“El viaje de Carla es una herramienta para la defensa de la diversidad y los derechos humanos”

Avalado por los premios obtenidos y por el éxito unánime de crítica y público, el documental El viaje de Carla -dirigido por Fernando Olmeda- afronta ahora el reto del Zinegoak de Bilbao, uno de los principales festivales de cine LGTB de Europa.

carla antonelli y fernando olmeda

Carla Antonelli, activista LGTBI y diputada de la Asamblea de Madrid, y Fernando Olmeda, director del documental biográfico El viaje de Carla.

El documental relata el periplo vital de una de las más relevantes activistas por la igualdad en España, referente nacional e internacional del colectivo LGTB y diputada en la Asamblea de Madrid. Protagonista y testigo de la historia, a través de su trayectoria individual se entiende mejor el viaje colectivo. Por eso, la cinta también reivindica la lucha denodada de las personas que viven conforme a su identidad de género, la capacidad de superación de quienes logran salir adelante a pesar de tener casi todo en contra, y el compromiso de quienes luchan en favor de la igualdad legal y social y la diversidad afectivo-sexual. «Carla siempre convierte lo negativo en positivo, y su fortaleza y su compromiso son modelo y ejemplo a seguir, no solo para el colectivo LGTBI, sino también para la sociedad en su conjunto», señala Fernando Olmeda.

A través de un relato coral duro y sincero, el documental logra la empatía del espectador hacia una trayectoria llena de pequeñas y grandes victorias, repleta de reconocimientos y galardones como el Premio Solidario de Hegoak, asociación que trabaja activamente en la denuncia de las discriminaciones por LGTBIfobia, así como en la atención a las personas LGTBI y en la prevención del VIH-SIDA, y también organiza el Festival Internacional de Cine y Artes Escénicas GayLesboTrans de Bilbao. «Siempre es un gusto visitar Euskadi», dice Carla Antonelli; «ya en 1999 reclamé que se incluyera en la cartera de servicios sanitarios la cirugía de reasignación de sexo, así como una Ley nacional que regulara el derecho a la identidad y a la modificación de la partida de nacimiento y del DNI, que se hizo realidad en 2007. El País Vasco ha estado en la vanguardia de la defensa de los derechos del colectivo LGTBI, con la puesta en marcha del Berdindu -el servicio de Información y atención del Gobierno Vasco para temas de diversidad sexual y de género- y de la Unidad de Género del Hospital de Cruces. Destaca también el trabajo continuado de colectivos como Hegoak, Aldarte, Gehitu, Guztiok o Errespetuz -que atiende específicamente a las personas transexuales-, gracias a cuyo empuje salió adelante la Ley Integral de Transexualidad Vasca, la segunda aprobada en España».

el viaje de carlaEl viaje de Carla -de 65 minutos de duración- es un trabajo audiovisual profundo y consistente, sensible y veraz, que cosechó los Premios al Mejor Documental y a la Mejor Obra Española en LesGaiCineMad (Madrid), y el Premio al Mejor Documental enAndaLesGai (Sevilla). También tuvo una sensacional acogida en la segunda edición de Can[Be]Gay, Festival de Cine LGTBIQ de Canarias -aún en marcha-, y el próximo fin de semana afronta el reto de convencer al jurado del Zinegoak. «Estamos muy satisfechos de la acogida», afirma Olmeda; «nos satisface haber sido seleccionados para participar en un Festival como Zinegoak, importante referente como evento cultural de primera magnitud y también como lugar de encuentro del colectivo LGTBI».Antonelli añade: «Estoy muy ilusionada y con ganas de compartir el documental, que considero una herramienta para la defensa de la diversidad y los derechos humanos, más aún en estos tiempos en que tantos ataques están recibiendo; hay que seguir haciendo pedagogía, porque la transexualidad no es un capricho; hay que seguir visibilizando una realidad y trabajando por conseguir una sociedad en la que tenemos que caber todas y todos».

