Urkullu Lehendakariak René Cassin 2017 Saria Sexual Minorities Uganda erakundeari eman dio

Aurtengo saria Sexual Minorities erakundeari emateko proposamena Bilboko Ortzadar taldeak egin du. Proposamenak Ehgamen euskarria izan zuen

 

Los tránsfobos de Hazte Oír y su guerra contra el líder de Podemos en Asturias: piden 14 años de cárcel por “incitar al odio”

La organización ultracatólica que el Gobierno del PP mantiene calificada como de “utilidad pública”, y que recibe financiación de las arcas públicas, quiere que se imputen siete delitos a Daniel Ripa, líder de Podemos en Asturias, por estar presente en la concentración en la que encapuchados sin identificar apedrearon su autobús del odio. “Preferimos una denuncia de un grupo tránsfobo que el cargo de conciencia de no mostrar el rechazo a discursos que terminan en dramas personales”, sostiene, negando que “incitase” a los “radicales” -los términos de Hazte Oír- a actuar.

 

Hazte Oír no ha tenido bastante con pelear abiertamente contra el derecho al aborto; tampoco con pasear por la vía pública un primer autobús con un mensaje tránsfobo, ni con hacer lo propio con un segundo.

La asociación ultracatólica que recibe dinero público, dirigida por un pariente de Rodrigo Rato, la entidad que abandera la discriminación al colectivo LGTBI, mantiene una guerra abierta con el líder de Podemos en Asturias y diputado autonómico, Daniel Ripa al que pretende que se le imputen -junto a otras cuatro personas- un total de siete delitos, penados con entre 33 meses y 14 años de cárcel. Todo, por haber estado presente en una concentración que degeneró en la rotura de lunas del autobús tránsfobo por parte de algunos encapuchados sin identificar.

La asociación ultracatólica, a la que el Gobierno del PP no quiere retirar la calificación de “utilidad pública”, denunció en mayo la agresión que sufrió en Lena, Asturias, mencionando expresamente al líder de Podemos en la región y a otras cuatro personas, y hoy el Juzgado de Instrucción número 1 de Lena mantiene una causa abierta a este respecto.

Entonces, y como aparece documentado en vídeos, Ripa se dirigió con tono calmado a los ultracatólicos, desde la puerta de acceso al autobús: “No sois bienvenidos a Asturias”, dijo.

En la denuncia de Hazte Oír, presentada ante la Comisaría de Policía de Chamartín, esto se traduce de otra forma: “Se encontraba entre los agresores que apedrearon el autobús”; “acudió a la gasolinera y alentó a los radicales, en hechos claramente incitadores al odio” y está entre quienes “han justificado o no han condenado los hechos”, según la denuncia.

Los delitos en los que habría incurrido, siempre según la asociación tránsfoba -en esta ocasión, en un escrito remitido al juzgado el 14 de noviembre-, son variados: coacciones, acoso, discriminación, daños contra la integridad moral, desórdenes públicos y daños.

En una providencia redactada escasos días después, el 23 de noviembre, el juzgado en cuestión aceptó parte de las peticiones de Hazte Oír, y el líder de Podemos en Asturias recibió la notificación de que está dentro del procedimiento durante la semana pasada, pero no pudo acceder a la documentación hasta este lunes. El juzgado ha pedido confirmar su condición de aforado, para evaluar si debe inhibirse y elevar la instrucción al Tribunal Superior de Justicia de Asturias.

No obstante, el propio Ripa anunció tras recibir los documentos que renunciará a su aforamiento en cuanto el procedimiento lo permita. Hoy explica a Público que la denuncia es “un escándalo”, “un despropósito”, y niega haber “incitado al odio” en modo alguno.

“En vez de una denuncia, Hazte Oír hace una apología contra las leyes que fomentan la igualdad entre todas las personas en las comunidades autónomas”, sostiene. “Nos parece curioso que quienes se han paseado por España sembrando el odio contra lesbianas, gays y personas trans y, no hace tanto, contra mujeres que querían decidir si ser madres o no, se atrevan ahora a ir a los tribunales, acusando de incitación al odio a quienes defienden los derechos civiles y humanos y la igualdad”, apostilla.

