EL MUNDO:Unanue, candidato de EH Bildu y enfermo de sida cree ‘normal’ que haya políticos con el virus

SALUD Día Mundial de la Lucha contra el Sida

  • Es cabeza de cartel a la diputación de Bizkaia
  • Asegura que haber hecho frente al sida le ha conferido valores como la solidaridad
josu unanue

Josu Unanue, candidato de EH BIldu a la diputación de Bizkaia. Efe

Josu Unanue, candidato a diputado general de Bizkaia por EH Bilduenfermo de sida y con una trayectoria de tres décadas de lucha pública contra este virus, cree que “es normal” que los políticos y cualquier profesional pueda sufrir esta enfermedad y piensa que, aunque no lo digan, hay políticos seropositivos.

“Imagino que muchas veces la gente se habrá preguntado si un candidato puede tener sida. Pero… ¿Por qué no? Se nos tiene que valorar porque somos personas y no porque tengamos el virus”, ha recalcado Unanue en una entrevista concedida a Efe al cumplirse mañana, 1 de diciembre, el Día Mundial de la Lucha contra el Sida.

Josu Unanue se muestra convencido de que “si a alguien le preocupa más el virus que lo que puedas aportar, vamos mal”.

El candidato de EH Bildu para las elecciones forales vizcaínas de 2015 confiesa que no tiene constancia de que algún político haya hecho público hasta ahora que es seropositivo, aunque cree que existen.

“Decir, no lo han dicho. Y yo lo respeto. Generalmente, la gente lo ha dado a conocer cuando le quedaba poco para fallecer o estaba en una situación extrema. Y lo ha hecho para aportar a la sociedad ese lado humano que hace falta a cualquier enfermedad”, ha destacado.

Unanue, que es teniente alcalde y edil de Acción Social en el Ayuntamiento de Bermeo, supo que era seropositivo hace 30 años, cuando tenía 26 y navegaba por aguas africanas embarcado como maquinista en un atunero congelador.

Antes de donar sangre, le comunicaron que era portador de un virus del que en aquel momento nunca había oído hablar, pero al que entonces se le asociaba una esperanza de vida de dos años.

Tras pasarlo “relativamente mal” durante un tiempo, pronto pensó que, “en lugar de lamentarse”, debía adoptar una postura activa para prevenir nuevos contagios y ayudar a otros enfermos.

“Empecé a pensar que sería bueno conocernos (los enfermos), crear tal vez una asociación. Y yo todo eso no sabía cómo se hacía, pero aprendí y poco a poco nos fuimos juntando gente e intercambiando ideas”, cuenta.

“Lo pasamos mal. Era la década de los ochenta, noventa… Las cifras de fallecimientos eran bestiales y el temor era tremendo. Nuestra lucha era por la prevención, la información… Empezamos a salir a la calle, a cuidar a los pacientes que estaban mal y a luchar contra los prejuicios sociales”, recuerda.

Unanue, que no llegó a desarrollar la enfermedad hasta hace cuatro años, fundó dos agrupaciones vascas contra el sida, T4 y Txo Hiesa, y cofundó cerca de un centenar de colectivos nacionales de apoyo a personas con sida.

Fue el primer voluntario que participó como asesor en el Plan Nacional de Lucha contra el Sida y de las primeras personas en España en hacer público que tenía el virus, lo que dio a conocer al país en 1992, en el programa de televisión “Queremos saber”, de Mercedes Milá.

Unanue, que ha compaginado siempre su militancia contra el sida y en otras agrupaciones sociales con su trabajo como profesor de distintas disciplinas, ha explicado que, quizás porque vivió su enfermedad con naturalidad, nunca se ha sentido discriminado.

“A los enfermos de sida nos consideraban apestados porque no nos conocían. Cuando la gente habla de nosotros, que somos 71 millones de personas en el mundo, habla de cifras y no de personas. Cuando realmente nos conocen, se asombran, porque ve que somos gente integrada y con una vida normal”, remarca.

Cuando hace cuatro años supo que había desarrollado el sida, lo aceptó como un hecho “razonable”, sobre todo porque a muchos de sus compañeros les había ocurrido años mucho antes.

Ahora, explica que mantiene “un control perfecto” del virus, tras seguir un tratamiento médico y hacerse pruebas periódicas.

Con una aparente buena salud y mejor estado de ánimo, Unanue siempre ha hecho vida normal, se ha divertido en “juergas”, toca la guitarra y el pandero y se tiene por un hombre “alegre” y estable.

El hecho de haber hecho frente al sida, sin embargo, le ha conferido una serie de valores como la solidaridad o el apoyo a las personas, que está convencido de que marcan su forma de hacer política.

Y aunque ahora ve los años ochenta y noventa como una época “horrible”, considera que aún queda mucho por hacer para plantar cara a esta enfermedad y anima a las personas seropositivas a no padecer el virus en silencio.

Todavía hay gente que vive el sida en soledad, sin decirlo a nadie. El miedo mata. No hay que tener miedo a nada ni a nadie. No tienen que contárselo a todo el mundo, pero sí a la gente que le va a entender, porque es una forma de liberarse de una carga”, mantiene.

Porque Unanue está convencido de que, tal y como sostiene la ONU, si el virus es detectado a tiempo en todos los pacientes y reciben todos ellos la adecuada medicación, “no hay razón para seguir hablando del sida como algo incurable y la pandemia estaría erradicada para el año 2030”.

FANZINECRIPTA: ENTREVISTA A… COL.LECTIU GAI BARCELONA

¿Cómo y con qué objetivos se fundó el Colectivo Gai de Barcelona?cgb

Joan – No lo puedo decir literal porque llevo como cinco años aquí, pero se fundó en el 89.

Mikel – El colectivo es una de las muchas escisiones que ha tenido el FAC, que es la entidad histórica de liberación gay de Cataluña que tenía una ideología más cercana al comunismo y el colectivo tiraba más hacia el anarquismo.

¿Cuál es el modelo organizativo del Colectivo?

Joan -Actualmente tenemos un modelo completamente asambleario. Todas las decisiones las tomamos en asamblea abierta por consenso a ser posible.