EL PAIS:Lo que Elvis ha unido, que no lo separe el Tribunal Supremo

El alto tribunal debe decidir esta primavera si legaliza definitivamente el matrimonio homosexual en todo EE UU

boda_gay_usa

Alexander y Jeffrey se besan durante su boda, oficiada por un Elvis y un stripper. / ARMANDO ARORIZO

Alexander Ray y Jeffrey Lyon siempre quisieron una boda tradicional. “Tradicional de Las Vegas”, aclaraba Jeffrey justo antes de entrar en la capilla Viva Las Vegas el pasado sábado. “Espero que haya un Elvis y algo más”. Cómo no. Elvis ofició la ceremonia a ritmo de Burning love. Además, un stripper masculino hizo de ayudante. “Por el poder que me otorga el Estado de Nevada, y porque soy El Reeey, yo os declaro marido y marido”, dijo el oficiante tras escuchar los votos de los novios. Alexander y Jeffrey se besaron, bailaron con Elvis y salieron partidos de la risa con su certificado de boda en unos 20 minutos.

No sabemos qué opinaría Elvis de verse bailando con un hombre semidesnudo y casando a otros dos hombres, pero la capital mundial de las bodas es un buen termómetro de la realidad del matrimonio homosexual en EE UU. Esta es una realidad diaria en la ciudad cuyos mitos fundacionales son muy heterosexuales. El avance en aceptación, legal y social, ha sido inmenso en apenas un lustro y probablemente irreversible desde la decisión del Tribunal Supremo en 2013 que otorgaba a los matrimonios gays los mismos derechos que a los heterosexuales.

Desde entonces, los jueces federales y las cortes de apelaciones han ido sancionando la legalidad del matrimonio homosexual Estado tras Estado. Con sus decisiones sobre casos ejemplares, ya han hecho legal el matrimonio gay en 35 Estados, dando cuerpo legal a uno de los cambios sociales más profundos que ha vivido Estados Unidos en las últimas décadas.

Sin embargo, en aquella ocasión el máximo órgano judicial del país dejó una cuestión clave sin resolver. Los matrimonios gays, allí donde se produzcan, tienen los mismos derechos, pero ¿tienen los homosexuales derecho constitucional a casarse o no? Eso es decisión de los Estados, dijo el Supremo. Por tanto, sigue habiendo base legal para la continuación de las prohibiciones y las trabas en más de una docena de Estados muy conservadores concentrados en el sur religioso y el medio oeste.

El pasado viernes 16 el Tribunal Supremo de EE UU aceptó escuchar un nuevo recurso contra prohibiciones en Kentucky, Michigan, Tennessee y Ohio. Ahora sí, antes de junio, el alto tribunal debe pronunciarse sobre el fondo de la cuestión, de una vez por todas. La decisión llega a un país en el que incluso estados muy conservadores como Nevada, donde hace poco más de una década Alexander y Jeffrey se habían buscado un problema muy serio si caminaban por la calle principal cogidos de la mano. El sábado, su nombre aparecía en el letrero luminoso de la capilla Viva Las Vegas.

En contra de lo que los comerciantes de Las Vegas esperaban, la legalización no ha traído una avalancha de turismo gay. El condado de Clark, donde está Las Vegas, otorgó 80.738 licencias de matrimonio en 2014, una cifra muy parecida a la del año anterior. Si existe un fenómeno de bodas gays en la ciudad aún no se ha notado en las cifras globales. Desde la legalización, el 9 de octubre, hasta el pasado 7 de enero se habían dado 19.460 licencias, 1.000 de ellas (el 5%) a parejas del mismo sexo, más de 300 al mes.

Despojado del traje de Elvis, el actor Brian Mills, gerente de la capilla Viva Las Vegas, explica que desde la decisión judicial del 9 de octubre las bodas gays se han convertido en el 20% de su negocio de la noche a la mañana. “Es una enorme parte del negocio, no sé si seguirá así el resto del año”, asegura. Esta capilla tiene la ventaja de anunciarse como la única del Strip, la calle principal de la ciudad, cuyos propietarios son gays. Mills asegura que la mayoría de las parejas gays son gente entre 25 y 40 años. Hay algo generacional en esta normalidad. “Creo que está aquí para quedarse, dentro de un año será legal en todas partes”.

