la nueva jueza del Tribunal de Estrasburgo ha reivindicado siempre la equiparación salarial entre hombres y mujeres, así como la incorporación de la mujer al espacio público en la Administración y también en el sector privado, pero no como una forma de emancipación de la mujer sino porque se trata de una necesidad de la sociedad, del mercado y del Estado para ser más plurales. “Las mujeres hoy no quieren emanciparse de nada”, responde al periodista en esa publicación vinculada al Opus.

En otro  artículo publicado en el diario El Comercio de Perú el 26 de mayo de 2014, Elósegui se para a analizar la decisión del Tribunal Constitucional de aquel país de denegar el cambio de sexo en el registro civil a un transexual operado en España. En su columna repasa las legislaciones de distintos países y compara las exigencias que establecen para inscribir en registros públicos a personas que han cambiado su sexo.

En su exposición la catedrática duda de que las cirugías pagadas con dinero público sean la mejor salida para una persona transexual y desliza como solución “las terapias psicológico-psiquiátricas” apoyándose en la supuesta existencia de “numerosas revistas científicas” que así lo defienden.

Este es el párrafo textual de la columna publicada por Elósegui en el diario peruano:  “En España han sido los propios colectivos de transexuales los que han influido en que la ley española de marzo del 2007 no exija la previa cirugía transexual. No hay consenso en cuál sea la terapia más oportuna. Existen numerosas referencias científicas recientes que abogan por las terapias psicológico-psiquiátricas y testimonios de los propios transexuales al respecto”.

La jurista elegida por la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa entre la terna presentada por el Gobierno español lleva más de treinta años defendiendo esas tesis y tiene mucha obra publicada. Elósegui fue una de las expertas que participó en la elaboración del borrador de la Ley Orgánica de Garantía de Igualdad Efectiva entre Mujeres y Hombres que aprobó el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Promiscuidad y enfermedades de transmisión sexual

En otro libro titulado El rostro de la violencia. Más allá del dolor de las mujeres, publicado en 2002 por la editorial Icaria, la nueva jueza del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo escribe un capítulo junto a la ginecóloga  Ana Carmen Marcuello Franco, que aboga “por unas relaciones sexuales de género”. Elósegui defiende que la fidelidad es el valor más importante para la felicidad de la pareja, “tanto para el varón, como todavía más para la mujer” y alude a “numerosos estudios [que no detalla] sobre la conducta homosexual, que como se sabe es mucho más compulsiva y lleva, a pesar de la gran necesidad afectiva de estas personas, a tener un elevado número de parejas, hasta el punto de que el conocido sociólogo homosexual alemán Danneccker ha escrito ‘La fiel amistad homosexual es un mito'”.

En el mismo capítulo, la catedrática alega que la promiscuidad como estilo de vida, que define como “la implantación de un modelo masculino- el del orgasmo innesauribile-” llevó “no solo a un aumento de las enfermedades de transmisión sexual, sino también a la aparición o el aumento de patologías psicosexuales y lo que se dio en llamar la patología familiar “en una sociedad como la americana donde demasiados niños duermen esta noche sin un padre en casa”.

Elósegui prosigue su reflexión: “Si el individuo se estanca o regresa a la primera o segunda fase, se vale de la mastubación y necesita la pornografía, o bien, esta fijación se manifiesta en la promiscuidad y le basta la prostitución. Resulta así que el consumo de pornografía y la promiscuidad son síntomas de retrato psicosexual que requieren un diagnóstico… Más recientemente se ha descrito el llamado Síndrome de Adicción al sexo (Echebura), objeto de estudio y de aparición de centros y especialistas dedicados a su tratamiento. El distress y el trastorno vital que manifiestan estos sujetos es un motivo más de reflexión”.

“El preservativo puede fomentar los abusos sexuales”

Elósegui también desarrolla en uno de sus artículos su idea del preservativo. En un artículo de 1999 titulado La ONU aprueba el control de la población, con otro nombre, la catedrática de Filosofía del Derecho afirma: “No se explica que el preservativo no es eficaz frente a otras enfermedades de transmisión sexual más frecuentes que el SIDA, como gonorrea, sífilis, herpes, infecciones pelvianas, etc. Tampoco el preservativo protege de los abusos sexuales en sí; más bien, puede fomentarlos en el violador, que pone medios para evitar un embarazo en la víctima”.

