El obispado critica la muestra sobre san Sebastián

El vicario general de San Sebastián, Joseba González Zugasti, mostró ayer a través de una carta su queja con San Sebastián. De lo sagrado y lo profano, la última exposición de la sala Kubo-Kutxa donostiarra, que mezcla representaciones tradicionales del santo con otras más contemporáneas. “Obras respetuosas y obras que quiebran el buen gusto se suceden indiscriminadamente”, aseguró.

Zugasti opina que la muestra no sólo “palidece” lo religioso, sino también la propia “humanidad” de una víctima de la violencia, “de hace diecisiete siglos, pero víctima al fin y al cabo”. Además, el vicario donostiarra recalca que la admiración por san Sebastián “no es algo pretérito”. “Para hablar del significado de un cristiano asesinado, hay que usar el presente, y para referirse a la relevancia de San Sebastián para los cristianos que aún vivimos, también”, añadió.

Zugasti tituló su misiva al igual que una campaña de Amnistía Internacional en 1992 para captar socios: ¿No hay nada sagrado? De esta manera, el vicario recoge el ejemplo de Gyalpo, un monje tibetano acribillado por un policía chino en 1988. Zugasti afirma que una exposición que expusiera “variaciones más o menos artísticas” de esta muerte “no tendría cabida” en una sociedad democrática. “¿Durante cuánto tiempo se puede guardar la memoria viva de una víctima”, cuestiona.

CIDH observa con profunda preocupación asesinatos de integrantes de la comunidad transgénero en Honduras

Washington, D.C. – La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) observa con profunda preocupación las amenazas, graves hechos de violencia y asesinatos de integrantes de la comunidad transgénero en Honduras.

La Comisión ha recibido información sobre actos contra la integridad y la vida de integrantes de esta comunidad, y señala que en los últimos dos meses, siete habrían muerto en circunstancias no esclarecidas: Idania Roberta Sevilla Raudales (29 de noviembre de 2010); Luisa Alex Alvarado (18 de diciembre de 2010); Oscar Martínez Salgado; (20 de diciembre de 2010); Reana Bustamante (29 de diciembre de 2010); la joven Cheo (no identificada adicionalmente; 2 de enero de 2011); Génesis Briget Makaligton (7 de enero de 2011); y Fergie Alice Ferg (o Williams Afif Hernández, el 18 de enero de 2011).

En su informe Honduras: Derechos Humanos y Golpe de Estado la Comisión constató la profundización de la discriminación contra miembros de la comunidad de lesbianas, gays, personas bisexuales, transgénero e intersex (LGBTI), y el 29 de enero de 2010 otorgó medidas cautelares a favor de varias integrantes de esta comunidad y de la organización Catrachas, debido a amenazas y atentados en su contra. Los recientes asesinatos se unen a las muertes violentas de un número reportado de 34 integrantes de la comunicad LGBTI desde junio de 2009 y, en particular, los líderes Neraldys Perdomo e Imperia Gamaniel Parson, de la organización Colectivo Unidad Color Rosa, y Walter Trochez.

La CIDH hace un llamado al Estado de Honduras a prevenir los actos de discriminación y violencia contra los y las integrantes de las comunidades LGBTI, y a investigar, juzgar y sancionar a los responsables y reparar en forma pronta y diligente las violaciones.

La impunidad constituye un grave incumplimiento de las obligaciones estatales en materia de derechos humanos, lesiona a la víctima, a sus familiares y al conjunto de la sociedad y propicia la repetición de las violaciones de los derechos humanos. Por este motivo el Estado tiene la obligación internacional de prevenir las violaciones a los derechos humanos, y en caso de que ocurran, investigar, juzgar y sancionar a los responsables.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Tiene el mandato de promover la observancia de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia y está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal y no representan sus países de origen o residencia.

El obispo de Córdoba: “La Unesco quiere hacer que la mitad de la población sea homosexual”

Imagen del nuevo obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, en una foto de archivo difundida hoy

Imagen del nuevo obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, en una foto de archivo difundida hoy / EFE

La Unesco tiene un plan para “hacer que la mitad de la población mundial sea homosexual”. Esta sorprendente declaración pertenece alobispo de Córdoba, Demetrio Fernández, y fue pronunciada durante la celebración el pasado 26 de diciembre en esta ciudad andaluza de la Fiesta de la Sagrada Familia. Una homilía colgada en fin de año en la página web del Servicio para la Comunicación de los Obispos del Sur de España.

El prelado afirmó en su sermón que el cardenal Ennio Antonelli, presidente del Consejo Pontificio para la Familia, del Vaticano, le había comentado “hace pocos días en Zaragoza que la Unesco tiene programado para los próximos 20 años hacer que la mitad de la población mundial sea homosexual”. Y, según el enrevesado razonamiento de Fernández, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura emplea “distintos programas” para ir “implantando la ideología de género, que ya está presente en nuestras escuelas”.

El obispo cordobés afirmó que esta ideología de género promulga que “uno no nacería varón o mujer, sino que lo elige según su capricho, y podrá cambiar de sexo cuando quiera según su antojo”. Para el prelado, se trata del “último logro de una cultura que quiere romper totalmente con Dios, con Dios creador, que ha fijado en nuestra naturaleza la distinción del varón y de la mujer”.

Los prelados andaluces difunden en la mencionada web sus cartas pastorales, que frecuentemente incluyen polémicos mensajes. A principios de diciembre, el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, pidió a los fieles que apagaran el televisor para que no les “arrollen los criterios paganos e, incluso, anticristianos”.