Holanda rechaza el asilo a un iraquí por “no demostrar suficientemente” su homosexualidad

Sahir, en una imagen cedida por él donde no se le reconoce para preservar su seguridad.

“Están siendo días muy duros”, reconoce a EL MUNDO Sahir Ahmad. Este joven de 29 años recibió una carta de la Justicia holandesa denegando su solicitud de asilo porque, según ellos, “no demuestra suficientemente” su homosexualidad. A pesar de que él y su pareja hayan declarado y presentado pruebas en un largo proceso judicial para que Sahir pueda vivir libre y legalmente su orientación sexual en Holanda.

Este iraquí, que huyó de su familia y amigos a finales de 2015, intentaba obtener el estatus de refugiado porque es homosexual y su vida corre peligro en Irak. Consideró Holanda por sus avanzadas leyes y tolerancia hacia la homosexualidad.

Para ello, ha tenido que pasar por el tribunal para que un juez decida, basándose en los informes de Inmigración, si otorgarle esa condición y si considera suficientemente probado el riesgo que corre Sahir en su país de origen.

En su relato a la Justicia, recogido por el diario holandés PAROOL, Sahir explicó que había estado manteniendo una relación con su pareja, Mushtak Nahemy, durante diez meses, antes de decidir huir juntos fuera de Irak.

Fue uno de los hermanos de Sahir quien, leyendo unos mensajes que se había intercambiado la pareja, descubrió que llevaban tres meses manteniendo una relación homosexual y se lo comunicó al resto de la familia.

Sahir y Mushtak fueron amenazados de muerte y esa fue la razón por la que decidieron huir. Cruzaron a Turquía, después a GreciaAustria Alemania, hasta llegar a Holanda. Ambos pidieron el asilo, pero solo lo ha conseguido Mushtak.

Uno de los hombres de la pareja si fue considerado “suficientemente” gay, el otro no, y por eso afronta ahora la deportación a Irak. La pareja de Sahir declaró ante el tribunal que ambos mantuvieron relaciones sexuales “hasta varias veces al día”.

Ámsterdam fue escenario de una manifestación convocada por una asociación de apoyo a los refugiados homosexuales y la Izquierda Verde. Las redes sociales se han llenado de comentarios críticos con la decisión del juez.

Y el propio Sahir alerta sobre el tema. “Volver a Irak sería mi fin. Mi familia me matará en el propio aeropuerto, y sino ya lo harán después”, aseguró. Ya ha recibido una carta de Inmigración sobre su traslado a un centro de deportación para preparar su regreso a su país natal.

“¿Cómo voy a probar que soy gay?”, se preguntó. La pareja presentó fotografías de ambos junto a banderas arcoíris, videos en un barco en un canal de Ámsterdam el día del orgullo gay y el testimonio de amigos suyos que confirmaban su orientación sexual.

Su abogado, Erik Hagenaars, explicó a la prensa que la solicitud de asilo de Sahir se presentó sobre la base de su homosexualidad y aseguró que durante el proceso habían subrayado constantemente las dificultades del proceso de “autoaceptación” de ser gay.

“Algunas personas no pueden hablar acerca de sus emociones y sentimientos, y Sahir es así. La homosexualidad puede ser un problema para algunos, tanto que lo llegan a ocultar durante toda su vida”, añadió el abogado.

Investigan el caso de posible homofobia de un profesor

GASTEIZ – El Departamento vasco de Educación investiga una reclamación de varios alumnos de la Escuela Oficial de Idiomas de Gasteiz contra un profesor que, al parecer, criticó una campaña a favor de la diversidad sexual con motivo del Día Mundial contra la LGTB-fobia que se celebró el pasado día 17. La consejera de Educación, Cristina Uriarte, reconoció ayer la existencia de esta reclamación, dejó claro que no comparte este tipo de actuaciones y señaló que la inspección educativa analizará lo ocurrido y actuará en consecuencia.

Durante una rueda de prensa Uriarte se refirió, a preguntas de los periodistas, a la denuncia de varios alumnos de la Escuela de Idiomas contra un profesor de inglés. Según la información que publica el Diario Noticias de Álava, el centro puso en marcha una campaña a favor de la igualdad y la diversidad sexual con motivo del Día Mundial Contra la LGTBI-fobia.

La acción, enmarcada en el plan de trabajo anual del centro de idiomas en favor de la igualdad, ha consistido en colocar en sus aulas y otros rincones de la escuela banderas con los colores del arcoíris impresas en un folio con mensajes, en distintas lenguas, en favor de la diversidad y la igualdad. Una acción similar a las que la Escuela de Idiomas ha realizado a lo largo de todo el curso para conmemorar otras fechas señaladas en favor de la igualdad, como pueden ser el Día de la Mujer o contra el Racismo y la Xenofobia.

La “retahíla” del profesor, tal y como denuncia uno de sus alumnos, se extendió durante “20 o 25 minutos”, en los que no dudó en denunciar el carácter “excluyente” de esta iniciativa e, incluso, a “justificar” que frecuentemente haya acciones violentas contra el colectivo LGTBI. La forma que el docente empleó para contrarrestar esta acción fue colocar en su aula otro cartel, de su propia cosecha, en el que aparecen impresas las figuras de un hombre y una mujer, un corazón y una cruz, junto con el mensaje true love -en castellano, amor verdadero-. “Me sorprendió mucho su falta de respeto pero todavía más que lo haga desde su puesto de profesor”, critica un alumno. Algunos respondieron in situ a la “desbarrada” del profesor, al que trataron de hacer ver que “solo se trata de una campaña en favor de la igualdad”, pero sus esfuerzos fueron en vano.

Para la consejera Uriarte el proceder de este docente “es una iniciativa particular de un profesor que ha utilizado su espacio de trabajo para hacer su propia pedagogía, por así decirlo. No creo que se pueda compartir este tipo de actuaciones”.

Otra alumna de esta clase que presenció la escena decidió levantarse antes de que el profesor terminará su speech en castellano. “Me indigné tanto que me fui. No quería escuchar lo que estaba diciendo. Si él considera que en una escuela pública no pueden ponerse esos carteles, que él no haga lo mismo con el suyo”, censura la joven en conversación con el diario alavés, que en los próximos días va a presentar una reclamación ante la dirección del centro educativo. A buen seguro no será la única, porque son ya al menos tres los alumnos de esta aula que pretenden interponer sendas denuncias formales ante los máximos responsables de la EOI de Gasteiz. El caso, sin embargo, ya ha sido puesto en conocimiento de la dirección del centro de idiomas verbalmente. C. M. O./R. G./Efe