La catedrática elegida para mandar al Tribunal de Estrasburgo ha expuesto estas ideas públicamente durante las últimas tres décadas. En un artículo que escribió en 1995 titulado Dos sexos, ¿cuántos géneros? cuestionaba el derecho de las personas homosexuales a mantener relaciones libremente. Este es uno de los párrafos incluidos en el texto que difundió la revista ultracatólica Aceprensa: “La anulación de la diferencia entre los géneros masculino y femenino es lo característico del cuarto modelo. Como propuso el primer feminismo radical, se trata de conseguir la absoluta igualdad entre varón y mujer. Para lo cual no basta sólo con eliminar el privilegio masculino, sino que hace falta dominar los condicionamientos biológicos. Esto se lograría cuando la mujer tuviera el control absoluto de la reproducción, incluyendo el aborto a petición. Y supondría una total liberación sexual, que implicaría el derecho del individuo a tener relaciones sexuales con otros, sin que importara su sexo o condición”.

Para separarse de esas teorías, Elósegui alega: “A  mi juicio, una cosa es que haya tareas que pueden desarrollar indistintamente el hombre o la mujer, y otra que existan identidades sexuales y personalidades andróginas o neutras. Pues la persona es inseparable de su cuerpo y, por tanto es un ser sexuado, que siempre desarrolla sus cualidades con matices propios de su sexo”.

En sus columnas, Elósegui reivindica “un modelo de relaciones que  no identifica sexo con género pero admite que no todos los estereotipos sociales atribuidos a uno u otro sexo son una mera construcción cultural cambiable porque algunos de ellos tienen una mayor raigambre biológica, de manera que están inexorablemente unidos a la diferenciación sexual”.

“El aborto ilegal no trae más muertes de mujeres”

En otra columna publicada en 2003 ( La incultura no es laica), Elósegui afirma: “No es cierto que el hecho de que el aborto sea ilegal implique más muertes de mujeres por abortos clandestinos. Por ejemplo, en Irlanda el aborto está prohibido y apenas hay muertes de madres por esta causa, mientras que Estados Unidos, donde el aborto es legal, registra las cifras más altas de muertes por complicaciones del aborto”.

En otros artículos, Elósegui ataca las políticas públicas de “control de la población” que incluyen el aborto legal y el hecho de que sean acogidas en el seno de la ONU. En La píldora de cinco años después, de 1999, critica que un organismo dependiente de la ONU se apoyara en ONG afines, de las que dice representaban “un cierto tipo de feminismo radical, ya anacrónico en sus países de origen”.

“Al hablar de los métodos anticonceptivos, un nuevo término que se intenta acuñar es el de contracepción de emergencia (emergency contraception), es decir, el uso de una píldora después de haber tenido una relación sexual con el fin de evitar un embarazo no deseado. Este contraceptivo impide la implantación del huevo fecundado (en definitiva de un embrión) en el útero”, escribía Elósegui.

Un párrafo más abajo en la misma columna, critica que en las conferencias de la ONU se haya apostado por que en el tercer mundo se imparta educación sexual y se dé acceso a los centros de planificación familiar a los menores sin el consentimiento de los padres recordando que la Organización Mundial de la Salud llama adolescentes a los niños mayores de 10 años: “Se pretende introducir la educación sexual obligatoria en el currículum escolar, sin contar con los padres. La insistencia pertinaz de la delegada de EE.UU. en suprimir del documento la referencia a los padres llevó a momentos tensos. Con cierta ironía, representantes del ‘grupo de los 77’ preguntaron a la delegada americana qué tenía su país contra los padres. De hecho, en el documento de El Cairo se dice que corresponde primariamente a los padres ‘el derecho, el deber y la responsabilidad de orientar a los adolescentes respecto a la sexualidad y a la procreación'”.

En el mismo artículo añadía: “En esta línea se inserta la campaña para que la Santa Sede no tenga status consultivo en las reuniones de la ONU. La Santa Sede no es susceptible de someterse a las presiones de los poderosos y no se calla, lo cual molesta a los que quieren imponer sus opiniones”.

En una colaboración que prestó al blog interrogantes.net, la catedrática ha criticado a quienes califican de inconstitucional la inclusión de la asignatura de religión como materia obligatoria en el currículum escolar:  “Quienes ahora alegan que la enseñanza de la religión en la escuela es inconstitucional, porque ellos defienden un modelo de Estado que no es el vigente y lo hacen contra la opinión mayoritaria de la sociedad española, deberían saber perder y utilizar los cauces democráticos para demandar sus legítimas aspiraciones, en un legítimo disenso.”

Trabajos contra el racismo

La catedrática de la Universidad de Zaragoza también ha dedicado gran parte de su trabajo a defender los derechos de las minorías. Desde 2013 integra una comisión del Consejo de Europa contra el racismo y la intolerancia.

Elósegui consiguió este martes 114 votos de la Asamblea Parlamentaria frente a los 76 del director de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Asuntos Exteriores, José Martín y Pérez de Nanclares, y los 37 del expresidente del Tribunal Constitucional Francisco Pérez de los Cobos, los otros dos candidatos al puesto de juez español en el TEDH hasta 2026.  Con la victoria de Elósegui, la candidata más conocida en el Consejo de Europa por su trabajo en una de sus comisiones, el Gobierno sufre un importante revés, ya que su apuesta era Pérez de los Cobos.