Ripa lamenta que esta acción de Hazte Oír “ataca a todas las personas que rechazan los delitos de odio”, y afirma que prefieren “una denuncia de un grupo tránsfobo que el cargo de conciencia de no mostrar el rechazo a discursos que terminan en dramas personales”. “El odio transfóbico está relacionado con la discriminación y con episodios de acoso y suicidio en los centros educativos”, censura.

En relación a la protesta en la que estaba presente, explica que trasladó a Hazte Oír “que no eran bienvenidos en Asturies”, porque en esta región son “una sociedad tolerante donde no tienen cabida los discursos que promueven la discriminación y el acoso“. Esa misma semana, la Junta General aprobó una declaración institucional contra la transfobia, recuerda.

Como ocurrió en Asturias, otros territorios y ciudades -entre ellas Madrid- han rechazado abiertamente al autobús del odio del grupo ultracatólico, algo que en absoluto ha alterado la hoja de ruta de Hazte Oír. También se da la circunstancia de que Ripa ha recibido la notificación en pleno proceso de renovación de la dirección de Podemos en la región.

Homosexualidad en Japón ¿Son los japoneses homofóbicos?

Artículo publicado en Japon and more.

Tabla de Contenido

 

La cultura Japonesa se diferencia de la occidental en miles de aspectos, tanto, que aveces incluso nos es difícil encontrar similitudes. Desde Japónandmore trabajamos para acercar nuestras culturas y facilitaros la comprensión sobre uno de los países con mayor historia y cultura de todos los tiempos.

Hace poco compartíamos con vosotros un artículo en el que os explicamos los dos conceptos del Honne y Tatemae. Hoy refrescamos la memoria, sobre como la cultura japonesa diferencia en gran medida los sentimientos e ideas propios(Honne) y la actitud o ideas que deben adoptarse en una situación pública (Tatemae). Es indispensable mantener en todo momento esta idea en mente para comprender como trabaja la sociedad nipona en relación a la homosexualidad.

¿Pueden dos personas del mismo sexo besarse en público en Japón?

La respuesta es más compleja de lo que pueda parecer en un primer momento, pero sin lugar a dudas no recibiría un buen acogimiento entre los presentes.

Pero, ¿significa esto que Japón mantiene una cultura homofóbica?

No se trata de que físicamente no pueda hacerse, o de que esté considerado un acto ilegal. Pero tenemos que recordar que la cultura japonesa considera cualquier muestra de cariño en público como un acto indecoroso y fuera de lugar. Lo que significa que cualquier tipo de pareja, con cualquier tipo de sexualidad, está comprometida en esta regla. Por lo tanto no podemos decir que los japoneses seanhomofóbicos en este aspecto, más bien mantienen una mentalidad según la cual cualquier muestra de cariño, esté a quien esté destinada, debe ofrecerse en un ámbito mucho más privado. Incluyendo a las parejas heterosexuales.

¿Es ilegal ser gay en Japón?

No. Todo lo contrario a lo que pueda pensarse popularmente, no existe ninguna ley en contra de la homosexualidad en Japón, sin embargo si existen leyes de protección a la comunidad LGBT+ en el país nipón.

La única ley contra la homosexualidad en Japón se mantuvo en rigor durante un muy corto periodo de tiempo (1873-1880), época en la que Japón luchaba por abrir sus puertas al mundo y integrarse entre los países occidentales, los cuales si mantenían una moral cristiana muy profunda y por lo tantohomofóbica. El deseo de integración de la población japonesa fue tal, que incluso a día de hoy se ha mantenido esta práctica sexual en el ámbito de los tabús, muy lejos de cómo era considerada en la antigüedad.

Los Samuráis consideraban las relaciones entre hombres como la forma más pura del amor.