Alexander y Jeffrey tienen 30 años y llevan 10 viviendo juntos en Minneapolis, Minnesota. Cuando dijeron que se querían casar, sus familias empezaron a meter baza en los preparativos. Se agobiaron, detuvieron los planes, se tomaron unas vacaciones y quedaron en Las Vegas con sus amigos Judith y Eric, que viven en Santa Cruz, California. Ni siquiera sabían si era legal casarse en Nevada, lo buscaron en Google al llegar. El pasado viernes, durante la cena, les dijeron que al día siguiente se casaban y que ellos eran los testigos y los únicos invitados. No se lo han dicho a su familia, ni piensan. Ya se enterarán. “Cuando se les pase el enfado”, harán una celebración en Minneapolis.

Minnesota es uno de los 35 estados donde es completamente legal el matrimonio homosexual. La razón por la que Alexander y Jeffrey prefirieron Las Vegas da una idea de lo que ofrece la ciudad a las parejas gays: exactamente lo mismo que a las demás. La posibilidad de obtener una licencia de matrimonio exprés y una boda a la carta con cualquier presupuesto, todo en un par de horas. Más las infinitas opciones para celebrarlo. “La marca de Las Vegas es la libertad adulta, cada uno decide lo que eso significa para él”, define Heidi Hayes, portavoz de la autoridad de turismo de la ciudad. En este sentido la ciudad que vive de la farra y donde el turismo gay se veía recluido en determinados hoteles y clubs, no es ahora un destino gay. La normalidad consiste en que por primera vez es un destino para todos.

Terrel Wilsey, agente turístico y miembro de la asociación de comerciantes LGTB de la ciudad, Lambda, explica que económicamente Las Vegas no ha visto un boom de bodas gays porque ha llegado tarde a la fiesta. “Lo que ofrece Las Vegas es que aquí puedes hacer cosas que en otros sitios no puedes”. Y el principal servidor de turistas de la ciudad, California, legalizó las bodas en 2008. Wilsey se tuvo que ir a casar al Estado de Washington con su pareja desde hace 37 años. Está convencido de que si el Tribunal Supremo no decide de una vez por todas esta primavera, los republicanos de Nevada tratarán de revertir la situación.

Por sorprendente que fuera a tenor de los precedentes, legalmente el matrimonio gay se puede volver a prohibir. Si el Supremo insiste en inhibirse del fondo de la cuestión, o dice que la prohibición de los estados es constitucional, el conservadurismo cristiano se puede tomar la revancha. Pero lo que es irreversible es la normalidad con la que ya lo acepta una mayoría de EE UU incluso en sociedades como Las Vegas, una ciudad hasta hace poco muy heterosexual, para la que “sería una decepción intelectual más que económica”, dice Wilsey. En solo cinco meses, las bodas homosexuales ya son parte de Las Vegas y las oficia El Rey en persona. Lo que Elvis ha unido, que no lo separe el Tribunal Supremo.

EL CORREO:Lola, primera menor transexual candidata a Reina del Carnaval de las Palmas

A sus 16 años, se vestirá de fantasía el próximo 13 de febrero para cumplir su sueño de alzarse con la corona y representar “una vida sin prejuicios”

Pisa Lola, pisa con garbo hacia su meta, ser Reina del Carnaval de Las Palmas. Difícil en cualquier caso, pero más aún para una niña que nació niño. Tiene 16 años, pero hace mucho que descubrió que ella no era David, sino Lola. Su abuela, su madre, y toda la familia la han apoyado en su transformación y en su sueño. El próximo 13 de febrero se vestirá de fantasía en la gran gala del Carnaval, llevará muchos kilos encima, pero nada pesará tanto como la invisibilidad de los transexuales. Va a por todas, a por la corona, y a por una vida sin prejuicios.