Tras ser nombrada para el Tribunal de Derechos Humanos, concedió una entrevista a  El Heraldo de Aragón, en la que denunciaba una nueva “xenofobia basada en miedos, que ataca el islam, cuando muchos de estos chicos (refugiados) son vulnerables y se les utiliza”. Al ser preguntada por las acusaciones de falta de voluntad de integración en los inmigrantes, Elósegui contesta: “Los inmigrantes crean redes de ayuda para sentirte arropados. Bélgica o Alemania tienen políticas inclusivas muy exitosas, Francia tiene más guetos…”.

En la reciente entrevista Elósegui se posiciona de acuerdo a la decisión del Tribunal de Estrasburgo de derogar la doctrina Parot, de la que afirma que, “si bien se hizo a través de jurisprudencia, no era justa”.

[[En una primera versión de este artículo se afirmaba que María Elósegui había escrito “junto a Carmen Marcuello un artículo que aboga ‘por unas relaciones sexuales de género’. El nombre completo de la coatura es Ana Carmen Marcuello Franco, médico del Servicio de Ginecología Hospital Universitario Miguel Servet. La referencia y la mención da lugar a confundirla con Carmen Marcuello Servós, delegada sindical de la CGT en la Universidad de Zaragoza]]

“El franquismo cometió un crimen de lesa humanidad contra el colectivo LGTB”

  • Entrevista a Jaume Asens
  • El teniente de alcalde de Barcelona Jaume Asens explica la decisión del Consistorio de presentar una querella contra los responsables de la represión franquista contra el colectivo homosexual durante el tardofranquismo.

El teniente de alcalde de Barcelona, Jaume Asens, durante el discurso de clausura de las jornadas contra la impunidad franquista celebradas en la Antigua Cárcel Modelo de Barcelona.- A.T.

El patio de la antigua cárcel Modelo de Barcelona se va quedando vacío. Los asistentes al II Encuentro de la Red de ciudades contra la impunidad franquista van abandonando el edifico. Jaume Asens, tercer teniente de alcalde de la capital catalana, permanece sentado en un banco del patio central de la prisión, una pista  que se erige como único espacio al aire libre de este edificio. Por aquí han paseado en círculos presos y presas antifranquistas, pero también, reas y reos comunes cuyos delitos tenían mucho más que ver con la pobreza que con el mal.

Las paredes de las celdas, de hecho, aún guardan las marcas de las fotografías de los presos, mientras que la sala de visitas parece retener las emociones y lágrimas que allí se derramaron y en algún infame rincón de este mastodonte arquitectónico aún pervive el eco del grito de dolor de Salvador Puig Antich, asesinado mediante garrote vil por la dictadura franquista en 1974 en este mismo lugar.

Acaba de concluir el II Encuentro de la red de ciudades contra la impunidad franquista. ¿Qué balance hace de este encuentro en el que Barcelona ha sido la anfitriona y asume, además, el papel de impulsor hasta la celebración del próximo encuentro.

Se cierra ahora una etapa que se abrió en 2016. La Red nació con la idea de asumir el imperativo legal que dicta el Convenio Europeo de Derechos humanos que obliga a todos los Estados a defender y respetar los derechos de sus ciudadanos. Nosotros, los ayuntamientos del cambio, en tanto que también formamos parte del entramado estatal, hemos apostado por actuar como Administración de suplencia. Ante la política de brazos cruzados de Rajoy, nos sentíamos en la obligación de dar un paso al frente y defender los derechos de las víctimas del franquismo, entre otros, como también hemos hecho en Barcelona ante el drama de los refugiados.

El encuentro de hoy [por el lunes] abre una etapa en la que queremos reforzar lo que ya se ha hecho. Queremos conectar esta Red con otra de ciudades bombardeadas, en la que también estamos, y cuyo primer antecedente fue el acuerdo de colaboración entre Durango y Barcelona. También queremos hacer una red catalana que forme parte de la Red estatal y hacer una campaña de sensibilización y de impacto que llegue al Congreso de los Diputados, donde se deben plantear cuestiones vinculadas a la impunidad del franquismo, a la falta de ejecución de órdenes internacionales, a las reformas que hay que hacer para recuperar la justicia universal… Hay una hoja de ruta que iremos explicando.

La gran novedad de este encuentro es el anuncio de Barcelona de que presentará una querella por los abusos y persecución al colectivo LGTBi durante la dictadura franquista.