Luis – Si, es totalmente asambleario. Luego tenemos unas personas que se encargan del correo, del funcionamiento normal del colectivo, pero las decisiones se someten todas en la asamblea. Luego creamos unas comisiones, de fiestas, de economía, etc. y cada una funciona por su lado, pero cada quince días nos reunimos y lo ponemos todo en común.

¿Y las asambleas viene cualquiera aunque no sea del Colectivo?

Luis – Las asambleas son abiertas a todo el mundo, sea o no sea socio, sea o no sea militante del Colectivo, o venga ese día a tomarse una cerveza. Están abiertas a todos y tienen derecho a voto. Por ejemplo trabajamos muchas veces junto a Aprosex, que es una asociación de trabajadores del sexo, y vienen y opinan y votan al igual que un militante del Colectivo, al igual que cualquier persona que venga a las asambleas.

¿Qué actividades soléis llevar a cabo?

Luis – Ahora con el cambio de presidencia y de junta directiva estamos un poco en stand by, pero siempre hemos estado haciendo conferencias, charlas, fiestas para recaudar fondos para el mantenimiento del local…

Joan – Estás hablando más de las puntuales, las que  son específicas son San Juan, las fiestas del barrio, también organizamos muchos años el carnaval gay de Barcelona, el curso de autodefensa contra la agresión estatal y también participamos en la organización del 23 de junio.

Luis – Aun así siempre estamos abiertos a que la gente venga, haga propuestas de charlas, debates u otras actividades y sacarlas adelante.

Joan – Claro, nosotros tenemos un local y hay que aprovecharlo. Aquí se han hecho actividades de muchas asociaciones, y siempre que la fecha elegida el local esté disponible pues está abierto a todos.

Mikel – Además no tienen por qué ser de temática sexual, distintas asociaciones lo han usado para lo que estimasen oportuno, contra información, política, etc.

Luis – Exacto. Durante muchos años hemos sido el Colectivo Gai de Barcelona, pero desde enero de este año somos solamente el Colectivo.

Habladnos un poco de InfoGai.

Joan – Es la revista pionera del movimiento LGTB y la idea es publicar actividades del Colectivo pero también un espacio de reflexión con diferentes temáticas. Y no necesariamente ser la opinión del Colectivo, sino que hay varios colaboradores y por ejemplo en algunos temas hemos puesto artículos de opinión desde puntos de vista opuestos.

Luis – Además al igual que las asambleas, si alguien quiere escribir no está cerrada a redactores o algo por el estilo. Cualquiera  puede escribir y expresarse. Por ejemplo todas las asociaciones con las que trabajamos han escrito alguna vez.

Ya no se edita en papel…

Joan – No es una decisión firme, sino que no hay dinero de momento para ello. Si mañana tuviésemos el dinero necesario lo mandábamos a imprenta sin pensarlo. Pero de momento solamente se podrá consultar en su versión web, que también le hemos aumentado la calidad en cuanto a diseño, enlaces, etc.

Luis – Esa es la versión bonita. La versión más cruda y real es que cuando hemos hecho el cambio de junta nos hemos encontrado con un pequeño desfalco de dinero y obviamente hay que tapar ese agujero negro. Entonces decidimos recortar el gasto de imprimir infogai y que pasase a ser digital hasta que cubramos esos gastos. Pero más adelante, cuando podamos económicamente permitírnoslo, la idea es volver a editarla en papel.

¿Cómo veis el movimiento gay en la actualidad? ¿No está un poco estancada la lucha desde que se aprobó el matrimonio homosexual?

Luis – Sí que ha habido a nivel estatal un frenazo muy grande. Aquí en Cataluña se ha aprobado hace nada la ley contra la homofobia, pero a nivel estatal el frenazo ha sido grande y no entendemos el por qué.

Hacia donde creéis que se debe enfocar la lucha hoy en día.

Joan – Creo que mientras haya discriminación, que no puedas pasear libremente de la mano con tu pareja,  ni ir travestido tranquilo sin pensar que te van a agredir… por ejemplo hace poco en Sevilla hubo una agresión y el juez desestimó la denuncia, es decir, te pegan y encima el sistema no hace nada para protegerte.

Luis – Pero es que incluso dentro del mundo gay, existe la homofobia y la lesbofobia.  Nosotros aquí lo hemos comprobado. No es que nuestra lucha esté solamente contra el PP y los heterosexuales que nos discriminan, sino que la lucha también está dentro del movimiento contra los que no respetan a transexuales, lesbianas, bisexuales, etc.

Joan – Es que incluso te puedo decir de que aquí hubo una época en la que se nos juntaron un grupo de chicas, y te digo que no era ni uno ni dos, sino varios, los que decían que qué hacían aquí chicas. Pero de no rotundo, de enfrentamientos de que aquí no.

A nivel internacional como lo veis. Rusia, Francia, Senegal, EEUU…

Joan – Lo veo un poco como los derechos laborales aquí. Las vacaciones, la jornada de ocho horas, los descansos…. Que parece que haya sido toda la vida así, pero es que hace unos cuantos años te mataban por reivindicarlo. Muchos derechos sino los defiendes no solo no avanzas, sino que vas para atrás.

Silvia – En Francia tampoco se toman muy en serio las uniones civiles de matrimonio. Viajo mucho a Francia, y las sensaciones que me dan mis conocidos allí es esa, que no tienen ningún interés en juntarse, viven su amor a su manera.

Joan – Pero la cuestión es esa, que si quieres, puedas casarte con tu pareja.

Mikel – Ya en el 87, cuando el FAC tenía aún un carácter revolucionario, hubo este debate. Había una pareja de Vic que se quería casar, y el FAC en principio estaba opuesto al matrimonio al considerarlo una institución burguesa pero en cambio con el debate se llegó a la conclusión de que sin estar a favor del matrimonio, se debía luchar por quien quisiera casarse tuviera ese derecho como las parejas heterosexuales.

Siguiendo con Francia, en las últimas elecciones europeas hubo un auge de partidos ultraderechistas, y los medios de comunicación lo achacaron a políticas relacionadas con la inmigración. Sin quitar su parte de razón, ¿No tendría que ver también la ley de matrimonio homosexual francesa? Y no solo en Francia, sino el auge en toda Europa, por ese cambio de valores que ellos achacan a leyes como ésta.