DEIA:PAU GUILLÉN DIRECTOR DEL FESTIVAL ZINEGOAK “Queremos que Zinegoak sea un festival inclusivo, que se abra a la gente y en el que la ciudad se implique”

El Arriaga acogió ayer el inicio de la duodécima edición de Zinegoak, el Festival Internacional de Cine y Artes Escénicas gaylesbotrans que tiene lugar en Bilbao

zinegoak_pau_guillen

Pau Guillén, director de Zinegoak

BILBAO– Al igual que las flores amarillas que brotan de un corazón, el elemento principal que conforma el cartel de este año, una delicada ilustración del artista vasco Gorka Olmo, Zinegoak dio inició ayer a una floreciente duodécima edición que se prolongará hasta el próximo lunes. Más de una década en la que su director, Pau Guillén, y el resto de miembros del festival trabajan para seguir creciendo y convertir las proyecciones de las diferentes salas de cine y espacios bilbainos en “lugares que sirvan para generar debate y comunicar”.

A pesar del complicado periodo económico que vivimos, el festival Zinegoak sigue creciendo año a año. ¿Cuál es el secreto?

-La verdad es que nos gusta estirar el dinero del que disponemos todo lo que podemos y hay una cosa que últimamente repito mucho: si este festival se hiciera únicamente en base al presupuesto del que disponemos no podría salir adelante, sería inviable. Todos los que trabajamos en él hacemos un esfuerzo y una apuesta personal para que salga cada año adelante. Esa pasión que ponemos, el creer en lo que hacemos, es fundamental, y en vez de pensar que no nos llega el presupuesto, siempre buscamos la manera para poder buscar alguna ayuda, o hacer un intercambio que nos de la posibilidad de llevar a cabo la actividad que queremos hacer.

Esa implicación personal es, por tanto, la base del proyecto.

-Así es, pero no debemos olvidarnos tampoco de los apoyos de organismos públicos y privados que tenemos. Estos últimos años, además, hemos conseguido firmar varios convenios con instituciones públicas que nos dan cierta serenidad y que disipan un poco esa incertidumbre que puede generar la solicitud de una subvención. Ya sabemos que, en principio, vamos a contar con una ayuda que nos permite seguir funcionando y ampliar el presupuesto. Tengo que decir que nos sentimos respaldados tanto por parte de las instituciones como del público, y eso es una suerte. A mí me emociona mucho cuando voy por la calle y la gente empieza a preguntarme cómo va el festival de este año.

Tras más de una década en la ciudad, ¿se ha instaurado ya entre los bilbainos?

-Hombre, tenemos claro que no es un festival enorme como el BBK Live, pero sí que es verdad que cada vez nos preguntan más por Zinegoak. Es un evento muy arraigado a la ciudad, pero lo que también pretendemos es que no se limite solo a Bilbao, sino que se vaya extendiendo a varias localidades más.

Este año el festival llegará a catorce municipios vizcainos. ¿El objetivo en un futuro sería la creación de una red que se podría extender por el territorio vizcaino?

-Sí, es lo que llamamos la Extensión Zinegoak. Este festival nació con un punto reivindicativo y como un espacio de visibilidad que con el tiempo se ha ido transformando en una actividad donde se exhibe una buena programación de cortometrajes y de películas que de otra manera sería complicado que pudieran llegar a verse en la ciudad y en estas localidades. Cada vez son más, porque este año hemos ofrecido la posibilidad de subtitular las obras en euskera. Nos dimos cuenta de que era una carencia que teníamos y la hemos querido suplir, ganando tres extensiones más que el año pasado, así que estamos encantados.

¿Hablamos del punto de partida de una clara apuesta por el euskera?

-A nosotros nos gustaría que fuera así y poder seguir trabajando y creciendo en esa dirección, pero también tendremos que tener en cuenta a nivel presupuestario cómo se van soportando las cosas.

Asumió la dirección del festival hace ya cuatro años. ¿Cómo ha sido esa evolución?

-Como ya he dicho, el festival surgió con un espíritu reivindicativo que ha ido variando y se ha convertido en un espacio muy cinematográfico, se empezaron a proyectar películas con mucha potencia. Yo lo que quiero aportar, y creo que se va consiguiendo, es que sea un festival inclusivo, que se abra. Está muy bien hacer un festival para el colectivo LGTB, pero me parece muy importante conseguir el objetivo de que la mayor cantidad de público venga a ver películas donde se tratan afectos diversos. La única forma de superar estas cosas y asumir que no son el ogro es conocerlas. Para llegar a amar algo lo primero es conocerlo y tener un referente. Por eso creo que es fundamental que el festival se abra, que la ciudad se implique, que se enraíce, y yo sí que voy notando eso.