Se trata de una querella contra los responsables de los abusos sexuales sufridos por el colectivo homosexual durante el tardofranquismo. Queremos justicia para personas que aún viven y que fueron víctimas de unos abusos que tenían cobertura legal en la legislación franquista con, por ejemplo, la Ley de peligrosidad y rehabilitación social, de los años 70, que vinculaba la homosexualidad a una enfermedad.

El franquismo entendía que el ejercicio de un derecho fundamental era la comisión de un delito. Eso es un delito de lesa humanidad. Trataba a los homosexuales como enemigos de la patria ya que los veía como lo contrario a los valores de virilidad de la nación española. La represión en este caso afectó a un colectivo importante, como es el homosexual, y creemos que es más fácil demostrar que hubo un delito de lesa humanidad contra ellos. Encima, las víctimas y los victimarios todavía viven.

Se trata de la segunda querella que anuncian contra crímenes franquistas. La primera, que aún no ha sido presentada, va destinada contra Carlos Rey, redactor único que envió al garrote vil a Salvador Puig Antich.

Apostamos por el litigio estratégico. Escogemos casos muy señalados, con mucha carga simbólica, y que tienen mayores posibilidades de éxito. No descartamos otras acciones tanto en la jurisdicción penal como en la jurisdicción administrativa o civil. De hecho, tanto en el caso de Puig Antich como en esta querella, tenemos el convencimiento de que llegaremos hasta el final. Si en primera instancia no se tutelan nuestros derechos pues llegaremos al Constitucional. Y si hace falta iremos al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) porque la jurisprudencia en este asunto es muy clara y nosotros tenemos de nuestra parte al derecho internacional.

El uso hipócrita que ha hecho el Estado en este asunto es mayúsculo. Las autoridades españoles recordaron a Chile y a Argentina que no pueden existir leyes de punto y final que valgan, y el caso Scilingo, es una prueba de ello. Pero, después, cuando se trata de limpiar los propios trapos sucios, las normas que no valen para unos sí que valen para nosotros. Eso es un uso mezquino e hipócrita de la Justicia, que tiene que ver con una democracia imperfecta que se ha construido sobre los cimientos del franquismo.

No es casualidad que el fascismo español, a diferencia del europeo, haya sido el único que no fue derrotado militarmente. Eso se nota en el poder político y judicial. Se construyó sobre esos cimientos y hace que aún haya polvo franquista debajo de muchas togas de jueces de la cúspide judicial. Ni tan siquiera se aplica la Ley de Amnistía, una ley preconstitucional y que incumple tratados internacionales. Parece que muchos jueces españoles no tienen formación en derecho internacional.

La celebración de estas jornadas ha sido muy criticada por el concejal del Partido Popular Alberto Fernández Díaz, que las calificó de “revanchismo guerracivilista’.

Las declaraciones de Fernández Díaz son una indecencia. Decir eso es una inmoralidad impropia de alguien que ostenta un cargo público. Parece que él y los herederos políticos del franquismo quieren que las víctimas sean invisibles, que se resignen. Quieren que no reclamen sus derechos y se queden en las cunetas del olvido.

Nosotros lo que le decimos a Fernández Díaz es que hay crímenes tan deleznables que sus víctimas nos convocan y nos exigen justicia. Nos recuerdan que sin reparar sus casos no hay justicia posible. Esas víctimas son contemporáneas a nosotros desde el instante en el que se paró su reloj biológico y nunca obtuvieron justicia. Queremos romper la línea de continuidad entre el franquismo y la democracia. Y es que estas víctimas fueron asesinadas o torturadas por el franquismo, pero fue el régimen del ’78 el que ha encubierto estos crímenes de forma cómplice. Nosotros tenemos una exigencia moral, política y legal para romper esa línea de continuidad.

Esta entrevista y estas jornadas han tenido lugar en la Antigua Cárcel Modelo de Barcelona. ¿Qué planes tiene el Ayuntamiento para este lugar emblemático?

En la Modelo tienen que suceder muchas cosas. Queremos que tenga vivienda social, un parque y una escuela. Pero no sólo. Una de las cosas que tiene que tener la Modelo es un espacio de memoria e interpretación que queremos que sea de referencia internacional donde se puedan hacer cursos, seminarios, exposiciones, conferencias, actividades culturales… Queremos que sea un lugar que permita conocer lo que ha sucedido aquí dentro. Los muros de esta prisión nos hablan y nos interpelan. Hay que saber escucharlos y entenderlos. Si desparece el eco de las voces de las víctimas todos morimos un poco. Nosotros moriremos un poco si no conservamos para nuestros jóvenes la memoria de los que han estado presos en este lugar infame y degradante.

Queremos dar voz y luz a este espacio y que nos interpele de lo que fue, pero también del presente. Queremos que nos sirva para reflexionar sobre la privación de libertad en comisarías, en centros de internamiento o en centros penitenciarios. Es decir, queremos que no dialogue solo con el pasado sino que también nos informe sobre qué sociedad somos ahora. La prisión nos dice mucho sobre qué sociedad somos. Nos tiene que servir para hacernos preguntas importantes como sociedad.