Mikel – Yo no me lo puedo explicar. Francia, siendo una república laica desde hace siglos, como puede tener esa mano la iglesia en la sociedad. En España, que hay muchos más católicos por tradición, no hubo esa respuesta social. Entonces yo creo que ese auge se debe más al tema de inmigración. Aquí en Barcelona, Plataforma por Cataluña, con el tema del referéndum por la independencia del 9N, está repartiendo flyers más que en contra del propio referéndum, de que en el mismo puedan votar inmigrantes con una base de años aquí instalados. Aun así estoy muy sorprendido de Francia, con esas manifestaciones, atacando las sedes del partido socialista francés, etc.

¿Cómo veis las relaciones de las asociaciones de defensa de los derechos de la comunidad gay con las instituciones públicas? ¿Debemos agradecer la audiencia que los nuevos reyes han dado a la Federación de Gais y lesbianas?

Mikel – Nosotros no hubiésemos ido. Cada uno es libre de hacer lo que quiera, pero nosotros no iríamos.

Joan – Al final es cuestión de ideologías. Hay gais de derechas y hay gais de izquierdas. Y los hay monárquicos y los hay republicanos. En cuanto a las instituciones, todo lo que sea conseguir subvenciones sin que se tenga por ello que ceder las ideas y personalidad del colectivo, lo veo bien. A fin de cuentas, no es más que recuperar nuestro dinero.

Con todas las noticias de agresiones a Homosexuales que salen a la luz, y las que no se denunciarán… ¿Es España un país tan abierto como parece?

Mikel – ¡NO! He visto una encuesta en la que preguntaban que qué imagen tenían los homosexuales de cara a la población, y el 80% decían que eran o enfermos o desviados o con algún problema patológico. Y aunque hay que reconocer que está mucho mejor ahora, pues no hay que perder de vista que incluso dentro del propio colectivo homosexual hay gente homófoba, y un entramado empresarial que convierte la sexualidad en algo mercantil.

¿Y deberían las instituciones adoptar medidas específicas contra la violencia homófoba, como las hay contra la violencia de género?

Mikel – Pues claro, hemos participado y apoyado la ley contra la homofobia aquí en Cataluña.

Joan – Aquí está la ley contra la homofobia, transfobia, lesbofobia… Si es necesaria o no… en términos ideales no. Una agresión ya es un delito por sí mismo, pero claro, ya tienes que confiar en la justicia, y solo hace falta ver el caso sevillano que comentamos antes… así que sí, hace falta. Al igual que la hay de género, de racismo.

¿Ha perdido la manifestación del orgullo gay su carácter reivindicativo por otro más festivo?

Mikel – En Barcelona hay una manifestación realizada por la asociación de empresarios, ACEGAL, y otra que es la de toda la vida, la del día 28, que es reivindicativa y se va manteniendo. Pero si es cierto que es más multitudinaria la que hacen los empresarios que la nuestra, que es más reivindicativa.

Joan – La de los empresarios es más festiva, con todos los tíos cachas, y se hacía el domingo y el sábado se hacía la reivindicativa. Desde hace dos años, los empresarios decidieron trasladar su manifestación al sábado, a la misma hora que la de las asociaciones, lo que obligaba a ir a una o a ir a otra. Pero lo más fuerte, imagínate si hay poca reivindicación en los empresarios, que hace dos años nos pidieron si podían leer nuestro manifiesto en su manifestación. ¡No tenían nada que reclamar! Evidentemente se les dijo que no.

Mikel – Si no tienen una idea clara reivindicativa de los gais, imagínate de las lesbianas o transexuales. Aparecen en el cartel de manera casi testimonial.

¿Cómo veis que Chueca se haya convertido en un entramado capitalista aprovechándose del movimiento homosexual?

Mikel – Cuando preguntabais sobre las líneas de futuro de lucha del movimiento creo que es la principal Lograr que haya normalización más allá de los guetos, ya sea aquí en el gayexample o Chueca, y sobretodo separar la reivindicación política de lo que es el ocio gay, además de que el ocio gay no esté centralizado en zonas concretas.

Hemos llegado al punto de discriminación sexista en algunos bares, prohibiendo la entrada a mujeres, junto con el estereotipo de alto poder adquisitivo de los gais. ¿Debemos adoptar el movimiento gay postulados anticapitalistas en nuestra lucha?

Mikel – Yo creo que históricamente los grupos de liberación homosexual de Cataluña son revolucionarios y anticapitalistas. Lo que pasa es que hay una trayectoria histórica de desmovilización, de separación en grupos, y todo esto acompañado del surgimiento de guetos y se va creando una normalidad falsa de circuitos comerciales.

Joan – Y luego sí que hay muchos grupos de defensa LGTB que se postulan como revolucionarios y anticapitalistas, pero que luego lo son de boquilla. Y cuando otro grupo toma acciones anticapitalistas, los estigmatizan, y eso lo hemos visto aquí.

¿Para luchar contra la homofobia y la normalización son útiles los bares de ambiente?

Joan – Depende de cómo lo plantees. Aquí puedes venir siendo gay o no. Para el que no conoce, siempre será mucho mejor un bar de ambiente, donde mayoritariamente la clientela es de esa orientación sexual.

¿Qué opináis de los personajes públicos que anuncian a bombo y platillo su orientación sexual?

Joan – Para mí es bueno porque hace ver que gais los hay de todo tipo y no solo las locas de la televisión, con su manera de ser. Así que para mí, si salen todos mucho mejor, y que salgan los de la pluma, y los que no la tienen, y que se vea que no todos somos iguales.

Dicen nuestros amigos de “Colegas” que esperan con aceptación el nuevo rumbo que está tomando la iglesia… ¿Empezamos a ir a misa los domingos?

Joan – A mi si dejan de discriminar realmente, pues perfecto. Voy a seguir sin ir a la iglesia y sin creer en Dios, pero vamos, que para los creyentes pues bien. Mientras me respeten a mí… Porque son los primeros en pedir respeto pero luego son los primeros en no respetar a nadie.