Encontramos miles de referencias literarias, artísticas e históricas en cuanto a este tema, aunque hoy en día se hayan despopularizado. En la época de los grandes samuráis los matrimonios arreglados eran el pan de cada día, al igual que en nuestra cultura, la occidental. Siendo así el matrimonio una muestra de poder, más que del amor tal y como lo concebimos hoy en día. De estos matrimonios nacían sus descendientes pero no necesariamente implicaban una relación romántica en el ámbito conyugal, en realidad, era todo lo contrario. Una de las practicas más conocidas de los samuráis era su costumbre de dormir siempre acompañados de su katana(espada japonesa), por si su mujer decidía intentar asesinarlo mientras el hombre dormía. En aquellos tiempos de peligro continuo las relaciones entre samuráis, compañeros de guerra, eran consideradas las muestras del amor más puro. Otras situaciones de la época que podemos encontrar es la prostitución de jóvenes hombres vendidos a grandes emperadores, hombres feudales de la época e incluso en monasterios budistas.

Panel de mediados del siglo XVIII. Pintado a mano sobre seda, muestra a un samurái con su joven amante masculino. – Wikipedia.

La homosexualidad en Japón en tiempos actuales.

A pesar de su larga historia de tolerancia, Japón es uno de los pocos países tan desarrollados que mantiene el matrimonio homosexual fuera de la ley. A día de hoy diferentes organizaciones gubernamentales luchan desde la política para cambiar este hecho, pero parece ser un proceso muy a largo plazo. Como dato extra Sapporo en Hokkaido desde el año pasado reconoce a las parejas del mismo sexo otorgándoles el estatus de relación matrimonial. Sapporo siguió los pasos de los municipios de Shibuya y Setagaya (Tokio), Iga (Mie), Takarazuka (Hyogo) y Naha (Okinawa). Aunque este “contrato matrimonial” permite a parejas del mismo sexo reconocerse ante la ley como tal, aún dista mucho de un matrimonio como se reconoce en muchos países occidentales. Podríamos decir más bien, que es un contrato legal que permite a los conjugues acceder a ciertos derechos maritales, tales como la compra de un piso, o herencia en caso de fallecimiento.

Esto se debe a la doble moral japonesa que os recordábamos al principio de este artículo. Los japoneses consideran este y muchas otras prácticas sexuales de un carácter muy privado, y por lo tanto, incluso aquellos pertenecientes al colectivo LGBT+ japonés desistirían de casarse y hacer pública su inclinación sexual aunque la ley lo permitiese. Obviamente no todos los japoneses del colectivo comparten esta idea, pero si su mayoría. Según las últimas estadísticas el 9,2% de la población masculina y el 5,1% de la población femenina han tenido un encuentro homosexual. Posicionando a Japón como el país asiático con más población perteneciente al colectivo.

La doble moral japonesa y la homosexualidad

Uno de los puntos tal vez más chocantes para los occidentales en cuanto a este tema en concreto es la permisividad televisiva en contenido homosexual. Llegando al límite en el que muchos cómicos japoneses adoptan estilos emulando pertenecer al colectivo aunque no compartan sus prácticas sexuales. Por supuesto no estamos hablando de contenido para mayores de edad, pero en muchos programas cómicos o de debate “tele-basura” se incluyen personajes homosexuales los cuales en la mayoría de los casos no pertenecen realmente al colectivo. Esto se debe a que los japoneses tienen una idea cómica muy extendida sobre el colectivo.

De la misma forma, todo japonés conoce la existencia del famoso barrio Shinjuku Ni-choume(2 zonas) donde se encuentran todo tipo de locales destinados a un público puramente homosexual. Desde discotecas a bares travestis, esta zona de la ciudad de Tokio se convierte cada noche en la viva imagen de la tolerancia. Permitiendo a todo el colectivo japonés LGBT+ deshacerse de su máscara pública(Tatemae) en un ambiente tolerante. De la misma forma se han popularizado en los últimos tiempos aplicaciones como Grindr(Tinder gay), o rutas turísticas por todo el país de cara a un público únicamente homosexual, recorriendo todas y cada una de estas escondidas zonas.

El manga y el anime y la homosexualidad

Y como no, terminamos este articulo hablando de uno de los rasgos más significativos y populares de la cultura japonesa. La homosexualidad se encuentra presente en muchos aspectos de la misma, y el manga y el anime no son una excepción.