¿Ir más allá de las proyecciones y crear espacios de comunicación con el público?

-Esa es exactamente la idea, que haya espacios más allá de las salas (de proyección) donde ocurran cosas, que la gente encuentre esos espacios en la calle y que sirva para generar debate, comunicar y estar todos juntos. Y en ese aspecto, este año contaremos con diversas actividades que se realizarán al margen de la programación pero arropadas por el festival, como dos exposiciones o una fiesta que se ha organizado para conmemorar el vigésimo aniversario de Las aventuras de Priscilla, reina del desierto.

EL PAIS:Tailandia estudia reconocer un tercer sexo en la Constitución

Los transexuales serán una nueva categoría aparte de hombres y mujeres

tailandia trans

Dos transexuales de Bangkok (Tailandia). / ANA SALVÁ

 

Tailandia está dando un paso hacia adelante para incluir la protección de los derechos de género: la nueva Constitución plantea reconocer a las personas transexuales como otro género diferente al femenino y al masculino. El Comité encargado de redactar el borrador, un grupo seleccionado por el Gobierno militar que se hizo con el poder tras un golpe de Estado el pasado mes de mayo, ha comenzado a trabajar en este nuevo proyecto que podría aprobarse en agosto. “Si se nos reconoce quizás la gente como nosotras pueda vivir como una persona normal y tener un trabajo normal, sea cual sea nuestro aspecto. Me gustaría ser azafata de vuelo, médico u otro trabajo que las mujeres puedan hacer”, expone Ni, transexual de 28 años.

Tailandia es conocida como la industria internacional del cambio de sexo , pero la sociedad, predominantemente budista, continúa siendo muy conservadora; existe la creencia de que los transexuales tienen mal karma por el adulterio de sus vidas pasadas. Hasta el 2011, el Ministerio de Defensa los consideró como personas con problemas psicológicos crónicos. Los Kathoey, que es como se les llama en Tailandia a los hombres con apariencia de mujer, además, son frecuentemente ridiculizados o rechazados por sus familias, y lo tienen mucho más difícil para acceder al mundo laboral independientemente de su nivel educativo, según Onusida.

El principal problema al que se enfrenta este colectivo, de acuerdo a transexuales y activistas, es que el Gobierno tailandés no permite cambiar la designación de género en sus documentos de identidad. Esto les abre la puerta a la discriminación y al abuso. Por ejemplo, muchos empleadores no quieren tener complicaciones si otra persona calificada como “normal” puede ser contratada. “La discriminación hace que los transexuales sobrevivan con el trabajo sexual porque hay hombres que están fascinados con su cuerpo y no deben validar su identidad como femenina para realizar este trabajo”, asegura Jamuson Green, presidente de la Asociación Profesional Mundial de Sanidad para Transexuales. Otros transgénero encuentran trabas para viajar al extranjero porque aparecen como un hombre en su pasaporte, pero tienen apariencia de mujer en el mostrador de inmigración. “Soy una mujer, pero mi documento de identidad dice que soy un hombre. Si alguna vez me detienen, iré a una cárcel de hombres. Si voy al hospital, debo dormir con los hombres”, explica Nitsa Katrahong, ganadora de Miss Tiffany’s Universe 2014, un concurso anual de belleza para transexuales que se celebra en la ciudad tailandesa de Pattaya.