Guillem, el primer concejal transexual: “Doy la cara para visibilizar a las personas que sufren en casa y son acosadas en el colegio”

El activista LGTB valenciano se hará cargo este jueves de la concejalía de Transparencia, Modernización y Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Paiporta. Tendrá enfrente a la edil del PP que llamó a Cassandra “esa cosa con bigote”.

Guillem Montoro, el primer concejal transexual visible de España / PÚBLICO

Esta noticia no debería ser noticia: hay un hombre que mañana será concejal, como lo fueron tantos otros tras las últimas municipales. Quizás, unos cuantos también se llamen Guillem. Y si hasta un ministro se apellida Montoro, no extrañará que algunos ediles hayan recibido idéntico nombre de familia. Podría comprobarse, pero un vistazo al arcano de Google sería en vano: todas las búsquedas conducen a Guillem Montoro, el primer concejal transexual de España.

En realidad, no se presenta así, porque Manuela Trasobares ya había sido elegida en Geldo, un pequeño Ayuntamiento de Castellón al que concurrió en las pasadas elecciones al frente de la incandescente lista de Acción Republicana Democrática Española (ARDE). También hubo en su día un edil en Canarias que pasó desapercibido, apenas unas iniciales en el periódico. Por eso, Montoro se plantó ayer ante las cámaras y los micrófonos para autoproclamarse como “el primer hombre transexual visible del Estado español” que pone un pie en un Consistorio.

Le habían llovido insultos en las redes sociales, ese caladero de malas maneras que siempre registra precipitaciones. Que si un “ser antinatural”, que si no es “normal”, cuando lo que pretende precisamente el futuro político es ser uno más, servir de ejemplo a otros que vengan detrás. “Recibir ese tipo de comentarios no es algo insólito, pero hay que visibilizarlos, porque estas cosas sigue pasando y hay que acabar con ellas”, explica a Público después de un intenso día en el que se ha sentido abrazado por los mensajes de apoyo y las felicitaciones.

Durante su intervención ante los medios, esgrimió un tuit de alguien que le advertía de que no tiene nada en contra de él “por su orientación y conducta sexual”, excusatio non petita que recuerda a todos esos homófobos que presumen de tener amigos gais. Pero que se guarde su hombría “en el ámbito privado”, que lo suyo “no afecte a menores”, añadió el espontáneo. No se entera, porque Montoro, cuando convoca a la prensa dos días antes de asumir su acta como concejal, está pensando justo en los niños y en los adolescentes que padecen en silencio o son acosados en las aulas por querer llevar una vida —ahora sin comillas— normal.

“Doy la cara para visibilizar a las personas que están en sus casas sufriendo porque no les pueden decir a los suyos quiénes son o de quiénes se han enamorado”, añade el edil de Compromís, sustituto de su compañera Encarna Signes, quien renunció en diciembre. “Todavía hay un estigma y un tabú”, sentencia al otro lado del teléfono. Según el estudio Características Sociodemográficas y Ajuste Psicológico entre transexuales en España, publicado el año pasado en la revista The Archives of Sexual Behavior, el 82% de los trans fue víctima de una agresión física a lo largo de su vida, el 31% se sintió discriminado en el trabajo y el 23% intentó suicidarse al menos una vez.

Alan se quitó la vida en Barcelona antes de cumplir la mayoría de edad, después de tres años de acoso escolar, denunció su madre a finales de 2015. La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) asegura que más de la mitad de los jóvenes de este colectivo sufre acoso en los centros educativos por su orientación sexual, aunque el porcentaje es superior en los transgénero. Los datos, extraídos de varios estudios que maneja la Federación, han animado a Montoro a seguir luchando por sus derechos desde una tribuna pública: “Necesitamos referentes: gente que dé la cara y empuje a sus iguales a seguir adelante”

Parecía que el concejal nacionalista daba una rueda de prensa para explicar el motivo de la propia rueda de prensa, pero Guillem tiene muy claro que cuando se apaguen los focos, más allá del salón de plenos, seguirán arreciando los insultos y las collejas, las palizas y los asesinatos. Alan no soportó el acoso y su madre tuvo que dar una noticia hace tres Nochebuenas que tampoco debió haber sido noticia: “Nuestro hijo se quitó ayer su corta vida de diecisiete años. No pudo con la presión de la sociedad y nos ha dejado para siempre. Muchas gracias por todo vuestro apoyo recibido”.