Con contenidos Yuri(Lesbian)y Yaoi(Gay) como principales protagonistas, el mundo otaku también recoge a la homosexualidad entre sus infinitos géneros. La mayor peculiaridad sin embargo, es el público que los consume. Lejos del colectivo LGBT+ que cabría esperar, el Yuri(contenido lesbian) está mayormente dirigido a un público masculino heterosexual, el cual incluye infinitos géneros y por lo tanto queda muy atrás en cuanto a popularidad si lo comparamos con su hermano el Yaoi(contenido Gay). El cual se dirige mayormente a las mujeres heterosexuales, que fuera de todo pronóstico, supone un gran número de consumidoras tanto dentro como fuera del país. Con tal popularidad que ya tienen dentro de la sociedad japonesa un nombre especifico para ellas, las fujoshis, y fudanshis para todo hombre que consuma contenido Yaoi, pertenezca o no al colectivo LGBT+.

 

Frank Mugisha (DIRECTOR DE SEXUAL MINORITIES UGANDA): “A Uganda llegó de fuera la homofobia y no la homosexualidad”

El lehendakari, Iñigo Urkullu, entrega el premio René Cassin 2017 a la asociación Sexual Minorities Uganda, que defiende los Derechos Humanos del colectivo LGTB

Frank Mugisha (J.M.M.)

BILBAO- “No parar hasta lograr la igualdad para todas las personas de Uganda”. Esas fueron las palabras de Frank Mugisha, quien fue nominado para el Premio Nobel de la Paz en 2014 como director ejecutivo de la asociación Sexual Minorities Uganda (SMUG), durante la entrega del premio René Cassin 2017 por parte del lehendakari, Iñigo Urkullu, a esta organización que defiende los Derechos Humanos del colectivo LGTB en su país en particular y en África en general. Sin pelos en la lengua, Mugisha habla sobre la realidad del colectivo LGTB en el continente africano.

Homosexualidad en Uganda. ¿Cómo se vive allí siendo gay?

-Es muy duro. Si se te conoce o se te identifica o percibe como miembro del colectivo LGTB tienes un problema, porque corres el peligro de ser perseguido, de ser maltratado físicamente, de perder el apoyo de tu familia, de sufrir exclusión y discriminación e incluso te pueden denegar el acceso a los servicios básicos. El nivel de consecuencias depende de varios aspectos y uno de ellos es dónde se vive. Para que alguien del colectivo LGTB pueda vivir una vida relativamente agradable ha de hacerlo en una zona de alto standing, ir a comer a sitios caros, etc. Pero la mayoría de los ugandeses son personas pobres que están en el paro, sobre todo los pertenecientes al colectivo LGTB, por lo que viven en zonas donde se enfrentan a una mayor persecución.

Aunque la homosexualidad es ilegal desde la imposición del código penal británico, la situación no siempre ha sido así. ¿Qué ha cambiado?

-Uganda tiene la ley de sodomía aplicada por los británicos, pero en 2009 se promulgó una ley a través de la cual hemos podido luchar hasta que la ley de sodomía fue derogada en 2014. Aun así, hay muchísima confusión y muchos ugandeses siguen considerando la homosexualidad como algo ilegal, aunque no lo es según esta ley de 2009.

¿Confusión?

-Así es. Por una parte, tiene que ver con la manera en la que se entiende esta ley en el país. Y por otra, porque muchas de las personas que se enfrentan a nosotros son cristianos y estos son muy respetados en el país, por lo que cuando dicen algo la gente se lo cree. Por eso, uno de nuestros desafíos es intentar convencer a la gente de que no somos un grupo ilegal. En cualquier caso, nos están poniendo dificultades apoyándose en una ley que no debería aplicarse y que de hecho no está vigente.

Si no me equivoco, hay quien dice que la homosexualidad ugandesa es fruto de una imposición de Occidente.

-La homofobia es lo externo a Uganda y no la homosexualidad. Las personas LGTB han existido antes de la etapa colonial. Prueba de ello es que antes de que fuera infectado por los británicos, en suajili ya teníamos una palabra para nombrar a la homosexualidad. También tenemos en nuestra cultura personas cuya homosexualidad ha sido bien conocida y un ejemplo de ello es el rey Mwanda II, el último gobernante antes de la llegada de los europeos, quien mantuvo relaciones sexuales con sus cortesanos masculinos. Por tanto, lo que hicieron los misioneros británicos cuando llegaron fue introducir leyes contra la sodomía y criminalizar la homosexualidad, pero esta se estaba viviendo ya en África antes de que llegaran los británicos.