En el borrador de la nueva Constitución, sin embargo, no se contempla el posible cambio de género en los documentos oficiales. “Podemos añadir un nuevo género, pero no cambiar su sexo de nacimiento”, dice Kamnoon Sidhisamarn, portavoz del Comité encargado de su redacción. El citado borrador, además, olvida mencionar la orientación sexual dejando a los colectivos gais y lesbianas sin ningún tipo de protección. “Cuando se habla de ‘tercer género’ parece que se reconoce explícitamente a los LGBT – las siglas que designan colectivamente a lesbianas, gais, bisexuales y transexuales- , pero en el borrador sólo se habla de género. Eso es como tener sólo la mitad del pastel, tanto género y orientación sexual necesitan ser protegidos. Si quieren defender los derechos humanos y poner fin a la discriminación, el Comité debe incluir este tipo de lenguaje en el proyecto”, explica Robertson desde Human Rights Watch. “Queremos ser tratados como iguales, todos tenemos los mismos derechos humanos y no somos invisibles”, reivindica Chayanit Itthipongmaetee, estudiante homosexual de 21 años.

Si el borrador de la Constitución es legalizado en agosto, supondrá un gran avance legal: Tailandia aceptaría un nuevo género por primera vez como han hecho recientemente otros países asiáticos como India, Pakistán y Nepal.

DEIA:FESTIVAL DE CINE GAYLESBOTRANS Arranca Zinegoak 2015, que premia a Albaladejo y Fernando Díez

El Festival Internacional de Cine y Artes Escénicas Gaylesbotrans-Zinegoak 2015, que tendrá lugar en Bilbao desde hoy hasta el 2 de febrero, proyectará 94 películas y tres obras escénicas, además de conceder el premio honorífico al director valenciano Miguel Albaladejo y el honorífico especial al productor bilbaíno Fernando Díez.

zinegoak_cartel_2015_2486_1

Cartel de Zinegoak 2015. Este año el festival se celebrará del 26 de enero y 2 de febrero

BILBAO. Díez ha participado hoy en una conferencia de prensa, a la que no ha podido asistir Albaladejo, en la que se ha mostrado “abrumado” por la concesión del premio y ha destacado que disponer de un festival como Zinegoak supone un “lujo” porque ofrece un cine “distinto, que moviliza a mucha gente”.

Gerente de Bitart New media S.L., Díez es el primer productor europeo que produce tres películas de temática “gaylesbotrans” en un año (2014).

Se trata de “A escondidas”, de Mikel Rueda, estrenada en el Festival de Málaga; “Los tontos y los estúpidos”, de Roberto Castón, estrenada en el Festival de San Sebastián; y “Vestido de novia”, de Marilyn Solaya, estrenada en el Festival de La Habana.

Fernando Díez ha asegurado que es un “mal productor”, porque le gusta “demasiado” el cine, yha opinado también que el cine es “un mal negocio”.

El problema radica, según ha explicado, en que la exhibición y distribución de las películas “pasa por un mal momento” y resulta aún más difícil cuando se trata de filmes “diferentes” como los de la temática gaylesbotrans.

Ha criticado a quienes mantienen la imagen de que la industria del cine español vive de las subvenciones oficiales y ha asegurado que esta industria “genera más dinero” que las subvenciones que recibe y, además, “aporta imagen y favorece el turismo”.

Durante el festival se exhibirán las tres películas producidas por Diez ya que no se trata solo de conceder premios sino de visualizar las obras de los premiados, según ha explicado el director de Zinegoak, Pau Guillén.

Erección, eyaculación y penetración: los tres mitos de la sexualidad masculina

Artículo publicado en Orbita Diversa

08_taschen_p56

Me presento. 1) Soy un hombre cis-sexual, persona que se ha identificado – por lo menos hasta hoy – “en masculino”. 2) Para definir mi orientación utilizo varias expresiones en diferentes contextos, cada una emocionalmente diversa: gay, homosexual, maricón, mariquita, me gustan los chicos. 3) Además, he tenidoexperiencias sexuales exclusivamente con otros hombres (¡o al menos yo los percibí como tales!): por lo tanto, algunos dirían que soy una “estrella dorada”, en Bolonia me llamarían “pura”.

01_haring_cockfight

Dicen que los gays somos sexualmente “libres”. Yo miro hacia atrás y recuerdo mi vida sexual y me doy cuenta de las muchas veces que no fui capaz de reconocer mis deseos más profundos, todo aquello que tenía ganas de hacer, o en algunos casos, no hacer, y de cuantas otras veces, aun identificando mis deseos, no supe o quise expresarlos a quién estaba conmigo.