Travestis que sobrevivieron en una España en blanco y negro

El arte y la gracia en unos casos y la urgencia y la necesidad en otros, fueron los encargados de mantener a flote a un colectivo asfixiado por la represión franquista.

ocaña retrato intermitente

Después del triunfo de Conchita Wurst en el festival de Eurovisión de este año, podría decirse que el colectivo de travestis goza de buena salud en cuanto a respeto y tolerancia por parte de la sociedad. Wurst (que significa “salchicha” en la traducción al español), antes de convertirse en estrella mediática ya era firme defensora de los derechos de las minorías sexuales y lo sigue haciendo después de su fulgurante éxito. Sin embargo, este colectivo no siempre ha tenido el nivel de aceptación actual, y menos en España, donde la represión franquista causó estragos como bien podemos ver en películas y documentales estrenados en la transición y principios de los 80.

Por ejemplo, Ocaña, un retrato intermitente (1978), documental dirigido por Ventura Pons, que narra la vida del artista andaluz José Pérez Ocaña y de la situación del colectivo LGTB en la Barcelona de la transición. Un documento muy interesante para conocer la situación real en la calle y cómo Ocaña supo sobreponerse y enfrentarse a los poderes fácticos de la época desde su humilde buhardilla de la Plaza Real de Barcelona. Inolvidable la escena en la que se pasea por las Ramblas travestido, del brazo de un chulazo de sombrero y traje caro, levantándose el vestido y enseñando sin pudor su pene ante los cientos de personas que no le quitaban ojo con una mezcla de estupefacción y admiración.

Otras películas esclarecedoras sobre la realidad de los travestis en la recién estrenada democracia fueron Vestida de Azul (1983), de Antonio Giménez-Rico, que narra en una extraña mezcla de documental y ficción, la vida de siete travestis, su obra y milagros para sobrevivir en la dictadura sin ocultar su sexualidad y con el único objetivo de vivir su vida sin demasiadas ambiciones. Un hombre llamado Flor de Otoño (1978), de Pedro Olea y protagonizada por José Sacristán fue otra de las películas que hablaban sin tapujos del travestismo y que mayor repercusión tuvieron.

Pero una cosa está clara, cuando terminó el franquismo, el colectivo de travestis y transexuales no lo tuvo nada fácil. Cárceles como la de Carabanchel en Madrid, estaban atestadas de “desviados”, como solía llamarse a este colectivo. La Ley sobre Peligrosidad y Rehabilitación Social, de 1970, que derogaba la famosa Ley de Vagos y Maleantes, que en 1954 incluyó también a los homosexuales en la lista de “rufianes sin oficio conocido”, (llámese mendigos, proxenetas, nómadas y vagabundos), hizo mucho daño al colectivo LGTB, ya que incluía penas de hasta cinco años de cárcel, o internamiento en manicomio, a los homosexuales y demás individuos considerados peligrosos socialmente para que se “rehabilitaran”.

un hombre llamado flor de otoño

Con este panorama, no es de extrañar que antes de la transición, según cuenta Antonio D. Olano, autor del libro Pecar en Madrid, “salir con atuendos nada equívocos en el Madrid de aquellos tiempos, tenía mucho más valor que ponerse delante de un toro de cinco años, sin capote ni defensa alguna”. Pero a pesar de todo había gente con el coraje suficiente para jugarse su libertad y su físico por mostrar su verdadera identidad y expresar su esencia a los cuatro vientos.

A finales de los 70 y durante la famosa “movida”, proliferaron multitud de espectáculos en los que nunca faltaban travestis y transexuales. Uno de los más recordados fue el grancanario Paco España, fallecido recientemente, que se atrevía a subirse al escenario imitando a grandes tonadilleras de la época como Lola Flores, no sólo con sus ropas y ademanes, sino también cantando en directo. Participó en películas como la ya mencionada “Un hombre llamado flor de otoño” y “Gay Club”, dirigida por Ramón Fernández en 1980. Fue uno de los principales exponentes del transformismo de la época y un luchador por las libertades y derechos del colectivo LGTB a base de arte y desparpajo.

El fenómeno del travestismo en la transición española ha sido muy estudiado por el extraño acogimiento que tuvo en la sociedad de la época, aún muy tradicional y con marcada orientación homófoba, pero que aceptaba la presencia de homosexuales y travestis en los espectáculos de variedades y cabaret, más como objeto de mofa que como espectáculo respetado y admirado. Sin embargo, muchos afirman que este tipo de espectáculos, dado el prisma desde el que era observado, no hacía sino confirmar la hegemonía heterosexista que seguía instalada en aquellos momentos.

Artistas como Pérez Ocaña, Paco España y tantos otros personajes famosos y anónimos que tuvieron la “osadía” de mostrarse tal como eran en unos tiempos convulsos, llenos de resquemor e intolerancia, son los que sembraron las primeras semillas de la convivencia y el respeto que vivimos en la actualidad.

 