Hasta ahora hemos hablado de Uganda, pero en Kenia, sin ir más lejos, se culpó hace poco al turismo gay de contagiar a los leones salvajes su homosexualidad. ¿Es la homofobia algo generalizado en la mayoría de los territorios del África Negra?

-La homofobia se utiliza, por una parte, para recabar el apoyo de los votantes, ya que la gente está contra la homosexualidad y cualquier tipo de ley o pronunciamiento homofóbico te va a traer mucho apoyo. Pero por otra parte, también se usa para desviar la atención de otras cosas que importan. En esta ocasión puede que hayan tenido más repercusión las palabras de los políticos keniatas, pero es una estrategia generalizada.

Y respecto a la transexualidad, ¿cuál es la situación en Uganda?

-Las personas trans se enfrentan a una hostilidad mayor que los homosexuales. La población general considera que estas personas suplantan a otras. Además, los confunden con los homosexuales, aunque sea una cuestión de identidad en vez de orientación. Nada de esto ayuda. Pero aun así, poco a poco, se ha ido aumentando la visibilidad de las personas trans en el país, sobre todo gracias a que ha habido una red de miembros de la comunidad que han traído del extranjero ideas para mejorar la situación de Uganda.

¿Considera que esto tiene que ver con una falta de educación sexual en Uganda?

-Ahora mismo es muy difícil hablar de sexo en África. Cuando hablamos de homosexualidad la gente piensa en sexo y, más concretamente, en sexo entre hombre y hombre. Con lo cual, esto es una especie de tabú. Además, también se hila con los abusos sexuales a niños. Todo ello desgraciadamente ha hecho que se deje de impartir educación sexual integral en las escuelas, porque los padres pensaban que no era buena para sus hijos.

¿A qué cree que se debe que el sexo sea tabú en Uganda?

-Es algo cultural. En nuestras tradiciones había una persona mayor dentro de las familias que se encargaba de esta rama de la educación. A día de hoy, en cambio, los adultos son muy tímidos y no se atreven a hablar de sexo con sus hijos. Además, también consideran que los jóvenes no debería hablar de sexo, porque no se tiene suficiente sabiduría para ello. Esto ha creado un bucle del que es difícil salir.

¿Cuáles son los objetivos de SMUG?

-Nuestra organización se trata de una red que agrupa otras organizaciones que también ofrecen servicios para la comunidad LGTB, porque la mayor parte de los programas gubernamentales nos dejan fuera. Por ejemplo, servicios de salud, para que se puedan llevar directamente a la gente. Pero también de seguridad y protección, porque es uno de los mayores riesgos a los que se enfrenta nuestra comunidad. Además, documentamos toda la información sobre los actos violentos contra nuestra comunidad para poder llevar a los agresores ante la Justicia.

¿Cómo pretenden sensibilizar a la sociedad con estos fines?

-Para empezar, estamos diseñando unos mensajes bien claros para el gobierno y la sociedad civil para que se vaya comprendiendo poco a poco lo que es la orientación sexual y la identidad sexual. También queremos cambiar la legislación. Pero sobre todo, buscamos que grupos de influencia en Uganda, como los grupos religiosos o los famosos, trabajen con nosotros, para poder llegar a la sociedad a través de ellos.

¿Y lo están consiguiendo?

-Relativamente. Sí que hay celebrities internacionales que han trabajado con nosotros y esto es importante, porque los famosos de nuestro país copian a los famosos de otros países. Sobre todo se involucran más las mujeres, porque a los hombres todavía les preocupa mucho. Hay mucha presión por parte del público en general.

¿Cómo ve el futuro de Uganda en lo que se refiere a los Derechos Sexuales?

-El trabajo que estamos haciendo ha creado cierto grado de visibilidad y esperamos que haya más gente que se implique. Realmente creemos que todo esto va a llevar a un cambio de mentalidad en Uganda, porque la población es joven y eso siempre favorece los cambios.