02_haring88_03

Con el paso del tiempo, he investigado dentro de mí. ¿Por qué no fui asertivo? ¿Por qué no me atreví quizás a desilusionar al otro a costa de no poder disfrutar yo mismo de un sexo pleno, consciente y placentero?

La razón es que me sentía obligado por ciertas expectativas sociales. En encuentros fugaces en los pasillos de un cuarto oscuro, entre las sábanas con un novio, en todos aquellos momentos que tendrían que vivirse como una máxima expresión de libertad, estas expectativas me guiaron y construyeron mi rol en la comedia que actuamos durante el sexo.

Interiorizamos estas expectativas – masculinas, machistas, heteronormativas – de una manera tan inconsciente que creemos ser libres. Dentro de estas expectativas, podemos reconocer tres mitos, tres normas no escritas en la comunidad de los hombres gays.

1. ERECCIÓN

03_gabinetto-segreto-3

El primer mito nos obliga a tener una erección en cada encuentro sexual. El pene tiene que estar erecto. Siempre. Nuestra performance de masculinidad, nuestro poder viril nos vincula a desenvainar sin tregua la espada del machismo, en caso contrario significaría que no estamos sintiendo placer, que defraudamos las expectativas del otro, que perdemos en la batalla sin fin para la “victoria fálica”.

03_greekstatue

¡Cuantas veces, quizás un poco cansado o borracho, me habría gustado saborear el cuerpo de otro chico sin tener que agobiarme para medir centímetros de carne y masa corporal, sino sencillamente dejando a la piel su propia libertad!

Y además me pregunto si este tabú flojo no tiene la misma virulencia para un hombre que está recibiendo una penetración.

2. EYACULACIÓN

04_pisa04

El segundo mito es la eyaculación como única expresión física del triunfo masculino. “Sin orgasmo no hay relación sexual”, proclamaban unos amigos gays.

Así, me encontré que vivir este ritual liquido era un requerimiento necesario en cualquier noche de sexo, un momento inevitable para la confirmación de mi autoestima, la demostración de que había tenido éxito. En resumen, la consagración fértil de mi arcaica fuerza. Muchas veces lo busqué obsesivamente como meta, sin vivir el placer de cada instante en el camino con otros cuerpos.

04_painting84_03

En la oscuridad, muchos de nosotros retrasamos este momento de vanidad para “reservarnos”, pudiendo así saltar de cuerpo en cuerpo para prolongar la performance indefinidamente. Quizás porqué después de la eyaculación podríamos volver a sentir vergüenza o impotencia.

3. PENETRACIÓN

05_haring80_05

Por último, está el mito más difícil de erradicar: la penetración.

Escuché a muchos gays definir la penetración anal como la única forma de “sexo completo”, incapaces de aceptar su deseo de jugar con otras prácticas y siendoesclavos de una heteronormatividad, que nos define como mitad incompletas y compenetrables.

Las prácticas se han vuelto roles, identidades, A (activos) o P (pasivos). Los homosexuales nos hemos refugiado en una dicotomia sin colores cuando habríamos podido experimentar la libertad de los cuerpos y la infinita variedad de placeres.

05_penetracion

Recuerdo todas las veces que tomé el rol receptivo, considerado “pasivo” y “femenino”, a causa de mi joven edad, o de mi delgadez o porqué tenía el pelo largo.

Debido a mis inseguridades, para no desilusionar a mis compañeros sexuales o por puro narcisismo, no supe decir que no. No pude o quise expresar que me gustaría más lamer axilas, morder piernas o chupar orejas que ser penetrado. Escondí mi placer y perdí la oportunidad de gozar llenamente y de regalar placer a los demás.

Juntando estos tres mitos, noto que esta obsesión por un orgasmo penetrativo – hecho por un lleno masculino y un vacío femenino – no es más que una herencia heterosexista, una imitación hipócrita del sexo reproductivo.