OIARTZUN – Dos décadas de andadura… ¿Ha pasado rápido el tiempo? -Parece que empezamos ayer, pero la verdad es que han ocurrido muchas cosas. De los 30 años de pandemia del VIH, la asociación ha estado trabajando durante dos décadas. Yo empecé con algo más de 30 y tengo ya 52. ¿Ha perdido muchos amigos por el camino? -Murió la mitad de mi cuadrilla. En los 80, cuando residí en Manhattan, aquello era terrible. Ocurrió en el ámbito de amigos y laboral. Fui a más funerales que en toda mi vida. En todos los ámbitos en los que me movía la pérdida de conocidos era terrible. Parece que no se aprende de la experiencia. Esta misma semana se ha sabido que un hombre en Euskadi fue el origen de un brote de sida que provocó 26 contagios. ¿Qué opina del mensaje que se ha querido trasladar? -La verdad es que me ha quedado una sensación agridulce. Más bien agria… ¿Por qué? -Porque noticias así crean más alarma que otra cosa. Además, hay que decir que todos los casos de transmisiones tienen un inicio. En mi caso seguro que también hubo una pirámide. Se muestra crítico. -Creo que ese estudio no tenía que haber salido del congreso en el que iba a ser abordado. Que el tema salte a los medios aporta poco positivo a la lucha del VIH y la no estigmatización de ciertos colectivos. Si se ha querido reforzar el mensaje de que en el colectivo de hombres que tienen sexo con otros hombres hay un problema gordo, pues ya lo sabemos. ¿Por qué se han relajado las medidas de precaución? -En mi colectivo hemos sufrido mucho en la historia, y ver ahora cómo se ha ido dejando por el camino la prevención es doloroso. Ha habido cambios generacionales. Desde que en el mundo rico se ha cronificado el VIH, se le ha perdido el miedo y el respeto. He llegado a escuchar a jóvenes decir que antes o después se van a infectar y, partiendo de esa base, te dicen que sea ya, cuanto antes. También es cierto que no todos viven su sexualidad de la misma manera. Hay lugares donde las relaciones pueden ser muy fantasiosas o excitantes, pero son peligrosas. ¿Cuál es la reacción de las personas que se contagian? -Hay personas que acaban de ser testadas y necesitan que alguien les oriente. Hay quienes vienen hundidos. Vivimos en una paradoja. Los jóvenes han perdido el miedo y el respeto al VIH pero el mazazo que reciben cuando se contagian es brutal, igual al que experimentamos nosotros. El diagnóstico del VIH hoy en día es muy difícilmente gestionable por una persona. Incluso compartirlo y comunicarlo ahora es más difícil que antes. Harri Beltza surge en 1994. ¿Qué situación se vivía en Gipuzkoa? -Estuvimos acompañando a mucha gente que, lamentablemente, nos dejó. Fueron unos años muy duros. La asociación ha cambiado mucho desde entonces. Al inicio de nuestra andadura no había con qué hacerle frente al virus, y aquí nos juntábamos como si fuera esto un centro de día. La gente estaba cada día peor. La verdad es que convivíamos mucho. Ahora, con las nuevas medicinas nuestras vidas se han normalizado, y el uso de la asociación ha cambiado mucho. La gente solo viene a la asociación cuando necesita ciertas cosas puntuales. El año 97 marcó un antes y un después… -Sí, los avances médicos corrieron paralelos a mi propia situación personal. Yo perdí las defensas. No podía seguir adelante con mi vida e ingresé en el hospital. Justo en aquella época nos vino un médico proponiéndonos un nuevo fármaco a un compañero de habitación y a mí. Llego a perder las defensas un año antes y no me habría recuperado. Los antirretrovirales aparecieron en ese año, pero hasta después del 2000 no tuvimos la seguridad de que íbamos a salir adelante. Los tratamientos han mejorado muchísimo… -Sí. Recuerdo que por aquel entonces, con todas las enfermedades oportunistas que irrumpían, llegué a tomar 80 pastillas diarias. ¡80 pastillas! -Sí, enfermé de tuberculosis. Había que ir trabajando y afrontando todas las enfermedades oportunistas… Es increíble lo que es capaz de aguantar el cuerpo humano.

La Asociación Harribeltza, de lucha contra el VIH en Gipuzkoa, celebra hoy su 20º aniversario con un acto institucional en el ayuntamiento de Donostia

joseba errekalde

Joseba Errekalde

OIARTZUN  Dos décadas de andadura… ¿Ha pasado rápido el tiempo?

-Parece que empezamos ayer, pero la verdad es que han ocurrido muchas cosas. De los 30 años de pandemia del VIH, la asociación ha estado trabajando durante dos décadas. Yo empecé con algo más de 30 y tengo ya 52.

¿Ha perdido muchos amigos por el camino?

-Murió la mitad de mi cuadrilla. En los 80, cuando residí en Manhattan, aquello era terrible. Ocurrió en el ámbito de amigos y laboral. Fui a más funerales que en toda mi vida. En todos los ámbitos en los que me movía la pérdida de conocidos era terrible.

Parece que no se aprende de la experiencia. Esta misma semana se ha sabido que un hombre en Euskadi fue el origen de un brote de sida que provocó 26 contagios. ¿Qué opina del mensaje que se ha querido trasladar?

-La verdad es que me ha quedado una sensación agridulce. Más bien agria…

¿Por qué?

-Porque noticias así crean más alarma que otra cosa. Además, hay que decir que todos los casos de transmisiones tienen un inicio. En mi caso seguro que también hubo una pirámide.

Se muestra crítico.

-Creo que ese estudio no tenía que haber salido del congreso en el que iba a ser abordado. Que el tema salte a los medios aporta poco positivo a la lucha del VIH y la no estigmatización de ciertos colectivos. Si se ha querido reforzar el mensaje de que en el colectivo de hombres que tienen sexo con otros hombres hay un problema gordo, pues ya lo sabemos.

¿Por qué se han relajado las medidas de precaución?

-En mi colectivo hemos sufrido mucho en la historia, y ver ahora cómo se ha ido dejando por el camino la prevención es doloroso. Ha habido cambios generacionales. Desde que en el mundo rico se ha cronificado el VIH, se le ha perdido el miedo y el respeto. He llegado a escuchar a jóvenes decir que antes o después se van a infectar y, partiendo de esa base, te dicen que sea ya, cuanto antes. También es cierto que no todos viven su sexualidad de la misma manera. Hay lugares donde las relaciones pueden ser muy fantasiosas o excitantes, pero son peligrosas.

¿Cuál es la reacción de las personas que se contagian?

-Hay personas que acaban de ser testadas y necesitan que alguien les oriente. Hay quienes vienen hundidos. Vivimos en una paradoja. Los jóvenes han perdido el miedo y el respeto al VIH pero el mazazo que reciben cuando se contagian es brutal, igual al que experimentamos nosotros. El diagnóstico del VIH hoy en día es muy difícilmente gestionable por una persona. Incluso compartirlo y comunicarlo ahora es más difícil que antes.

Harri Beltza surge en 1994. ¿Qué situación se vivía en Gipuzkoa?

-Estuvimos acompañando a mucha gente que, lamentablemente, nos dejó. Fueron unos años muy duros. La asociación ha cambiado mucho desde entonces. Al inicio de nuestra andadura no había con qué hacerle frente al virus, y aquí nos juntábamos como si fuera esto un centro de día. La gente estaba cada día peor. La verdad es que convivíamos mucho. Ahora, con las nuevas medicinas nuestras vidas se han normalizado, y el uso de la asociación ha cambiado mucho. La gente solo viene a la asociación cuando necesita ciertas cosas puntuales.