Montoro lo tiene muy presente. Durante dos años, acompañó a menores y a sus familias en el tránsito, que es la suma de pasos que dan estos jóvenes desde que se lo comentan a sus padres hasta que salen a la calle como realmente son. Como él mismo hizo en su día, hace poco más de dos años, cuando se sintió preparado para ello. A partir de mañana, con sólo veintidós, sumará un par de récords: será el el primer concejal hombre transexual visible del Estado español y también el edil más joven de la corporación municipal de Paiporta, un municipio de 25.000 habitantes gobernado por Compromís con el apoyo de PodEU y PSPV.

La alcaldesa, Isabel Martín, lo secundó en su comparecencia, que contó con el guiño del Gobierno regional, pues también estuvo presente José de Lamo, director de la Agencia Valenciana de Igualdad en la Diversidad. Montoro había participado en los trabajos previos de la Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad y a la expresión de género en la Comunitat Valenciana, aprobada el año pasado por Les Corts con el único rechazo del PP.

 

“Desde el Ayuntamiento, haré partícipe a toda la ciudadanía de Paiporta de nuestra gestión; y, como activista, seguiré luchando por conseguir que haya cambios en la sociedad”, asegura. Continuará la labor comenzada por la nueva corporación, que el pasado año aprobó una moción en la que mostraba su apoyo al colectivo gay y transexual, comprometiéndose a impulsar medidas para promover la igualdad. Al igual que en el Parlamento autonómico, sólo contó con el voto en contra del PP, mientras que Ciudadanos se abstuvo.

La lucha comienza, pues, desde abajo. Aunque le quita importancia, el comentario despectivo que recibió en Twitter fue escrito por un vecino del pueblo, nadie es profeta en su tierra. Y el pasado abril, la número siete del PP local, Amparo Císcar, escribió en Facebook sobre la transexual murciana Cassandra: “Pero esta cosa con bigote de donde ha salido…? Que hartazgo por Dios!”. La cita, textual, da la medida del nivel de la concejala paiportina, quien aprendió a insultar antes que a escribir. “Mi presencia en el pleno del Ayuntamiento supone una reivindicación del colectivo ante su postura”, avisa Montoro, alerta ante los ataques a los trans.

“Día a día, seguimos venciendo el estigma y la transfobia, pero sobre todo la patologización de nuestras identidades. Al igual que con la homosexualidad, sigue habiendo un largo camino por recorrer. Hay que dejar claro que la transexualidad no es ninguna enfermedad”, dijo ante las cámaras. “Sufrimos actos de transfobia constantes en la mayoría de los ámbitos de nuestra vida y se sigue pensando que la transexualidad es algo de lo que avergonzarse”.

 

Activista LGTBI, Guillem comenzó a hormonarse en 2016, un año después de comenzar el tránsito. Entonces trabajaba en Valencia como técnico en atención sociosanitaria de la Fundación Daniela, una organización que lucha por garantizar los derechos de los niños y niñas transgénero. “Nos contactaban adolescentes para contarnos su historia. Eran incapaces de verbalizar lo que les pasaba y eso les provocaba un conflicto, porque no sabían cómo decírselo a su familia”, recuerda Montoro. “Nuestra labor era hablar con sus padres y deconstruir la visión que tenían de un transexual. Debían darse cuenta de que su hijo o su hija no son más que su hijo o su hija”.

Ahora, para ampliar su formación, cursa el grado superior en Promoción de igualdad de género. Lo compatibilizará con su nueva responsabilidad en el Ayuntamiento, donde ejercerá como futuro concejal de Transparencia, Modernización y Participación Ciudadana. Aunque en un futuro quizás no muy lejano parezca absurdo, Montoro tuvo que organizar en 2018 una rueda de prensa para transmitir un mensaje que ya debería resultarles familiar a los micrófonos y a las grabadoras: “Nadie debe imponer quién eres”.

El “autotest” del VIH, tan sencillo como la prueba de embarazo

Se ha creado con la intención de reducir al máximo las infecciones y el diagnóstico tardío

Una persona se somete a un test para detectar si tiene VIH. (efe)

La prueba del autodiagnóstico del VIH, que ya está en las farmacias, es tan sencilla como la prueba del embarazo, para que sea accesible a todo el mundo y se haga en la intimidad, y se ha creado con la intención de reducir al máximo las infecciones por el virus y el diagnóstico tardío del sida.

MADRID. En el Estado español, el 50 % de los diagnósticos de VIH en 2017 fueron tardíos, según ha explicado el jefe de servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, Santiago Moreno, durante la presentación del “autotest”, comercializado por Mylan.

Además, se estima que el 18 % de los infectados por el virus no está diagnosticado.

Moreno ha recordado que, en la actualidad, los recursos terapéuticos frente al virus permiten que las personas portadoras puedan llevar una vida prácticamente normal pero el problema es la gente que desconoce que lo tiene.