Operación Triunfo y la historia de un beso legendario

España es un país de amor. Sí, nos gusta achucharnos, besarnos, tocarnos y dar muestras de cariño por doquier. Nos gusta más el roce que a un niño un caramelo. ¡Y me encanta! Es uno de nuestros santo y seña, va en nuestro ADN y el que no lo quiera ver es que está ciego.

Es por ello que no nos debería sorprender cuando encendemos la televisión y vemos un beso. Pero, nos sorprende, nos emociona, nos deleita y más cuando ese beso es, de nuevo, la demostración de la diversidad y el respeto que reina en nuestra sociedad. Porque sí, porque sabemos respetarnos, porque sabemos aceptarnos y porque sabemos normalizar lo que debería haber estado normalizado hace mucho tiempo.

Y no, no está normalizado. Todavía queda mucho. Si lo estuviera no seríamos testigos de la agresión sufrida por los Javis o del ataque homófobo de un profesor de la Universidad de Barcelona contra el candidato del PSC Miquel Iceta. Esto pasa todos los días y se necesitan más besos como el de anoche, como el de Marina, para acabar con ello. Muchos, muchísimos.

‘Operación Triunfo’ ha logrado lo que muy pocos habían conseguido. Ha logrado que en la televisión pública, en la tele de todos, se vean besos por doquier y de todos los tipos con toda la normalidad del mundo. Ya era hora.

Lo vimos con el beso a Marina y su novio transexual y lo volvimos a ver anoche cuando Raoul y Agoney se fundieron en uno al final de su actuación. Así sí se normalizan las cosas, así sí se empuja al respeto, así sí se enseñan valores.

Muchos diréis que es un beso y nada más, pero es mucho más, muchísimo más. El beso de Marina, el beso de Raoul y Agoney, la charla de los Javis, el speech contra la homofobia de Noemí Galera son detalles, imágenes que tenían que verse, que tenían que tratarse con la misma normalidad que la ‘cobra’ de Amaia a Alfred(‘cobra’ que anoche se volvió a repetir en su revival de ‘Escondidos’. Y venga la burra al trigo) o el fanatismo adolescente por Cepeda.

Y es cierto que todas estas cosas están dejando en un segundo plano la verdadera esencia del concurso musical, pero benditas sean, bendito sea ‘Operación Triunfo’ por abrir puertas que se querían dejar cerradas a cal y canto, benditos sean los ‘triunfitos’ y bendita sea la Academia.

Llevamos toda la semana con el beso para arriba y el beso para abajo. Los Javis, que han sufrido ya en su propia piel la homofobia que aún persiste en esta nuestra sociedad, convirtieron la canción de Miguel Bosé y Rafa Sánchez ‘Manos vacías, en un la historia de amor de dos homosexuales que después de pasar una noche juntos acaban separándose a la mañana siguiente.

Una historia triste, melancólica, pero romántica donde las haya. Un ‘temazo’ que los dos profesores quisieron que se coronara con un beso en la boca de los dos intérpretes para sorpresa de todo el claustro, de sus compañeros y, si no hubiera sido por los directos de la semana, de toda España.

Era uno de los momentos más esperados de la noche. Se había adelantado algo durante los directos de la semana, pero había que verlo en plena gala, en vivo y en directo, y el público no esperaba menos.

El casto y recatado beso que se dieron fue más que aplaudido, en el plató, en las redes y probablemente en cada una de las casas que lo vieron. Aquí está el logro, aquí está leyenda. Lo siguiente será que esto no nos parezca sorprendente. Y llegará, no lo dudo.

Es curioso que una canción que tiene ya un cuarto de siglo sobre sus espaldas se fuera a convertir en himno de la diversidad, de la igualdad y del respeto. Lo que no haga la tele…

Anoche nadie se fue con las manos vacías porque todos nos llevamos algo con la interpretación de Raoul y Agoney. Ellos ya han hecho historia y todavía no lo saben.

Y mentiría si dijera que no les ha costado. Raoul se ha mostrado toda la semana algo más cohibido que su compañero, pero se han dejado llevar y al final ha terminado en simbiosis. Los Ragoney, como han sido bautizados, lo hicieron y, aunque a uno le costó más que al otro, ninguno dudó y se tiraron a la piscina. Es la revolución sexual de OT, es el hito de OT.