El año 97 marcó un antes y un después…

-Sí, los avances médicos corrieron paralelos a mi propia situación personal. Yo perdí las defensas. No podía seguir adelante con mi vida e ingresé en el hospital. Justo en aquella época nos vino un médico proponiéndonos un nuevo fármaco a un compañero de habitación y a mí. Llego a perder las defensas un año antes y no me habría recuperado. Los antirretrovirales aparecieron en ese año, pero hasta después del 2000 no tuvimos la seguridad de que íbamos a salir adelante.

Los tratamientos han mejorado muchísimo…

-Sí. Recuerdo que por aquel entonces, con todas las enfermedades oportunistas que irrumpían, llegué a tomar 80 pastillas diarias.

¡80 pastillas!

-Sí, enfermé de tuberculosis. Había que ir trabajando y afrontando todas las enfermedades oportunistas… Es increíble lo que es capaz de aguantar el cuerpo humano.

El 30 % de hombres gays y bisexuales con VIH evita tener sexo y el 41 %, pareja

Tanto por evitar la discriminación como por ahorrarles este estigma a sus personas cercanas, una tercera parte de los hombres gais y bisexuales con VIH se aislaron.

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales, FELGTB, quiere denunciar el estigma asociado al VIH que, como el de la diversidad sexual, se contagia a quienes apoyan públicamente a alguien con VIH.

Según una encuesta sobre experiencias de discriminación de las personas LGTB con VIH realizada por FELGTB entre el 1 de diciembre de 2013 y el 15 de marzo de 2014, el 65 % de los gais y bisexuales con VIH temieron en los últimos 12 meses ser objeto de chismes y el 42 % y el 27 %, respectivamente, temió sufrir agresiones verbales o físicas a causa de su infección por VIH. Uno de cada ocho encuestados recibió insultos.

El estigma hizo sufrir el rechazo por parte de sus parejas estables u ocasionales al 30 % de los hombres gais y bisexuales con VIH, y el 14 % llegó a sufrir violencia psicológica por parte de sus parejas, que utilizaron en su contra el hecho de tener VIH.

Tanto por evitar la discriminación como por ahorrarles este estigma a sus personas cercanas, una tercera parte de los hombres gais y bisexuales con VIH se aislaron. Pero estas consecuencias van más allá de las relaciones interpersonales: un 20 % evitó ir a un servicio hospitalario y un 18 % a su centro de atención primaria por temor a ser juzgados o discriminados.

Así mismo, la Federación reclama al Gobierno que se responsabilice del compromiso asumido ante Naciones Unidas de cero transmisiones y cero discriminación por VIH, abordando la prevención, el tratamiento de la infección y, además, reducir todos los factores sociales de riesgo en la infección como la violencia de género o la LGTBfobia, así como trabajar contra la discriminación a las personas que viven con VIH.

“Para abordar de forma seria el objetivo de cero nuevas infecciones y cero discriminación es urgente un Pacto Social frente al estigma por VIH en todos los ámbitos, un Plan Nacional sobre el Sida con capital humano y económico suficiente y un abordaje serio y responsable por parte de las administraciones públicas. Durante esta legislatura las ONG nos hemos visto trabajando casi a contracorriente con el Ministerio de Sanidad”, ha denunciado Santiago Redondo, coordinador del Área de Salud Integral y VIH de FELGTB.

La lenta muerte trans

Boys don’t cry

Una escena: la bella Hilary Swank, caracterizada como un hombre —camisa a cuadros, vaqueros— sujeta por dos tipos, aterrada, mientras un tercero le baja los pantalones y descubre que sus genitales son femeninos. Después vendrán los golpes, la violación grupal. Finalmente, la muerte. Boys don’t cry, basada en el caso real de Brandon Teena, ponía sobre el tapete de los noventa el problema de la violencia transfóbica.

Sólo desde enero de 2008 se contabilizan más de 1500 asesinatos de personas trans (la estadística incluye pocos países fuera de Occidente, donde podemos suponer que la situación es peor). Casi el 80% de esos crímenes ocurrió en América Latina. Si consideramos que sólo una de cada 33.000 personas es transexual, la cifra resulta impresionante: un asesinato cada dos días. Esta situación de especial violencia es la que llevó a muchos colectivos LGBT a hablar de un “genocidio trans”.

Veamos cómo está compuesta esa masa de personas transexuales asesinadas. Si tomamos un período prudente de tiempo, podemos ver que en su mayoría se trata de trabajadoras sexuales, de entre veinte y cuarenta años. Jóvenes, precarizadas y en la calle: la fórmula de la desprotección.

EL MUNDO:Un estudio revela que las chicas respetan más la diversidad sexual

Las chicas tienen una mejor actitud ante la diversidad sexual que los chicos, que muestran en un mayor porcentaje comportamientos homofóbicos ante el colectivo de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales (LGTB). Así lo ha revelado un estudio elaborado por Berdindu entre alumnos y alumnas de secundaria, “Actitudes del alumnado ante la diversidad afectivo-sexual”, presentado por la directora de Política Familiar y Desarrollo Comunitario del Gobierno vasco, Lourdes Fernández, la responsable de Berdindu Colegios, Nahia Rojo, y el miembro de la Asociación colaboradora Gehitu, Jesús Estomba.

Éste ha subrayado la importancia de este primer estudio apoyado por el Gobierno Vasco, que por fin “permite tener datos objetivos que ayuden a concebir cuál es la realidad para elaborar la intervención social adecuada”.Estomba también ha explicado que las actitudes de prejuicio sexual afectan tanto en el nivel racional, como en el afectivo y de comportamiento.

Por su parte, Rojo ha presentado los datos más significativos del estudio, que revelan que el 62% de los jóvenes ha presenciado actos homofóbicos en el ámbito escolar, mientras que un 45% ha visto cómo se marginaba a compañeros por ser o tener actitudes LGTB. Además, el 45% de las chicas reconoce que la gente de su clase discriminaría a una persona en el caso de que presentara este tipo de actitudes, frente al 36,6% de los chicos.