En este sentido, ha abundado en que estas personas no reciben tratamiento por lo que la infección progresa y “se pierde un tiempo precioso”, además del riesgo de que, mientras tanto, pueda ser contagiado.

“Teniendo resuelto el asunto del tratamiento, nuestro empeño está en reducir al máximo la gente infectada que no sabe que lo está, por su beneficio personal y para evitar la trasmisión a la sociedad”, ha dicho.

Por eso, Moreno ha celebrado que la prueba ya se encuentre en las farmacias, después de que el Consejo de Ministros aprobara el pasado diciembre el real decreto que modifica la legislación de productos sanitarios para diagnóstico “in vitro” eliminando la necesidad de prescripción para la venta de los productos de diagnóstico del VIH y permitiendo su publicidad.

“Es una prueba que andábamos esperando desde hace mucho tiempo”, ha afirmado Moreno, quien ha explicado que el test tiene el mismo funcionamiento que el del embarazo, ambos basados en una reacción de “inmunocromatografía”.

“Hay una plaquita del test donde están los anticuerpos frente al virus, que si pones una gotita de sangre infectada, los anticuerpos se unen a él, y aparece la interpretación. Se basa en una reacción inmunológica”, ha expuesto el experto del Ramón y Cajal.

La prueba, que tiene un precio de venta en torno a 29 euros y muestra el resultado en 15 minutos, es sencilla de utilizar, tal y como ha asegurado Moreno, quien ha estado acompañado en la presentación por el presidente de la Coordinadora Estatal de VIH/sida (Cesida), Ramón Espacio, y del director de la Fundación Mylan, Javier Anitua.

El autotest tiene la misma sensibilidad y especificidad que las pruebas del laboratorio, de forma que cuando es negativo, es que la persona no está infectada, y si es positivo, requerirá una confirmación, aunque en ese caso “es altamente probable” que la persona sea portadora.

“Es fiable y fácil de interpretar”, ha insistido el experto, quien ha confiado en que el hecho de que la prueba se pueda hacer en la intimidad, ayudará a mejorar la situación epidemiológica del VIH.

El único pero” de la prueba es que la persona que se la haga y dé positivo no sepa cómo reaccionar, y tenga una “crisis de terror”, para eso, ha dicho Moreno, es muy importante que estén asesorados.

Así, según ha señalado Ramón Espacio, Mylan ha puesto en marcha un teléfono de atención y asesoramiento (el 900 102 833) desde las 8.00 horas a las 20.00 horas, que estará atendido por las entidades de Cesida.

Además, en las farmacias deberá haber información sobre dónde acudir.

Es necesario que, para que los resultados sean reales, hayan transcurrido entre seis semanas y tres meses desde la última práctica de riesgo.

La prueba para el autodiagnóstico del VIH ya está disponible en farmacias sin prescripción médica

Los ciudadanos ya pueden adquirir en las farmacias españolas las pruebas para el autodiagnóstico de VIH sin necesidad de prescripción médica, después de que el Consejo de Ministros aprobara en diciembre el Real Decreto que modifica la legislación de productos sanitarios para diagnóstico “in vitro”, según informó este lunes el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

 

Para implementar esta prueba, este departamento ministerial y el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos suscribieron un convenio de colaboración en octubre de 2017 para fomentar el diagnóstico precoz del VIH.

Para que los profesionales farmacéuticos dispongan de toda la información necesaria para una mejor actuación en la dispensación de estos productos, ambas entidades han elaborado la Guía de actuación farmacéutica en la dispensación de productos sanitarios para autodiagnóstico del VIH.

El objetivo de esta guía es dotar de los conocimientos necesarios a los farmacéuticos para responder a las preguntas de los usuarios sobre qué es la prueba y qué permite detectar, posibles resultados, su significado, confirmación del resultado en un laboratorio clínico, donde dirigirse para más información y realización de otras pruebas, etc.

Con esta prueba, la misma persona que se realiza la prueba recoge la muestra de sangre o saliva e interpreta el resultado del test que se obtiene en menos de 20 minutos. La sensibilidad es del 99,5% (probabilidad de que un sujeto infectado por el VIH tenga en la prueba un resultado positivo) y la especificidad es del 99,9% (probabilidad de que un sujeto con prueba negativa no tenga la infección).

Para obtener más información sobre el Autotest de VIH y otras medidas de prevención, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha puesto a disposición del público un servicio multicanal de información y prevención sobre el VIH y el Sida, de carácter gratuito y confidencial, gestionado por Cruz Roja Española, mediante el teléfono 900 111 000 y en la web ‘http://www.cruzroja.es/principal/web/info-vih’.