Fue la noche del beso, de la ‘cobra’, otra vez, y del sapoconcho de Roi. Sí, el sapoconcho. No te acostarás sin saber una cosa más. El sapoconcho, que ya podemos bautizar como la nueva palabra de moda, es la palabra gallega que se utiliza para referirse a un tipo de tortuga.

Al inicio de la gala, como cada lunes, todos los concursantes cantan una canción, anoche le tocó el turno al ‘A quién le importa’ de Alaska (toda una declaración de intenciones) que el gallego amenizó saliendo al escenario con una tortuga de peluche. Para qué queremos más. Sapoconcho, tortuga de peluche y Roi, si alguien puede dar más que se atreva.

Hasta la Real Academia Galega se visto salpicada por el sapoconcho y las lecciones de lengua gallega de Roi. Increíble, lo de este OT está siendo increíble. Pues parece que el sapoconcho le trajo suelte al gallego. Meigas, sapos y bruxas, Roi se coló entre los tres favoritos, junto a Amaia (por supuesto) y Aitana, y acabó siendo él y su tortuga los que cruzaron la pasarela. Fascinante, sorprendente…

Y el expulsado de la noche fue… Mireia. Sí, de nuevo el público ha salvado a Cepeda. Mare de Déu lo de este chico. ¿Cuántas nominaciones lleva ya? ¿Cuántas veces le ha salvado el público? Otro que va a hacer historia. Pero ahí sigue, impasible, indolente, impertérrito… He visto plantas con más expresividad que Cepeda, os lo juro. Sin embargo, por una razón que todavía no llego a comprender tiene un club de fans que ni Madonna.

Y para la semana que viene otra vez. Sí Cepeda Cequeda vuelve a estar nominado y se enfrenta a Raoul. Sí, a uno de los chicos del beso porque Alfred, que para infarto del público fue uno de los nominados, y Ana Guerra fueron salvados por los profes y los compañeros, respectivamente. Yo si fuera Raoul estaría acojonado. Enfrentarse a Cepeda es muerte segura. Tres de tres y ahí sigue.

Volvió a ser la noche de Amaia y no porque anoche tuviera su mejor actuación, pero resulta que cada vez que sale esta chica al escenario a alguien se le rompe el alma. Esta vez ha sido a la cuarta miembro del jurado, Sole Giménez, que con su valoración dejó a cuadros hasta a la ‘triunfita’.

“Tienes una belleza extraordinaria en la voz y en el alma que nos has transmitido esta noche”. A mí me dicen eso y os juro que me caigo de culo y me hago la muerta. Se puede decir más alto, pero no más claro, y encima que te lo diga Sole Giménez. No me extraña que haya voces que pidan que Amaia sea Patrimonio de la Humanidad. Nos estamos volviendo locos, OT nos está volviendo locos.

Ahora y tras agradecer todo lo que está edición está haciendo, hago un llamamiento al equipo de vestuario y peluquería. Por favor, ¿de dónde salen los vestidos y los trajes que lucen en las galas? Es que es encender el televisor y ver a estos chicos y juro que se apodera de mí Bonnie Tyler y todos sus coetáneos. Si es que les visten igual que en ‘OT 1’.

Anoche me pasó con Aitana y con Mireia. Si parecían sacadas de ‘Total Eclipse of the Heart’. Resulta que Aitana tenía que darlo todo con el baile y con su versión de ‘New Rules’ y le encasquetan un ajustadísimo y cortísimo vestido perfecto para explosionar en la pista de baile. Lo mejor es que el baile lo sacó adelante y se llevó el rapapolvo por sus errores vocales. Pero vamos, que no me extraña si ese traje le tenía que estar cortando la respiración.

Nimios detalles de la que ha dormido poco, como la mayoría de los que se quedaron hasta el final. Pero, no importa. Merece la pena si OT nos va a seguir sorprendiendo, si OT va a seguir siendo lo que nuestra TV necesitaba desde hace tiempo. OT nos está dando lecciones que van a ser muy difíciles de olvidar, ojalá se queden siempre.