El estudio también saca a la luz que un mayor porcentaje de chicas,el 71%, defendería a su compañero, mientras que en el caso de los chicos tan solo respondería un 43%. Por último otra de las principales conclusiones de la investigación es que la mayoría de los referentes LGTB que se tienen se encuentran en los medios de comunicación, los cuáles perpetúan los estereotipos de género y fomentan los comportamientos homofóbicos.

EL MUNDO:Finlandia legaliza el matrimonio homosexual

EUROPA Decimoctavo país del mundo que reconoce el enlace entre personas del mismo sexo

  • El Parlamento finlandés lo aprueba por 105 votos a favor y 92 en contra
  • El origen de la reforma reside en una iniciativa ciudadana presentada en 2013

El Eduskunta (Parlamento finlandés) ha aprobado este viernes la legalización del matrimonio homosexual por 105 votos a favor y 92 en contra y ha acordado reformar la actual normativa para autorizar los enlaces entre personas del mismo sexo.

La propuesta de reconocer el matrimonio gay dividió a la coalición de Gobierno y a los partidos políticos, que habían concedidolibertad de voto a sus diputados al considerar que se trataba de una cuestión de conciencia.

Las tres fuerzas mayoritariamente favorables a la nueva ley fueronlos Verdes y la Alianza de Izquierdas, socios hasta hace unos meses de la coalición gubernamental, junto con los socialdemócratas, mientras que casi todos los diputados centristas, democristianos y ultranacionalistas se opusieron.

El resto de partidos, entre ellos el conservador Kokoomus del primer ministro Alexander Stubb, estuvieron más divididos, aunque la mayoría de sus diputados votaron a favor de la nueva ley.

Finlandia era hasta ahora el único país nórdico que no reconocía el matrimonio a las parejas del mismo sexo, un derecho que fueaprobado en Suecia y Noruega en 2009, en Islandia en 2010 y enDinamarca en 2012.

Hace dos años una iniciativa parlamentaria de la izquierda finlandesa intentó impulsar la tramitación de la ley del matrimonio homosexual, pero el proyecto no prosperó al ser rechazado por un estrecho margen en la Comisión de Asuntos Legales.

Fruto de la iniciativa ciudadana

El cambio legislativo aprobado hoy tiene su origen en una iniciativa popular presentada en 2013 que recogió 167.000 firmas, más del triple de las necesarias, lo que forzó su tramitación parlamentaria.

Se trata de la primera iniciativa ciudadana que logra el respaldo del Parlamento finlandés desde la entrada en vigor de este procedimiento legislativo en 2012; todas las propuestas anteriores fracasaron, como la que propugnaba la prohibición de la cría de animales con pieles preciosas.

Con esta decisión del Eduskunta, Finlandia se convierte en el decimoctavo país del mundo que reconoce el matrimonio homosexual, junto a Argentina, Bélgica, Brasil, Canadá, Dinamarca, España, Francia, Holanda, Islandia, Luxemburgo, Noruega, Nueva Zelanda, Portugal, Reino Unido, Sudáfrica, Suecia y Uruguay.

Además, es legal en 35 de los 50 estados pertenecientes a Estados Unidos y en algunas regiones de México, entre ellas el Distrito Federal de la capital.

DIAGONAL:El Corte Inglés, primer denunciado ante la Generalitat por vulnerar la ley contra la homofobia

La cadena comercial distribuye el libro ‘Cómo prevenir la homosexualidad’, a pesar de las protestas. El FAGC, el Casal Lambda, Gais Positius y Famílies Lesbianes i Gais han recurrido al catálogo sancionador de la nueva norma.

eugeni_rodriguez.enric_catala

Eugeni Rodríguez después de presentar la denuncia que pone en práctica la ley contra la homofobia por primera vez. / ENRIC CATALÁ

Ha habido denuncias públicas, recogidas de firmas en internet, e incluso acciones reivindicativas como una besada, en marzo de 2013, frente a El Corte Inglés de Portal del Ángel de Barcelona. Pero, a pesar de que todas estas protestas, esta cadena comercial sigue ofreciendo en su catálogo el libro ‘Cómo prevenir la homosexualidad. Los hijos y la confusión de género’, que –contra la opinión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del canon psiquiátrico internacional– afirma que la homosexualidad es una enfermedad. Ante esto, El Corte Inglés –ahora presidido por el excandidato falangista Dimas Gimeno– se ha convertido, este viernes, en elprimer denunciado ante la Generalitat por vulnerar la Ley contra la Homofobia, una norma pionera en el mundo aprobada por el Parlament de Catalunya este octubre. Para ello, el Front d’Alliberament Gai de Catalunya (FAGC), el Casal LambdaGais Positius y Famílies Lesbianes i Gais han apelado al régimen sancionador de la norma, el aspecto de la ley que más oposición generó por parte de PP, UDC y los obispos catalanes.

Ya hace más de un año que entidades LGTBI como el Brote Bordo y el FAGC manifestaron su descontento por el hecho de que El Corte Inglés distribuya el panfleto de Joseph Nicolosi, uno de los principales exponentes de propagandistas que, a pesar la decisión de la OMS de retirar la homosexualidad de la lista de patologías en 1991, siguen afirmando que se puede curar.

Hasta ahora, sin embargo, estas entidades no han tenido éxito en su reclamación para que el libro, editado en el Estado por la editorial católica Palabra, desaparezca del catálogo de El Corte Inglés. El FAGC estudió con la Fiscalía antiodio si era viable denunciar penalmente la difusión de este panfleto, pero constataron una vez más que las herramientas que da el Código Penal para hacerlo son muy limitadas.

Acusan al Corte Inglés de promover el desprecio público de las personas LGTBI

Ahora la aprobación de una Ley contra la Homofobia con capacidad sancionadora ha abierto una nueva oportunidad: el FAGC, el Casal Lambda, Gais Postius y Famílies Lesbianes i Gais han presentado ante el área LGTB de la Secretaría de Familias del Departamento de Bienestar de la Generalitat la primera denuncia por lo que consideran una vulneración de esta norma: “En los centros comerciales de El Corte Inglés de toda Catalunya se está exponiendo de manera pública y notoria el libro ‘Cómo prevenir la homosexualidad’ de Joseph Nicolosi”, afirman en su denuncia, y consideran “que la exhibición, venta y contenido del libro vulneran” la ley contra la homofobia.