El “autotest” del VIH ya está disponible en farmacias sin necesidad de receta

MADRID. El Consejo de Ministros aprobó el pasado mes de diciembre el real decreto que modifica la legislación de productos sanitarios para diagnóstico “in vitro” eliminando la necesidad de prescripción para la venta de los productos de autodiagnóstico del VIH y permitiendo la publicidad dirigida al público de estos productos.

El objetivo de esta medida es aumentar el diagnóstico precoz del VIH para disminuir el número de personas no diagnosticadas, que en la actualidad se sitúa en un 18 %, y con diagnóstico tardío -un 46 %-.

El test, cuya sensibilidad es del 99,5 % (probabilidad de que un sujeto infectado por el VIH tenga en la prueba un resultado positivo) y la especificidad es del 99,9 % (probabilidad de que un sujeto con prueba negativa no tenga la infección), se basa en una muestra de sangre o saliva y su resultado está disponible en 20 minutos.

El Ministerio de Sanidad y el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos firmaron en octubre un convenio para impulsar la implantación de este test y uno de los objetivos del acuerdo consiste en realizar acciones formativas e informativas de cara a los farmacéuticos.

Así, para que éstos dispongan de toda la información necesaria, han elaborado una guía que les permitirá responder a las preguntas de los usuarios.

Además, para obtener más información sobre este “autotest”, Sanidad ha puesto a disposición del público el teléfono 900 111 000, gestionado por Cruz Roja Española, así como la propia web de Cruz Roja.

El Ministerio que dirige Dolors Montserrat ha publicado también en su web un documento de preguntas y respuestas frecuentes en las que especifica que existe un “periodo ventana”, que es el tiempo transcurrido entre la infección y la aparición de anticuerpos detectables.

Durante ese tiempo la prueba puede dar un resultado negativo aunque la persona se haya infectado ya que, generalmente, el cuerpo tarda entre 2 y 8 semanas tras la infección en desarrollar anticuerpos detectables. Casi todas las personas los han generado a los tres meses de la práctica de riesgo.

Por ello, Sanidad advierte de que la persona podría transmitir la infección, por lo que recomienda extremar las preventivas y usar el preservativo en las relaciones sexuales.

Para descartar esta situación se debe repetir la prueba de VIH pasados los tres meses.

Ante un resultado positivo, el afectado debe acudir a un centro sanitario para que le realicen las pruebas confirmatorias de laboratorio y, si fuese necesario, recibir asesoramiento médico sobre su nuevo estado de salud.

Sanidad recuerda que esta prueba no sirve para detectar una posible infección por el VIH inmediatamente después de mantener una relación sexual de riesgo o detectar otras enfermedades de transmisión sexual.

Se estima que en en el Estado actualmente viven entre 140.000 y 145.000 personas con infección por el VIH, de las que aproximadamente una de cada cinco (18 %) no están diagnosticadas.

El diagnóstico tardío de la infección es uno de los principales obstáculos de la respuesta a esta epidemia, ya que aumenta la morbimortalidad asociada y disminuye la respuesta al tratamiento.

Barcelona anuncia que presentará una querella por los crímenes franquistas contra el colectivo LGTB

El teniente de alcalde de la capital catalana, Jaume Asens, ha anunciado el proyecto del Consistorio, que se une a otra querella por el asesinato de Salvador Puig Antich.

Imagen del II Encuentro de la Red de Ciudades contra la impunidad franquista. A.T

Barcelona presentará una querella en los juzgados para que se investigue la represión franquista al colectivo LGTB en la capital catalana. Así lo ha anunciado el teniente de alcalde Jaume Asens durante su intervención en el II Encuentro de la red de ciudades contra la impunidad franquista.

“El colectivo LGTB fue uno de los colectivos que más fueron perseguidos durante la dictadura. El régimen entendía que su condición de homosexual dañaba esa imagen de virilidad que querían transmitir”, ha aseverado Asens.

La querella contra los crímenes franquistas sobre el colectivo LGTB acompañará a la que el Consistorio catalán pondrá contra Carlos Rey, redactor de la sentencia que envió a morir en el garrote vil a Salvador Puig Antich. Asens no ha anunciado cuándo serán presentadas pero sí ha concretado que se encuentran en un estado de redacción “avanzado”.

La presentación de estas dos querellas son la punta de lanza de la política del Ayuntamiento de Barcelona contra la impunidad del franquismo.

Pero no son las únicas acciones. Asens también ha apuntado que espera convertir la Antigua Cárcel Modelo de Barcelona, sede de este II Encuentro, en un centro de interpretación de la Memoria que sea “referente internacional”.

Asimismo, Barcelona ha retirado en los últimos meses hasta 570 placas franquistas del Ministerio de Vivienda y ha retirado la Medalla de Oro al exministro de la Transición Martín Villa. Por último, Asens también ha señalado que Barcelona ha puesto fin a la misa “en honor a la Victoria”, que cada año se celebraba en Montjuic.