Gracias a este camino personal, poco a poco, me he liberado de estas tres reglas para poder vivir plenamente mi erotismo y mi sexualidad. Pude reconquistar mis placeres, acercarme a mis deseos y disfrutar de todas las prácticas posibles, incluso del sexo anal practicado con gusto y consciencia.06_sex03

Retomé la oportunidad de vivir sexualmente cada aquí y ahora y gozar por completo de todo mi cuerpo.

07_haring_liberacion

Si te ha gustado este artículo, quizás también te interesen estos otros:

Aprendiendo honestidad y respeto de la Ética Promiscua

La historia machista de los métodos anticonceptivos

Vamos a librarnos de la virginidad una vez por todas

EL PAIS:Elogio a un cine “distinto”

El Festival Zinegoak, que se celebra desde hoy y hasta el 2 de febrero en Bilbao, proyectará 94 títulos

zinegoak

Pau Guillén (derecha), director del Festival Zinegoak, junto al productor y fotógrafo Fernando Díez, este lunes en Bilbao. / ALFREDO ALDAI (EFE)

El Festival Internacional de Cine y Artes Escénicas Gaylesbotrans-Zinegoak 2015, que se celebrará en Bilbao desde hoy y hasta el 2 de febrero, proyectará 94 películas y tres obras escénicas, además de conceder el premio honorífico al director valenciano Miguel Albaladejo y el honorífico especial al productor bilbaíno Fernando Díez, informa Efe.

Díez ha participado hoy en una conferencia de prensa, a la que no ha podido asistir Albaladejo, en la que se ha mostrado “abrumado” por la concesión del premio y ha destacado que disponer de un festival como Zinegoak supone un “lujo” porque ofrece un cine “distinto, que moviliza a mucha gente”.

Gerente de Bitart New media S.L., Díez es el primer productor europeo que produce tres películas de temática gaylesbotrans en un año (2014). Se trata de A escondidas, de Mikel Rueda, estrenada en el Festival de Málaga; Los tontos y los estúpidos, de Roberto Castón, estrenada en el Festival de San Sebastián; y Vestido de novia, de Marilyn Solaya, estrenada en el Festival de La Habana.

Fernando Díez ha asegurado que es un “mal productor”, porque le gusta “demasiado” el cine, y ha opinado también que el cine es “un mal negocio”. El problema radica, según ha explicado, en que la exhibición y distribución de las películas “pasa por un mal momento” y resulta aún más difícil cuando se trata de filmes “diferentes” como los de la temática gaylesbotrans.

Ha criticado a quienes mantienen la imagen de que la industria del cine español vive de las subvenciones oficiales y ha asegurado que esta industria “genera más dinero” que las subvenciones que recibe y, además, “aporta imagen y favorece el turismo”.

Durante el festival se exhibirán las tres películas producidas por Diez ya que no se trata solo de conceder premios sino de visualizar las obras de los premiados, según ha explicado el director de Zinegoak, Pau Guillén.

EL CORREO:Obama dice que el matrimonio homosexual «debería ser legal» en EE UU

El Departamento de Justicia anunció la semana pasada que presentará un ‘amicus curiae’ “para urgir al Tribunal Supremo a hacer de la igualdad del matrimonio una realidad”

obama---575x323

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama. / Reuters

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha afirmado que el matrimonio homosexual “debería ser legal” en el país norteamericano, confiando en que el Tribunal Supremo falle en este sentido.

“El matrimonio entre parejas del mismo sexo debería ser legal. La gente debería ser tratada de la misma manera (…) Y espero que el Tribunal Supremo tome la decisión correcta”, ha dicho en una entrevista realizada por YouTube, según ha informado la Casa Blanca.

El Departamento de Justicia anunció la semana pasada que presentará un ‘amicus curiae’ (escrito realizado por personas ajenas al proceso pero afectadas por el mismo) “para urgir al Tribunal Supremo a hacer de la igualdad del matrimonio una realidad”.

El Gobierno de Obama tomó esta decisión después de que el Tribunal Supremo decidiera pronunciarse definitivamente sobre si la Constitución permite a los estados que prohíban los matrimonios homosexuales.