Las entidades consideran que El Corte Inglés podría estar provocando, con la difusión de este libro, “aislamiento, rechazo o desprecio público, notorio y explícito de personas por causa de la orientación sexual, la identidad de género o expresión de género”, unainfracción leve que la ley prevé en su artículo 34.3.c, y que incluso podría estar acosando o comportándose de forma agresiva “hacia personas o sus familias por causa de la orientación sexual, la identidad de género o la expresión de género”, una infracción grave que la norma prevé en su artículo 34.5.a.

Pendientes del organismo sancionador

Las entidades han presentado esta denuncia ante el Departamento de Bienestar con la confianza de que sea el organismo sancionador central de la Generalidad quien la gestione. Tal y como ha recordado el portavoz del FAGC, Eugeni Rodríguez, aún no se ha desplegado un organismo específico para tramitar las denuncias de homofobia, lesbofobia o transfobia que reciba a partir de ahora el Gobierno catalán.

EL MUNDO: Violencia sin distinciones

La violencia intragénero es una realidad que no se puede obviar

  • Las víctimas de la violencia doméstica en parejas homosexuales apenas son reconocidas.
  • Sin un censo que les de visibilidad ni una ley que las proteja avisan: hay mucho por hacer.
asesinato koldo losada

Jon Ezkurdia (i.), presunto asesino de su marido, el actor Koldo Losada (d.)

Los golpes duelen igual, la única diferencia es que Juan no pega a María sino a Manuel. Las palizas se sufren igual que en las parejas heterosexuales. Sin embargo, las víctimas apenas son reconocidas como tales y la ayuda brilla por su ausencia. Esta es la realidad de laviolencia intragénero cuyo principal problema es la falta de aceptación en todos los niveles. Es por ello que asociaciones y colectivos en defensa de los derechos de los homosexuales llevan años pidiendo igualdad también en este terreno. Su principal objetivo es conseguir una legislación equiparable a la Ley Integral contra la Violencia de Género, que solo reconoce la violencia ejercida por un hombre sobre una mujer. Una petición fundamental no solo por el cambio en el enjuiciamiento de los agresores, también por los derechos adquiridos por las víctimas.

“Nosotros lo que llevamos solicitando tanto tiempo es una ley diferenciada”, comienza explicando Esperanza Montero, presidenta del Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid (COGAM). “La violencia intragénero existe y requiere de unos recursos específicos que ahora mismo no existen”.

Palabras que respalda Manuel Ródenas, coordinador del Programa LGTB, de Información y Atención a Homosexuales y Transexuales de la Comunidad de Madrid (PIAHT): “El vacío legal es total porque no existe un reconocimiento en la ley. Las víctimas están totalmente desamparadas y nosotros lo que hacemos es intentar ayudarlas conforme a lo que nos permite la legislación”.

Las reclamaciones de ambos suenan igual desde 2009. Fue hace cinco años cuando se reconoció en España el primer asesinato dentro de una pareja homosexual. Un hombre de 34 años era hallado muerto en la localidad almeriense de Adra tras ser apuñalado en el cuello por su ex marido, quien después se suicidaba.

“La problemática reside en que no ha habido una evolución. No se ha hecho nada y la situación está sin resolver“, sentencia Ródenas.

Esta percepción no es propia de los expertos. “R” y “A”, dos víctimasde la violencia intragénero que prefieren mantener su anonimato, coinciden en el punto de vista.

“R” es un hombre de 43 años que sufrió violencia física y psicológica por parte de su pareja. Tras aguantar golpe tras golpe, el pasado febrero se asustó y decidió pedir ayuda. “Para mí la lucha contra la violencia intragénero no es que se encuentre estancada, es que ni se encuentra”.

Conocedor de la problemática social, “R” señala las realidades a las que se ha tenido que enfrentar: “Te dicen cosas como ‘no entiendo,¿por qué no te defiendes?‘. Sólo conciben la violencia de un hombre a una mujer. Y tienen tópicos como que dentro de una pareja de hombres no hay posible violencia, porque los gays son muy alegres y afeminados. Es una visión absolutamente distorsionada de la realidad”.

“Es un tema que veo totalmente estancado”, coincide “A”, una mujer de 42 años víctima de violencia psicológica, la más común entre las parejas de lesbianas: “Para mejorar esta situación los homosexualestendríamos que denunciar más y tener más participación en los debates sobre estos temas. Los medios de comunicación deberían informar más y los gobernantes dar más ayudas”.

A pesar de un presente tan negro, la psicóloga sanitaria, legal y forense Isabel González Sáez -que lleva asesorando a víctimas, familiares y agresores estos últimos cinco años- ha percibido algunas mejoras en el ámbito de esta violencia. “Ahora existe una mayor visibilidad y se denuncia más. Pero sigue quedando mucho por hacer“.

“Sería importante que exista una educación y que se le dé aún más visibilidad. Se necesita ayuda y una mayor atención desde fundaciones, asociaciones, administraciones porque en muchas ocasiones nos encontramos con un vacío legal cuando tienes que derivar y no puedes”.

La falta de cifras no implica inexistencia

Una de las problemáticas derivadas de la falta de legislación sobre la violencia entre parejas del mismo sexo es la ausencia de datos. A diferencia de lo que ocurre con la violencia de género, no existe una estadística pública sobre la cantidad de casos de violencia intragénero ocurridos en España.

Pese a ello, no hay que caer en la simplicidad de pensar que son hechos puntuales y para nada frecuentes. “No es un hecho aislado,es una realidad que existe. En la Comunidad todos los años atendemos este tipo de casos”, afirma Manuel Ródenas.

“A mí me gustaría recibir a más gente. No es porque quiera que haya más casos, sino porque muchas personas no los denuncian sobre todo por miedo”, añade Isabel González Sáez. “Espero de verdad que lo de Koldo Losada -actor que murió por violencia doméstica hace apenas unos días- sirva para que la gente pida ayuda y para que la sociedad se conciencie de la importancia de este problema”.